Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Entrevista inédita a Carlos Fuentes: “Si no sabemos hablar, no sabemos actuar ni amar”

En este artículo: Carlos Fuentes, México
| 6

Carlos FuentesLas cuatro horas que Carlos Fuentes dedicaba cada mañana a escribir lo convertían en “el ser más feliz del mundo” porque le recordaban que las palabras eran su “razón de ser”.

Con 83 años y decenas de libros publicados -novelas, ensayos y cuentos-, Fuentes no sentía que le faltara algo por hacer en su carrera, aunque afirmaba que trataba de explotar los días al máximo.

“Yo sé que sólo hay una vida, años contados, de manera que trato de aprovechar el tiempo que tengo, me cuesta mucho desperdiciarlo. He conocido demasiados escritores, entre comillas, mexicanos y latinoamericanos, que creían que sentarse en un café y hablar de literatura era hacer literatura. No, la literatura exige disciplina, exige un horario, exige sentarse a hacer las cosas”, dijo en entrevista con CNNMéxico en diciembre pasado.

Su labor diaria, decía Fuentes, consistía en prepararse él mismo el desayuno, bañarse y escribir entre las 8 de la mañana y 12, una rutina que no le resultaba un “trabajo laborioso” sino “un placer muy grande”.

“Soy dueño de un mundo, precisamente; creo un universo que puede ser bueno o malo, (pero) me satisface a mí como expresión y esto haré hasta el último día de mi vida”, dijo.

El ganador del Premio Cervantes en 1987 y autor de las novelas La región más transparente, La muerte de Artemio Cruz y Aura, entre otras, murió este martes en la Ciudad de México. Sus últimas obras publicadas fueron el libro de cuentos Carolina Grau (2010) y el ensayo La gran novela latinoamericana (2011).

Escribía a mano porque los “aparatos”, como la máquina de escribir o la computadora, le quitaban tiempo y sensibilidad al momento de crear.

Tengo la costumbre cervantina de escribir a mano. No sé usar ningún aparato, pierdo mucho tiempo corrigiendo, se me van las cosas, se separan, qué lata… No, yo escribo a mano, con pluma, en cuadernos; luego, tengo gente que me ayuda a pasarlo en máquina y llevarlo a la imprenta, pero yo no sé escribir si no es con una pluma y un papel, y de una manera sensual, directa, olfativa, que no me da ningún otro medio“, dijo.

Embajador en Francia en la década de 1970, crítico de los actuales candidatos a la presidencia mexicana y considerado como uno de los narradores latinoamericanos más ambiciosos, Fuentes sostenía que la función social de la literatura y los escritores era preservar la lengua.

En el sentido profundo, ¿para qué sirve la literatura? La respuesta es para conservar la lengua, para darle vida al idioma, para que no se pierda el idioma, esto para mí es importantísimo porque desde el momento en que ya no sabemos hablar, tampoco sabemos actuar, ni amar, ni hacer política, ni nada“, dijo.

“Entonces, es una función primordial, que a veces aparece vaga, lejana, pero yo se lo aseguro como escritor, que cada mañana me levanto y digo: ‘Estas palabras son mi razón de ser’. Y mi razón de ser es mantener el lenguaje y el lenguaje es privado, mío, imaginativo, pero en el momento en que lo publico se vuelve un lenguaje público, y a eso contribuimos a la sociedad”.

(Con información de CNN en español)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • francisco dijo:

    Que elocuente sus comentarios sobre este gran escritor,siempre abido de dejarnos en su impronta un legado de conocimientos que juntos a los de Pablo Neruda, benedeti y Garcí Marques por hablar de esas glorias y los nuestros Romulo Gallegos,Arturo Uslar entre otros que practicamente lo dijeron todo con sus plumas encendidas hoy en Venezuela existe un reconcomio de desvirtuar la verdad de que el agua es mansa y que solo la agitan las tempestades, digame amigos de Cuba debate, cual a de ser el debate de hoy en adelante con la puritica verdad, como esa q apoyamos desde aqui como es la libertad de los cinco no solo ellos sino el de poder escribir con los cinco la nueva verdad.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Gracias al maestro, su legado inmortal.
    Si disciplina, mucha disciplina que nos hace falta mucho, a muchos.

  • Juana La cubana dijo:

    Muy de acuerdo, pero me gustaría agregar que contrariamente a lo que muchos creen, para hablar correctamente se necesita escribir perfectamente. Diciplina, rigor y trabajo diario son precisamente indispensables.

    Saludos
    JLC

  • Marvin Caraballo A. dijo:

    Sí, es cierto amigos, se fue un grande de las letras.Nos dejó un legado de excelente literatura que serán siempre expresión de lo mejor del alma y la cultura latinoamericanas. Hay que leer y releer sus obras. Demosle un gran adiós a Carlos Fuentes. Sus obras siempre harán brillar a la lengua castellana!!

  • Juan Gatica Amengual dijo:

    Pocas veces en la vida he sentido tanta pesadumbre por la partida de alguien ( a lo mejor, sólo cuando se fue don Mario Benedetti…) como con el desaparecimiento físico de este querido y añorado mexicano…
    Siempre tendré muy dentro de mí al autor de “La región más transparente”, ” La muerte de Artemio Cruz” y su impresionante novela , “La voluntad y la fortuna”.
    Y , respetuosamente, agregaría que para ” saber hablar…” hay que saber pensar…
    ¡ Adios , inolvidable Carlos…!

    Desde de uno de los centros del neoliberalismo salvaje que propicia, entre otras cosas, la incultura y la ramplonería,

    Juan Gatica Amengual
    Santiago de Chile
    Suramérica

  • yandy López dijo:

    Carlos Fuentes es uno de los grandes escritores latinoamericanos, pienso a veces si habrán en el futuros algunos tan grandes como el.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también