playitas de cajobabo

Opinión, Sociedad  »

| 16
Luis Toledo Sande

Solo la muerte lo sacó de la lucha; y desde el mismo día de esa tragedia —tan costosa para la patria, pero de la cual emergió él lleno de luz— no ha cesado de cumplirse su profecía: su pensamiento, lejos de desaparecer, ha seguido ganando en el valor de su claridad, y de su ejemplo, refrendado con cada acto de su vida. Si Maquiavelo, interpretando la política al uso, afirmó que el príncipe tiene el corazón en los labios, Martí demostró vivir con los labios en el corazón.

Fotorreportajes, Sociedad  »

| 11
Playitas de Cajobabo. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate. Playitas de Cajobabo. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate. Playitas de Cajobabo. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Los trajo la noche en un pequeño bote y los dejó en una Playita desierta del Oriente cubano. Los trajo en abril 11 de 1895 y los dejó para siempre. Nadie que pasa por allí y ve la piedra, contempla el mar, pisa la arena, puede escapar de la visión. Gómez y Martí habitan en Cajobabo desde entonces, se mezclaron con el paisaje, son eternos. Tan eternos como la noche que los trajo, como el mar, como la arena, como la piedra que los vio llegar.