Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Sociedad  »

Graffitis en La Habana: Volvió la vida a la ciudad

| 16 |

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Él se enamoró de una canción, o mejor, de su protagonista. De ella solo sabía que “con su creyón de labios” había dibujado señales en los muros; como necesidad inmediata de pintar “lo que sintió su alma”. Escuchó la historia de la voz de Alejandro, aquel muchacho cubano que, guitarra en mano, debajo de la luz de un bombillo incandescente, entonaba la melodía que con el tiempo sabría, era del cantautor Carlos Varela. Quiso entonces visitar La Habana y encontrar a aquella que “pintó y pintó por todas partes, miles de peces de un solo color”.

El día que aterrizó en la isla del Caribe no imaginó que la chica se había marchado, después de haber tatuado todo su cuerpo. Caminando y preguntando reconstruyó aquella narración musical. Le contaron que sí, que efectivamente, después de su partida, unas personas grises tuvieron la tarea de borrar cada muro, cada pared. Sin embargo, quedaron algunos grafitis que nunca detectaron. Pasó el tiempo y jóvenes de las nuevas generaciones volvieron a tomar la ciudad por asalto. Llenaron paredes, muros, casas viejas, puertas metálicas de bodegas antañas. Volvió la vida a la ciudad, regresaron los colores, retornaron los peces.

Entonces el joven enamorado fotografió cada uno de esos murales que encontró a su paso. Regresó a su país y en la soledad de su apartamento, reposado, encontró camuflados en los nuevos dibujos los trazos inconfundibles de aquella muchacha que un día inundó la ciudad. Allí estaba su huella, eterna, inmortal, irreverente.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Graffitis en La Habana. Foto: Elio Mirand/Alma Mater.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Paloma dijo:

    la verdad es que no me gustan mucho las paredes con graffitis, hay algunos que mejoran el entorno pero la mayoria son de mal gusto y lo empobrecen, dan una sensación de suciedad y abandono.
    Respeto cualquier otro criterio, pero este es el mio

    • @ndres_93 dijo:

      En dónde estará ese graffiti de la segunda foto.... es un Okuda!

    • M dijo:

      Qué genial está el del mono con el tabaco. ¿Alguien, por favor, me pudiera decir en qué lugar de La Habana está?

      • María Mercedes dijo:

        M coincido con ud. Para mí es el mejor. El otro graffiti que me gusta es donde está la pareja caminando con el coche

  • MF dijo:

    Para mi ese tipo de acción no tiene nada de arte, eso es tratar de tapar la suciedad, estimular la indisciplina, ya que cualquiera se sentirá con el derecho de plasmar sus ideas en cualquier trozo de pared, lo que si debemos hacer, es contribuir con la reparación de La Habana, de cada reparto, cada calle, recuperar sus parques, sus espacios y tratar por todos los medios de que las nuevas construcciones en La Habana, no se realicen en zonas céntricas de la capital, que La Habana crezca, pero hacia las afueras como cualquier ciudad, dejar espacios libres de viviendas, para recreación, refrescar la ciudad con zonas boscosas, no que en cada pedazo libre, se quiere hacer un edificio o unas viviendas, por eso no aguantan las redes hidráulicas, ni las sanitarias que llevan mil años construidas.

  • JMM dijo:

    Los graffitis de mal gusto por su contenido y ejecución, y por el lugar donde los realizan, lejos de devolver vida a la ciudad, la afean y la empobrecen. Hay arte bueno y arte mediocre, hagamos todos porque prime y prevalezca el buen gusto, que es arte bueno.

  • m&m dijo:

    al menos estos en su mayoria son mas artisticos y poasables, no como aquel El Sexto, que a penas sabia o sabe enmarañar su nombre. o unos ahora qu eponen un "2+2=5" sinsentido

    • Moi même dijo:

      No es un sinsentido, es un símbolo de protesta en contra de los dogmas sobre todo de índole religioso y por ende de la imposición de determinadas normas o reglas, es bastante más profundo de lo que parece, creo que el problema fundamental que tenemos como pueblo creer que la razón es nuestra por encima de todo. Es necesario investigar antes de emitir criterios. Gracias y buen día.

      • Lila dijo:

        Coincido plenamente. En Londres abrieron un espacio en la calle donde legalmente todo el que quiera puede hacer el suyo. Me parece que así , concentrados en alguna zona, es mejor. Incluso tienen las pinturas y hay verdaderas obras de arte.

  • sachiel dijo:

    A ver, a ver... de que versa este articulo? Del verdadero arte que inspira, o de que cualquiera puede pintarrajear cualquier espacio público y privado sin mayores consecuencias, y poner cualquier cosa que le parezca "arte"?

    "Pasó el tiempo y jóvenes de las nuevas generaciones volvieron a tomar la ciudad por asalto. Llenaron paredes, muros, casas viejas, puertas metálicas de bodegas antañas. Volvió la vida a la ciudad, regresaron los colores, retornaron los peces..."

    Efectivamente, la tomaron por asalto, bajo la mirada complice de cámaras de television, de custodios dormidos, en fin, de todo el que lo permitió y no medió en el proceso. No es lo mismo los dibujos murales de infantes que todos apreciamos y ya sufren la mano del tiempo, que pijntorretear cualquier cosa, y sobre todo, algunos de estos graffitis no son tan inocentes ni tan artisticos...

    Y pregunto: es arte, pintarrajear registros telefonicos, senaleticas del transito, vallas anunciadoras, bustos y monumentos, etc? Ojalá que la polemica sea buena, y fuerte..

  • mary dijo:

    Yo estoy de acuerdo con los gafittis artísticos como la mayoria que se ven en las fotos, siempre y cuando no se realicen en zonas que sean patrimonio..

  • Lobito dijo:

    La primera y la gorilla son buenas todos los demas son muy mal deben de pintar la por arriba para limpiar lo pero deben de rayar lo con un X ante para dejar saber que es vadalismo ;). Los otros que mencione son lindos :)

  • adrian_garcia_vh dijo:

    Para los que critican y atacan al graffiti, los invito a que se den una vuelta por el barrio de San Isidro: los graffitis se han convertido en elementos de la cotidianidad del barrio, potenciando el arribo de turistas y nacionales atraídos por la calidad estética de su propuesta (ya saben, de una foto del móvil pal Facebook o pal Instagram), lo que ha generado toda una sinergia socio-económica dentro del barrio nunca antes vista (bueno sí, pero esta vez legal y socialmente aceptada por la mayoría). Estos son los modelos de desarrollo urbano a pequeña escala, son pequeños motores accionadores (escala barrio) que tributan a una maquinaria mayor (escala municipio, ciudad, país). Son intervenciones "quirúrgicas" que de alguna manera han logrado poner el nombre del barrio en el mainstream, para beneficio de los que allí viven (ha abierto la posibilidad de nuevos negocios, emprendimientos y más que son captadores de divisas, que bastante que las necesita el país) y con los que allí viven. Por eso, cuando veo esos graffitis en San Isidro (pero también los Niños Colosales en toda La Habana y otros ejemplos de buenas pinchas de grafitteros y artistas callejeros), lo entiendo primero como una expresión artística (que lo es) y luego como un catalizador comunitario con un posible gran impacto en la percepción de bienestar asociado a los elementos urbanísticos del entorno. No quiero que nos convirtamos en Berlín, donde creo que se les ha ido de las manos el tema del graffiti, sino a apostar por que lo mejor del graffiti cubano esté en las paredes que lo pidan.

  • me voy´´´´pa mi casa dijo:

    ESTO ES ALGO CULTURAL , AYUDA A DISIMULAR EL CHURRE Y EL MOHO DE LAS PAREDES ,ME GUSTAN, POR QUE ADEMAS SON MUY CURIOSOS

  • Víctor dijo:

    Es una artículo bonito, el texto. En el caso de las fotografías hay en ellas graffitis buenos, malos y arte callejero que se confunde con el graffiti. Para un trabajo profundo sobre el graffiti en Cuba se debe empezar por la década de los 50 con el graffiti político, si, ese Abajo Batista hasta llegar a los 80 con Arte Calle pasando a un Proyecto que tuvo la UJC en los 90 hasta la fecha. Y el graffiti no es una manifestación nada ingenua como algunos creen

  • AVA dijo:

    Estoy de acuerdo con este tipo de arte es muy refrescante a la vista en las ciudades lo que no se puede permitir es que se realice en todo tipo de lugares.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rodolfo Romero Reyes

Rodolfo Romero Reyes

(La Habana, 1987). Licenciado en Periodismo. Máster en Desarrollo Social. Profesor asistente de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Actualmente coordina la publicación Contexto Latinoamericano. Es periodista de la revista Alma Mater.

Elio Mirand

Fotorreportero de la revista Alma Mater.

Vea también