Imprimir
Inicio » Noticias  »

Crisis económica se cobra 16 millones de empleos en el mundo, dice OIT

En este artículo: Desempleo, OIT
| +

Desempleo Estados UnidosLa crisis económica ha causado la pérdida en el mundo de 16 millones de empleos, de los que las tres cuartas partes, unos 12 millones, corresponden a trabajadores en países desarrollados, según informó hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los sectores más afectados por la recesión han sido la industria -con los subsectores automotriz y de autopartes, metalúrgico y de productos de informática y electrónica a la cabeza-, donde se han perdido un total de 9,4 millones de empleos, es decir, más de la mitad de la factura que la crisis le ha pasado al mercado laboral.

Le siguen los sectores de la construcción y la distribución (al por mayor y al detalle), según indicó la responsable de Actividades Sectoriales de la OIT, Elizabeth Tinoco, al presentar los resultados del más reciente estudio de su entidad sobre los efectos de la crisis en el trabajo.

En la construcción, el recorte de puestos alcanzó los 3,3 millones sólo entre el primer y el tercer trimestre de 2009, de los que más de un millón se perdieron en Estados Unidos, casi 630.000 en España, 256.000 en Japón y 234.000 en Reino Unido, precisó a Efe el experto de la OI, Eric Zeballos.

El estudio de la OIT, que hace un análisis de la crisis por sectores, también incluye áreas como la salud, la educación y la administración pública, que aunque no han resultado inmediatamente afectados, pueden sufrir más adelante las consecuencias del aumento de la deuda pública en que han incurrido numerosos países.

Los datos recopilados en 56 países de todas las regiones no incluyen, sin embargo, a las dos principales economías emergentes -India y China- debido a que “estos países no han hecho llegar estadísticas recientes” Zeballos aseguró que estas ausencias no distorsionan la evaluación por cuanto los países incluidos “representan más del 70 por ciento del PIB mundial y entre ellos figuran los que fueron el epicentro de la crisis, como Estados Unidos, Europa y Japón”.

El experto dijo que, con respecto a esos últimos, los países en desarrollo se han mostrado más resistentes, particularmente los que -como Brasil o China- se benefician de la fortaleza de sus mercados internos.

“Se ha especulado mucho sobre la situación en China como consecuencia de la crisis, pero con sus indicadores macroeconómicos, sus exportaciones y las medidas de apoyo gubernamentales es posible que el desempleo no haya aumentado en la magnitud que se temía”, dijo Zeballos.

El estudio también confirma que la pérdida de empleos se ha distribuido de manera desigual entre regiones.

Así, la región de Asia-Pacífico ha mostrado una mayor resistencia ante la crisis en comparación a Europa o el continente americano.

Por sectores, en los países en desarrollo han sufrido más aquellos orientados a la exportación, así como la agricultura; mientras que en los países ricos han sido las actividades industriales y de distribución.

La construcción, en cambio, fue una actividad castigada tanto en países industrializados como en desarrollo.

Las estadísticas provenientes de América Latina reflejan que la crisis ha impactado de manera diferente, aunque en general muestra que la región ha resultado menos perjudicada que Europa o Norteamérica.

Zeballos detalló que Colombia y Venezuela aumentaron los empleos en la agricultura y en la minería, en tanto que Chile recortó puestos en este último sector.

Por su parte, México perdió más de 80.000 en la actividad agrícola, en tanto que su industria también se vio “fuertemente afectadas por la desaceleración de la economía en EEUU”.

En cambio, la industria colombiana generó empleo en medio de la recesión mundial.

En la construcción, Colombia y Brasil crearon empleo, mientras que Chile perdió.

(Con información de EFE)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también