Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Cerca de un millar de manifestantes en Perú contra indulto a Fujimori

| +
Protestas contra indulto a Fujimori. Foto: El País

Protestas contra indulto a Fujimori. Foto: El País

Alrededor de un millar de personas se concentró hoy en el centro de Lima para protestar contra la petición de indulto que previsiblemente presente el expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), quien cumple una condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad y corrupción.

La manifestación fue convocada por varias organizaciones civiles y políticas cuyos integrantes partieron desde el Campo de Marte y se dirigieron hacia el Palacio de Justicia con lemas a favor de los Derechos Humanos y una pancarta que rezaba “Con esperanza y dignidad, Fujimori nunca más”.

En la convocatoria, los organizadores aseveraron que el indulto “constituiría un severo golpe a la justicia y a la democracia que no debe pasar” y que “abriría el camino para la reiteración de la injusticia en todos los niveles de la sociedad”.

“Fujimori no cumple con los requisitos para el indulto humanitario, que de concederlo supondría pasar por alto el daño infligido a los peruanos y sería un acto de privilegio sustentado en arreglos políticos que rompería el principio de igualdad ante la ley”, agregaron.

El debate político a favor y en contra del indulto humanitario se encarniza con el paso de los días. Los líderes fujimoristas anunciaron que este viernes pedirían formalmente la liberación de su líder, aunque finalmente el hecho no se produjo. “Los que no lo quieren, lo odian; y los que lo quieren, lo aman”, dice en una entrevista televisiva Alejandro Aguinaga, congresista y médico de cabecera del exmandatario condenado en 2009 por crímenes de lesa humanidad, sobre su paciente y exjefe.

Hace ocho días, los cuatro hijos del expresidente Fujimori se reunieron en Lima e informaron de que su padre había decidido, después de meses de mostrarse en contra de esa posibilidad, que pediría dicha gracia. La reapertura de este debate comenzó en realidad el 20 de septiembre, cuando el congresista e hijo menor de Fujimori, Kenyi, mostró a los medios una foto del detalle de una lesión en la lengua de su padre, aseguró que la reclusión minaba su salud y que era justo un indulto.

El expresidente fue trasladado del local donde está preso a una clínica, para que evaluaran si requería una sexta cirugía en la lengua, esta vez a causa de un granuloma hemorrágico. Los médicos del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas han explicado reiteradas veces que el paciente Fujimori no tiene cáncer terminal y que cada vez que ha sufrido una lesión cancerosa en la boca, se la han extirpado.

Cuando los medios le preguntaron al presidente Ollanta Humala sobre ese posible indulto, respondió que no podía referirse a algo que no se le había solicitado.

Alberto Fujimori fue condenado a 25 años de prisión en mayo de 2009 por autoría mediata en homicidio calificado de 15 personas de Barrios Altos -zona residencial del centro de Lima- y la desaparición forzada de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad de La Cantuta; además, por secuestro agravado de un empresario y un periodista.

“Hasta hace poco, la familia Fujimori había dicho que no pedirían el indulto, sino que buscarían liberar al exmandatario por canales legales, pues no aceptan la culpabilidad del expresidente sobre todo en los crímenes de lesa humanidad”, explica a EL PAÍS Jo-Marie Burt, politóloga estadounidense que ha seguido e investigado los juicios posteriores a la extradición de Fujimori.

Burt es también asesora principal de Washington Office for Latin America (WOLA), institución que el miércoles entregó una carta a Ollanta Humala planteando que otorgar el indulto sin cumplir con los estándares del derecho interno e internacional, representaría un paso hacia la impunidad y la erosión del estado de derecho en Perú.

“La decisión de la Corte Suprema de Perú de acatar la resolución de la Corte Interamericana de DDHH que anulaba la sentencia Villa Stein en el caso Barrios Altos parece haber cerrado la vía legal en ese sentido. La familia Fujimori evalúa y decide que políticamente les es favorable lanzar la petición del indulto”, agrega Burt. El fallo Villa Stein -que toma el nombre del magistrado que lo dictó- de julio último sostiene que los crímenes del grupo Colina -fuerza paramilitar creada durante el Gobierno de Fujimori- no eran de lesa humanidad.

Organizaciones de derechos humanos, líderes de opinión y el partido Perú Posible -del expresidente Alejandro Toledo- sostienen que la junta médica que evalúe al presidente debe ser independiente, que Fujimori debe pagar la reparación civil de 27 millones de soles al Estado, y que debe pedir perdón por los delitos cometidos; sin embargo, Kenyi Fujimori ya anticipó que no habrá pago ni petición de disculpas.

(Con información de agencias)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también