Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

Nuevo cuerpo más allá de Plutón despierta debate sobre misterioso “Planeta X”

Por: Nadia Drake
En este artículo: Astronomía, Ciencia, Planeta, Planeta Tierra, Sol
| 5 |

La órbita del nuevo objeto 2015 TG387, apodado el Duende, en comparación con el resto del sistema solar. Imagen: Roberto Molar / Scott Sheppard / arnegie Institution for Science.

El sistema solar ha ganado otro miembro: un cuerpo pequeño y helado que tarda 40 mil años en dar la vuelta alrededor del sol. Es el cuerpo conocido más lejano que gira alrededor de nuestra estrella, excepto los cometas.

Llamado 2015 TG387 (y apodado el Duende) es probablemente esférico y tan ancho como el estado de Massachusetts. Y, como un puñado de otros habitantes lejanos del sistema solar, su comportamiento orbital podría indicar la presencia de un Planeta X invisible que se esconde en los distantes dominios externos del sistema solar.

“Cada objeto pequeño encontrado que esté aislado de esta manera nos acercará más a la búsqueda del planeta”, dice Scott Sheppard, del Carnegie Institution for Science, quien informó sobre el hallazgo en un aviso distribuido por el International Astronomical Union’s Minor Planet Center. “O, nunca se sabe, si encontramos más de estos, tal vez dejen de apuntar hacia el misterioso planeta”.

Algo raro

En 1930, Clyde Tombaugh descubrió a Plutón cuando comparó esta imagen con otra tomada seis días antes y notó que la brillante mancha se había movido. Foto: Universidad del Estado de Nuevo México.

Como su nombre implica, el 2015 TG387 llamó la atención de los astrónomos por primera vez en 2015. Durante años, Sheppard y sus colegas estucieron utilizando algunos de los telescopios más nítidos de la Tierra para observar profundamente el sistema solar exterior y buscar los mundos más lejanos que están atados a la gravedad del sol.

Hacer este tipo de investigación requiere una cantidad considerable de tiempo y paciencia, porque el simple hecho de ver un pequeño pinchazo de luz no te dice mucho. En su lugar, los astrónomos deben rastrear cuidadosamente los objetos como el Duende a medida que avanzan lentamente en un fondo lleno de estrellas.

“Tomó tres años de observaciones para determinar realmente su órbita con una precisión con la que nos sentimos cómodos”, dice Sheppard. “Hemos encontrado varios objetos más que están a distancias similares, pero tomará un año o dos más para observar sus órbitas y ver si son realmente interesantes”.

En este momento, 2015 TG387 está en el cielo cerca de la constelación de Piscis, a unas 80 unidades astronómicas de distancia. Lo que significa que está 80 veces más lejos del Sol que la Tierra, o casi el doble que Plutón. Actualmente se está moviendo hacia adentro, y en su punto más cercano, la pequeña bola de hielo todavía estará a 65 unidades astronómicas de distancia. En su punto más lejano, será casi 2 mil 300 veces esa distancia.

A pesar de esa proximidad relativa, no podrás verlo en el cielo en este momento. El TG387 2015 es un objeto de magnitud 24, lo que significa que es tan brillante como una de las lunas pequeñas de Plutón, y ni siquiera se puede ver a Plutón sin un telescopio de jardín de tamaño decente y algo de práctica. Sheppard estima que tiene aproximadamente 180 millas de ancho, aunque ese cálculo depende de qué tan reflectiva es su superficie.

Migas de pan planetarias

Ilustración del supuesto Planeta X, un súper mundo que estaría en los límites del sistema solar. Imagen: Roberto Molar / Scott Sheppard / arnegie Institution for Science.

El objeto lejano tiene a los astrónomos entusiasmados porque el TG387 2015 se une a otros mundos recientemente descubiertos que se quedan muy lejos y trazan elipses exagerados alrededor de nuestra estrella, y nunca se acercan más al Sol que Neptuno. Estos incluyen Sedna, descubierto en 2003 y 2012 VP113, que se conoce como Biden.

Su órbita también se alinea con un grupo de otros objetos que, en conjunto, sugieren que un gran planeta, quizás varias veces más masivo que la Tierra, está al acecho en la oscuridad del sistema solar exterior.

“Sugiere que algo está empujando estos objetos en tipos similares de órbitas, por eso creemos que hay un gran Planet X”, dice Sheppard. “Algo de tamaño súper-terrestre, que lleva dichos objetos a estas órbitas estables”.

Sheppard y sus colegas están buscando este enorme y misterioso planeta, y dice que el TG387 de 2015 ayuda a reducir el área de búsqueda. Por ahora, sospecha que el Planeta X está orbitando en oposición al TG387 2015, creando una resonancia gravitacional que barre y mantiene esas órbitas extravagantes y lejanas.

Pero también es posible que los astrónomos solo vean un pequeño subconjunto sesgado de los habitantes del sistema solar exterior, tipo Sedna, y que no tracen ningún camino hacia el supuesto súper mundo.

Por ejemplo, Michele Bannister, astrónoma de la Universidad de Queen en Belfast, no está tan convencida de que haya un gran planeta misterioso y quiere ver más pruebas para defender el caso.

“La forma en que se prueban estas cosas es conociendo la abundancia de diferentes tipos de órbitas y las formas de las mismas”, dice.

Aún así, Bannister está entusiasmada con este mundo recién descubierto porque podría ser el primero de una mayor cantidad de objetos que normalmente no vemos.

“Cada una de estas detecciones es la punta del iceberg de una gran población, donde vemos la más brillante porque es la más cercana al sol o al miembro más grande, por lo que se vuelve detectable”, explica.

Bannister dice que estas colecciones abigarradas de fragmentos congelados son clave para comprender el diseño completo de nuestro vecindario solar y su historia. Hasta ahora, los científicos solo han podido acceder a varios grupos de estos objetos, incluidos aquellos con órbitas que los llevan dentro de las 50 unidades astronómicas del Sol.

Se cree que el último grupo, los cometas, proviene de las franjas externas de la nube de Oort, un grupo distante de fragmentos helados dispersos entre 2 mil y 200 mil veces más lejos del Sol que la Tierra. El Duende es probablemente similar a un cometa en su composición porque está hecho predominantemente de hielo, pero su órbita no es similar en absoluto.

En cambio, es probable que se origine dentro de la franja interna de la nube de Oort, un reino que hasta ahora no hemos podido explorar muy bien.

Bannister dice que uno de los misterios sobresalientes que giran alrededor de estos objetos distantes es la cuestión de cómo, exactamente, llegaron a ser. Es complicado representar la forma de un grupo de objetos que nunca se aventuran más cerca del sol que Neptuno.

Tampoco está claro cómo podrían haber sido empujados tan lejos. Las teorías van desde los suaves empujes gravitacionales que perturban sus órbitas a lo largo del tiempo, a los planetesimales auto-gravitantes o a los planetas sin estrellas.

“Este grupo sigue siendo emocionante porque no tenemos una explicación bien definida de lo que los causa”, dice Bannister. “Estos podrían ser planetesimales fosilizados desde los albores de nuestro sistema solar, colocados allí por un mecanismo aún por detectar”.

(Traducción de Cubadebate / Original en inglés en National Geographic)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • pedro emilio dijo:

    Para Avarez Pomarez Pasaje a lo Desconicido.

  • Dada dijo:

    No creo sea el planeta X

  • Aroldo dijo:

    Más fácil es decir que la Luna no existe que decir lo mismo del Planeta X, así de simple.

  • NickLow dijo:

    Es q mas q planeta X pienso q sea mas bien una Asteroide poque para q sea un planeta debe tener mayor tamaño puesto a que apenas posee la longitud de una ciudad en mi opinion
    Saludos

  • selong dijo:

    Aficionado a la astronomia;Una vez mas me dan la razon ¿ la fuerza repulsiva expansiva entre soles los separa pero a la vez estos mantienen sus planetas orbitando sobre ellos pero tambien estos planetas se van separando de su sol aumentando sus orbitas los cuales pueden interceder en las fuerzas magneticas de otros soles, pienso que de la nuestra pueden salir y los otros tambien pudieran entrar,es decir que pueden existir varios externos y este puede ser uno(de los tantos factores) para que algunos choquen y se destruyan, entre otras cosas(el cambio climatico es inevitable pero el hombre lo incrementa)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Nadia Drake

Es una escritora, colaboradora de la revista National Geographic fan de las lunas, las arañas y los gatos de la jungla.

Vea también