Imprimir
Inicio » Especiales, Economía  »

Europa busca contener los riesgos económicos de la web

| + |

Por Tom Fairless

La Unión Europea podría crear un nuevo y poderoso regulador para supervisar una franja de las empresas de Internet, principalmente en Estados Unidos, de acuerdo con un documento interno que pone al descubierto las profundas preocupaciones en altos círculos políticos de la UE en torno a la amenaza económica planteada por empresas como Google Inc. y Facebook Inc.

Tal medida sería eliminar el obstáculo más grande que aun se encuentra en el medio de las empresas estadounidenses de Internet que operan en Europa, algunas de los cuales ya están envueltas en investigaciones y juicios por cuestiones como competencia desleal y evasión fiscal.

El documento, elaborado en febrero por altos funcionarios para el comisario digital de la UE, Günther Oettinger, y visto por The Wall Street Journal, ofrece un modelo para la regulación de las redes en línea en Europa, que va mucho más allá de un plan general para el sector digital de la región que se debe anunciar el próximo mes. Ese plan es probable que sólo llame para una “investigación exhaustiva” sobre el papel de estas empresas.

Aún así, el artículo está muy lejos de convertirse en política. El análisis tendría que ser convertido en propuestas por la Comisión Europea —el brazo de la UE—y aprobado por los gobiernos nacionales y el Parlamento Europeo. Una regulación más estricta de las grandes empresas de Internet sería bien recibido por altos funcionarios en París y Berlín, pero otros gobiernos nacionales, sobre todo en Londres, podrían oponerse a las nuevas normas generales.

Al ser preguntado por el papel, Oettinger dijo a través de un portavoz, que le había solicitado a su departamento prepararlo “para estudiar las posibilidades.” Dijo que aún no se habían tomado decisiones, y que cualquier decisión sería tomada en consulta con las autoridades nacionales gobiernos y reguladores.

El documento advierte que algunos sitios web —tales como los motores de búsqueda en línea, mercados en línea y redes sociales— “se están transformando en súper-nodos que pueden ser de importancia sistémica” para el resto de la economía. “Sólo una parte muy limitada de la economía no va a depender de ellos en el futuro cercano”, dice. En él se enumeran 32 ejemplos de este tipo de plataformas. Todos menos cinco están basados en los Estados Unidos, y sólo uno se basa en Europa: el servicio sueco de streaming de música Spotify AB.

La falta de transparencia en torno a cómo estas plataformas funcionan, dice el documento, les permite explotar su poder de mercado en detrimento de otras empresas y los consumidores, lo que podría poner “toda la economía europea en riesgo.”

La solución, según el documento, es un nuevo “marco de supervisión” que regiría las relaciones entre las redes de Internet y otros negocios.

Podría incluir una prohibición de las prácticas “desleales”, como la cláusula de precio-paridad, en ella los acuerdos impiden que un vendedor use una plataforma y en otra ofrezca mejores precios, y el requisito de que los operadores de plataformas no discriminen entre sus propios servicios y los de terceras partes, en lo que Google ha sido acusado de hacer por los reguladores antimonopolio de la UE. Google ha negado violar las leyes de competencia europeas.

Supervisar las nuevas normas sería central para el “cuerpo de la red de la UE”, con el poder de supervisar el uso de los datos de las plataformas y de resolver los conflictos entre los operadores y las empresas a las que sirven, según el documento.

El documento de la UE también sugiere que se hagan redes en línea interoperables, permitiendo a sus clientes cambiar fácilmente entre los proveedores de servicios. Esa política ha sido previamente defendida por los políticos en Francia y Alemania.

Las empresas europeas de telecomunicaciones como Orange SA de Francia y Deutsche Telekom AG han participado activamente en el impulso de un nuevo marco reglamentario destinado a las empresas de Internet para promover lo que las empresas describen como un “campo de juego”. Los ejecutivos de las empresas alegan que se enfrentan a requisitos pesados para la interoperabilidad y el acceso abierto, cosas a las que las empresas de tecnología de Estados Unidos no se enfrentan.

Algunos ejecutivos de tecnología de Estados Unidos dicen que la presión por una mayor regulación de Internet es parte de una agenda política más amplia que incluye andanadas contra las empresas estadounidenses sobre temas que van de la competencia a los impuestos. Dicen que las iniciativas están dirigidas a restringir la competencia extranjera para ayudar a las empresas locales. “Se trata de ciber-proteccionismo puro y duro”, dijo un ejecutivo.

“Están… diciendo: estas son las personas que nos gustaría regular”, dijo James Waterworth, un vicepresidente de la Asociación de la Industria Informática y Comunicaciones para Europa con sede en Bruselas, un grupo de presión para empresas estadounidenses de Internet como Google y Facebook. Advirtió que las nuevas normas se arriesgarían a la captura de una franja de otras empresas en la nueva normativa, incluidos los fabricantes de automóviles y centros comerciales.

En un movimiento inusual, el artículo de la Unión Europea selecciona a los operadores de plataformas norteamericanas para una crítica particular. El documento acusa a algunos de cobrar altas tasas, y dice que hay poca evidencia de que ellos mismos creen puestos de trabajo.

“Mientras que los desarrolladores de aplicaciones de la UE representan el 42% de los ingresos globales de aplicaciones de consumo, en general la balanza comercial de la UE de la economía de aplicaciones es negativa ($137 millones de dólares), sobre todo debido a los honorarios que los desarrolladores de la UE pagan en los ingresos ganados para propietarios de plataformas de aplicaciones de América del Norte “, dice.

Los minoristas en línea Amazon.com Inc. y Etsy, dice el documento, pueden excluir a cualquier empresa de sus sistemas sin previo aviso si sospechan que sus términos y condiciones no se cumplen, sin necesidad de aportar pruebas concretas. “La impugnación de esta decisión es larga y onerosa”, dice.

Empresas como TripAdvisor, y booking.com se han convertido en el “principal punto de entrada” a sus mercados, y por lo tanto son “capaces de cobrar [sus] honorarios con total discreción”, que pueden ser un obstáculo para los nuevos usuarios de negocios, dice el documento. También dice que el sistema de subasta del servicio de publicidad online de Google AdWords carece de transparencia.

Amazon, Google y TripAdvisor no quisieron hacer comentarios.

Booking.com y Etsy no devolvieron llamadas para hacer comentarios.

Los reguladores antimonopolio europeos también han expresado su preocupación por las prácticas empleadas por algunas plataformas de Internet, especialmente Google, que la UE acusó la semana pasada de favorecer de manera injusta su propio servicio de compras en sus resultados de búsqueda. Google niega violación de normas de la UE.

El documento dice que estos casos de competencia no van a resolver los problemas más generales que plantean porque son “largos y costosos” y no pueden seguir el ritmo en rápido movimiento de la economía digital.

Los gobiernos europeos buscan cada vez más que la UE haga frente a estos temas, añade el documento. Se advierte que la falta de acción “puede llevar a un punto de no retorno en la organización de los mercados y todo el ecosistema de la vida digital.”

Otros departamentos de la comisión apoyan, al menos, algunas de sus propuestas, incluidos los responsables de la justicia y el crecimiento, dice el documento. Sin embargo, los oficiales de competición son más escépticos y argumentan que cualquier movimiento hacia regulaciones generales debe ser “prudente y pragmático”.

Sugiere una amplia investigación sobre el papel de las plataformas de Internet como el paso siguiente. Cualquier otra acción seguiría a esa investigación —que, según otro documento visto por The Wall Street Journal, es también una parte del plan para el sector digital de la UE que deberá ser anunciado el próximo mes.

A pesar de sus críticas a las propuestas, las empresas de tecnología de Estados Unidos están tomando en serio las preocupaciones. Empresas como Apple Inc. y Amazon en los últimos meses han contribuido de manera significativa a las economías europeas. En Francia, Google ha lanzado recientemente una campaña publicitaria llamada “Motor del éxito francés” para realzar cómo el motor de búsqueda ayuda a las empresas francesas.

En un discurso en Alemania a principios de este mes, el Sr. Oettinger se quejó de que los negocios en línea de Europa eran “dependientes de algunos jugadores no comunitarios en todo el mundo”, ya que la región había “perdido muchas oportunidades” en el desarrollo de plataformas en línea. Habló de la necesidad de “sustituir los motores de búsqueda web, sistemas operativos y redes sociales de hoy en día” sin nombrar a ninguna de las empresas.

También ofreció una dura advertencia del “enorme” impacto que las tecnologías digitales estaban teniendo en el tejido industrial europeo.

“Si no prestamos suficiente atención, podríamos invertir en la producción de coches maravillosos, pero los que venden los nuevos servicios para el coche estarían haciendo el dinero”, dijo.

(Tomado de The Wall Street Journal. Traducción de Paola Cabrera Rodríguez/ Cubadebate)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también