Imprimir
Inicio » Noticias  »

NYT: Preguntas sobre una ejecución en Texas

En este artículo: Estados Unidos, Pena de Muerte, Texas
| +

The New York Times
Editorial, 31 de agosto 2009
Traducción: Cubadebate

Cameron Todd Willingham y sus hijos

Cameron Todd Willingham y sus hijos

Después de habernos enterado de todas las exoneraciones en los últimos años debido a pruebas de ADN, la injusticia brutal de la pena de muerte es evidente.  Sin embargo, el caso de Cameron Todd Willingham es alarmante.

El Sr. Willingham fue ejecutado por haber sido responsable de un incendio doloso que mató a sus hijos:  uno de 2 años de edad, y mellizos de 1 año.  Ahora nos enteramos que un experto en incendios contratado por el Estado de Texas ha presentado un informe que plantea una enorme duda que el incendio haya sido a propósito. La investigación de Willingham, que aún continúa, es una prueba más de que el sistema jurídico estadounidense es demasiado defectuoso para sostener la imposición de la pena de muerte.

Basándose en gran parte en las huellas de las quemaduras en los pisos de la vivienda tras el incendio, los investigadores concluyeron que el incendio fue intencional. La fiscalía acusó al Sr. Willingham, quien se había escapado de la casa mientras ardía, de homicidio en primer grado. Willingham proclamó su inocencia hasta el día que el Estado de Texas lo mató por inyección letal en 2004.

Al año siguiente, Texas creó la Comisión de Ciencias Forenses para investigar las acusaciones de errores científicos o de conducta, y el grupo comenzó a investigar el caso de Willingham. Se le encargó a Beyler Craig, un experto reconocido a nivel nacional.

El Sr. Beyler publicó un informe la semana pasada que pinta un horroroso cuadro de lo que verdaderamente pasa por una investigación científica y por el testimonio de expertos en un caso de pena capital en Texas. El informe concluyó que la investigación oficial sobre el incendio en la casa de Willingham no cumplía con las normas vigentes científicas de la época, mucho menos las de ahora.

Los investigadores “tenían pobre conocimiento de la ciencia de los incendios dolosos” dijo el Sr. Beyler, y sus “metodologías no cumplen con algún método científico.”  Descubrió que el testimonio de uno de los investigadores principales era “nada más que un conjunto de creencias personales sin nada que ver con conclusiones cientìficas basadas en una investigación del incendio. ”

El informe concluyó que “una declaración que el incendio haya sido a propósito es insostenible”.

Aunque deberíamos felicitar a la Comisión por haber realizado esta investigación, es indignante que Texas lleve a cabo esta cuidadosa investigación después de haber ejecutado al Sr. Willingham, y no antes.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también