Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Ucrania, en la mira de las corporaciones occidentales

| 8

Ukraine_brief_cover

En esta columna Frédéric Mousseau, director de Política del Oakland Institute, escribe que la presencia de las empresas occidentales en Ucrania se expandido en estos últimos años, particularmente en el sector agrícola, en coincidencia con el mayor conflicto Este-Oeste que se combate desde el fin de la Guerra Fría. Ucrania es el tercer exportador mundial de maíz, el quinto exportador mundial de trigo, y tiene 32 millones de hectáreas de tierra cultivable, equivalentes a un tercio del total de la tierra productiva de la Unión Europea.

Por Frederic Mousseau

OAKLAND, Estados Unidos, 3 feb 2015 (IPS) – El nuevo gobierno de Ucrania, en funciones desde el 2 de diciembre, tiene el más firme apoyo de las potencias occidentales y es único en el mundo: tres de sus más importantes ministros nacieron en el extranjero y recibieron la ciudadanía ucraniana horas antes de asumir sus cargos.
La ministra de Finanzas es Natalie Jaresko, una empresaria nacida en Estados Unidos, que reside en Ucrania desde mediados de los años 90 y administra Horizon Capital, un fondo de inversiones de capitales occidentales.

Esta inusual presencia de extranjeros en el gobierno de Kiev es coherente con el predominio que los intereses occidentales han adquirido sobre la economía ucraniana.

El Oakland Institute ha documentado esta transformación en dos recientes informes, el primero sobre la presencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial en el conflicto en Ucrania ( Walking on the West Side: The World Bank and the IMF in the Ukraine Conflict) y el más reciente sobre la penetración de las corporaciones occidentales en la agricultura ucraniana ( The Corporate Takeover of Ukrainian Agriculture).

El principal factor de la crisis que desencadenó una oleada de protestas y forzó la renuncia del presidente Viktor Yanukovich en febrero de 2014, fue su rechazo a un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE), concebido para expandir el comercio bilateral e integrar la economía de Ucrania a ese bloque. El acuerdo estaba vinculado con crédito de 17.000 millones de dólares  del FMI.

Tras el alejamiento de Yanukovich y la instalación de un gobierno pro occidental, el FMI inició un programa de reformas orientado a incentivar las inversiones privadas en el país.

El  paquete de medidas incluía la privatización del suministro de agua y energía, y asignaba prominente importancia a lo que el Banco Mundial identificaba como “las raíces estructurales” de la actual crisis económica ucraniana, en primer término los elevados costos que gravan a las empresas privadas.

La agricultura ha sido el objetivo principal de las inversiones extranjeras en Ucrania y es considerada por el FMI y el Banco Mundial como el sector prioritario del programa de reformas.

Las dos instituciones alaban la rapidez con la que el gobierno ha seguido sus consejos. Por ejemplo, el programa de reformas recetado a Ucrania incluía la facilitación de la adquisición de tierras agrícolas, la eliminación de controles y regulaciones sobre la producción de alimentos, y la reducción de impuestos y de derechos aduaneros.

Bastan pocos datos para describir la magnitud de la agricultura ucraniana: es el tercer exportador mundial de maíz, el quinto exportador mundial de trigo, y tiene 32 millones de hectáreas de tierra cultivable, equivalentes a un tercio del total de la tierra productiva de la UE.

El control del sistema agrícola ucraniano es un factor fundamental en la lucha que ha tenido lugar este último año en el contexto del mayor conflicto Este-Oeste desde el fin de la Guerra Fría.

La presencia de las corporaciones extranjeras en la agricultura de Ucrania se ha extendido rápidamente, ya que en estos últimos años han comprado 1,6 millones de hectáreas.

Aunque empresas como las estadounidenses Monsanto, Cargill y DuPont se encuentran en Ucrania desde hace mucho tiempo, sus inversiones en el país se han expandido recientemente.

Cargill es productora de pesticidas, semillas, fertilizantes y ha ampliado sus inversiones en almacenamiento de granos y nutrición animal, mientras que ha adquirido una participación en UkrLandFarming, la mayor compañía agroindustrial del país.

Por su parte, Monsanto ha duplicado su personal en el país en los últimos tres años y en marzo de 2014, unas semanas antes de la salida de Yanukovich, invirtió 140 millones de dólares en la construcción de una nueva planta de semillas.

La expansión de DuPont también incluye una planta de semillas.

El designio de las corporaciones occidentales no se detiene en el control de algunas rentables actividades agrícolas, aspira a la integración vertical del sector de la agricultura, y ya se está extendiendo al transporte y la infraestructura.

Por ejemplo, Cargill posee ahora cuatro elevadores de granos y dos plantas procesadoras de aceite de girasol, y en diciembre de 2013 adquirió 25 por ciento de una terminal en el puerto de Novorossiysk, en el mar Negro, con capacidad para procesar 3,5 millones de toneladas anuales de granos.

En todas las fases de la cadena agrícola, desde la producción de semillas hasta el transporte de las exportaciones, está en aumento el control por parte de las corporaciones occidentales.

Aunque Ucrania no permite la producción de alimentos genéticamente modificados (GM), el acuerdo entre Kiev y la UE incluye una cláusula (artículo 404) que compromete a las dos partes a cooperar para “extender el uso de biotecnologías” en el país.

Esta cláusula llama la atención porque implica una apertura hacia la importación de alimentos GM en Europa, que es el mayor objetivo de las corporaciones productoras de semillas, como Monsanto, pero que son rechazados por la gran mayoría de los consumidores europeos

Empero, no se advierte cómo este cambio podría beneficiar a los ucranianos, como tampoco lo que pueda significar la oleada de inversiones extranjeras para los siete millones de agricultores locales.

Cuando finalmente cese el conflicto en el “pro ruso” sector oriental, los ucranianos se preguntarán qué ha quedado de la capacidad de su país para controlar su suministro de alimentos, y administrar su economía de acuerdo con sus propios intereses.

Y es de esperar que europeos y estadounidenses finalmente desoigan la ensordecedora retórica sobre agresiones rusas y derechos humanos, y comiencen a cuestionar la injerencia de sus países en el conflicto ucraniano.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • José Molina Vidal dijo:

    Mucho ántes de la Segunda Guerra Mundial, ya fueron los judios estableciendose en Ukrania, a tal punto que la mayor concentración de judios de la ex Unión Soviética esta y sigue estando en Ukrania. La situación de guerra de Ukrania con Russia yo solo la achacaba a cuestiones de indústrias y militares: Indústrias porque la Unión Soviética incorporó, (favor acepten el término) a la república de Ukrania indústria pesada y estratégica tambien; militar por la existencia de la flota Rusa del Mar Negro en Ukrania. Pero no, no solo eso que es cierto, tambien el potencial de producción de alimentos de este territorio. Claro, los acapadores de alimentos para venderlos a precio de oro, lo que hace que el arroz, la harina, el maiz; tengan precios tan altos. Esto es el lobby puro y duro en pugna. Echando a fajar a los gobiernos en su propio beneficio. A cuidarse que van en serio, tienen una población de judios dispuestos a inmolarse por su dios en el que ya ni la plutocracia judío sionista mundial cree. Una cultura muy antigua, que escribió el libro de fábulas, leyendas y sustos y castigos mas viejo de la historia, que ha sabido ir siempre años or delante de nosotros. Perdón y gracias, Molina

    • José Molina Vidal dijo:

      Voy a tener que contratar una secretaria para repetir lo mismo. Yo no soy antisemita porque el semitismo no existe. Sí existe el judaismo y tambien existe la filosofía sionista. sobre el judaismo tengo el mismo criterio que con cualquier otra religión, pues todas se fundamentan en lo que escribieron hace ha, los mismos escritores: los judios. ¿O no?, si no estoy de acuerdo con el sionismo por su prepotencia y hegemonismo y control alrededor del mundo. ¿Entendido?. Gracias, Molina

  • cadillac dijo:

    estan invirtiendo en Ucrania?

    • José Molina Vidal dijo:

      Si supieras que Nigeria, pais con la mayor población de áfrica (100 millónes) abastece a Europa de entre otras cosas de habichuelas, la están deposeyendo de sus recursos, los ninos y niñas en el lodo sin comida buscando piedras preciosas, tiene oro, y por ahí pa’lla. Sin embargo debias ver como vive el pueblo sin agua, ni recursos NI NADA. Verifica lo que escribo y luego preguntate si puedo tener o no razon en lo que he escrito. Pero eso no es todo. Los paises nordicos estan comprando extensiones immportantes de tierra en el Africa Subsahariana, y no prescisamente para plantar comida para el pueblo. averigua o date un paseito y luego canta. Gracias, Molina

  • Gabo=D dijo:

    Una pregunta que salta es:
    si lo que querían los “pacíficos y soñadores” manifestantes del EUROMAIDÄN era hacer que el gobierno de Kiev firmara la integración del país a la UE, ¿Por qué oroshenko no lo ha hecho?
    Raro que dieran un golpe de estado, pusieran a un empresario magnate en el poder, y la voluntad del pueblo “democrático” que votó en las elecciones no se lleve a cabo.
    Je.

  • Gabo=D dijo:

    Perdon se me fue la P de Petró Poroshenko….
    A ver, este último no aparece.

  • Gabo=D dijo:

    “Y es de esperar que europeos y estadounidenses finalmente desoigan la ensordecedora retórica sobre agresiones rusas y derechos humanos, y comiencen a cuestionar la injerencia de sus países en el conflicto ucraniano.”

    lo de desoir si creo que llegue a suceder, siempre que se detenga el conflicto armado al más clásico estilo de la guerra fria donde los únicos que ponen los muertos son los ucranianos.
    Lo del cuestionamiento a sus propios gobiernos por la intromisión, no lo creo. Los gringos seguirán viendo a Oprah y los europeos tratando de hallarle un significado a sus vidas. Por desgracia eso es lo que se espera que haga la mayoría.

    • José Molina Vidal dijo:

      A lo mejor hay quien quiere provocar otro holocausto, digo yo. No crees?. Gracias, Molina

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también