Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Concluye Foro Social Mundial en su décimo aniversario

| +

Foro Social MundialEl Foro Social Mundial (FSM) concluye hoy en Porto Alegre, capital del estado brasileño de Río Grande do Sul, cinco días de debates bajo el lema 10 años después: desafíos y propuestas para otro mundo posible.

La misma ciudad brasileña que fue sede de la primera edición de este encuentro, al igual que los celebrados en 2001, 2002, 2003 y 2005, acogió unas 500 actividades para festejar el décimo aniversario del Foro, que también tuvo versiones en la India (2004), Venezuela (2006), Kenia (2007), Multicéntrica (2008) y Belém (2009).

Esta semana en Porto Alegre, además de las críticas contra el fenecido modelo neoliberal y el sistema monetario internacional, los participantes destacaron la necesidad de proteger el medio ambiente y la ayuda humanitaria a Haití, cuya capital fue devastada por un terremoto, así como el peligro de un avance de la derecha en América Latina.

En declaraciones a la prensa, el empresario Oded Grajew, considerado el padre del FSM, destacó la vigencia de la propuesta de que otro mundo es posible, creada en contraposición del avance del neoliberalismo, representado en el Foro Económico de Davos.

“Más que nunca otro mundo es posible. Hace 10 años el modelo neoliberal estaba en auge, (el ex presidente de Argentina Carlos) Meném era recibido como modelo a ser seguido. Hoy el cuadro político mudó, principalmente en América Latina. Varios frecuentadores del Foro están hoy en los gobiernos”, señaló.

En una década, apuntó, el FSM consiguió ideas que se transformaron en políticas públicas y llegó a presentar fórmulas para que países salieran de las crisis financieras.

Grajew sostuvo que el legado del mayor encuentro de movimientos sociales del planeta también incluyó la creación de una sociedad civil global que se expande por el mundo y garantiza la actuación en espacios de decisión a nivel internacional.

Sentenció que “otro mundo posible se vuelve cada vez más urgente. La cuestión ambiental es una amenaza. Tenemos que tener otro modelo de producción, de consumo y otra relación con la naturaleza”.

En la actividad especial para celebrar el décimo aniversario, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, abordó este tema y reclamó de las naciones ricas su participación en el calentamiento global, por lo cual tienen la obligación de contribuir a la supresión de las emisiones de gas carbónico para no seguir contaminando el planeta.

Asimismo, Lula responsabilizó a los países desarrollados por la situación en que se encuentra Haití, debido a la desatención en que lo han mantenido desde hace décadas.

A su juicio, lo que está sufriendo ese país caribeño responde a la falta de respeto de las potencias ricas al mínimo derecho a la ciudadanía, agravado ahora con el devastador terremoto del pasado día 12.

(Con información de Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también