Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

En juego la mayoría demócrata en el Congreso

| +

elecciones-en-estados-unidosEl martes próximo, cuando se celebran las elecciones de "medio término" del mandato de Barack Obama, los demócratas del presidente de Estados Unidos pondrán en juego las mayorías que hasta ahora disfrutan en ambas cámaras del parlamento y, con ellas, la llave para hacer avanzar las prioridades de su agenda política.

La mayoría de los analistas y las empresas encuestadoras coinciden en señalar que la oposición republicana se está dirigiendo a una clara victoria que les dará la mayoría en la cámara de diputados y el poder de arruinar el control que los demócratas ejercen en el Senado.

En los comicios del martes se vota para renovar los 435 escaños de la cámara de diputados y 37 de las 100 bancas de la cámara alta. También se eligen 37 gobernadores, pero los resultados de los comicios para elegir los jefes de los ejecutivos estaduales no tendrán tanto impacto en el destino de la Casa Blanca como aquellos del voto para el parlamento.

Hasta ahora, los demócratas cuentan con una cómoda mayoría de 255 bancas contra 178 de los republicanos en la cámara baja. Si la oposición consigue el "número mágico" de una ganancia de 39 escaños el 2 de noviembre, el nuevo Congreso que se reunirá en enero próximo ya estará en condiciones de ejercer diferentes presiones sobre la administración Obama.

Según el Iowa Electronic Markets, una herramienta de pronósticos de mercados a futuro que la Universidad de Iowa gestiona en base a resultados del escenario político, los republicanos cuentan con un 88,8% de posibilidades de quedarse con la mayoría en la cámara de diputados, mientras que el Cook Political Report aseguró que los demócratas están en peligro de perder entre 48 y 60 bancas en la cámara baja, bien por encima de los 39 que necesita la oposición.

Por su lado, el sitio de internet RealClearPolitics.com (RCP), que prepara promedios de las encuestas nacionales y estaduales, al día de hoy señalaba que esos sondeos ponen a los republicanos con ya 224 escaños en el bolsillo, a los demócratas con apenas 171 y otros 40 todavía en disputa.

No por nada los republicanos hablan ya de "un tsunami" de victorias el martes.

En cuanto al Senado, los demócratas gozan hasta ahora de una mayoría de 57 legisladores propios más dos independientes que habitualmente votan junto al bloque. Cuando necesitan la mayoría de 60 votos para bloquear el obstruccionismo republicano, a menudo cuentan con el apoyo de algunos senadores opositores moderados, como Olympia Snowe y Susan Collins, ambas de Maine.

Pero las encuestas indican que ese control demócrata se desvanecerá el martes, cuando los republicanos podrían recoger entre cinco y siete bancas nuevas, insuficientes para obtener una mayoría, pero que servirán para ejercer sin problemas mecanismos de obstrucción de los debates que hagan naufragar los proyectos demócratas.

Los dirigentes republicanos ya advirtieron que, cuando se vuelva a reunir el Congreso, harán todo lo posible para revertir varios de los principales logros del gobierno de Obama, como la reforma del sistema de seguro de la salud y la ley de controles sobre las operaciones de Wall Street.

Si no pueden anular las leyes por completo, adelantaron, lo harán "por partes", buscando eliminar distintas provisiones de ambas nuevas normativas.

Y se prevé que los republicanos se opondrán a cualquier intento de la Casa Blanca de avanzar con la reforma migratoria o la ley de "energía limpia", dos de los principales proyectos que quedaron en el tintero de Obama.

Con información de ANSA

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también