Imprimir
Inicio » Noticias  »

Estados Unidos: Tiroteos en tiempos de estrés laboral

| +

Tiroteo en Fort HoodDos días, dos hechos violentos que recibieron amplia cobertura mediática: el jueves, un siquiatra que mató a 13 personas e hirió a 38 en la base militar de Fort Hood, Texas, y apenas ayer un ingeniero despedido de una empresa consultora de transporte en Orlando, La Florida, mató a una persona e hirió a cinco.

Poco tienen en común estos hechos, más que la intensa cobertura que recibieron y la búsqueda de respuestas. Poniéndolos en el contexto de la cantidad anual de homicidios tal y como lo reporta el Buró Federal de Investigaciones (FBI), representan una pequeña fracción de los más de 14 mil homicidios reportados el año pasado.

"No estoy muy seguro de que en un país con 300 millones de habitantes estos incidentes reflejen algo extraordinario o una tendencia preocupante", señaló Jeffrey Adler, profesor de historia y criminología de la Universidad de Florida. "No parecen conectados, reflejan diferentes tensiones y condiciones sociales. Por otra parte la tasa de homicidio no está en aumento, es relativamente baja en este momento".

Algunos expertos sí ven una conexión que valdría la pena explorar: ambos eventos ocurrieron en el lugar de trabajo los atacantes y ambos estaban bajo estrés, aunque ambos hayan sido diferentes tipos de situaciones. También existe la posibilidad de que uno haya sido provocador del otro o copycat.

Según el Censo de Muerte en el Lugar de Trabajo del Buró de Estadísticas Laborales, 571 personas murieron en 2008 en homicidios en sus lugares de trabajo, un número relativamente pequeño respecto al total de asesinatos en el país.

"Ambos incidentes son típicos de homicidios en el lugar de trabajo. Alguien que se ha convertido en un fracasado y una desilusión, que se siente víctima, que tiene miedo o rabia. También puede haber un evento que precipite el hecho, como el caso de Fort Hood, en el que el siquiatra iba a ser enviado a Irak", señala James Alan Fox, profesor de justicia criminal y leyes de Northeastern University, Boston, Massachusetts.

Las causas de la tragedia dentro del fuerte militar aún están bajo investigación, pero se sabe que el Mayor Nidal Malik Hasan iba a ser enviado a Irak y había expresado molestia al respecto. En el caso de Orlando, Jason Rodríguez fue despedido de la empresa Reynolds, Smith and Hills Inc, ubicada en el edificio donde ocurrió el incidente.

Pero el despido ocurrió hace año y medio.

"Es posible que la situación desesperada ocurriera ahora, cuando se acaban los beneficios de desempleo, no encuentra trabajo, hay una desolación que no pudo manejar", dijo Fox.

Ron Williams, ex agente del Servicio Secreto estadounidense, ahora tiene una empresa (Talon Companies) que mitiga y previene situaciones de violencia en el trabajo. Para Williams, a la actual situación laboral insegura, la crisis económica pone un elemento adicional de presión en las personas.

"Estamos viendo un nivel altísimo de ansiedad laboral, económica, mucha rabia, mucho estrés", indicó Williams, quien también cree que este tipo de incidentes generan otros por copia o por imitación. "Mucha gente tiene altos niveles de estrés en este momento y la gente tiene que entender que cuando las personas expresan rabia, hay que intervenir".

En el caso de Hasan, dijo Williams, "lo más probable es que vayamos a ver grandes demandas contra las Fuerzas Armadas, ya que parece que sabían que Hasan había estado escribiendo cosas que lo identificaban como un jihadista o radical islámico".

Faizan Haq, profesor de historia islámica de la Universidad de Bufalo, rechazó que el incidente fuera una razón para poner de nuevo al islamismo en tela de juicio, y dijo estar preocupado por caracterizaciones que está escuchando en los medios a raíz del incidente.

"Desde el 9/11 cada vez que pasa algo con una persona musulmana, se enjuicia su cultura y su religión", dijo Haq. "Estamos metidos en dos guerras y hay muchísimos soldados sufriendo estrés postraumático. Tenemos que darnos cuenta de que hay un contexto de dos guerras, de que las fuerzas militares están forzadas hasta el máximo y también los profesionales como Hasan".

Expertos en salud mental señalan que es peligroso generalizar sobre lo que causa este tipo de incidentes.

"Todo el mundo tiene estrés hoy en día, hasta los que tienen trabajo están con estrés, y los que cruzan esa línea y se vuelven violentos son una pequeñísima minoría", dijo el siquiatra forense Alberto Goldwaser, profesor de la Universidad de Nueva York. "Creo que depende mucho más de la persona, de su historial, de lo que haya en su historia. Usualmente encontramos que en el pasado de la persona hay algo que le hace pensar que está permitido usar la violencia extrema".

Goldwaser rechazó la idea de que la violencia masiva se dé únicamente en Estados Unidos. "En América Latina hay muchísima violencia, quizá de otro tipo, más relacionada con el crimen y la delincuencia, pero hay una violencia muy grande que no es publicitada. Aquí se la publicita mucho cuando son incidentes así", agregó el siquiatra.

(Por Pilar Marrero, La Opinión)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también