Imprimir
Inicio » Noticias  »

Ningún caso de influenza porcina en Cuba

En este artículo: Gripe por A (H1N1)
| +

La Habana, 28 abr (AIN) En Cuba no se ha producido hasta el momento ningún caso de influenza (gripe) porcina, ni existen pacientes sospechosos de la enfermedad ingresados en centros asistenciales del país.

El doctor Luis Estruch Rancaño, viceministro del área de Higiene, Epidemiología y Microbiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), afirmó también que el sistema sanitario de Cuba cuenta con las posibilidades diagnósticas y de tratamiento para este nuevo virus de influenza, publica hoy el diario Granma.

Sin embargo, como respuesta a la situación prevaleciente en México, Estados Unidos, Canadá y otros países que vienen reportando de forma creciente casos de influenza porcina en humanos, la Isla -como se anunció en nota oficial- actualiza todas las capacidades de vigilancia clínico-epidemiológicas y de atención a la población del Sistema Nacional de Salud.

Además, de conjunto con la Defensa Civil Nacional y otros organismos, se instrumentan las acciones que corresponda tomar en cada momento según la evolución de esta situación.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la variante del subtipo H1N1 de influenza A no había sido previamente detectada ni en animales ni en humanos, por lo que es difícil para los expertos predecir el impacto de una posible pandemia causada por este virus.

Los síntomas son muy similares a los de la gripe clásica y se manifiestan fundamentalmente con fiebre alta de aparición rápida, dolor de cabeza intenso, secreción nasal, irritación de los ojos y en algunos pacientes causa vómitos.

Como en todas las infecciones respiratorias el contagio se produce de persona a persona, al hablar, besarse, toser o estornudar, por el contacto directo de microgotas infectadas con el virus, o a través de objetos recién contaminados con esas secreciones.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también