Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Wall Street podría caer un 30% si EEUU entra en default

| +

wall-street-el-jueves-reuters1

En el caso "poco probable" de que Estados Unidos haga default, la economía podría contraerse hasta un 5% y la renta variable (acciones) caería un 30%, según los expertos de Credit Suisse.

Según recoge la CNBC, el analista del banco suizo Andrew Garthwaite cree que hay un 50% de posibilidades de que las principales agencias de rating rebajen la calificación de la deuda de Estados Unidos.

No obstante, éstas se muestran confiadas en que republicanos y demócratas llegaran a un acuerdo que evitará el "desastre".

Ayer mismo, S&P señaló que, en su opinión, el país cumplirá con sus obligaciones sin incurrir en default.

Pero Garthwaite advierte de que se está tensando demasiado la cuerda y que Estados Unidos podría perder su codiciada triple A incluso si se llega a un pacto para elevar el techo de deuda.

"La nota 'AAA' dada la deuda de nuestro país sería rebajada", afirmó el lunes el presidente Barack Obama.

"Las tasas de interés subirían" y "correríamos el riesgo de provocar una profunda crisis económica, causada casi totalmente por Washington".

¿Qué pasaría si esto ocurriera? Al respecto, el analista de Credit Suisse precisa que Japón tiene una calificación 'AA-' y, sin embargo, todavía puede pedir prestado a unas tasas relativamente bajas.

El interés del bono a 10 años se sitúa en el 1,07%, frente al 2,94% de Estados Unidos. No obstante, sí descuenta un impacto considerable sobre la economía y la renta variable.

En este sentido precisa que cada mes de no aumento del techo de deuda, podría suponer un impacto negativo mínimo de entre el 0,5 y el 1% sobre el PIB.

Por su parte, la renta variable caería entre un 10 y un 15% como mínimo.

"Si este resultara ser el caso, los inversores se saldrían del dólar y buscarían otros valores".

"Es muy poco probable, pero si llega el default, el PIB podría caer hasta un 5%, y las acciones un 30%", señala Garthwaite.

Más efectos de un default

En concreto, el departamento del Tesoro estadounidense opina que tras el 2 de agosto, si los congresistas todavía no han acordado elevar el límite legal de la deuda, el Estado no podrá responder a todos sus compromisos.

Alrededor de 40% del gasto de EE.UU. se financia con endeudamiento, lo que significa que deberá elegir drásticamente qué pagos hará y cuáles dejará para más tarde.

Eso significará la parálisis de algunas administraciones, una incertidumbre sobre el pago de las prestaciones sociales e incluso retraso en los pagos a sus proveedores.

Los líderes republicanos y demócratas trabajaban en privado el miércoles en un pacto para evitar un devastador impago de Estados Unidos, tratando de llegar a un acuerdo de último minuto.

Los congresistas republicanos están preparados para votar hoy su nueva propuesta para reducir el déficit.

(Con información de iProfesional)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también