Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

El terremoto de Japón elevó tres metros el fondo del mar

| +

JAP”N-TERREMOTOLa corteza terrestre dio un monumental bandazo y desplazó decenas de metros el fondo del mar cuando el pasado 11 de marzo un terremoto de 9 grados Richter azotó la costa de Japón causando un gran tsunami. Un estudio recién publicado en la revista ‘Science’ indica que una banda del fondo marino de 20 metros de ancho se elevó tres metros verticalmente.

Mariko Sato y varios colegas de la Universidad de Tokio han podido analizar los datos recogidos por una serie de aparatos de observación situados en la base del océano. Curiosamente, entre los años 2000 y 2004 habían colocado cinco aparatos traspondedores muy cerca del foco del terremoto del 11 de marzo.

Cruzando esos datos junto con las mediciones de GPS y los registros de ondas acústicas, los autores del artículo en Science han podido confirmar que hubo una larga banda de terreno, de varios kilómetros de largo, que se desplazó horizontalmente entre cinco y 24 metros a lo largo del fondo del mar. Ademas, esa banda de corteza marina dio un ‘brinco’ vertical de entre 80 centímetros y tres metros de alto. Fue en la zona más cercana al epicentro donde se registró el mayor movimiento: 24 metros en horizontal y tres metros en altura.

Ese es precisamente el tipo de movimiento que genera tsunamis como el del 11 de marzo. Al desplazarse hacia arriba, la corteza empuja el volumen de agua que tiene encima y empieza a desplazarla en todas direcciones. Es el mismo efecto que se observa cuando se da un golpe hacia arriba con la mano en el culo de un vaso.

Los investigadores terminan su artículo haciendo una valoración de cuánta parte de la corteza se vio afectada por el movimiento. No tienen observaciones completas para poderlo demostrar, pero estiman que ese movimiento de traslación y de elevación registrado afectó a una banda del fondo marino de 70 kilómetros de longitud.

Lo que los científicos han encontrado más interesante es descubrir que el movimiento detectado por los traspondedores fue realmentecuatro veces más grande de lo que los sensores de tierra habían permitido deducir, lo que tiene repercusiones para mejorar las valoraciones sobre futuros tsunamis.

Otras conclusiones

Además de este artículo liderado por Mariko Sato, la revista Science publica en su último número algunos trabajos más sobre el seísmo del 11 de marzo, al que los geólogos han bautizado ya con el nombre de Gran Terremoto de Tohoku-Oki y que ayudan a entender mejor el tipo de movimiento qe se produjo y qué fue lo que liberó tanta energía.

(Con información de El Mundo)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también