Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Atentado con explosivo mata a tres soldados de la OTAN al sur de Afganistán

En este artículo: Afganistán, Atentado, OTAN
| +

soldados-muertos-ayer-Afganistan-britanicos_EDIIMA20130501_0044_4

Tres soldados de la misión que dirige la OTAN (ISAF) en Afganistán murieron este martes al estallar una bomba de fabricación casera al paso de su vehículo en la provincia de Kandahar, en el sur del país, informaron la Alianza y fuentes oficiales afganas.

En un comunicado, el organismo militar se limitó a confirmar el número de fallecidos y la modalidad del ataque, aunque no precisó el lugar concreto del mismo ni la nacionalidad de las víctimas, una prerrogativa que corresponde a cada país.

Un portavoz de la ISAF dijo que “el ataque causó la muerte de varios miembros” de la fuerza multilateral, aunque rehusó concretar el número al alegar que en ese momento “la operación todavía” continuaba.

Por su parte, la agencia local AIP había citado a otra fuente anónima de la Alianza Atlántica que situó en cuatro los militares extranjeros fallecidos en la acción insurgente.

Según dijo a ese mismo medio el portavoz del gobernador de Kandahar, Javed Faisal, el incidente tuvo lugar en la zona de Ashgho del distrito de Zharay y el vehículo en el que viajaban las tropas aliadas quedó totalmente destruido por la explosión.

Las artefactos explosivos ubicados en arcenes de carreteras (IED, según sus siglas en inglés) son uno de los métodos más habituales de la insurgencia talibán para hostigar a las fuerzas afganas e internacionales.

En la práctica, sin embargo, estos ataques causan también un elevado número de víctimas civiles.

En lo que va de año, sin contar los militares fallecidos hoy, han perdido la vida un total de 59 efectivos de la ISAF en Afganistán, de acuerdo con el portal virtual icasualties.org.

Esta cifra arroja la tendencia más baja de víctimas de la OTAN desde 2006, pese a que el conflicto afgano se halla en uno de los momentos más sangrientos desde la invasión de EE.UU. y caída del régimen talibán hace más de una década.

Las tropas internacionales comenzaron en 2011 a retirarse gradualmente de Afganistán y a transferir por fases la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos.

Este proceso debe concluir en 2014, aunque muchos miembros de la OTAN, en especial EE.UU., son partidarios de mantener contingentes militares en el país asiático más allá de esa fecha.

Kandahar está considerado el bastión espiritual de los talibanes, que se nutren principalmente de la etnia pastún que habita el arco suroriental de Afganistán.

(Con información de EFE)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también