Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Una familia felizmente colmenera

| 4

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

Es conocida la semilla que, desde hace varios años, la Compañía de Teatro Infantil La Colmenita, Embajadora de Buena Voluntad de la UNICEF, siembra por países de todo el mundo. En España, Venezuela, México, Panamá, Colombia y otras naciones ya zumban pequeñuelos que hacen del teatro un espacio donde la felicidad y el amor son siempre protagonistas. Desde octubre del año pasado la miel llegó a la ciudad de Buenos Aires para fundar La Colmenita Argentina.

Jimena Riveros, mamá de uno de los zánganos de la Colmenita Argentina, comparte con los lectores de Cubadebate el impacto que ha tenido este hermoso proyecto en su familia.

Una familia felizmente colmenera

Desde la primera vez que fuimos a Cuba supimos que había un grupo, una compañía de teatro infantil, que nucleaba a niños y niñas de 5 a 14 años. Sabíamos también que en el “método” se destacaban las funciones como parte del mismo proceso de enseñanza-aprendizaje. Y que el eje y columna vertebral era el juego. Todos nuestros amigos cubanos nos hablaban de La Colmenita, de lo que hacían, de las obras que representaban y del profundo orgullo que sentían por ser La Colmenita una idea cubana, que como tantas otras ya se había extendido a muchos países.

Fue en nuestro segundo viaje, en el 2009, que el deseo fue más intenso porque todos decían que nuestro hijo del medio, Bauti, tenía que ser un Colmenero pero todavía no había llegado a nuestro país y no teníamos idea de si alguna vez vendría.

Hasta que un día nos enteramos que Argentina ya tenía su Colmenita. Esto fue a fines de 2011.

Esperamos pacientes que pase el verano e inmediatamente nos contactamos con Tip Travel Bureau para ver cómo era acá, el tema de la carga horaria, los días, la propuesta en sí misma, los docentes, etc. Tuvimos una reunión que respondió todas nuestras preguntas y sin darnos demasiada cuenta empezamos a llevar a nuestro hijo tres veces por semana. Al principio a Bauti le costó. Él es un niño que se resiste a los cambios y los procesa por dentro y cómo era uno de los nuevos le llevó un par semanas sentirse parte.

Poco a poco empezó a contarnos qué hacía en el teatro, como se llamaban sus nuevos amigos y no mucho más. Esto siguió así hasta la primera función con público, donde todo cambió para él y para nosotros también. En él hubo un “click” no sabemos por qué pero la realidad es que empezó a cantar las canciones en casa, a contar en su escuela lo que hace en los ensayos, a hablar de la historia que representan (La Cucarachita Martina), de los personajes, de quienes los interpretan y así. La Colmenita después de esa función se metió con todo en nuestro hogar, es tema de conversación durante la cena y un gran estímulo en lo que refiere a la escuela y las tareas. Decía que a nosotros nos había cambiado y fue así.

Quizás ayudó al impacto haber tenido poca información de boca de nuestro hijo, no lo sé. Lo concreto es que cuando lo vimos arriba del escenario con una sala llena de niños fue intenso. Verlo feliz, comprometido, divirtiéndose y tan orgulloso de lo que estaba haciendo nos hizo llenar los ojos de lágrimas.

Para lograr captar el espíritu de La Colmenita de Cuba vinieron a formar nuevos profesores y a trabajar y coordinar el trabajo de estas “nuevas abejitas” los instructores cubanos Malú Tarrau, Armando Alpizar y José Oscar Vidal.

Armando tiene 57 años y es uno de los fundadores de La Colmenita de Cuba, lleva 22 años junto a este movimiento artístico que va sembrando nuevas semillas en distintas partes del mundo. Malú, se acaba de recibir de la ENA (Escuela Nacional de Arte en Cuba), tiene 19 añitos e integra La Colmenita desde los 3. Fue la protagonista del film “Viva Cuba” y recientemente se la pudo ver desempeñándose en el largometraje “El Ojo del Canario”, como hermana mayor del Apóstol José Martí. Oscar es instructor de arte y llegó a La Colmenita en diciembre de 2008. Es el encargado de formar la Orquesta de la Colmenita Argentina.

Los chicos ensayan tres veces por semana, dos horas cada vez lo que genera un estrecho vínculo entre los directores, los artistas y las familias de ellos. Se tuvo que plantear un cambio paradigmático en la metodología de trabajo a la que se acostumbra en este país, entre otras cosas porque ensayan todos los chicos juntos más allá de la edad y también porque se les ofrece un espacio artístico con una carga horaria similar a la que las familias argentinas acostumbran a poner, por ejemplo, en las clases de fútbol infantil: El objetivo es social, excede lo artístico.

No sabemos cómo hacen Malú, Alpi, Oscarito, Claudio y todo el equipo para lograr tanto en tan poco tiempo. Diría yo que es casi mágico lo que generaron en nuestros hijos y en nosotros, los padres.
La Colmenita Argentina tiene su impronta cubana pero acá se argentinizó rescatando lo mejor de cada nación.

Somos una familia felizmente colmenera.

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina Foto: Kaloian

La Colmenita Argentina. Foto: Kaloian.

La Colmenita Argentina. Foto: Kaloian.

La Colmenita Argentina. Foto: Kaloian.

La Colmenita Argentina. Foto: Kaloian.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también