Alberto Hernández

Opinión  »

| +
Jean-Guy Allard

El senador mafioso Mel Martínez ya sabía que iba a convertirse en cabildero con el gabinete "mundial" de lobbying DLA Piper cuando anunció que renunciaba a su escaño en el Senado "para dedicarse a su familia". Mientras el controvertido personaje niega que mintió para salir del Senado y aprovechar una oportunidad de triplicar su salario de politiquero federal, su amigo de 20 años Ignacio E. Sánchez, también socio de la misma firma, lo confirmó en una conversación con Daniel Ruth, colaborador del diario regional St. Petersburg Times.