Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

La Casa Blanca pide más medidas económicas a Europa

| 7

crisis-europeaEl vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo hoy que es “evidente” que los mercados están poco confiados en las decisiones de Europa ante la crisis, por lo que el Viejo Continente debe adoptar “más medidas”.

“Los mercados siguen escépticos a que las medidas adoptadas sean suficientes para asegurar la recuperación de Europa y remover el riesgo de que la crisis se profundice. Por lo tanto, obviamente creemos que se necesitan más medidas”, dijo Carney ante periodistas.

El presidente Barack Obama, cuyas esperanzas de reelección en los comicios del 6 de noviembre dependen del impacto que pueda tener un empeoramiento de la crisis de la deuda europea en Estados Unidos, envió a una alta funcionaria del Tesoro a Europa la semana pasada para que contactara a los líderes por la situación.

Lael Brainard, subsecretaria de Asuntos Internacionales del Tesoro de Estados Unidos, visitó la semana pasada Atenas, Frankfurt, Madrid, Berlín y París.

El gobierno de Obama, hasta ahora, había guardado silencio sobre la misión de la funcionaria, pero Carney dijo que Washington piensa que Europa debería aprender de la experiencia estadounidense.

El vocero citó a la recapitalización obligatoria de bancos principales impuesta por el gobierno anterior, de George W. Bush, durante la crisis financiera de 2008-09, además de las rigurosas pruebas de tensión a la industria bancaria que realizó Obama para restablecer la confianza de los inversores.

“En las conversaciones que han tenido el secretario (del Tesoro, Timothy) Geithner, al igual que Lael Brainard y otros con sus contrapartes (…) discutieron cómo se podrían aplicar en Europa algunas de esas lecciones que aprendimos aquí”, insistió el portavoz.

(Con información de ANSA)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    LA BANCA.

    DURANTE LA REUNIÓN DE CHICAGO, HOLLANDER EXPRESÓ QUE LA BANCA ESPAÑOLA DEBERÍA IR POR EL “RESCATE”. RAJOY LE CONTESTÓ: “USTED NO SABE NADA SOBRE LAOS BANCOS ESPAÑOLES”. FIN.
    AL DÍA SIGUIENTE ÉSTA CORTANTE CONTESTACIÓN FUE RESALTADA EN LOS MEDIOS ESPAÑOLES.
    EN UN ALMUERZO EN PARÍA, CAMINO DE BRUSELAS AMBIOS SE REUNIERON Y HOLLANDER MATIZÓ “LOS BANCOS DEBERÍAN RECIBIR FONDOS DIRENTAMENTE DEL BANCO EUROPEO SIN NECESIDAD DE HACERLO A TRAVÉS DE LOS GOBIERNOS”. ESTO, LÓGICAMENTE EVITARÍA EL ENDDEUDAMIENTO DE ESTOS Y COMENZÓ UN “FEELING” ENTRE RAJOY Y HOLLANDER.
    SIN EMBARGO, EL TITULAR DE ECONOMÍA EUROPEO ESTABA NEGADO A ELLO MIENTRAS MERKEL SE NEGABA A LOS “EUROBONOS”
    EN CHICAGO OBAMA SE REUNIÓ CON MUCHOS PRESIDENTES. DE ALLÍ SALDRÍA SU SOLICITUD DE AYUDA A ESPAÑA E ITALIA. HACE UNOS DÍAS HUBO UNA VIDEOCONFERENCIA OBAMA, MERKEL, HOLLANDER, MONTI. ESPAÑA NO PARTICIPARÍA. EN EL PAÍS NO GUSTÓMUCHO QUE MONTI (ITALIA) SE COLARA.
    LA ACTITUD SOBRE LA FINANCIACIÓN DEL BANCO EUROPEO CAMBIÓ.

    SEGÚN ABC (ESPAÑA) HOY
    Fórmulas para ayudar a España
    Los instrumentos para rescatar al sector bancario nacional sin intervenir al país existen, pero requieren consenso y tiempo
    enrique serbeto / bruselas
    Día 05/06/2012 – 11.25h

    inés baucells
    Barroso y Merkel apuestan por “más Europa”
    84 Comentarios
    Imprimir
    Compartir
    Share on facebook48
    Share on twitter27
    Share on tuenti
    Share on meneameShare on linkedin
    Share on email
    En Vídeo
    Toda la actualidad de Economía
    En imágenes
    Toda la actualidad de Economía
    Noticias relacionadas
    Xavier Sala i Martín: «Si Europa no rescata a la banca, España quiebra»
    Roig (Mercadona): «España será intervenida si los españoles no se ponen las pilas»
    Según se cuenta en Bruselas, los servicios jurídicos del Consejo Europeo son capaces de encontrar fórmulas para casi cualquier cosa y la contraria. Ahora, la orden que han recibido del presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, es que exploren la posibilidad de desdoblar el reglamento del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para ver si existen fórmulas de alcanzar la que la mejor opción para ayudar a España: que este fondo de rescate permanente, que entrará en vigor el 1 de julio, pueda financiar directamente a los bancos sin necesidad de que el dinero lo pida un gobierno.
    Sobre lo que dice el artículo 15 del reglamento, no hay duda que la fórmula pasa obligatoriamente por que el país en cuestión firme el «memorándum de entendimiento» que es en términos reales el pliego de condiciones que constituye la intervención de su economía, aunque el dinero sea para la banca.
    En julio del año pasado, el Consejo Europeo dio un paso hacia la flexibilización acordando que el acceso de los fondos de rescate para las entidades financieras quedaba abierto también «para los países que no están sometidos a un programa» de intervención. Pero sigue utilizando el mismo trayecto, que pasa por que sea el país en cuestión quien lo pida, lo que, de facto, lo convierte en un país bajo programa.
    Si se pregunta en la Comisión Europea, la respuesta de los servicios del comisario Olli Rehn es que «en estos momentos lo que quiere España es imposible», pero si se inquiere en el Consejo la respuesta es que los juristas «están dándole vueltas al artículo 19» donde se describe la lista de instrumentos, para ver si es posible establecer una fórmula para que sea el propio Mecanismo de Estabilidad el que inicie la petición, abierta para todos los países con problemas en la recapitalización de los bancos.
    Pero para que esa opción pudiera ponerse en práctica, algunos países (al menos Alemania y Finlandia) deberían pedir una autorización expresa de sus respectivos parlamentos y en todo caso tendría que ser una decisión por unanimidad de los 17 miembros de la moneda única.
    Francia, bajo los focos
    Unos y otros se refieren, de todos modos, a textos legales que todavía no han entrado en vigor puesto que ni siquiera han sido ratificados. El famoso pacto fiscal impuesto por Alemania, que contiene la obligación de incluir en la Constitución la «regla de oro» sobre el control del gasto público, solo ha sido ratificado hasta ahora por nueve países (Grecia, Chipre, Portugal, Eslovenia, Dinamarca, Letonia, Rumanía y Suecia, además de Irlanda el pasado jueves por referéndum) y no se tienen noticias de los principales actores: ni Alemania ni Francia han puesto fecha a la ratificación de este tratado que entrará en vigor el 1 de enero de 2013 si al menos doce miembros de la zona euro lo ratifican.
    El caso francés es el más relevante, puesto que el nuevo presidente François Hollande insiste en exigir una renegociación del texto que está siendo sometido a ratificación, y por ahora no ha dado señales de que esté dispuesto a renunciar a ello. En Bruselas prefieren no pensar en el terremoto jurídico diplomático que representarían las amenazas del nuevo presidente francés ya que lo que quiere en realidad Hollande es que se redacte un anexo con sus alusiones al crecimiento. En pocas palabras, regatear con Alemania para que la canciller Merkel acepte el concepto de eurobonos, algo que ya ha rechazado hasta que no se aumente la integración comunitaria.
    La posición de Francia es sin duda muy incómoda, porque no sale ganando en todas sus posibles apuestas. El nuevo ministro de Economía, Pierre Moscovici, ya ha desafiado a Alemania a ratificar el Tratado Fiscal sin la firma del país galo, puesto que, aunque legalmente es posible, «en los hechos, nuestra importancia política no se puede ignorar».
    Nadie sabe qué podría pasar en caso de semejante confrontación en el eje franco-alemán, pero tampoco la idea de los eurobonos a cambio de integración económica seduce a todos los franceses: Francis Wurtz, un influyente exeurodiputado de izquierda, ha emprendido una campaña alentando a Hollande «a no jugar con fuego» con la soberanía nacional, porque a su juicio la otra cara de la moneda de los eurobonos sería que Alemania controlara la economía francesa.
    Es la misma razón por la que a la idea de buscar una fórmula para que el Mecanismo de Estabilidad pueda financiar directamente los bancos, Alemania y el Banco Central Europeo han respondido diciendo que para eso sería necesaria una «unificación bancaria» bajo control centralizado, es decir, no se concibe que un país o una entidad financiera reciban ayudas sin que a cambio tengan que renunciar a su libertad de gestión.
    Eurobonos parciales
    Una idea que según fuentes del Consejo puede reaparecer en el próximo eurogrupo es la que puso sobre la mesa el pasado mes de noviembre el Consejo Alemán de Expertos económicos —un grupo de influyentes economistas también denominados «cinco sabios»— para emitir eurobonos solamente para la parte de la deuda que supera el 60% del PIB de cada país, con el compromiso de que se pagaría en 25 años y que entonces desaparecerían, porque el pacto de estabilidad obliga a mantener el endeudamiento por debajo de ese porcentaje. La idea le pareció en su día a la propia Merkel «muy interesante».
    La ratificación del Tratado Fiscal es también una condición necesaria para poder recibir asistencia por parte de los distintos fondos de rescate y del nuevo MEDE que debe empezar a funcionar formalmente el 1 de julio.
    El tratado que lo constituye también anda con cierto retraso en las ratificaciones, puesto que solo han cumplido el trámite seis países: Dinamarca, Grecia, Francia, Portugal, Hungría y Eslovenia, aunque en Bruselas confían en que en las semanas que quedan del mes de junio, los parlamentos irán cumpliendo el trámite sin mayores objeciones.
    Por ahora, por tanto, cualquier fórmula que pudiera necesitar España y que no tenga que pasar por un rescate como los de Portugal o Irlanda necesita o bien un cambio de las reglas del mecanismo de estabilidad para que los bancos puedan pedir ayuda por su cuenta, un cambio en las funciones del Banco Central Europeo para que se le autorice a comprar deuda, algo que horroriza a los economistas ortodoxos, o que Alemania acepte la fórmula de los eurobonos, aunque sea bajo esa fórmula de alcance limitado. La baraja de soluciones y de mecanismos burocráticos es amplia, pero la noción del tiempo de Bruselas y Madrid es diferente. En la capital belga, todos los mecanismos requieren semanas. Meses. Pero en Madrid, la batalla se juega ahora.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    VIDEOCONFERENCIA DE EMERGENCIA HOY DEL G-7

    Convocatoria de emergencia del G-7 para hablar de España y la crisis en Europa
    El País / Reuters Madrid / Toronto 4 JUN 2012 – 23:47 CET139

    Las crecientes dudas sobre Europa y la volatilidad de los mercados fuerzan la teleconferencia
    Las grandes potencias temen las consecuencias de una posible fuga de capitales en España
    Archivado en:Crisis económicaCrisis deuda europeaRecesión económicaUECoyuntura económicaEstados UnidosCrisis financieraOrganizaciones internacionalesRelaciones exterioresEspañaEconomíaFinanzasPolítica Recomendar en Facebook 94
    Los ministros de Economía de los países del G-7 celebrarán este martes a las 13.00 (hora peninsular española) una reunión de urgencia por vídeoconferencia para debatir sobre la delicada situación que atraviesa la zona euro con España y Grecia como principales focos de tensión. La convocatoria extraordinaria, que no es algo habitual y que, en todo caso, no se publicitan, pone de relieve las crecientes dudas que despierta la crisis europea a nivel internacional y el temor a que sus problemas acaben afectando al resto de la economía mundial. Tras los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, la alarma está ahora en la crisis bancaria española y en las próximas elecciones griegas, que se celebrarán el 17 de junio y que podrían derivar en la salida de Atenas de la moneda única.

    “La preocupación real en estos momentos es Europa, por supuesto”, ha reconocido el ministro de Finanzas de Canadá, Jim Flaherty, quien ha confirmado el encuentro pero no ha querido concretar cuál será el contenido del mismo. Aunque están claras las fugas por las que se desestabilizan los mercados: “La debilidad en algunos de los bancos en Europa, el hecho de que están subcapitalizados, el hecho de que otros países de la zona euro no han tomado suficientes acciones para abordar esos problemas de subcapitalización de sus entidades y la necesidad de construir un cortafuegos adecuado”, ha resumido el responsable canadiense.

    Una fuente del G-7, que no ha revelado su identidad, ha asegurado a Reuters que hay mucha preocupación por la situación bancaria en España tras las dudas que ha suscitado la nacionalización de Bankia. Asimismo, ha admitido que se ha disparado el temor ante una posible fuga de depósitos, lo que podría “tener repercusiones más allá de la zona euro”, ha añadido.

    El grupo teme las consecuencias a nivel internacional de una fuga de depósitos en España
    En la teleconferencia, las grandes potencias que componen este grupo —Estados Unidos, Canadá, Japón, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia— discutirán sobre la situación con vistas a preparar la próxima cumbre del G-20 que se celebrará en la ciudad mexicana de Los Caños el 18 y el 19 de este mes, tras los comicios en Grecia. También tiene lugar antes del consejo europeo del 28 y 29 de junio y que, una vez más, se anuncia clave para avanzar en la solución de la crisis. En concreto, por el deseo de la Comisión Europea de hablar de la opción de que la banca reciba ayuda directa de los fondos de rescate, algo vital para España pero que sigue sin contar con el visto bueno de Alemania. En todo caso, el cambio necesario para que sea posible llevará unos meses y podría no llegar a tiempo si no hay una clara decisión política para poner la medida en marcha.

    Pero también los países del G-7 llegan con posturas diferentes a la teleconferencia de hoy con Alemania aislada y un buen número del resto pugnando por presionar a Europa para que tome medidas, pero con sus propios recursos. De hecho, según las fuentes citadas por Reuters, hay pocas posibilidades de que todas las potencias actúen unidas para contener la crisis.

    Por un lado están Estados Unidos, que lleva tiempo presionando a los países del euro para que hagan frente a la crisis con más fuerza, y Japón. Ambos países abogan por tomar ya las decisiones necesarias para estabilizar los mercados. “Los mercados son escépticos porque las medidas adoptadas hasta la fecha no parecen suficientes para asegurar la recuperación de Europa. Hay que dar más pasos en ese sentido”, ha dicho el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, cuyo país ocupa la presidencia de turno del G-7 y que ya acogió a mediados de mayo una reunión de los líderes del G-8 (que suma a Rusia) en Camp David.

    Precisamente, en una reunión previa a la cumbre celebrada en el rancho de Tejas, el presidente francés, François Hollande, abogó junto a su homólogo estadounidense, Barack Obama, por estimular el crecimiento. No obstante, la primera potencia mundial se niega a utilizar más dinero del Fondo Monetario Internacional para apoyar a la zona euro, lo que junto al inmovilismo de Alemania también explica el escepticismo ante una respuesta común para contener la crisis.

    Quien también pide acción es Japón, que teme que la recuperación de su economía se frene por la fortaleza del yen, que se ha visto revalorizada frente a otras divisas por su condición de valor refugio ante la crisis del euro. “El problema es que todo el mundo, en estos momentos, tiene que esperar a las decisiones políticas”, declaró ayer desde Tokio el ministro nipón de Economía, Jun Azumi.

    más información
    Bruselas abre ahora la puerta a que la banca reciba ayuda del fondo Merkel y Barroso impulsan el plan que reformará Europa Portugal supera el examen de la troika A favor de dar el salto que deje atrás la crisis y la parálisis europea Reino Unido hizo recientemente un llamamiento a través de su primer ministro, David Cameron, en pos de una mayor unión fiscal europea. Sin embargo, para ello, Berlín exige a sus socios rigor presupuestario máximo y que acepten ceder soberanía fiscal.

    Para los mercados financieros, lo positivo del encuentro es que confirma que hay vías abiertas de comunicación entre las grandes potencias y que mantienen capacidad de reacción ante los cambios. “Pero lo que realmente es importante para los mercados es si están lo suficientemente preparados para tomar pasos concretos y actuar”, ha resumido a Bloomberg Todd Eimer, analista de Citigroup. Desde España, José Luis Martínez Campuzano, de esta misma firma, ha matizado que hoy por hoy los únicos que tienen la capacidad de adoptar las medidas necesarias para frenar las turbulencias son los bancos centrales. En especial, el BCE y el Banco de Inglaterra. En su opinión, “no es momento solo de palabras y gestos de confianza en el futuro”.

    Dentro de dos semanas, en la cumbre del G-20 que se celebrará en México y donde también participarán los emergentes, se da por hecho que seguirá la presión para que Europa mueva ficha, lo que supone señalar directamente a Alemania para que abra la mano. “Insistimos en nuestra propuesta de que los países europeos que tengan espacio suficiente para estimular la economía (…) lo hagan ahora”, ha comentado a este respecto un funcionario de alto nivel del Gobierno brasileño.

  • Mafo dijo:

    Copien a Estados Unidos y una gran ola de Ocupas recorrerá Europa.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    La recuperación de Europa no solo conviene a EE.UU. sino que sería conveniente a todos en el mundo y en primer lugar a los europeos, pero no a la forma ameriana sino a la forma europea de los que quieren ir a más.

    Deberán consultar las eminencias que dirigen Europa, las naciones de la zona euro, la Gran Bretaña y los líderes aparentes de la eurozona Francia y Alemania. A los pueblos de esas naciones, y principalmente a los productores, a los que hacen en todo el mundo posible la vida del capitalismo, los trabajadores y la masa de creadores, que por estos años ha estado silenciada por la euforia del capital, que lleno de burócratas ha acaparado la forma de accionar en todo el mundo y creen que con emitir cheques, comprando deudas o financiando la banca van a resolver el problema.

    Hay una realidad en el mundo y es que, o se hace que la maquinaria productiva se reanime, se comiencen a solucionar los grandes problemas de las necesidades humanas, se cuida el medio ambiente o se irá todo a bolina.

    No con papeles ni con metales guardados en los bancos se mueve el mundo. El mundo se mueve con mercancías de todos tipos. Mercancías reales espirituales y de servicios. Es tan importante producir alimentos, viviendas, servicios de todos los tipos incluyendo los servicios para crear potencialidades de conocimientos y no vanales deformaciones culturales como se ocupa con sus medios el capital actual.Es tan importante un buen libro como la papa en la mesa de la gente. Hay que situar el problema en tiempo real y no seguir metido en camisas de once varas a las que conduce la dirección imperial de los EE.UU.

    La independencia total no es facil lograrla, pero por lo menos que Europa trate de ser independiente de EE.UU. y se abrirán caminos diferentes que conducirán a alternativas salvadoras. Esta embajadora no es sino un caballo de troya en Europa.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    El G-7 aumenta la presión contra Berlín para que ponga en marcha estímulos
    Los países más ricos se reúnen de urgencia para hablar de la situación en España y Grecia
    Los ministros de Finanzas acuerdan cooperar para abordar la crisis europea
    El País / Reuters Madrid / Toronto 5 JUN 2012 – 15:55 CET181
    Los ministros de Economía de los países del G-7 se han reunido de urgencia este martes por vídeoconferencia para debatir sobre la delicada situación que atraviesa la zona euro, con España y Grecia como principales focos de tensión. La convocatoria extraordinaria, que no es algo habitual y que, en todo caso, no se publicitan, pone de relieve el temor que hay a que sus problemas acaben afectando al resto de la economía mundial. Fuentes cercanas a los siete países más ricos del mundo informaron a Reuters poco antes del encuentro que Alemania iba a ser sometida a una fuerte presión para que acceda a poner en marcha medidas de estímulo y abandone el inmovilismo que mantiene en su exigencia de austeridad.
    La videoconferencia terminó sobre las tres de la tarde (hora peninsular española) sin comunicado. Tras la reunió, el ministro de Finanzas japonés, Jun Azumi, afirmó que los miembros del G7 cooperarán para abordar la inquietud que genera la crisis europea. El ministro nipón confirmó, citado por la agencia Kyodo, que no se emitirá ningún comunicado conjunto tras las conversaciones, en las que mostró su preocupación por el nuevo fortalecimiento con respecto al euro y el dólar del yen, considerado divisa refugio ante la crisis en Europa y la aparente desaceleración en EE UU.
    Minutos antes del encuentro, las fuentes citadas por Reuters eran tajantes: “A Alemania le van a llover las críticas”. También señalaron que los ministros de Economía y Finanzas de los países miembros del G-7 —Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia— iban a discutir sobre la situación de España y que Alemania había presionado a su vez al Gobierno español a aceptar un rescate de la UE para ayudar a recapitalizar a los bancos del país que lo necesiten. “Ellos no quieren. Son demasiado orgullosos. Es una arrogancia fatal”, añadieron las fuentes en referencia a la postura del Ejecutivo de Mariano Rajoy.
    El grupo teme las consecuencias a nivel internacional de una fuga de depósitos en España
    Desde Bruselas, sin embargo, la Comisión Europea ha querido rebajar el tono de la convocatoria extraordinaria ante las grandes expectativas generadas y ha considerado que se ha “exagerado” su importancia. “Es una exageración. Hemos estado en crisis durante un tiempo y ese sentimiento de alarma no es sorprendente o noticia para nadie”, ha afirmado esta mañana el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj, en la rueda de prensa diaria de la Comisión. “No describiría ninguno de estos intercambios regulares como extraordiarios o reuniones de alarma o alerta por la crisis”, ha reiterado.
    Tras los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, la alarma de la que habla el portavoz de Olli Rehn está ahora en la crisis bancaria española y en las próximas elecciones griegas, que se celebrarán el 17 de junio y que podrían derivar en la salida de Atenas de la moneda única.
    “La preocupación real en estos momentos es Europa, por supuesto”, ha reconocido el ministro de Finanzas de Canadá, Jim Flaherty. Las fugas por las que se desestabilizan los mercados están claras: “La debilidad en algunos de los bancos en Europa, el hecho de que están subcapitalizados, el hecho de que otros países de la zona euro no han tomado suficientes acciones para abordar esos problemas de subcapitalización de sus entidades y la necesidad de construir un cortafuegos adecuado”, ha resumido el responsable canadiense.
    Una fuente del G-7, que no ha revelado su identidad, ha asegurado a Reuters que hay mucha preocupación por la situación bancaria en España tras las dudas que ha suscitado la nacionalización de Bankia. Asimismo, ha admitido que se ha disparado el temor ante una posible fuga de depósitos, lo que podría “tener repercusiones más allá de la zona euro”, ha añadido.
    En la teleconferencia, las grandes potencias han hablado de la situación con vistas a preparar la próxima cumbre del G-20 que se celebrará en la ciudad mexicana de Los Caños el 18 y el 19 de este mes, tras los comicios en Grecia. También tiene lugar antes del consejo europeo del 28 y 29 de junio y que, una vez más, se anuncia clave para avanzar en la solución de la crisis. En concreto, por el deseo de la Comisión Europea de hablar de la opción de que la banca reciba ayuda directa de los fondos de rescate, algo vital para España pero que sigue sin contar con el visto bueno de Alemania. En todo caso, el cambio necesario para que sea posible llevará unos meses y podría no llegar a tiempo si no hay una clara decisión política para poner la medida en marcha.
    MÁS INFORMACIÓN
    • Bruselas abre ahora la puerta a que la banca reciba ayuda del fondo
    • Merkel y Barroso impulsan el plan que reformará Europa
    • Portugal supera el examen de la troika
    Pero también los países del G-7 tienen posturas diferentes, con Alemania aislada y un buen número del resto pugnando por presionar a Europa para que tome medidas, pero con sus propios recursos. De hecho, según las fuentes citadas por Reuters, hay pocas posibilidades de que todas las potencias actúen unidas para contener la crisis.
    Por un lado están Estados Unidos, que lleva tiempo presionando a los países del euro para que hagan frente a la crisis con más fuerza, y Japón. Ambos países abogan por tomar ya las decisiones necesarias para estabilizar los mercados. “Los mercados son escépticos porque las medidas adoptadas hasta la fecha no parecen suficientes para asegurar la recuperación de Europa. Hay que dar más pasos en ese sentido”, ha dicho el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, cuyo país ocupa la presidencia de turno del G-7 y que ya acogió a mediados de mayo una reunión de los líderes del G-8 (que suma a Rusia) en Camp David.
    Precisamente, en una reunión previa a la cumbre celebrada en el rancho de Tejas, el presidente francés, François Hollande, abogó junto a su homólogo estadounidense, Barack Obama, por estimular el crecimiento. No obstante, la primera potencia mundial se niega a utilizar más dinero del Fondo Monetario Internacional para apoyar a la zona euro, lo que junto al inmovilismo de Alemania también explica el escepticismo ante una respuesta común para contener la crisis.
    Quien también pide acción es Japón, que teme que la recuperación de su economía se frene por la fortaleza del yen, que se ha visto revalorizada frente a otras divisas por su condición de valor refugio ante la crisis del euro. “El problema es que todo el mundo, en estos momentos, tiene que esperar a las decisiones políticas”, declaró ayer desde Tokio el ministro nipón de Economía, Jun Azumi.
    A favor de dar el salto que deje atrás la crisis y la parálisis europea Reino Unido hizo recientemente un llamamiento a través de su primer ministro, David Cameron, en pos de una mayor unión fiscal europea. Sin embargo, para ello, Berlín exige a sus socios rigor presupuestario máximo y que acepten ceder soberanía fiscal.
    Para los mercados financieros, lo positivo del encuentrode hoy es que confirma que hay vías abiertas de comunicación entre las grandes potencias y que mantienen capacidad de reacción ante los cambios. “Pero lo que realmente es importante para los mercados es si están lo suficientemente preparados para tomar pasos concretos y actuar”, ha resumido a Bloomberg Todd Eimer, analista de Citigroup. Desde España, José Luis Martínez Campuzano, de esta misma firma, ha matizado que hoy por hoy los únicos que tienen la capacidad de adoptar las medidas necesarias para frenar las turbulencias son los bancos centrales. En especial, el BCE y el Banco de Inglaterra. En su opinión, “no es momento solo de palabras y gestos de confianza en el futuro”.
    Dentro de dos semanas, en la cumbre del G-20 que se celebrará en México y donde también participarán los emergentes, se da por hecho que seguirá la presión para que Europa mueva ficha, lo que supone señalar directamente a Alemania para que abra la mano. “Insistimos en nuestra propuesta de que los países europeos que tengan espacio suficiente para estimular la economía (…) lo hagan ahora”, ha comentado a este respecto un funcionario de alto nivel del Gobierno brasileño.

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    RESUMEN

    MONTORO ADMITE QUE ESPAÑA TIENE CERRADO EL ACCESO A LA FINANCIACIÓN

    El ministro reclama decisiones en la eurozona para facilitar la recapitalización de la banca
    Asegura sobre un eventual rescate de España que “los hombres de negro no van a venir”

    El País Madrid 5 JUN 2012 – 09:43
    El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro,ha reconocido hoy que, ante la actual situación del mercado y con la prima de riesgo sobre los 500 puntos, el Estado tiene “un problema a la hora de financiarse y no tiene abierta la puerta de los mercados”. Según ha añadido, el desafío ahora “es abrirla y parte de la llave la tienen las instituciones europeas”. Por este motivo, ha reclamado “diligencia, decisión y prontitud” a los socios y dirigetnes europeos, “incluso asumir riesgos políticos”, con vistas a tomar las decisiones necesarias para garantizar el futuro del euro. Y el primer paso que se podría dar en estos momentos, ha añadido el ministro, es el de la unión bancaria.
    Así, ha asegurado que la unión bancaria puede ser una realidad antes de que se celebre la cumbre europea de finales de junio. Lo ideal, ha añadido Montoro, es que la propuesta que lanzó ayer el comisario europeo de Economía, Olli Rehn, sobre una mayor integración financiera que permitiría, en un futuro, que las entidades españolas reciban ayuda directa del fondo de rescate, “llegue madura” a la reunión. “Nos estamos jugando ese gran proyecto que se llama Europa y que se llama el euro”, ha insistido.
    No se trata de una amnistía fiscal,sino de la regularización de unos recursos que hoy están escondidos. El Gobierno no perdona nada a nadie, sino lo contrario”

  • DR.F.JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    LO QUE DICE RAJOY EN ARTA A LA UE. .(MUY RESUMIDO)

    Rajoy envía una carta a la UE para pedir reformas estructurales

    “Serenidad y tranquilidad” frente a los sobresaltos de la prima de riesgo, la volatilidad bursátil y los juicios rápidos de los mercados. Este es el mensaje que quiere transmitir ahora el Gobierno desde que el sábado el presidente, Mariano Rajoy, negara que España se encuentre al borde del precipicio. Hoy lo ha repetido en una reunión a puerta cerrada ante los parlamentarios del Grupo Popular en el Senado, horas antes de la última sesión del control al Ejecutivo hasta el próximo otoño.
    El Ejecutivo cambia así su estrategia política y, además de comenzar a ofrecer palabras positivas, sigue recordando que para salir de la crisis necesita “más euro” y “más integración” en Europa. Rajoy ha explicado a los diputados populares que, con este objetivo, La Moncloa ha enviado una carta a la Comisión Europea para pedir que se pongan en marcha reformas estructurales en el seno de la Unión, al igual que está haciendo en España. Esta petición se enmarca en la propuesta de la unión fiscal común avanzada ante el empresariado en el Círculo de Economía en Sitges.
    “Estamos trabajando para recuperar el protagonismo internacional”, ha trasladado Rajoy a los suyos, según fuentes presentes en la reunión, tras destacar que los “juicios no se hacen cada cinco minutos”, en referencia a las reacciones instantáneas de los mercados a cada decisión del Gobierno. Mientras el presidente pronunciaba estas palabras, el G-7 celebraba a la misma hora una conferencia telefónica de emergencia para hablar de España y la crisis de la zona euro, informa Reuters. Rajoy, sin embargo, ha querido lanzar un mensaje de optimismo como contrapunto de la urgencia habitual de los actores internacionales.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también