Imprimir
Inicio » Noticias, Militar e Inteligencia  »

Afganistán, más civiles muertos y menos militares extranjeros

| +

Civiles muertos en afganistán

Un total de 1.319 civiles murieron a causa de la guerra en Afganistán en el primer semestre del año, y otros 2.533 más resultaron heridos. Éstas son las escalofriantes estadísticas que la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) ha dado a conocer este miércoles, y que suponen un aumento del 23% respecto al mismo periodo del año pasado.

Por contra, las bajas militares entre las tropas internacionales se han reducido respecto a 2012, en parte porque el número de efectivos extranjeros en Afganistán también ha disminuido drásticamente y los que quedan sobre el terreno se están retirando y han delegado la mayoría de operaciones de combate a las fuerzas de seguridad afganas.

Hasta el mes de junio, 95 militares extranjeros habían fallecido en Afganistán, según datos de la página web icasualties -referente en el cómputo de bajas miliares-, frente a los 222 del año pasado. La diferencia supone una disminución de casi el 60%.

Según el Informe semestral sobre la protección de civiles del conflicto armado en Afganistán, de UNAMA, la mayoría de las víctimas civiles, un 74%, las causó la insurgencia, mientras que las tropas internacionales y las fuerzas de seguridad afganas fueron responsables del 9%. En un 12% de los casos, los civiles quedaron atrapados en medio de un intercambio de fuego entre los talibán y las fuerzas pro gubernamentales, cosa que hace difícil precisar cuál de los dos bandos causó la baja. Y el 5% de víctimas restantes también resulta complicado atribuirlas a alguien, ya que murieron o sufrieron heridas a causa de proyectiles abandonados sin explotar.

Entre los datos difundidos por Naciones Unidas, destaca sobre todo el gran número de víctimas que se han registrado este año entre mujeres y niños. En tan sólo seis meses, 760 menores resultaron heridos o muertos, un 30% más que en 2012. Y un total de 347 mujeres.

Asimismo también resulta chocante la gran cantidad de bajas causadas por los llamados artefactos explosivos improvisados, una especie de minas antipersonales que los talibán suelen esconder en los caminos para atentar contra las fuerzas internacionales o las de seguridad afganas, pero que se llevan por delante la vida de civiles inocentes, como lo demuestran las estadísticas. Un total de 443 civiles murieron entre enero y junio de este año a causa de esos artefactos, y 917 resultaron heridos, la mayoría con amputaciones. Eso significa que cada día en Afganistán una media de dos personas fallecen a causa de estos letales artilugios, y unas cinco más quedan heridas.

Estas estadísticas contrastan con las de las bajas militares entre las tropas internacionales, que se han ido reduciendo progresivamente desde 2010, cuando llegaron a su cifra más alta, con 711 militares fallecidos en sólo 12 meses. Durante el primer semestre de este año, han muerto 95 militares extranjeros. Sin embargo, las cifras son muchísimo más elevadas entre las fuerzas de seguridad afganas.

El ministro de Interior afgano, Ghulam Mujtabo Patang, informó la semana pasada de que 2.748 policías afganos han muerto desde el 21 de marzo, que es cuando empieza el año nuevo afgano. No existen cifras públicas del año pasado para comprar, porque hasta 2012 el Ministerio de Interior se negaba a facilitar estadísticas de bajas.

Sea como sea, las cifras de víctimas civiles y militares entre las fuerzas de seguridad afganas demuestran que la guerra continúa en el país asiático.

(Con información de El Mundo)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también