Imprimir
Inicio » Noticias  »

Bob Woodward: Piden más tropas de EE.UU. en Afganistán para evitar un fracaso

| +

030903-A-2140D-099Lo hizo el máximo jefe estadounidense en la zona. Los quiere antes de 12 meses.

Por: Bob Woodward / THE WASHINGTON POST. ESPECIAL

El máximo comandante de los Estados Unidos y la OTAN en Afganistán advierte, en una evaluación de la guerra urgente y confidencial, que necesita más efectivos en el próximo año y afirma categóricamente que sin éstos el conflicto que ya lleva ocho años “probablemente termine en un fracaso”, según una copia del documentos de 66 páginas obtenido por The Washington Post.

El general Stanley McChrystal dice enfáticamente: “No tomar la iniciativa para revertir el ímpetu insurgente en un plazo cercano (los próximos 12 meses) -mientras madura la capacidad afgana en materia de seguridad – puede llevar a un desenlace en el que derrotar a la insurrección ya no sea posible”. Su evaluación fue enviada al Secretario de Defensa Robert Gates el 30 de agosto y está siendo analizada en este momento por el presidente Obama y su equipo de seguridad nacional.

McChrystal concluye el Sumario del Comandante, un documento de cinco páginas, con una nota de discreto optimismo: “Si bien la situación es seria, todavía es posible alcanzar el éxito”.

Pero advierte en reiteradas oportunidades que sin los efectivos y la rápida implementación de una verdadera estrategia contra la insurrección, la derrota es factible. McChrystal describe un gobierno afgano plagado de corrupción y una fuerza internacional debilitada por tácticas que alienan a los civiles. Aporta nuevos y amplios detalles sobre la insurrección de los Talibán, a los que define como un enemigo fuerte y sofisticado que utiliza la propaganda moderna y llega a las cárceles de Afganistán para reclutar miembros o incluso planear operaciones.

La evaluación de McChrystal es una de las varias opciones que está analizando la Casa Blanca. Su plan podría intensificar un debate nacional en el que importantes legisladores demócratas ya expresaron su resistencia a comprometer tropas adicionales en una guerra impopular. Obama dijo que decidirá enviar o no más tropas cuando tenga “absoluta claridad sobre cuál será la estrategia”.

McChrystal aclara que su pedido de más efectivos se funda en la adopción de una estrategia en la cual las tropas hagan hincapié en la protección de los afganos en vez de matar insurgentes o controlar territorio. Con más fuerza, dice: “Recursos inadecuados traerán aparejado probablemente el fracaso. No obstante, sin una nueva estrategia, la misión no debe ser reabastecida”.

La evaluación presenta una crítica despiadada de los errores del gobierno afgano, afirmando que la corrupción oficial constituye un peligro similar a la insurrección para la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, o ISAF, como se conoce generalmente a la coalición de la OTAN dirigida por Estados Unidos.

“La debilidad de las instituciones estatales, las acciones malignas de los traficantes de influencias, la corrupción generalizada y el abuso de poder por parte de distintos funcionarios, y los propios errores de la ISAF, han dado a los afganos pocos motivos para apoyar a su gobierno”, dice McChrystal.

El resultado es una “crisis de confianza entre los afganos” escribe. “Además, la idea de que nuestra decisión es incierta hace que los afganos se resistan a alinearse con nosotros en contra de los insurgentes”.

McChrystal es igualmente crítico con respecto al comando que dirige desde el 15 de junio. La debilidad clave de la ISAF es que no defiende agresivamente a la población afgana. “Preocupados por proteger a nuestras propias fuerzas, hemos operado de una manera que nos distancia -física y psicológicamente- de la gente que queremos proteger… Los insurgentes no pueden derrotarnos militarmente, pero nosotros podemos derrotarnos a nosotros mismos”. El trabajo de inteligencia de la coalición se ha centrado en cómo atacar a los insurgentes, trabando “la comprensión de los aspectos esenciales de la sociedad afgana por parte de la ISAF”.

Una y otra vez, McChrystal defiende la idea de que para evitar el fracaso su comando debe ser reforzado. “La ISAF necesita más efectivos”, afirma, citando “requerimientos validados previamente aunque sin mencionar la fuente” – aparente referencia a un pedido de 10.000 efectivos realizado originalmente por el general David McKiernan, predecesor de McChrystal.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también