Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Freddy Domínguez: “La telenovela no tiene por qué ser banal y frívola”

| 24
"Bajo el mismo sol". Foto: La Jiribilla

"Bajo el mismo sol". Foto: La Jiribilla

Freddy Domínguez es un autor muy conocido en la radio cubana desde hace más de una década. Sus radionovelas insertas en problemas neurálgicos de la realidad, han acaparado la atención de radioyentes de toda Cuba. Pero la misma obra en televisión no es igual porque la fuerza de la imagen hace que lo que es válido para un medio, no lo sea para otro.

Para la pequeña pantalla lleva escritas dos telenovelas La cara oculta de la lunaBajo el mismo sol. Ambas han demostrado que la televisión cuenta con un guionista que sabe contar historias y hacerlo de tal forma que los diálogos sean pasto para enriquecedores debates sobre nuestra realidad.

¿Cuándo te llamó la atención la radio? ¿Qué hizo que te fijaras en esas voces de rostros que no se veían?

Desde que tengo uso de razón, recuerdo a mi mamá y a mi abuela pendientes de la hora de la novela en la radio. Por aquella época existía una vastísima producción de radionovelas, aventuras, policíacos y unitarios, así como de programas humorísticos de los que “Alegrías de sobremesa” era el insigne y preferido por mi padre. Ya podrás imaginar que, en una época en la que en mi casa no había televisor -somos del campo y del más intrincado, por cierto- aquellas voces que salían del pequeño rectángulo que funcionaba con baterías, inundaba toda la casa y hasta el patio de mis juegos, de manera que, aún sin proponérmelo, seguía las tramas de los diferentes dramatizados que durante todo el día invadían mi vida cotidiana. Por supuesto que nunca me detuve a pensar que ese mundo de imágenes que las voces y sonidos de la radio implantaban en mi mente, creando todo un universo de fantasías con puntos de contacto comunes para todos, era diferente al de cada quien que escuchaba las transmisiones. Pero a decir verdad, jamás me pasó por la mente que un día sería uno de los realizadores de ese mundo magnífico que solo la radio es capaz de crear. Mucho menos podía soñar con que actores y actrices que me seducían con sus voces, un día les darían vida a los personajes creados por mí.

¿Cómo llegas a la radio? ¿Cuál fue tu primer guion?

A la radio llego en el año 1995, por casualidad. Tenía escritos algunos cuentos en narrativa, pero que nunca había mostrado a nadie. Carlos Flores, un buen amigo, supo de la existencia de esos cuentos y me sugirió que se los mostrara a su suegra, la magnífica escritora Nora Mendoza, fallecida recientemente. A Nora le gustaron y como estamos hablando de una etapa en la que la publicación de libros estaba sumamente deprimida, me motivó para que los llevara a Radioarte. Me presentó a los asesores y al director de esa productora. Me entregó, además, un guion escrito por ella para Radioarte, a modo de modelo, y me dio algunas indicaciones. Hice la adaptación de esos cuentos, pero una asesora que los vio me dijo que yo no tenía ninguna posibilidad como escritor, que bien podía dedicarme a vender croquetas en una esquina. Eso me desanimó bastante, pero Nora no cedió y por el contrario me alentó a que continuara.

Me presentó entonces a Isabel Ramírez, que por aquella época asesoraba el espacio de programas históricos en Radioarte, a ella le presenté una serie de cinco capítulos sobre la vida de Tina Modotti, llamada Tina la verdadera. A Isabel le gustó la serie y la grabaron poco tiempo después. Nora me presentó además a Loly Moreira, asesora, escritora y directora de programas dramatizados y que en aquel momento asesoraba los radioteatros. A ella le entregué tres radioteatros que le parecieron muy bien, entre ellos uno titulado La vieja y que ese mismo año ganó una mención en la edición del Premio Caracol. Basada en ese mismo radioteatro, escribí entonces mi primera radionovela: Una casa para Ada, que también ganó mención en el Caracol de ese año y uno de los premios del Festival Nacional de la Radio. Siempre tendré que agradecerle a Nora Mendoza que me abriera las puertas de la radio para que me dejara seducir definitivamente por este medio al que amo tanto. También le agradezco infinitamente a Loly Moreira porque fue la primera que en verdad me enseñó la estructura de un guion para radio y su dramaturgia.

¿Escogiste la radio porque no gustabas de la televisión o porque no pudiste entrar en ella?

En verdad, cuando comencé en la radio ni por la mente me pasaba escribir para la televisión. Me dediqué a estudiar dramaturgia en diferentes cursos, talleres y en cuanta literatura pude conseguir. En 1999, Eduardo Vázquez (el director de televisión) me pidió que le adaptara uno de mis radioteatros: El color de tu sonrisa, así surgió mi primer teleplay que por la aceptación que logró me motivó para continuar. Pero cuando presenté el segundo, los asesores de aquel entonces me lo hicieron trizas y como ya me estaba haciendo de una carrera sólida en la radio y, acostumbrado como estoy al respeto, la ética y la camaradería que caracterizan el trabajo en este medio, pues sencillamente di la espalda y me olvidé de la televisión, hasta que Magda González Grau me llamó a la redacción de dramatizados de la televisión y pude comprobar que había un verdadero interés de renovación en ese departamento. Así surgió La cara oculta de la Luna, como telenovela.

¿Por qué el enfoque de la realidad ha sido una constante en tu obra?

No tengo nada contra las novelas de época, al contrario, soy de los que piensan que es necesario conocer el pasado para comprender el presente y enfrentar el futuro, pero únicamente si el punto de vista, la dramaturgia y la puesta en escena la acercan a la realidad actual. Del mismo modo que con frecuencia vemos telenovelas y radionovelas ubicadas en el contexto actual; pero con un punto de vista bastante añejo, que poco aportan al receptor al que van dirigidas. Por otra parte, vivo en esta sociedad, me tocan muy de cerca, como a todo cubano, sus bondades y sus defectos, por tanto me siento comprometido a trabajar para mis contemporáneos, desde una óptica contemporánea y a través de conflictos que nos son comunes a la mayoría.

¿Me podrías poner algunos ejemplos de asuntos espinosos que has tratado en la radio desde hace más de una década?

En la radio abordar temas de corte social y actuales, sobre todo en Radioarte, es más que una posibilidad, un imperativo, porque sus oyentes están ya acostumbrados a radionovelas de este corte, como las que escribía Norberto Domínguez y Ernesto Daranas, entre otros. Posteriormente Cary Cruz y yo continuamos esta línea hasta dotar al espacio de la Novela Cubana de Radioarte de un sello que la caracteriza por sus temas actuales y su dramaturgia. De tal manera, el abanico de asuntos que hemos abordado ha sido amplio, tanto como la realidad que vive nuestra sociedad y que cambia día a día, así por ejemplo he abordado el tema de la droga (Desde el fondo), el VIH SIDA (Las manchas de la LunaLa cara oculta de la Luna), el alcoholismo (Desde el fondo), el trabajo social que se adentra en los sectores más marginales de la sociedad (Más allá de la esperanza), la pérdida de valores en la lucha por la subsistencia (Sobre ruedas) y pienso que con tantos temas, como aristas voy develando en la sociedad.

¿Crees que todos esos temas podrían ser llevados a la televisión?

Sí, con mucho de buena voluntad y sobre todo con la dosis precisa de honestidad, porque no se trata de criticar por criticar, de que nos tilden de transgresores o de incendiarios, te aseguro que detesto esas opiniones cuando las he escuchado al referirse a mi obra. Mi único objetivo es llamar a la reflexión sobre asuntos que nos afectan a todos, decir que cerrar los ojos a lo que ocurre a nuestro lado, no es la solución a estos problemas, que son parte de nuestra realidad, con los que debemos convivir y a los que debemos combatir, pero a través del diálogo y de llegar a la convicción de que nuestra sociedad es susceptible de ser mejorada. Lo que sucede es que la televisión es un medio que, de tan masivo, se ha convertido en tan participativo que todos quieren verse reflejados en él, pero todos quieren que se haga a través de una imagen “perfecta”. Así el policía, el médico, el maestro, el abogado y todos los demás, no toleran ver a un personaje que cargue con una de estas profesiones que no sea inmaculado y eso no es posible, todos sabemos que los seres humanos estamos muy lejos de ser perfectos. Prefiero que mis personajes no sean ni buenos ni malos, que simplemente sean seres que se equivocan, que optan por soluciones que no son las adecuadas, pero sobre todo apuesto por su inteligencia para enfrentar las consecuencias de sus actos.

La cara oculta de la Luna fue tan polémica que sus ecos llegaron a países europeos, a partir de que un grupo de televidentes consideraba ofensivo el tratamiento de la bisexualidad en la TV, y numerosos  homosexuales la consideraban homofóbica, ¿sucederá lo mismo con “Casa de cristal”?, ¿qué ha pasado hasta ahora con los televidentes que dialogan contigo?

Creo que el impacto de La cara oculta de la Luna, en buena medida, estuvo determinado porque nunca antes en una telenovela se había tratado el tema de la bisexualidad ni el de la homosexualidad. Las opiniones que generó lo demuestran. Creo que con “Casa de cristal” ya el camino está abierto y he observado mucha más tolerancia, aunque no aceptación, pero como quiera que sea se trata de un paso que considero importante. Sobre todo porque el cubano puede convivir puerta con puerta con un homosexual (hombre o mujer) y hasta llevarse bien con él, del mismo modo que acepta este tema en un dramatizado extranjero, pero cuando lo ve en una producción cubana es como si le pusieran el dedo en la llaga. Pero si con esto conseguimos generar el debate sano e inteligente, bien vale la pena la avalancha que se nos viene encima. Para mi sorpresa, la homosexual de Casa de cristal ha conseguido la empatía de muchísimas personas que se han solidarizado con ella y con el personaje de su madre.

¿Por qué la novela la estructuraste en tres partes, fue una necesidad productiva o una decisión artística?

Fue por una necesidad de la producción que la novela se desmembró en tres temporadas. Sin embargo, me alegró haber tomado esta decisión porque de esta manera pude reforzar, a través de las diferentes subtramas, el punto de vista de cada temporada.

Desgraciadamente existen muchos prejuicios con los expresidiarios, ¿cómo estudiaste esa situación en particular?, ¿pudiste hablar con mujeres presas o que acababan de salir de la cárcel?

Sentarse a escribir un guion es relativamente fácil. Lo difícil y extenuante es el proceso de investigación, sobre todo en temas tan escabrosos como el de la reinserción de los expresidiarios. Tuve que indagar por mi cuenta con varias mujeres que estuvieron presas en la prisión de Occidente y luego en la Dirección Nacional de Prisiones que nos facilitó el acceso al penal y a otras prisiones de menores, así como toda la asesoría sobre el tratamiento que se le da a la población penal. También fue importante la investigación que hicimos sobre la llamada Operación Peter Pan.

¿Por qué el tema de la soledad?

Porque es mucho más frecuente que lo que nadie puede imaginar. Sobre todo porque en esta temporada lo abordamos desde un punto de vista más amplio, así veremos a personajes que se sienten solos en medio de un núcleo familiar numeroso y con una vida laboral activa, tanto como el anciano condenado a vivir en absoluta soledad.

¿Y el desarraigo?

En esta temporada el desarraigo está dado tanto desde el punto de vista del éxodo voluntario, como del impuesto, en personajes que no olvidan sus raíces y anhelan reencontrarlas. Pero en todos los casos el tema está tratado desde la perspectiva de la familia y de la necesidad de tomar conciencia sobre la importancia de esta en el desarrollo del ser humano y de la sociedad, en el sentido más general. Discúlpame las respuestas escuetas tanto en esta como en la anterior pregunta, pero es que estas temporadas todavía no han salido al aire y no quiero vender la trama, ni prejuiciar a los televidentes para que sean ellos quienes encuentren las motivaciones de los personajes y el mensaje que intentamos transmitirles.

El reconocido teórico y director mexicano  Dr. Miguel Sabido, considerado,  impulsor de series de entretenimiento con beneficio social -conocidas también como “telenovelas pro desarrollo”- dice que el fin de estas propuestas es que “la televisión comercial tuviera un beneficio social a través de las telenovelas, justamente un producto que está dentro de las casas de aquellos que más necesitan informarse”. Aunque la nuestra no es comercial sino de bien público, ¿qué piensas de esta afirmación? ¿Acaso en ti coexisten coherentemente  intereses de orden sociológico con propuestas estéticas novedosas?

Aunque es cierto que nuestra televisión no se atiene a las reglas del comercio, ni nuestros productos tienen muchas posibilidades de competir en el mercado internacional, lo cierto es que no se puede olvidar la función primaria de la televisión y mucho menos en el caso específico de la telenovela. Ahora, comercial o no, no creo que la telenovela tenga que ser tonta, banal o frívola para seducir. Es cierto que es dueña de códigos que si no se respetan pueden dar al traste con la obra, pero depende en buena medida del talento y de las intenciones de los artistas y productores que intervienen en ella. En cuanto al papel social de la telenovela, creo que es el vehículo idóneo para transmitir cualquier mensaje. De hecho, las telenovelas que tanto criticamos no son nada “tontas”, en cuanto implantan un modelo en sus fanáticos. Lo que sí defiendo a toda costa es que no olvidemos que estamos hablando de una “telenovela” que el público espera por determinados resortes para fijar su atención, a partir de ahí es la creatividad la que no tiene límites a la hora de decir. Y sí, creo que en mi obra procuro respetar esos códigos, pero con aires que renueven el lenguaje que uso y así poder transmitir un mensaje que llegue a mover a la reflexión.

Luego de estas dos experiencias televisivas, ¿en cual medio es más fácil para el guionista adentrarse en asuntos peliagudos?

Sin duda, y por todo lo que te he expresado hasta aquí, en la radio es donde más cómodo me siento a la hora de exponer estos asuntos. No solo porque hay menor censura, sino porque al crear un mundo a través del sonido nada más, podemos ser más directos. Para ilustrártelo te pongo un ejemplo: en La cara oculta de la Luna para la radio, hay una escena en la que Mario y Yassel están sentados en la cama, desnudos. En la radio esta escena fue aceptada sin mucho revuelo, ¿te imaginas qué hubiera sucedido si lo hago en televisión, con el poder que tiene la imagen?

¿Por qué tales temas tienen una mayor repercusión social cuando se reflejan en la TV que cuando lo hacen en la radio?

Por lo participativa que es la televisión, por el tremendo poder de convocatoria que representa, por la fuerza que tiene la imagen, por las posibilidades expresivas del medio, porque la telenovela cubana es objeto de debate en los centros de trabajo, entre vecinos, en las colas, en las paradas de los ómnibus… y cuanto más fuertes sean los temas que se aborden, más encendidos resultarán estos debates. La crítica dedica buenos espacios en los medios de difusión a las telenovelas, no así a las radionovelas. La radio tiene un público bien determinado por sus características y su tradición, pero el de la televisión es mucho más amplio y diverso, en el que generalmente está incluido también el de la radio.

¿En qué proyectos estás metido ahora?, ¿no hay algún sueño con el cine?

Después de Bajo el mismo Sol, tengo en plan cinco teleplays que me han solicitado igual número de directores. Pero prefiero descansar un poco de las teleseries, espero que en ese lapso cambie en algo la política de la televisión en cuanto a la producción y a la libertad que les otorgan a los directores para desmantelar el guion que con tanto esfuerzo construimos los guionistas. Entre tanto estoy escribiendo para la radio una novela que me apasiona y que había postergado durante demasiado tiempo: El Isleño, en la que se cuenta la vida de un emigrante canario a principios del siglo pasado y con él la formación de eso a lo que llamamos cubanía y que tan ricas historias aporta sin cesar a nuestra actualidad.

En cuanto al cine, es un sueño que espero realizar. De hecho escribí un guion basado en La cara oculta de la Luna, para un director español y recibí consideraciones muy favorables de los productores del canal Antena 3 de España, pero el proyecto está estancado en espera de completar el presupuesto y a decir verdad, no creo que llegue a materializarse. De cualquier manera valió la experiencia para adentrarme en los códigos de un medio que también es capaz de seducir a cualquier creador y espero que un día me llegue la oportunidad de escribir una película que llegue a la pantalla.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • thelastsoulja dijo:

    Y ahora este descubrió el agua tibia, no te digo yo, las telenovelas de radio tiene un código muy diferente a las de la tv, es muy cierto que la telenovela no tiene porque ser frivola, pero es que nos vamos a los extremos. Actualmente desde fresa y chocolate solo se habla del homosexual y sus pequeñas tribulaciones, del extranjero sus dineros y sus conquistas y de los borrachos que toman habana club, y se empastillan y de los que comenten delitos, y con eso piensan que estan haciendo una hazaña mayuscula. Y me pregunto acaso el obrero, el campesino, el negro(cuantas novelas cubanas han tenido un negro como protagonista, sin que este sea esclavo o la novela de epoca?)el barrio, la sociedad toda no tienen derecho a verse representada en un novela?. Es claro que aquí se confunden términos como “la realidad”, pues cada cual tiene una idea distinta de lo que es esta, pues estamos sujetos a que solo la relación con la experiencia nos da una idea justa de lo que entendemos por realidad. Asi que si un guionista, un pintor, un cantante o cualquiera que haga una obra basada en la realidad veremos en ellas cuan diferentes son, incluso veremos en las mismas los intereses politicos, morales,etc etc del autor. Pues todo esto forma parte de nuestra experiencia y de lo que consideramos como realidad. Lo que quiero decir es que cada vez que alguien dice que quiere representar la realidad en su obra realmente esta representando su “realidad” marcada por su experiencia personal, y sus propios intereses que reflejar, por lo que se me hace extraño el marcado intereses por este autor en los homosexuales, y demás marginados de la sociedad a los cuales no critica(y no digo que deba critiar a los homosexuales pero a los expresos que vuelven a reincidir???). Es una novela? polémica solo por el hecho del autor de abordarla de la manera mas polémica posible. Y al final de que va la historia en que se basa pues solo vemos estampas en las vidas de estas 3 mujeres donde no hay un hilo conductor o una historia central.

  • EL DON APACIBLE dijo:

    POR QUE NO SE ANIMAN A ESCRIBIR UN GUIÓN SOBRE LA VIDA DE UN CAMIONERO, DE ESOS QUE RECORREN NUESTRO PAIS CON CARGAS. SUS FAENAS PAA MANTENER RODANDO EL EQUIPO, SUS EXPERIENCIAS EN LA CONDUCCION POR NUESTRAS CARRETERAS, LAS AMISTADES QUE CONOCE POR TODO EL PAÍS LAS HISTORIAS QUE LE CUENTAN SUS AMORES EN CADA PROVINCIA. DE COMO MANTIENE A UNA FAMILIA, DE COMO SE HEREDA ESTA PROFECCION EN LA FAMILIA…ES UN EJEMPLO VAYA DE UNA REALIDAD MÁS ATERRIZADA DE NUESTRA VIDA ..

  • Lisandra dijo:

    Me encanta la novela! Desde tu otra novela no veíamos algo tan bueno sigue así!
    Muchas felicidades !
    Eres muy talentoso!

  • maxin dijo:

    Un gusto señor Freddy Domínguez;
    Pero que cosa es la realidad que cada telenovela tenga homosexual, una prostituta o como las llama ginetera, o ser infiel, no hay lecheros, vaqueros, granjeros en fin la gente que de verdad empujan al país hacia delante, ahí en las tele casi nunca hay problema de vivienda, ahora las delincuentes, bueno 2 y una por ser homosexual.
    Ahí todo el mundo el salario le alcanza, vaya realidad, nadie va al agro, en fin banal y sin sentido.
    Porque no escribe algo sobre nuestra historia tan rica que da para que cada día de la semana haya una telenovela nueva y después de todo son dichos, por ejemplo esta semana no hubo ni vivir del cuento ni deja que yo te cuente pero si la dichosa novela.
    Yo en lo personal no tengo nada en contra de los homosexuales porque soy del criterio que cada cual hace con su vida lo que desee, pero no hay que incitar a nadie y eso a mi modesto entender es lo que esta haciendo la televisión.
    Pongamos nuestras neuronas en cosas útiles para el socialismo y no para la minoría, porque eso de los homosexuales me imagino que con la propaganda y el embullo que le han dado no llegue en nuestro país ni al 0.0001% de la población de nuestro pueblo revolucionario y trabajador que en realidad vive otra REALIDAD.

  • Carol dijo:

    Excelente el guión.Muy creíble los personajes, reales y complejos casi como la vida misma.Esta novela muy necesaria y útil.Para los que critican ¿Qué quieren? ¿¿ “Añorado encuentro”??
    Gracias a Freddy Domínguez y todos los que la hicieron posible

  • Ernesto dijo:

    se puede escribir de todos los temas que se deseen, con todos los comflictos que quieran, lo importante es como llevar eso al lenguaje telvisivo con una buena factura (que nos falta y no es solo recursos economicos, sino artisticos)y que la gente se identifique con los personajes y no necesariamente para eso hay que ser tan realista, porque las novelas o teleseries son una visión artistica de hechos de la vida real, una interpretaciñon de cada realizador pero que mueve resortes donde el personaje que pueda parecer más increible tenga matices hu,manas… rasgos que permitan al espectador creen en que entonces si puede pasar….. Que la televisiónn se ponga las pilas, esta a 20 años de diferencia de lo que sucede en la calle, ya no es patrón para muchos, los públicos han perdido interes y los que quedan es necesarios educarlos en como abordar los temas de nuestra sociedad. Asi es como se gana la batalla, no queriendolos proteger como mojigatos de temas tan normales como la sexualidad humana. Los públicos tambien maduran.

  • Ernesto dijo:

    HA! olvide decir… es que la televisón nuestra noes TV CUHBANA… es TV HABANA, por eso no aparecen personajes de nuestros campos tan seguido, solo cuando es novela de epoca…… lamentablemente en los telecentros no desarrollan tantos dramatizados como quisieramos… ellos no tienen esos recursos, lamentablemente. De seguro que alli ellos si defenderian su identidad regional, pero como la casa productora de telenovelas esta en la habana y todos sus tecnicos y artistas son de aqui….. saquen conclusiones

  • S.O.E dijo:

    Soy del criterio que la telenovela realmente debe reflejarnos como sociedad, mas, no sé por qué esta, últimamente está siendo representada por un pequeño grupo con características muy particulares, en las cuales no se resume toda la esencia del cubano. No tengo nada en contra de ex presidiarios ni homosexuales pero me preocupa la forma en que se abordan estos temas. Si realmente hablan de su aceptación social, ¿por qué se esfuerzan tanto en crear toda una panorámica turbulenta alrededor de estos personajes?, por ejemplo: En la novela actual, el personaje de la homosexual está rodeada de personas implacables que de forma déspota y despectiva la apartan y marginan sin la menor compasión, dígase su padre, la suegra de su hermano, y hasta el propio hermano de alguna forma. ¿Es realmente así, o existe una cierta manipulación en la historia tratando de convertirla en una súper victima de todos?, y por demás resaltando en gran manera sus valores como persona, su lealtad y honestidad… me pregunto, ¿ Acaso no es esta una forma de manipular el criterio del espectador y forzarlo a que simpatice con este personaje?, a fin de cuentas que remedio queda si de la forma en que se plantean las cosas la única buena e incomprendida en la novela es ella. ¿Por qué no enfatizan en el real sufrimiento de ese padre que no entiende o no sabe como aceptar el camino que escogió su hija sin necesidad de hacerlo ver como un monstro sin sentimientos que solo sabe usar palabras despectivas y siempre asume posiciones duras e intransigentes?
    Respeto la vida de cada cual y el criterio de cada quien pero no entiendo el papel de la televisión cubana últimamente, donde no creo que se esté trabajando en la aceptación de los homosexuales, pues creo que siempre han sido aceptados si se trata de personas decentes, de principios y que se respeten a sí mismos, conozco a personas así y no hay quien los señale con un dedo, sin embargo, desde mi punto de vista en la forman en que se abordan estos temas en la televisión tanto por especialistas (Psicólogos), series o telenovelas, están simplemente invitando a la juventud y a la adolescencia a aventurarse en una vida de experimentación desbocada, ya no es, acepta al homosexual… sino… prueba como se siente ser homosexual….CUIDADO… ¿ Es realmente esto lo que buscan?. Si una persona se manifiesta de forma inadecuada, irrespetuosa o desfachatada por supuesto que genera comentarios negativos y hasta el rechazo de algunos, sea heterosexual u homosexual, pero si no es así… señores nadie se tiene que meter con él.
    Estamos involucrados en una ardua batalla por mejorar y cambiar nuestro país y sobre todo llevar adelante nuestra sociedad en la cual convivimos todos… y en esta batalla como dice Buena Fe, todo el mundo cuenta. Dejemos de buscar enemigos entre nosotros mismos y si vamos a hacer novelas que sean novelas donde TODO EL MUNDO CUENTE, pues hasta yo ya me estoy sintiendo marginada.
    Nota:¿Qué pasa con la mejor de nuestras cualidades… el sentido del humor? Eso no puede faltar si pretendemos reflejarnos a nosotros mismos.

  • Olguita dijo:

    Con cada nueva telenovela en pantalla, en especial cuando cuenta historias inspiradas en la realidad, (sin que tenga que ser necesariamente la realidad misma) se ha convertido en los últimos tiempos en una fuente generadora de opiniones diversas, en muchas ocasiones polémicas y encontradas y ahí precisamente radica uno de sus aspectos mas importantes.
    Contribuir a que pensemos sobre la vida que transcurre a nuestro lado, acercarnos desde la mirada aguda de los creadores, a una realidad que podrá tener ángulos que no nos agraden, pero que existe, es en mi opinión una excelente manera para favorecer que seamos, cada vez más, parte de una sociedad que en la búsqueda de su perfeccionamiento ha de avizorar que no siempre la vida es como la vemos o como queremos verla, que tiene matices, que subsisten conflictos, que las personas afrontan problemas, que existen ejemplos, en las actitudes individuales, de valores enaltecedores pero también, en otras, la pérdida de ellos. Comprenderlo así nos hace mejores personas y son varios los títulos de telenovelas cubanas que han cumplido decorosamente tan significativo rol y lo han hecho con creatividad, con códigos propios y además con mucha audacia.
    La actual entrega televisiva “A pleno sol” se inscribe ya en ese listado. Podrá no ser perfecta, pero como televidente, siento que es una propuesta válida, interesante, creíble, a lo que se une un nivel de actuación donde la combinación de actores y actrices de amplia experiencia y reconocimiento, por la obra de una vida y de nuevos talentos que recién graduados o provenientes de otros medios, ponen rostro, voz y sentimientos a las historias que nos atrapan tres noches cada semana.

  • Olguita dijo:

    Cuando leí nuevamente el comentario que elaboré anoche me percaté que equivoqué el nombre de la telenovela “Bajo el mismo sol” y no “A pleno sol”,pero ya lo había enviado. Pido excusas, principalmente a sus autores, por la equivocación, o será que el subconsciente me traicionó, porque, en verdad, a pleno sol, bajo una potente luz, están expuestas en las historias contadas verdades que nos adornan como sociedad y aquellas otras cuyo reconocimiento nos permitirá transformar, como contadas están realidades diferentes que tenemos que tener la capacidad para comprender.

  • GrFG dijo:

    Si de realidad se trata, sería bueno ver una novela que trate sobre la vida diária de un Económico de cualquier lugar con todos los trabajos que pasa, lo que tiene que trabajar fuera de su horario laboral, los cierres de balance cada mes, las culpas que paga por todo el mundo cuando le hacen una auditoría al lugar donde trabaja, la facilidad con que lo patean, lo poco reconocida que es su profesión en la sociedad a pesar de lo mucho que se habla de ella, el desinterés que existe por estudiarla porque muchos dicen que no da nada o los que la estudian para tener un título; pero no saben nada ni la ejercen.
    Ya el tema del homoxesualismo da náuseas. Parece que el mundo de la cultura tiene muchos ejemplos de esto y es por eso que los escritores solamente ven este tema como una realidad.

  • Carlos Ortega dijo:

    Siempre en todos los tiempos ha existido gentes que nadan en contra de la corriente y muchos que nadan a favor ,la telenovela “La cara oculta de la Luna” fue algo digerible ,eran personas como lo son la mayoría de los cubanos, pero sin rayar en esa marginalidad en que algunos pretenden envolvernos a todos ,que sabemos que está ahí antes del año 1959 y en los tiempos actuales ,pero que no somos la mayoría, el cubano promedio siempre pobre ,pero decente ,trabajador ,moral o respetuoso ,para mi es lo mismo.
    La Lic. Mariela Castro ,no se imagina lo mucho que tiene que trabajar todavía en Cuba, al final siempre se dan los cambios de mentalidad pero cuesta mucho trabajo ,años, por no decir décadas han tenido que pasar para que el racismo casi se erradicara y nos pareciera normal ver una pareja interracial de la mano y lo asumamos como normal y digo casi porque todavía hay retrógrados que muy en su interior dicen “que coja yo a una hija mía en eso” .Para continuar debo aclarar que soy de la raza blanca y mis mejores amigos y amigas y la gente con que mejores momentos he pasado en mi vida han sido personas de la raza negra ,trabajé en la década del 80 con el Equipo Nacional de Atletismo (ya se pueden imaginar )y hoy nos vemos de pasada ya casi todo entrenadores y vuelve a mi mente los ratos súper ,que pasé con todos ,y además los amigos de esa raza de ahora los quiero mucho.
    En estos momentos, baste ver los dos comentario anteriores para a las claras darse cuenta de que son más discriminados los homosexuales que los negros, hasta se sugiere que el director refleja su propia realidad ,sin embargo no se habla de la tendencia sexual para mi más deplorable ,la bisexualidad ,ese señor o señora que aparenta (simula) ser un correcto padre o madre de familia y no se asume como lo que es ,engaña a su pareja con alguien de su mismo sexo ,pero la vida se ha encargado sola de darnos las claves ,generalmente en ambos caso llevan a su parejas legales e hijos muy estrictamente dentro de normas casi militares ,para evitar se “filtre” cualquier información.
    Al homosexual o la lesbiana que se muestra tal cual es, sin tapujos, ese sí es discriminado, lo otro como dice la frase “mientras no se pruebe lo contrario” lo que usted hace esta bien.
    ¡Como nos falta aun por avanzar y mira que hemos avanzado! y qué decir de los famosos chistes populares, si el homosexual está en el extranjero o tiene “un buen trabajo que aporte cuc” para nada es la mancha de la familia o amigos, es un Sol.
    Con relación a la telenovela de turno casi ni la veo, la televisión constituye el medio de entretenimiento del 80% de nuestra población y si me voy a sentar después de trabajar 13 horas todos los días (aquí cuento el tiempo del viaje a casa, ir en un P es también trabajo físico).Yo quiero cuando me siente frente al televisor despejarme, no atormentarme, solo me da pena ,ver a actores o actrices ,como Enrique Molina ,a Blanca Rosa Blanco ,repetirse y repetirse una y otra vez ,en aras de ganar un salario (si no ,no comen) ya tal parece que es un serial ,con sus diferentes temporadas y que una telenovela empata con otra .
    Creo y tengo las esperanzas de que algún día a Blanca Rosa le oferten hacer “Doña Bárbara” se le está moldeando para eso, ya si no es una gritona manipuladora descompuesta, no le dan otro papel.
    Sé que la marginalidad existe, para muchos es más fácil robar, drogarse, o prostituirse que trabajar, (el domingo pasado me robaron el regulador y el balón del gas)
    Paso todas las tardes frente a la Casa de la Música de Miramar (entradas en cuc, prostitutos y prostitutas vestidos tipo farolas de comparsas asediando extranjeros, una muchacha que va todos los días montada en unos sancos anti marcha) alguien me dijo una vez, viven en tugurios y no trabajan pero “gozan la vida” todo se lo gastan en esto.
    El cine, tras la huella, en el mismo caso de la TV igual “Fresa y Chocolate”, “Habana Blue”, “Los Dioses Rotos”, “Barrio Cuba”, “Chamaco”, “Suite Habana” y ahora “Habanastation” es al final más de lo mismo y se repite y se repite y se repite, mostrar lo peor, los baches en la calle ,están ,los salideros están ,la falta de pintura ,pero es que también están los obreros ,los médicos ,los gastronómicos, los maestros, los campesinos, en fin la mayoría que a pesar de toda la lista de cosas desagradables que puse arriba se levantan todos los días y van a trabajar y cumplen por un sueldo que no les llega a fin de mes ,pero van y están y son decentes y honrados .
    Entonces me pregunto yo ¿Contribuye en algo a mejorar las vidas de estas excelentes personas, mostrarle en su rato de esparcimiento, lo que ven día a día? ¿No sería mejor crear un producto que se pueda ver y vender al extranjero e invertir ese dinero en mejorar la vida del cubano o por lo menos la TV?
    Sé que es más fácil hacerle un giño al mundo diciendo… “mira no me pasa nada reflejando parte de la vida de Cuba”…, pero ¿quién piensa en los millones de cubanos que no queremos que la TV o el cine sea un reflejo de la vida o por lo menos de esa que no es la de la mayoría?
    Repito, pobres pero decente, siempre.

  • Adiene dijo:

    Deseo expresarle muchas felicidades por sus dos novelas que han demostrado que se pueden hacer guiones buenos para nuestra TV ,mientras haya talentos como usted ,no hace falta muchos protagonistas , pero si de la calidad de los que usted o su equipo de trabajo seleccionaron, Blanca Rosa este año ha trabajado admirablemente , la población ha recibido la realidad que viven y han vivido algunas de nuestras familias y el tema está muy bien dramatizado yo siempre me quedo con los deseos que continue su telenovela y que le otorguen mas tiempo.Hay que analizar que hay que hacer o cómo hay que estimular o que proyecto de trabajo hay que acommeter para formar guionistas .
    !!! felicidades !!!

    Me alegro de la diversidad de los temas que usted ha tratado.

  • Miguel Crispín Sotomayor.MCS. dijo:

    No creo que alguien dude de que la televisión cubana es el principal medio de recreación que tenemos la mayoría de los cubanos,que está llamada a jugar un enorme papel en la instrucción y en la educación de todos y algo muy importante: la paga el pueblo. Es decir, quienes las dirigen y deciden la programación y su contenido no son, por suerte, productores privados, que por pagarla se pueden arrogar el derecho de llevar al televidente lo que le venga en ganas para su satisfacción personal,aunque sabemos que no es tan así en la tv capitalista.
    Concuerdo con los que me anteceden, en que nuestra sociedad tiene problemas más importantes que resolver que los que ya son habituales reflejar en las telenovelas,por solo referirme a éstas, lo que no quiere decir que éstos no sean importantes.
    No existe la sociedad perfecta, pero no creo que contribuya a la educación, poner de moda o propagandizar la violencia y el lenguaje grosero,marginal, en las relaciones entre las personas, con el argumento de “reflejarla realidad cubana actual”, lo que por demás no es cierto.
    Quienes así piensan y actuan se olvidan de que nuestra sociedad está compuesta mayoritariamente por personas que trabajan, estudian o ya lo hicieron y están jubiladas, que no se comportan como elementos marginales y que muchos de los que por necesidad tienen que convivir con esos ambientes tampoco tienen esos comportamiento.
    ¿Es tan difícil entender que esas personas también quieren ver reflejados sus problemas, esfuerzos y éxitos en la tv que pagan?
    ¿Es con esos ejemplos a lo que aspiramos a educar a los niños, jóvenes y adolescentes?
    ¿Será que algunos se cren que la tv es unicamente para su satisfacción personal y encima de ello recibir dinero del pueblo?
    Mucho se puede agregar al asunto, pero otros deben pronunciarse, es un deber y un derecho.

  • Carol dijo:

    Pienso que precisamente algunas de las opiniones expuestas antes, demuestran la necesidad de hacer novelas como ésta.Las personas de orientación sexual diferente y los expresidiarias entre otros temas sí son tratadas con prejuicios por la gran parte de la sociedad.La novela va dirigida a toda la sociedad para que seamos más tolerantes respetándonos todos y no mezclemos conceptos.Puede haber expresidirias como el personaje de Tania que son excelentes personas y puede haber personajes como el de Doris(Blanca Rosa) que siendo una estafadora es capáz de ser fiel amiga, en fin.Creo que es la primera vez que se trata el tema de la homosexualidad con profundidad y gran humanismo,por ejemplo si lo comparamos con el tratamiento que se le dió en la novela “Aquí estamos ” que tambiém lo trató.No creo que el padre de Lisete (Enrique Molina)sea irreal todo lo contrario muy real y muy comprnsible también su actitud.Quizás tantos años de no poder hablar de estos temas en TV y de no aceptar que forman parte de nuestra sociedad hayan hecho que muchos lo escojan pero sinceramente pienso que la Novela “Bajo el mismo Sol” es mucho más.Trata las variadas formas de violencia, la mentira,la corrupción, “el amor” por lo material y el amor espiritual,refleja maneras positivas y negativas de educar a los hijos,madrastras buenas y madrastas malas,dirigentes mediocres.En fin veamosla relajadamente sin prejuicios para poder aprender y ser mejores.

  • MPA dijo:

    ültimamente parece que lo único que les preocupa es la vida de los homosexuales, esas escenas de las lesvianas están demás, no hace falta presentarlas en un cuarto quitándose la ropa, se sabe qué es lo que hacen, nunca en una novela brasileña eso se ha visto, tengan mucho cuidado que al parecer están incitando a los jóvenes a probar.
    Estoy de acuerdo que hay montones de cosas que tratar en las telenovelas más productivas, sep egaron con el temita.
    Las actuaciones muy convincentes, maravillosas, como siempre, los acotres cubanos son realmente muy profesionales, los felicito.
    Enfoquense un poquito más en la vida de las personas de provincia, la situación de la juventud que quiere vestir de marca y no tiene ni para un cepilo de dientes y solo piensan en lo último y no leen un libro oprque los padres prefieren pasar un mes de hambre pero que sus hijos “no sean menos” y no se preocupan por darles una correcta educación y enseñarlos a apreciar un buen libro, hay tantas cosas de qué habar en la pédida de valores de hoy que eso de las levianas y los homosexuales ya repuna.

  • Randy Aguila Valdivieso dijo:

    Realmente el tema no me motiva para nada pues no soy asiduo televidentes de nuestras telenovelas, pero después de haber leído todos los comentarios que hasta ahora se han publicado quisiera expresar algo. No sé por qué razón en nuestros audiovisuales, sobre todo en las telenovelas y en la mayoría de las propuestas de cine cubano, se ha implantado como de rigor, el hecho de que “Hay que reflejar nuestra realidad”. No sé que se pretende o persigue con esto, pero lo único que siento es depresión cuando veo tanto vacío y tanta falta de valores, sobre todo espirituales y humanos. Sé que muchos dicen que estos materiales están diseñados para invitar a la reflexión, pero, ¿no sería mejor que los temas más cruciales para un adecuado análisis de los problemas sociales, sus matices y manifestaciones, sean tratados y representados en programas especializados con personal calificado?, ¿Será acaso el espacio estelar de las telenovelas, con sus intenciones de llevar al televidente al entretenimiento, el más adecuado para tratar temas como la homosexualidad, las drogas o los ex presidiarios?.
    Las personas que se involucran en estos temas, existen en todas las sociedades, no creo que tengan nada que ver con el sistema social que impere, pero también creo que son minorías ante el resto de la sociedad por lo que no considero necesario que cada vez que se realice un material que tenga como intención llevar el disfrute a la mayoría, su tema principal sea precisamente los problemas de una minoría que por demás ya cuentan con instituciones, organizaciones y especialistas para tratarlos y debatirlos.
    Yo recuerdo de niño que muchos de los programas y telenovelas reflejaban la realidad del momento, pero la realidad de los protagonistas era la del pueblo trabajador, de los centros laborales y de producción. Seriales como los de “Horizontes, La séptima familia, Algo más que soñar, Blanco y negro no, Retablo personal” y muchos otros, fueron total éxito en la teleaudiencia nacional, tenían un enganche especial porque reflejaban de alguna manera la realidad y llenaban de satisfacción al televidente. Hoy día no pasa así, solo puedes ver en las producciones cubanas de telenovelas y de cine, gritería, violencia verbal, infidelidades, homosexualismo, prostitución, proxenetismo, delincuencia y todo tipo de carencia moral y social. Pregunto: ¿Es verdaderamente así nuestra sociedad? ¿Es esa la nueva sociedad que hemos estado construyendo durante medio siglo, con nuevos valores y principios? O es simplemente una pequeña representación de lo que también existe y estamos luchando por cambiar, en algunos casos y aceptar en otros.
    Material para hacer cosas buenas sobran solo hay que tener interés en hacerlas. Existe un programa de radio en la emisora “Radio Taíno“ que se llama “Hablando de Cuba” donde se cuentan historias que dan para hacer mil películas y telenovelas, sobre todo historias de regiones del campo que bien se pueden adaptar a la actualidad solo con un poquito de voluntad e imaginación, o el exitoso programa histórico del Canal Habana “Cómo me lo contaron ahí va” que tiene para contar miles de historias de la habana y sus alrededores lo que sería fuente inagotable para los guionistas que de verdad quieran hacer algo que sirva.

  • Amaranta dijo:

    Es interesante la polémica que ha causado esta entrevista. A veces, me parece sorprendente el hecho de que me detengo más a releer los comentarios de los lectores que las propias publicaciones que se hacen aquí. Es increíble como unas veces tergiversamos las noticias y otras como nos ponemos en posiciones extremistas que tanto criticamos. También si se lee cuidadosamente dejamos claro nuestras propias frustraciones y anhelos, quedando en nuestras palabras la evidencia de que todos mantenemos el optimismo por el cambio positivo de nuestra sociedad y la preocupación por defender lo que bien está. Todo esto desde diferentes ópticas claro. Me avergüenzo un poco de cómo nos atacamos unos a otros a veces y como mantenemos posiciones parcializadas sin darle un poquito de margen a la duda. ¿qué nos está pasando a los cubanos? Estamos aprendiendo de nuestros críticos esa seguridad tan absoluta? ¿Será que todos tenemos la verdad en la mano solo nosotros? Un hombre que nunca reconoce estar equivocado no podría estarlo más.

    En el caso de este escritor, pienso que muy interesante por cierto es el hecho de que sí, efectivamente se acerca a la realidad cubana y toca temas variados, nada superficiales y por supuesto en sus propósitos noto un interés de llevar al espectador a confrontar sus propios criterios con los de él. Algo que creo es muy loable y si ha suscitado este debate, pues qué interesante. ¿verdad? Hay dos cuestiones que se destacan en estos comentarios, el primero, el rechazo a tratar el tema de la homosexualidad en las telenovelas y la otra, si es correcto o no resaltar nuestra realidad, sin edulcorarla.

    Leyendo, comprendo mejor cuanto de miedo a la homosexualidad hay en nuestro país. Hay personas que piensan que mostrar en la TV una mujer acariciando a otra es un peligro que puede dar el mal ejemplo a las jóvenes; por lo tanto, debemos dejar de tocar el tema de la homosexualidad porque para eso hay lugares y especialistas. Sería dejarlo en el olvido porque el peligro es más grande si lo seguimos mostrando. O sea, que tenemos que seguir marginando a personas porque hagan el amor de manera diferente. Porque para mí la homosexualidad es algo muy simple, son personas que son capaces de amar pero hacen el amor diferente pues lo hacen con gente de su mismo sexo. Llevamos siglos, cuestionando ese tipo de amor y tratándolo como una perversión y tenemos que seguir haciéndolo para que las jóvenes no se vean tentadas a probar.
    A mi hija adolescente le explico: debes hallar el amor y una persona de valores que te ame y respete y te ayude a crecer en tu vida, nunca le he dicho, tiene que ser un hombre, tiene que ser blanco o tiene que ser extranjero, solo le hablo de amor. ¿tengo ahora que prohibirle la telenovela no sea que le de ideas de buscarlo en una mujer? Si comienzo a actuar así, ¿cuántas cosas más tengo que esconderle? ¿También a la vecina que está casa con un negro? ¿Sigo diciendo…..? Afortunadamente para ella parece que es heterosexual, o sea, ella va a ser decente a los ojos de mi sociedad y no va a tener problemas de marginación.
    Tengo dos amigos homosexuales, uno es médico, su padre no le habla desde hace muchos años por ser homosexual. Mi amigo salva vidas, sin embargo su padre no le habla. Conozco un jovencito que ahora solo tiene 23 años, a los 15 lo botaron de su casa por ser homosexual, puedo seguir contando, conozco más y más y más…y cuando les pregunto cómo fue, siempre han pasado un trauma diferente. Y no tienen nada que ver con el medio artístico. Es muy dura la vida para que empecemos a lastimarlos desde el hogar y debemos ayudar a estos padres a reconocer lo difícil que sus hijos lo pasan si no tienen su apoyo.
    Sí, es un tema que hay que tratar mucho, como mismo lo fue en su momento la liberación de la mujer y el machismo, cosas que no debemos pasar por alto aún ahora. Soy mujer y me siento marginada por serlo muchas veces, y eso en esta sociedad a la que tanto le debemos las mujeres, y en el caso de los homosexuales aunque no sean mayoría, creo, son víctimas de maltrato social sin razón alguna y por eso hay que defenderlos y seguir tocando el tema aunque a muchos les duela y se sientan amenazados como si fuera una enfermedad contagiosa. Tal vez así poquito a poquito logremos que nuestros miedos se reorienten en otras direcciones más necesarias.

    Me queda la cuestión de tocar la realidad o no en una telenovela.
    Creo que la telenovela no es el espacio ideal para reflejar la realidad cruda. Coincido en que una telenovela debe llevar adornos, toques de humor y una historia de amor ideal que nos relaje a esa hora. Pero lo contradictorio está en que cuando se hace algo semejante, decimos: “uff, esa casa no existe en cuba”, o, “que va ¿donde está ese solar con todos los cuarticos tan bien pintados?” (Recuerdo ese comentario sobre una novela) Entonces, ja, eso sí que me preocupa porque cómo se queda bien con el espectador cubano.

    Tal vez necesitemos que estas teleseries con temas realistas, (que dicho sea de paso para nada pueden llamarse telenovelas aunque salgan en ese espacio) y que intentan confrontarnos con la realidad pasen a otro horario y que el espectador tenga la opción de ver una telenovela de verdad, de las más romanticonas a esa hora para despejar su mente. La verdad deberíamos consumir de todo un poco, necesitamos más dramatizados, para que los actores no caigan en la repetición y el público elija lo que prefiera ver. Teniendo en cuenta que la televisión es el único entretenimiento al que puede acceder todo el pueblo sin dificultad, sería más gasto en producciones nacionales. ¿Podríamos tener eso en estos momentos?
    Ojalá se pudiera porque veríamos menos programas musicales por todos lados como ahora, cosa que por cierto a veces es abrumadora, como cuando a las 11 de la noche de un domingo me ponen un concierto de salsa. ¿la salsa no es para bailar? ni siquiera me hace pensar en algo o me entretiene, ni nos llevaría a un debate como este.

    En fin, lo que escribo pasa por el aprendizaje que tengo de mi propia vida, porque cada cual mira desde su ángulo. Por eso es imposible pedirle a un escritor que no se comprometa con su obra, porque son sus preocupaciones, su sensibilidad y sus propósitos los que están ahí, unidos a sus puntos de vista. También creo que es muy apresurado juzgar los personajes tipo que aparecen, porque solo estamos en la primera temporada, faltan más con otros temas. Vamos a ver quienes se verán reflejados ahí y luego juzguemos.

  • Carlos Ortega dijo:

    Muy bien por Randy y Amaranta ,objetivos ambos ,gracias

  • Ernesto dijo:

    Felicidades a los realizadores, creo que tiene una buena trama y abarca temas que tambien forman parte de la realidad actual.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también