Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas

| 19

Caricatura:  Osvaldo Gutiérrez (Osval).

La Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas —Ley 80— declara “ilícita la Ley Helms-Burton, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno” en su Artículo 1, por lo que resulta nula toda reclamación sustentada en ella, de persona natural o jurídica, cualquiera que fuere su ciudadanía o nacionalidad.

Esta ley protege a los empresarios extranjeros que invierten en Cuba y les ofrece total garantía jurídica ante la activación del Título III de la Helms-Burton.

“Sobre principios como los establecidos en la Ley 80 de 1996 (Ley de Reafirmación de la Dignidad y la Soberanía Cubanas), nuestro Gobierno garantiza que ninguna ley extranjera impedirá la utilización en beneficio del pueblo cubano de las propiedades que en su momento fueron nacionalizadas mediante leyes que guardaron total apego a las normas del derecho internacional, y que ningún tribunal, en ningún lugar del mundo, puede desconocer impunemente”, dijo Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, el viernes 17 de mayo de 2019, en La Habana.

La Ley 80 fue aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular en el VII Periodo Ordinario de Sesiones de la IV Legislatura, el 24 de diciembre de 1996. A continuación, Cubadebate la reproduce íntegramente.

Asamblea Nacional del Poder Popular. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

RICARDO ALARCÓN DE QUESADA, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba.

HAGO SABER: Que la Asamblea Nacional del Poder Popular, en su sesión del día 24 del mes de diciembre de 1996,  “Año del Centenario de la Caída en Combate de Antonio Maceo”, correspondiente al VII Período Ordinario de Sesiones de la Cuarta Legislatura, ha aprobado lo siguiente:

POR CUANTO: En los Estados Unidos de América se ha puesto en vigor la denominada Ley “Helms-Burton” que tiene como finalidad la reabsorción colonial de la República de Cuba.

POR CUANTO: Cuba ha sufrido la política imperialista de Estados Unidos de América empeñada en apoderarse de ella por diferentes vías, desde los intentos de comprar la Isla a España, la aplicación de la teoría del “destino manifiesto y de la fruta madura” y su reflejo en la doctrina Monroe, tratando de impedir sistemáticamente nuestras luchas por la liberación nacional hasta la intervención de 1898 que frustró la independencia por la que los cubanos habían peleado a golpe de machete, coraje, inteligencia y audacia, y convertir a Cuba en su colonia.

POR CUANTO: Mediante la Enmienda Platt y su continuada injerencia e intervención en los asuntos internos del país, Estados Unidos de América usurpó parte del territorio nacional instalando la Base Naval de Guantánamo, impuso regímenes corruptos y despóticos a su servicio, incluyendo las oprobiosas y sangrientas tiranías machadista y batistiana, y desde 1959 agrede sistemáticamente a Cuba con el declarado propósito de poner fin a su independencia, eliminar la nacionalidad cubana y someter al pueblo a la servidumbre.

POR CUANTO: El pueblo cubano, fiel portador del legado independentista de los mambises, de los obreros, campesinos, estudiantes e intelectuales que han combatido y combatirán las pretensiones de su enemigo secular, está dispuesto a realizar los mayores esfuerzos y sacrificios para mantener la soberanía, la independencia y la libertad que definitivamente conquistó el Primero de Enero de 1959.

POR CUANTO: El proceso de nacionalización de las riquezas y los recursos naturales de la Nación, llevado a cabo por el Gobierno Revolucionario en nombre del pueblo cubano, fue realizado conforme a la Constitución, las leyes vigentes y el Derecho Internacional, sin discriminaciones, con propósito de beneficio público; disponiéndose las compensaciones adecuadas, las que fueron acordadas mediante negociación bilateral con todos los gobiernos involucrados, con excepción del de Estados Unidos de América que se negó a ello por su política de bloqueo y agresión, perjudicando gravemente con esta actuación a sus nacionales.

POR CUANTO: El pueblo cubano jamás permitirá que los destinos de su país sean regidos por leyes dictadas por ninguna potencia extranjera.

POR CUANTO: La Ley “Helms-Burton” ha sido rechazada de manera casi unánime por la comunidad internacional por su carácter violatorio de los principios del Derecho Internacional reconocidos en la Carta de la Organización de las Naciones Unidas, así como por su aplicación extraterritorial en contradicción con las normas internacionales, pretendiendo dictar arbitraria e ilegalmente reglas para ser cumplidas por otros estados.

POR CUANTO: Un número importante de empresarios extranjeros ha demostrado su confianza en Cuba al invertir en el país o negociar potenciales inversiones, constituyendo un deber utilizar todas las fórmulas legales posibles para contribuir a proteger sus intereses.

POR CUANTO: La Asamblea Nacional del Poder Popular, como representante de todo el pueblo, repudia la Ley “Helms-Burton” y declara su decisión irrenunciable de adoptar las medidas que estén a su alcance como respuesta a esa legislación anticubana y reclamar las indemnizaciones a que el Estado y el pueblo cubanos tienen derecho.

POR TANTO: En uso de la facultad que le otorga el Artículo 75, inciso b, de la Constitución de la República, la Asamblea Nacional del Poder Popular ha aprobado la siguiente:

LEY 80

LEY DE REAFIRMACIÓN DE LA DIGNIDAD Y SOBERANÍA CUBANAS

ARTÍCULO 1. Se declara ilícita la Ley “Helms-Burton”, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno.

Consecuentemente se considera nula toda reclamación amparada en ella de persona natural o jurídica, cualquiera que fuere su ciudadanía o nacionalidad.

ARTÍCULO 2. Se reafirma la disposición del Gobierno de la República de Cuba, expresada en las leyes de nacionalización promulgadas hace más de treinta y cinco años, en lo relativo a una adecuada y justa compensación por los bienes expropiados a las personas naturales y jurídicas que en ese momento ostentaban la ciudadanía o nacionalidad de los Estados Unidos de América.

ARTÍCULO 3. Las indemnizaciones por las propiedades estadounidenses nacionalizadas en virtud de ese proceso legítimo, validado por las leyes cubanas y el Derecho Internacional, a las que se refiere el artículo anterior, podrán formar parte de un proceso negociador entre el Gobierno de los Estados Unidos de América y el Gobierno de la República de Cuba, sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo.

Las reclamaciones de indemnización por la nacionalización de dichas propiedades deberán ser examinadas conjuntamente con las indemnizaciones a que el Estado y el pueblo cubanos tienen derecho, con motivo de los daños y perjuicios causados por el bloqueo y las agresiones de todo tipo, cuya responsabilidad corresponde al Gobierno de los Estados Unidos de América.

ARTÍCULO 4. Quedará excluida de futuras posibles negociaciones referidas en los artículos 2 y 3, cualquier persona natural o jurídica de los Estados Unidos de América que utilice los procedimientos y mecanismos de la Ley “Helms-Burton”, se acoja a éstos o trate de emplearlos en perjuicio de otros.

ARTÍCULO 5. Se encarga al Gobierno de la República de Cuba la adopción de las disposiciones, medidas y facilidades adicionales que resulten necesarias para la total protección de las actuales y potenciales inversiones extranjeras en Cuba y la defensa de los legítimos intereses de éstas frente a las acciones que pudieran derivarse de la Ley “Helms-Burton”.

ARTÍCULO 6. El Gobierno de la República de Cuba está facultado para aplicar o autorizar las fórmulas que se requieran para la protección de los inversionistas extranjeros contra la aplicación de la Ley “Helms-Burton”, incluyendo el traslado de los intereses del inversionista extranjero a empresas fiduciarias, entidades financieras o fondos de inversión.

ARTÍCULO 7. Los órganos estatales competentes, que autorice el Gobierno de la República de Cuba, cumpliendo lo dispuesto en las regulaciones legales vigentes, proporcionarán a los inversionistas extranjeros que así lo soliciten, la información y documentación disponibles que les sean necesarias para la defensa de sus legítimos intereses frente a las disposiciones de la Ley “Helms – Burton”.

Así mismo facilitarán las mencionadas informaciones y documentación disponibles a los inversionistas extranjeros que lo soliciten para promover procesos legales ante los tribunales de sus respectivos países, al amparo de disposiciones jurídicas protectoras de sus intereses o que hayan sido dictadas para impedir o limitar la aplicación de la Ley “Helms-Burton”.

ARTÍCULO 8. Se declara ilícita cualquier forma de colaboración, directa o indirecta, para favorecer la aplicación de la Ley “Helms Burton”. Se entiende como colaboración, entre otras conductas:

Buscar o suministrar información a cualquier representante del Gobierno de Estados Unidos de América o a otra persona con el objeto de que pueda ser utilizada directa o indirectamente en la posible aplicación de esa ley o prestar ayuda a otra persona para la búsqueda o el suministro de dicha información.

Solicitar, recibir, aceptar, facilitar la distribución o beneficiarse de cualquier modo de recursos financieros, materiales o de otra índole procedentes del Gobierno de Estados Unidos de América o canalizados por éste, a través de sus representantes o por cualquier otra vía, cuya utilización favorecería la aplicación de la Ley “Helms-Burton”.

Difundir, diseminar o ayudar a la distribución, con el propósito de favorecer la aplicación de la Ley “Helms-Burton”, de informaciones, publicaciones, documentos o materiales propagandísticos del Gobierno de Estados Unidos de América, de sus agencias, o dependencias, o de cualquier otro origen.

Colaborar de cualquier forma con emisoras de radio o televisión u otros medios de difusión y propaganda con el objetivo de facilitar la aplicación de la Ley “Helms-Burton”.

ARTÍCULO 9. El Gobierno de la República de Cuba deberá presentar ante la Asamblea Nacional del Poder Popular o al Consejo de Estado en su caso, los proyectos legislativos que sean necesarios para sancionar todos aquellos hechos que de una forma u otra entrañen colaboración con los propósitos de la Ley “Helms Burton”.

ARTÍCULO 10. Se ratifica que las remesas económicas de personas de origen cubano residentes en el exterior, a sus familiares que residen en Cuba no serán afectadas por impuesto alguno. El Gobierno de la República de Cuba deberá adoptar cuantas medidas estime convenientes para facilitar dichas remesas.

Las personas de origen cubano residentes en el exterior podrán operar cuentas bancarias en moneda libremente convertible o en pesos cubanos en bancos de la República de Cuba, y los intereses que perciban por estas cuentas no serán objeto de impuesto alguno.

Asimismo, podrán contratar con entidades aseguradoras, pólizas de seguros cuyos beneficiarios sean residentes permanentes en Cuba. Los beneficiarios podrán recibir libremente, sin pago de impuesto alguno, las correspondientes prestaciones.

ARTÍCULO 11. El Gobierno de la República de Cuba mantendrá actualizados los datos sobre las indemnizaciones a que está obligado el Gobierno de los Estados Unidos de América como consecuencia de los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero y sus agresiones contra el país y añadirá a estas reclamaciones los daños y perjuicios causados por ladrones, malversadores, políticos corruptos y mafiosos, y, además, por los torturadores y asesinos de la tiranía batistiana por cuyas acciones se ha hecho responsable el Gobierno de los Estados Unidos de América al promulgar la Ley “Helms-Burton”.

ARTÍCULO 12. Las personas naturales que hubieren sido víctimas en su persona o bienes o en las personas o bienes de sus familiares, de las acciones auspiciadas o apoyadas por el Gobierno de los Estados Unidos de América a que se refiere el párrafo siguiente, podrán reclamar las correspondientes indemnizaciones ante Comisiones de Reclamaciones que creará y organizará el Ministerio de Justicia de la República de Cuba, las que estarán facultadas para decidir sobre su validez, así como su monto y la responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos de América.

Las acciones a que se refiere el párrafo anterior, incluirán las muertes, lesiones y daños económicos causados por los torturadores y asesinos de la tiranía batistiana y, además, por saboteadores y criminales al servicio del imperialismo norteamericano contra la Nación cubana desde el Primero de Enero de 1959.

El Ministerio de Justicia está facultado para regular la tramitación de las reclamaciones a las que se refiere este artículo y dictar cualquier otra disposición a ese efecto.

ARTÍCULO 13. La Asamblea Nacional del Poder Popular y el Gobierno de la República de Cuba cooperarán y coordinarán con otros parlamentos, gobiernos y organismos internacionales, con el fin de promover cuantas acciones se entiendan necesarias para impedir la aplicación de la Ley “Helms-Burton”.

ARTÍCULO 14. Se convoca a todo el pueblo de Cuba a continuar el examen profundo y sistemático del plan anexionista y colonial del Gobierno de los Estados Unidos de América incluido en la Ley “Helms-Burton”, con el fin de asegurar que en cada territorio, comunidad, centro de trabajo o estudio y unidad militar, exista conocimiento cabal de las consecuencias específicas que para cada ciudadano acarrearía la ejecución de dicho plan y garantizar la participación activa y consciente de todos en la aplicación de las medidas necesarias para derrotarlo.

DISPOSICIONES FINALES

PRIMERA: Se faculta al Gobierno de la República de Cuba y a los organismos estatales competentes para dictar cuantas disposiciones sean necesarias a los fines del cumplimiento de lo dispuesto en la presente Ley.

SEGUNDA: Se derogan cuantas disposiciones legales o reglamentarias se opongan a lo dispuesto en la presente Ley, la que comenzará a regir a partir de su publicación en la Gaceta Oficial de la República.

DADA en la Sala de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Palacio de las Convenciones, en la ciudad de La Habana, a los veinticuatro días del mes de diciembre de mil novecientos noventa y seis.

(Tomado de Parlamento Cubano)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • MdF dijo:

    Cómo está ley protege a los empresarios extranjeros que invierten en Cuba y les ofrece total garantía jurídica de las demandas que se susciten contra ellos en tribunales USA???

    • josé dijo:

      Esa es la otra parte del asunto, que, tristemente, no se puede hacer nada contra las demandas fuera.

    • Sebastian dijo:

      una ley legalizando lo que fue robado, tipico, que otra cosa esperar...

    • Carlos dijo:

      Porqué esta ley es para consumo interno. En realidad es irrelevante pues cualquier compañía que haga negocio con USA va, por razones obvias, ni a mirar esta ley. Es la realidad

  • Marcos dijo:

    Si la ley es del 96... Cuál es el miedo?? Ya tiene más de 20 años... Los empresarios se la debían saber de memoria..... Con esa ley tan fuerte no debían ni de preocuparse por la Helms Burton....

  • Xiomara Delgado Santos dijo:

    Yo demando al Gobierno de los Estados por la pérdida de mi padre Higinio Delgado Carrero, asesinado por los esbirros en el año 63, los cuales fueron pagados y alentados por este gobierno perverso y cruel.
    ¿Quién paga la pérdida de mi padre y la sostenibilidad de mi madre con sus 16 hijos? acaso este gobierno títere y cruel se cree con derechos en nuestro país. Pués sepan que aqui no aplicarán tal Ley "Helms-Burton" porque no se lo permitiremos ahora ni nunca.

  • David dijo:

    Quiero compratir un escrito de inspiración de un trabajdor de mi Empresa en contra de esta macabra Ley:
    A Cuba se quiere imponer
    Una Ley bárbara e impía
    Que solo busca codicia
    De quien nos desea mal
    Pero baste recordar
    Lo que sucedió hace 1 siglo
    Cuando nuestros mambises bravíos
    A Santiago no pudieron entrar.

    Yo no quiero ver a mi Patria
    Rendida a los pies de un amo
    Porque todo lo que amo
    Lo defiendo con firmeza
    Y te digo con franqueza
    Que si algo hay que arriesgar
    Pues mi vida bastará
    Para eliminar vilezas

    Ayer fue una invasión

    Justo por playa Girón
    Hoy una Ley Helms Burton
    Que nos llena de indignación.

    Pretenden quitarnos escuelas
    Hospitales y Empresas
    Y no cuentan con la entereza
    Del de todo el pueblo cubano
    Que entrecruzados de manos
    Hacen un muro invensible
    De unidad indivisible hacia
    Su Patria sin amos.

    Por eso hoy yo deseo
    Que todos los aquí presentes
    Griten con emoción,
    Tan alto que aquel bribón
    Nos oiga en la casa Blanca
    Que Viva el Pueblo de Cuba
    Que viva la Revolución.

  • Marilys dijo:

    Apoyo total somos Cuba!!!

  • kjc dijo:

    Sobre las garantías que en el actual escenario Cuba ofrece a los inversionistas extranjeros, existen tres normas fundamentales: la Constitución de la República de Cuba, la Ley 118 de 2014 (Ley de la Inversión Extranjera), y la Ley 80 de 1996 (Ley de Reafirmación de la Soberanía y la Dignidad Cubanas).
    La Constitución proclamada este año eleva por primera vez a rango constitucional las garantías a los inversionistas. La Ley 118 de 2014 incluye esas garantías y es la herramienta esencial con la que cuentan los empresarios extranjeros para su establecimiento y operaciones en el país. Entretanto, la Ley 80 de 1996 declara inaplicable la Helms-Burton y establece la legalidad del proceso de nacionalizaciones realizado décadas atrás.
    El Estado promueve y brinda garantías a la inversión extranjera, como elemento importante para el desarrollo económico del país, sobre la base de la protección y el uso racional de los recursos humanos y naturales, así como del respeto a la soberanía e independencia nacionales. (Artículo 28, Constitución de la República de Cuba)
    “La mención que se hace en el Artículo 28 y que se dirige a la Ley de Inversión Extranjera, es la expresión más clara de cómo el Estado cubano, desde la Constitución, hará cualquier acción necesaria para dar protección a todos los inversionistas extranjeros que están en nuestro país.
    Acorde con el principio establecido en la carta magna, la Ley 118 tiene varios artículos en el capítulo referido a las garantías.
    El Artículo 5 de esa ley está directamente enfocado en la Helms-Burton y cualquier otra medida de corte extraterritorial que intente dañar los intereses de los inversionistas extranjeros en Cuba.
    Las inversiones extranjeras son protegidas en el país, contra reclamaciones de terceros que se ajusten a derecho o la aplicación extraterritorial de leyes de otros estados, conforme a las leyes cubanas y a lo que dispongan los tribunales cubanos. (Artículo 5, Ley de Inversión Extranjera de 2014)
    “Es en esta ley donde está el instrumento fundamental para proveer protección a las inversiones extranjeras en el país”
    La Ley 80 de 1996 que aparece en el articulo presentada en Cubadebate, en uno de sus primeros párrafos, recuerda que “el proceso de nacionalización de las riquezas y los recursos naturales de la nación, llevado a cabo por el Gobierno revolucionario en nombre del pueblo cubano, fue realizado conforme a la Constitución, las leyes vigentes y el derecho internacional, sin discriminaciones, con propósito de beneficio público; disponiéndose las compensaciones adecuadas, las que fueron acordadas mediante negociación bilateral con todos los gobiernos involucrados, con excepción del de Estados Unidos de América, que se negó a ello por su política de bloqueo y agresión, perjudicando gravemente con esta actuación a sus nacionales”.
    Sobre la Ley 80, el concepto “interés público” está reconocido en muchas constituciones del mundo como motivo para favorecer nacionalizaciones. “No es prerrogativa de Cuba, es un principio del derecho internacional que está bien recogido en nuestra Constitución”.
    Desde su primer artículo, la Ley 80 de 1996 declara “ilícita la Ley Helms-Burton, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno” en Cuba, y añade que “consecuentemente, se considera nula toda reclamación amparada en ella de persona natural o jurídica, cualquiera que fuere su ciudadanía o nacionalidad”.
    Además, en su Artículo 5 esa ley “encarga al Gobierno de la República de Cuba la adopción de las disposiciones, medidas y facilidades adicionales que resulten necesarias para la total protección de las actuales y potenciales inversiones extranjeras en Cuba y la defensa de los legítimos intereses de estas frente a las acciones que pudieran derivarse de la Ley Helms-Burton”.
    Igualmente, en su Artículo 6 la Ley 80 señala que el Gobierno cubano “está facultado para aplicar o autorizar las fórmulas que se requieran para la protección de los inversionistas extranjeros contra la aplicación de la Ley Helms-Burton, incluyendo el traslado de los intereses del inversionista extranjero a empresas fiduciarias, entidades financieras o fondos de inversión”.
    Se reafirma la disposición del Gobierno de la República de Cuba, expresada en las leyes de nacionalización promulgadas hace más de 35 años, en lo relativo a una adecuada y justa compensación por los bienes expropiados a las personas naturales y jurídicas que en ese momento ostentaban la ciudadanía o nacionalidad de los Estados Unidos de América. (Artículo 2, Ley 80 de 1996, Ley de Reafirmación de la Soberanía y la Dignidad Cubanas).

    Las indemnizaciones por las propiedades estadounidenses nacionalizadas en virtud de ese proceso legítimo, validado por las leyes cubanas y el Derecho Internacional, a las que se refiere el artículo anterior, podrán formar parte de un proceso negociador entre el Gobierno de los Estados Unidos de América y el Gobierno de la República de Cuba, sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo.
    Las reclamaciones de indemnización por la nacionalización de dichas propiedades deberán ser examinadas conjuntamente con las indemnizaciones a que el Estado y el pueblo cubanos tienen derecho, con motivo de los daños y perjuicios causados por el bloqueo y las agresiones de todo tipo, cuya responsabilidad corresponde al Gobierno de los Estados Unidos de América. (Artículo 3, Ley 80 de 1996, Ley de Reafirmación de la Soberanía y la Dignidad Cubanas)

  • YAMILA dijo:

    Desde el 24 de Diciembre de 1996 y según ARTÍCULO 4. Quedará excluida de futuras posibles negociaciones referidas en los artículos 2 y 3, cualquier persona natural o jurídica de los Estados Unidos de América que utilice los procedimientos y mecanismos de la Ley “Helms-Burton”, se acoja a éstos o trate de emplearlos en perjuicio de otros.

    Por lo tanto todas esas personas que a partir del 2 de Mayo están reclamando lo que nunca fue de ellos están sin amparo legal. Más claro ni el agua.

  • MdF dijo:

    Parece que no se entiende la verdadera dimensión en la aplicación del título 3, aunque el fin sigue siendo estrangular la economía cubana y mediante la miseria generar problemas sociales internos, su aplicación o primer impacto se dirige a las entidades extranjeras que comercien con entidades cubanas previamente seleccionadas. Hay muy pocas entidades extranjeras que no tengan vínculos, intereses o alguna relación de dependencia con los USA y que no puedan ser susceptibles de persecución y sanción, por ello la aplicación de esta parte de la Ley es considerada la
    más extremista y dañina, genocida y prepotente, ingerencista e ilegal. De igual modo Cuba no tiene medios de proteger a esas entidades de la aplicación de esa ley, por ello considero que además de la batalla y denuncia a nivel internacional debemos urgentemente darle un descanso a tanta consigna insípida y fuera de lugar y empezar a reconstruir nos como sociedad, eliminando todos aquellos factores que atan a las fuerzas productivas que nos hacen dependientes e impiden emanciparnos por nuestros propios medios, hay que adoptar medidas valientes para redistribuir las riquezas de manera realmente justa, debe a abandonarse la política del igualitarismo por fallida, debe insentivarse y dejar de limitar a los emprendedores por miedo a que surjan las diferencias sociales que ya existen. Una correcta evaluación del riesgo beneficio en la implementación de estas medidas nos permitirá
    enfrentar con más herramientas lo que se avecina

    • Julio dijo:

      Este es por mucho el comentario mas acorde y cercano a todos los problemas sociales , económicos y políticos en Cuba, los problemas se enfrentan y solucionan (no se justifican), se buscan alternativas que promuevan el desarrollo e impidan que estos problemas, mayormente económicos, nos afecten, en fin, muchas felicidades por este gran aporte, ojalá y la dirección del país aplicara estas ideas en al menos un 70%, y créeme , el 150% de la población estuviera mucho mas orgullosa y se sintiera mas representada por los directivos que hoy debieran representarlos, y que callan y hacen silencio ante los problemas que hoy afectan al pais, problemas que son muchos, pero se se tiene miedo ante la avalancha no se podrán superar, los problemas hay que atacarlos con soluciones, preferentemente soluciones permanentes, y si es posible desde varios frentes, así se solucionan en el futuro próximo, no dentro de décadas... la solución no es el ahorro, la solución es elevar los indices productivos, tener producciones eficientes en fin... ojala y suceda en algún momento de la historia moderna de Cuba...

  • sclqvamts dijo:

    Se cojieron eso con la puerta, no hay manera de que ganen un combate contra Cuba y siguen siendo atacantes frescos, injusto y abusadores pero con tranpas y a las fuerzas ---no nos entendemos---.SI POR CUBA--

  • sclqvamts dijo:

    Se qudaron con el bate al hombro.

  • alejandro juan dijo:

    Porqué esta ley es para consumo interno. En realidad es irrelevante pues cualquier compañía que haga negocio con USA va, por razones obvias, ni a mirar esta ley. Es la realidad

    una ley legalizando lo que fue robado, tipico, que otra cosa esperar…

    • alejandro juan dijo:

      Somos Cubanos en las buenas y en las malas hemos siempre sabido salir siempre adelante Fuerza Mi Pais Bello esto va por todos q nadie nos detiene

  • Yasniel dijo:

    Imposible minimizar la dignidad de un pueblo heroico y empeñado en defender su soberanía a toda costa
    Señores imperialistas: a Cuba se respeta.

  • Eric. dijo:

    Por qué solo se habla de la Ley 80 y no se habla de la Ley 88 de marzo de 1999, que tipifica los delitos se cometen en función de la ley Helms-Burton y las sancions que recibe quien o quienes los cometen. Es que ya no está vigente

  • Lomismo dijo:

    100% de acuerdo con MdF y Julio, y esto no se gana con guaperia, ni Spot televisivos, ni consignas, este Artículo 3 si hace daño sobre todo para los Inversionistas, todos se lo piensan y no se k negocio será tan próspero para que arriesguen tanto por invertir en Nuestra Cubita, a esto hay que ponerle toda la inteligencia y capacidad.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también