Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

La violencia contra la mujer sale del clóset

En este artículo: Cuba, Mujer, Violencia
| 8

Por Patricia Grogg

La historia de Saúl, marido agresor, y de Odalys, esposa golpeada, lleva desde hace varias semanas a millones de hogares de Cuba el espinoso y muchas veces silenciado tema de la violencia contra la mujer. Puede provocar sorpresa o rechazo, pero pocas personas escapan a la polémica y la reflexión.

“Hacer visible ese tema (de violencia de género) es el gran aporte de ‘Bajo el mismo sol'”, específicamente esta segunda temporada denominada “Soledad”, dijo a IPS la especialista en género y cine Danae C. Diéguez.

La obra, que se presenta dividida en tres temporadas con su argumento propio cada una, aborda en esta segunda ocasión, como su nombre lo indica, la soledad del ser humano, aun cuando se tiene compañía. La primera fue “Casa de Cristal”, que narró la historia de tres mujeres tras salir de la cárcel, y la última será “Desarraigo”.

“Soledad” se constituyó en el espacio de mayor audiencia en este país de 11,2 millones de habitantes.

Saúl y Odalys son algo más que un matrimonio mal llevado. En la pareja, los golpes reemplazan al diálogo. El hombre, alto y fornido, arremete contra la mujer que, con el apoyo de una amiga, va pasando de la vulnerabilidad a la reacción.

“No me explico cómo puedes ser tan aguantona”, le han dicho televidentes a la actriz Tamara Castellanos, la intérprete de Odalys.

“Eso dicen quienes no se han visto en situaciones parecidas”, comentó Magaly, una señora de 70 años que confesó a IPS haber sufrido en carne propia el abuso continuo de su esposo.

“Me salvé porque decidió irse del país. Al menos Odalys le ha respondido algunos golpes al marido. Yo nunca me atreví y lo que hacía era evitar que me diera en la cara”, contó.

“Lo que es yo, hace rato lo hubiera botado de la casa”, remató Dunia Piquera, de 35 años y 14 de casada, para quien la novela “está buena”, porque muestra “la realidad” y tiene muchos mensajes para la sociedad.

“Aunque bueno, la gente no siempre aprende y sigue cometiendo los mismos errores”, comentó la mujer a IPS.

Quizás como ninguna otra telenovela cubana, “Soledad” y especialmente el caso de Odalys están provocando debates dentro y fuera del hogar. Nadie recuerda que se trata de ficción cuando se habla del tema, ya sea en la espera del ómnibus, esperando para comprar el pan o en el pago de la cuenta telefónica.

Para Castellanos, la experiencia resultó “lacerante”, pero a la vez la hizo “madurar” y ver la vida desde otra perspectiva.

“Hemos dado el primer paso, se ha roto la barrera del silencio, porque hay muchas personas que están en esa situación. Ojalá todas puedan traspasar esa barrera y buscar el apoyo necesario”, indicó la actriz en un encuentro convocado por la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Diéguez sostuvo que, con esta novela, se aborda por primera vez en la llamada pantalla chica el “ciclo del maltrato”, teoría formulada por la antropóloga estadounidense Lenore Walker (Síndrome de la Mujer Maltratada, 1979) que permite entender el comportamiento de algunas mujeres violentadas por sus parejas. Sobre todo por la vuelta de la víctima con su agresor.

Se comienza por la acumulación de tensión, seguido de la explosión violenta y el arrepentimiento, fase esta última en la que él se muestra amable, cariñoso y promete cambiar. La mujer le cree y accede a darle otra oportunidad. Tras sucesivas repeticiones del ciclo, la fase tres se va abreviando, hasta desaparecer.

Solo habrá tensión y explosión violenta al final.

“Soledad” coincidió por estos días con la Jornada Nacional por la No Violencia, que coordina por quinto año consecutivo el no gubernamental Grupo de Reflexión y Solidaridad “Oscar Arnulfo Romero” (OAR) con el propósito de promover, compartir, reflexionar, visibilizar y desnaturalizar la violencia de género”, involucrando tanto a mujeres como a hombres.

El programa, previsto desde este viernes 25 al 9 de diciembre, involucra a proyectos comunitarios e instituciones del gobierno, y se complementa con iniciativas paralelas convocadas desde el Centro Nacional de Educación Sexual, la Red Iberoamericana de Masculinidades y el Sistema de las Naciones Unidas en la isla.

En un taller realizado en la sede de la OAR durante esta semana, activistas comunitarios expusieron la necesidad de crear una “línea ayuda” para apoyar a las mujeres víctimas de la violencia de género.

Al parecer, las autoridades estarían analizando la eventual implementación de ese sistema, que ya existe para consultas de personas con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) o adictas a las drogas.

La no gubernamental FMC dispone de 175 casas de orientación a la mujer y la familia en distintas partes del país, desde las cuales ofrece apoyo a las víctimas de maltrato, aunque expertos señalan que su impacto no es igual en todas las localidades, ya sea por falta de personal calificado para responder a un reto de este tipo o porque no se conoce de su labor en ese sentido.

Esta organización, que reúne a la mayoría de las mujeres cubanas mayores de 14 años, coordina desde 1997 el Grupo Nacional de Trabajo para la Prevención y la Atención de la Violencia Intrafamiliar que, integrado por diferentes entidades gubernamentales, se considera el reconocimiento oficial de este flagelo en el seno familiar como un problema social en Cuba.

Así y todo, la violencia de género ha tendido a silenciarse o minimizarse en esta isla desde los medios de comunicación y los espacios oficiales, situación que podría cambiar tras incluirse como problemática a enfrentar en el documento base de la próxima Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba, prevista para enero próximo.

La Constitución y numerosas leyes aseguran la igualdad de la mujer y protegen a la familia en este país, pero el maltrato que se perpetra en la intimidad del hogar no siempre se denuncia, ni figura en las estadísticas. Especialistas consideran necesaria una ley contra la violencia de género y no el mero perfeccionamiento de la legislación vigente.

(Tomado de IPS)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • LUNA dijo:

    Bueno, todo eso esta muy bien, pero hace tiempo me asalta el deseo de ver reflejada en esas novelas la obra de la politica educacional de la Revolucion, es decir, asistir a la cotidianeidad de una mujer con parecidos conflictos pero en capacidad de resolverlos en paridad.

    Una intelectual, segura de sì misma, ùtil,concientemente, a la sociedad que representa; una cientifica, una escritora, actriz, mèdica, educadora, agronoma, arquitecta, ingeniera, abogada, etc. con los mismos o parecidos conflictos, pero superados por la tremenda oportunidad aprovechada, de hacerse un ser humano ùtil y dueña de su destino.

    Estoy segura, que impactarà en ese sector que ha perdido oportunidades de superacion,màs que el regodeo de una situaciòn milenaria. y posiblemente vuelque en sus hijas la necesidad de salir del cerco que impone la ignorancia y la dependencia.

  • francisco everaldo dijo:

    que bueno porque nuestros medios y los rectores al respecto, lleven a la pantalla, a la calle, este tema, que es tan escabroso y delicado como hablar del cancer u otra calamidad humana.
    en españa concretamente la violencia de genero esta a la orden del dia, ya van 54 mujeeres muertas este año por la violencia de genero, y creeanme que ver las noticias de estas noticias en los telediarios, es realmente escalofriante algunos casos.
    seria muy bueno, unas mesas redondas sobre estos temas, y poner muchos ejemplos graficos de los noticieros españoles con este tema, porque creo que es necesario hacer conciencia en el cubano de un tema que es un secreto a voces en nuestros pueblos y ciudades.
    tratare de verlo en internet, debe ser muy buena la calidad de puesta en escena.
    exitos y a la carga publica con estos temas hermanos

  • Maribel dijo:

    Es increíble que en la vida real se den casos así, y las estadísticas no muestran la situación real del problema, pues muchas mujeres, por verguenza, lo ocultan a sus propios familiares. En la mayoría de los casos esas mujeres no tienen una verdadera independencia económica y tienen además problemas de vivienda, es decir, ¿a dónde van a irse? Si la casa de los padres es pequeña y viven otros hermanos…, ¿la admitirán de vuelta? Comprar una no es una opción para el 99 por ciento de la población, ¿con qué?

  • Marianela Curbelo Ramírez dijo:

    Creo que la formación de trabajadores sociales puede ayudar en este sentido. Igual la FMC debe fortalecerse para que en algunas localidades recobre el protagonismo comunitario que tuvo en épocas anteriores. También creo que la violencia de género puede presentarse en ambos sentidos, porque aunque sea menos común en Cuba, también existe violencia en la que los hombres pueden ser las víctimas, sobre todo en casos de violencia psicológica. Las leyes deberían tener también en cuenta esta otra forma de violencia de género.
    La novela marca un precedente que estaba haciendo falta en la televisión cubana. Su calidad en la realización ha ido de la mano de la importancia de las temáticas tratadas, de ahí el éxito de esta serie.

  • José Molina Vidal dijo:

    Éste tema es muy interesante…claro, vivo en España donde en lo que va de año creo que ha habido ya: 57 asesinatos (en violencia doméstica digo que es como se llama aquí), pero nadie ha mencionado aquí donde vivo, que éste fenómeno es un engendro social, sencillamente es producto de la sociedad en la cual se presenta…-
    Claro: similares resultados pueden tener distintas causas…pero en una sociedad capitalísta, que todas son sociedades enfermas, generalmente es a la sociedad a la que hay que culpar. Y lo digo porque aquí en España se ha dado el caso: muchos entre personas pobres pero tambien entre personas con poder adquisitivo alto.-
    Yo soy del criterio que habría que buscar las causas: primero en el factor económico dentro de ese núcleo y en esa sociedad analizada.-
    Caso homologable áunque distinto es el hecho que en estas sociedades las mujeres no quieren parir, sin embargo en los países del “tercer mundo” no tienen inconvenientes en parir con todo lo que eso, en dependencia de donde se esté entraña claro vaya, vaya. Gracias Molina

  • AECP dijo:

    Pienso que es demasiado ya el monotema de todos los programas de TV, solo ponen eso que le llaman “la realidad”, sí pero de la realidad solo te están enseñando la parte negativa, en novelas, películas, teleplay, en la letra de las canciones, ect, ya es demasiado!!!. Siempre se criticó de Hollywood eso de mostrar cada vez más los temas de violencia, armas en sus películas y nosotros solo enseñamos eso, la violencia, homosexualidad, irrespeto de hjos y padres, chusmería, escenas de sexo exagerado, solo eso. Cuando enciendes la TV solo ves eso que no hay agua, la fajazón en la cola de la bodega, lo que le grita alguien a otro, el mal-hablar …. los escritores de programas de tv están copiando y pegando.

  • Inocencio Sánchez dijo:

    La novela cubana pese a ser ficción, nada más parecido a la realidad, refleja aspectos reales y muy actuales de la sociedad cubana. La mayor parte de los cubanos la ve. Lo más importante para una TV Social de carácter educativo como la nuestra, es que conlleve a la reflexión y al cambio. La causa eficiente de los males y problemas que ahí se plantean trascienden la frontera de lo doméstico. Se me ocurre entonces preguntar: ¿Los principales decisores ven novelas…?

  • Raul Sobrino (El sofista) dijo:

    En el mundo, la violencia contra la mujer tiene causa principalmente en las leyes que se han creado para supuestamente protegerla, así como en los problemas socio-económicos que atan a unas personas a otras al carecer de medios para poder escapar de ellas, todo lo cual ha exacerbado el problema. En un mundo interdependiente y en el que estamos obligados a responsabilidades paternas y familiares, por un lado, mientras que por otro estamos sometidos por las miserias en las que estamos, cual no nos da libertad para escapar (dejar a la mujer y familia e irnos para otra vivienda así con la facilidad con la que lo hacen los ricos en cuanto sus esposas les empiezan a disturbar sus vidas, teniendo todos los medios para salir de la casa sin mas nada que la ropa que llevaban en cima, mas las tarjetas de crédito y una chequera), ese es un mundo que se presta para la frustración y la violencia domestica, así como también en los trabajos donde se nos hostigue (donde se han dado casos de masacres y auto suicidio). O sea, que si todo fuera fácil así para todo el mundo, lo mismo para escapar de un mal hogar que para escapar de un trabajo, nadie se entraría a golpes ni masacraría a nadie a no ser que una parte le estuviera reclamando a la otra la mitad de los bienes, lo que podría dar lugar a homicidios y desapariciones misteriosas.
    En Cuba la violencia domestica no se escapa de las mismas dinámicas que la generan en otras partes del mundo. De manera que mientras las mismas causas que las generan en el resto del mundo existan en Cuba, pues allí también siempre existirá esta sin importar si todos los cubanos se hicieran personas cultas profesionales, universitarias y creyentes del socialismo. Y aunque existen otras causas como lo son los crímenes pasionales generados por el temor a ser abandonados en un mundo donde se hace difícil conseguirse otra pareja -especialmente una con la pudiéramos obsesionarnos de la misma manera en la que lo estábamos con la que teníamos anteriormente-, la realidad es que la inmensa mayoría de los problemas domésticos vienen a causa de nuestras impotencias y faltas de medios para poder escapar y conseguir otro hueco (casucha, apartamentucho) donde comenzar de nuevo.
    El filósofo y jurista Enrique Marí, manifestó: “La familia, junto con la política, es una de las grandes fuentes de potenciación del odio…” (A lo que también tenemos que añadirle el lugar de trabajo, donde solemos ser obstinados por otros empleados, mientras que tenemos que aguantarlo para evitar una pelea que de seguro nos pondría en la calle). Esto es muy cierto en las sociedades occidentalmente influenciadas, mientras que es raro en las naciones árabes, donde la cultura establecida no le da tantos poderes a la mujer para que puedan darle rienda suelta a las histerias que llevan a los hombres a estados de irritabilidad y descontrol que puede llevarlos a tirar de cabeza a sus esposas desde un sexto piso como lo hizo el ex campeón mundial argentino Carlos Monzon. La realidad es que mientras más duras son las leyes en contra de la violencia domestica, más trágicas y horrendos son los resultados. En un mundo en el que en las guerras se dan tantos genocidios y se masacran a tantas familias completas, parece como muy hipócrita preocuparse por unas peleas domesticas entre un hombre y una mujer. Si por pegarle con una fusta en las nalgas a una mujer, uno va a ser condenado al extremo de destruirle su futura vida, pues entonces la reacción es caer en los extremos de matar para así no darle el gusto a alguien de pagar con cárcel por lo que le hizo en su desesperación; una situación que no se da normalmente en los países árabes por cuanto allí el hombre sí puede controlar a la esposa para que esta no lo lleve a cometer un acto barbárico. Viniendo al caso, estas diferencias culturales son una de las causas principales del conflicto árabe-israelí ó palestino-israelí, país ultimo cual trajo una cultura odiada al mismísimo corazón del mundo árabe, y cual choca con sus mas sagradas costumbres para mantener una familia en armonía, mientras que en Israel dominan los valores morales occidentales que protegen las reacciones histéricas de la mujer contra sus esposos, mientras que no las protegen de las golpizas que pueda darle otra mujer (lo que suele ser normal que ocurra en las relaciones entre lesbianas), e incluso de las que puedan darle las fuerzas policiales cuando se niegan a cooperar con estas en el momento de arrestarlas, las que la estrellan contra el piso y las esposan a la fuerza, mientras que por los mismos actos un esposo podría servir varios años de cárcel y arruinarse su vida para siempre. O sea, que unos policías que arrestan a un hombre abusador por dejar marcada a su esposa al tratar de contenerle un ataque de histérica en la que lo estaba tirando y rompiéndolo todo, dejándole marcas moradas en los brazos, ese esposo si seria llevado preso, pero un policía que forcejara con una mujer y que cayera al piso, lastimándose e incluso que le torciera los brazos para esposarla, ese policía estaría haciendo cumplir la ley, hasta cuando se diera el caso de dispararle mortalmente en defensa de su propia vida por haber sido amenazado con un cortaúñas ó un limador como ya antes ha ocurrido.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también