Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

El pesimismo manda en desempleados españoles

| 2

paroEl Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de diciembre refleja que el pesimismo sobre la situación económica en España sigue creciendo. Y que la inmensa mayoría de los españoles no se creen las previsiones del Gobierno, que apuntan a que 2013 será mejor que 2012. De hecho, el 60,9% de los encuestados que están en paro creen que es “poco probable” o “nada probable” que vayan a encontrar trabajo en el año que acaba de empezar.

Pero el pesimismo invade también a los que tienen la suerte de estar trabajando, ya que el 16,9% de ellos piensa que es “bastante probable” que en 2013 pierdan su empleo. Y el 5,9% consideran que esta opción es “muy probable”. En total, el 22,3% de los españoles que están trabajando (casi uno de cada cinco) tienen miedo de perder su trabajo en 2013.

Los españoles no confían en que el año que acaba de empezar vaya a poner fin a la crisis. Sólo el 13,3% de los consultados por el CIS en el barómetro del mes de diciembre cree que al terminar 2013 la situación económica del país será mejor. Por contra, el 29% cree que la situación estará igual al finalizar el año que en este momento; mientras que un rotundo 50% confiesa que cree que estaremos peor.

Los datos reflejan además que el 72,6% de los encuestados ven la actual situación económica peor que la de hace un año y sólo un 4,3% advierte mejoras. En general, el 91,5% de la población considera que España atraviesa una situación económica mala o muy mala.

La lucha contra el paro y la corrupción son los principales retos que debe afrontar el país en los próximos cinco años, según el barómetro difundido este viernes, en el que la preocupación de los españoles por la corrupción casi se ha duplicado.

En este sondeo, el paro y la situación económica se mantienen como las dos mayores inquietudes de la ciudadanía, seguidos de la clase política, aunque en los tres casos bajan, mientras que sube un puesto, hasta el cuarto, la corrupción y el fraude dentro de los problemas más citados.

La preocupación de los españoles por la sanidad aumenta por tercer mes consecutivo hasta situarse en una nueva cifra récord. Se encuentra entre los principales problemas del país para el 12,9% de los españoles (en noviembre el porcentaje era del 11,4%). De esta forma, se ubica en la quinta posición, superada por el paro (77,1%), los problemas de índole económica (39,5%), los políticos (29,8%) y la corrupción y el fraude (17,2%).

Desde la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y desde que Ana Mato fue nombrada ministra de Sanidad, este área ha experimentado un incremento de 3,6 puntos porcentuales, ya que la preocupación se situaba en el 9,3 por ciento en diciembre de 2011.

En el sexto lugar se sitúa otro de los servicios públicos básicos que se están resintiendo con la política de recortes del Gobierno y de las CCAA: la educación, que acapara un 7,6% de las respuestas negativas.

El barómetro incluye preguntas sobre la organización territorial del Estado que muestran que una mayoría de los españoles, el 54,4%, cree que debe mantenerse el reparto competencial actual de las comunidades autónomas. Aunque un 36,9% es partidario de que haya un único Gobierno central sin autonomías o de que las comunidades tengan menos competencias que las que tienen en la actualidad.

(Con información de El Mundo)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OSCAR FUNDORA dijo:

    NO ES EL PESIMISMO ES LA NECECIDAD QUE ES LA MADRE DE LAS INVENCIONES “BUENAS Y MALAS”

  • de nada dijo:

    estan fritos los españolitos jaja

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también