Imprimir
Inicio » Noticias  »

Patricia Rodas: “A los golpistas se les acabó el tiempo”

| 1

Patricia Rodas, canciller de HondurasMANAGUA, 19 Jul 2009 La canciller hondureña Patricia Rodas, afirmó este domingo que “se les acabó el tiempo” a los golpistas para que desalojen el poder y acaten las resoluciones de organismos internacionales de restituir al presidente Manuel Zelaya.

“Hoy antes de que se ponga el sol, hoy sabremos definitivamente si quienes han usurpado los espacios de la democracia (…) terminan por acatar irrestrictamente e incondicionalmente” las resoluciones que obligan a los golpistas a reinstalar a Zelaya en la Presidencia, dijo Rodas durante la celebración del 30 aniversario de la Revolución nicaragüense.

Delegados de Zelaya y del régimen golpista de Roberto Micheletti, continúan este domingo en San José las negociaciones que dirige el presidente de Costa Rica, Oscar Arias para una solución a la crisis en Honduras, desatada el 28 de junio con el golpe de Estado.

Las partes en conflicto analizan una propuesta de siete puntos presentada por Arias cuyo punto primero es la restitución de Zelaya en el cargo para el que fue electo.

Rodas advirtió que “se les acabó el tiempo; se acabaron los golpistas, este día comienza la marcha definitiva hacia Tegucigalpa (…) al frente nuestro presidente Manuel Zelaya”.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yordanis Álvarez Alzar dijo:

    El pueblo hondureño está en el sagrado deber y en el indiscutible derecho de seguir luchando contra los golpistas cueste lo que cueste, va en ello la vida de las presentes y las futuras generaciones.

    A los golpistas no solo se les acaba el tiempo simple y llanamente, están a punto de quedar en el basurero de la historia como tantas otras dictaduras latinoamericanas, y estén convencidos de que serán castigados con todo el peso de la justicia, la razón y la moral de los pueblos que luchan por su dignidad, independencia, soberanía y justicia social.

    Como revolucionario no puedo aceptar, ni nunca aceptaré la totalidad de los puntos propuestos por el presidente Arias en la “mediación” propuesta por el Departamento de Estado Norteamericano; como es posible proponerle a un presidente elegido legal y democráticamente que decrete una amnistía general para asesinos del pueblo, para oligarcas corruptos, para violadores de los derechos humanos del pueblo hondureño; como proponerle a Zelaya que renuncie a sus principios y traicione al pueblo cuando se le pide que no realice una encuesta que no tiene carácter vinculante pero que sí abre las puertas a la esperanza popular y al derecho de miles de trabajadores, mujeres, ancianos y niños que han depositado toda su confianza en un gobierno popular.

    Presidente Arias, esas propuestas son ridículas, humillantes y en mi consideración tienen el sello del imperialismo yanki y fueron mecanografiadas en Washington y no en San José, ¿será usted un mediador al estilo USA en el conflicto Israelo-Palestino, o es idea que yo me hago?

    Presidente Zelaya, usted está en lo cierto: al pueblo no se le puede traiconar, hacerlo sería el más grande crímen que cometiera un dirigente popular como lo es usted.

    Pueblo Hondureño, devenido Ejercito de Paz, sigan luchando, no se cansen jamás, estaremos siempre a su lado como la historia lo ha demostrado y no dejéis engañar por ese imperio que ha invadido a más de 50 naciones desde 1945 a la fecha (los EE.UU)..

    HASTA LA VICTORIA SIEMPRE
    PATRIA O MUERTE
    VENCEREMOS

    Contra Golpe Militar CONTRAGOLPE POPULAR.

    Secretario General Comité de Base UJC DP Justicia Las Tunas. Cuba

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también