Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Obras robadas en 2012 pueden haber acabado en el fuego

En este artículo: Cultura, Pablo Picasso, Robo, Rotterdam
| 1

image_preview

Las obras maestras de Picasso, Monet y Matisse, entre otros pintores, valoradas en más de 23 millones de dólares, pudieron haber sido quemadas por la madre de uno de los sujetos que robó las pinturas al Museo de Arte de Rotterdam, Países Bajos, según la confesión de Olga Dogaru, madre de uno de los imputados. La policía de Rumanía investiga la confesión de la mujer para comprobar que no se trate de una coartada.

El caso, registrado como uno de los mayores robos de arte en los Países Bajos en la última década, podría acabar en una gran pérdida si se confirma que la confesión de Dogaru es cierta.

La madre de uno de los ladrones confesó que como la banda no pudo vender las obras a la mafia rusa y que por temor de que el delito fuera descubierto, enterró los siete cuadros en un cementerio y luego los trasladó a su casa para quemarlos en la chimenea, con la intención de proteger a su hijo.

La investigación está a cargo de la policía de Rumanía, país de origen de los acusados, en conjunto con expertos del Museo Nacional de Historia de ese país, para analizar las cenizas del horno casero usado para incendiar los cuadros.

Informaron que los fiscales encontraron “fragmentos de pintura, restos de tela y clavos de cobre y acero”, aunque no se tiene la certeza de que pertenezcan a los cuadros robados. El resultado final se conocerá en algunos meses.

El director del Museo de Historia Nacional de Rumanía, Ernest Oberländer-Târnoveanu, explicó que en el lugar encontraron pequeños restos de estaño y plomo amarillo, algo inusual que dio respuesta a la investigación, “¿Por qué razón iban a estar restos de estaño y plomo amarillo entre las cenizas de una estufa de Carcaliu, piensen en ello. Este pigmento es muy especial. No hay razón para encontrarlo allí”.

Las siete obras maestras fueron hurtadas del Museo de Arte Kunsthal de Rotterdam, en el oeste de los Países Bajos, en octubre de 2012.

Las siete obras robadas son Cabeza de Arlequín (1971), de Picasso; La lectora en blanco y amarillo (1919), de Henri Matisse; El puente de Waterloo y El puente de Charing Cross, ambas de 1910, de Claude Monet; Mujer ante una ventana abierta, de Paul Gauguin (1888); Autorretrato (1889-1891), de Meyer de Haan, y Mujer con los ojos cerrados (2002), de Lucian Freud.

(Con información de Telesur)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Bueno, si las "obras" son todas como la que aparece en la ilustración, habrá que felicitar a la señora por librarnos definitivamente de ellas.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también