Imprimir
Inicio » Especiales  »

Palestina, Naciones Unidas y la ilegalidad internacional

| 7

Ataque de Israel a Gaza. Foto: Global Research-in-gazaPor Ernesto Gómez Abascal

El reconocimiento del Estado palestino por la Organización de Naciones Unidas es poco probable que se logre, pero el propósito hecho público por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, al menos ha tenido el mérito de poner en evidencia, una vez más, la ilegalidad internacional vigente.

Creo que estamos ante la peor Organización de Naciones Unidas de todos los tiempos y posiblemente ante el peor Secretario General y hay que decir que los ha habido malos. Me atrevería a decir también que este es el más comprometido con el gobierno de Estados Unidos. Claro que esto es un reflejo del carácter antidemocrático de las normas que rigen esta organización y de la correlación internacional vigente, muy desfavorable para los intereses de los pueblos, en especial para los países que componen el todavía llamado Tercer Mundo, después de la desaparición de la Unión Soviética y del Campo Socialista, que proveían al menos algún balance en esa correlación.

Si no existieran suficientes antecedentes de la violación por la propia Organización de los objetivos básicos para los que fue creada: “Velar por la Paz y la Seguridad Internacional”, lo que está sucediendo actualmente en Libia, sería más que suficiente para cuestionarla. Allí, una resolución del Consejo de Seguridad, está siendo utilizada por la OTAN bajo el hipócrita pretexto de proteger a la población civil, para masacrarla, ocupar el país y convertirlo en una colonia al servicio de sus intereses ¡El colmo de la ilegalidad!

La llamada “cuestión palestina” ha sido posiblemente el tema que más atención ha recibido desde la creación de la ONU. Existen elementos de sobra para que Palestina forme parte de las Naciones Unidas y sea reconocida como estado independiente. La Resolución 181 de la Asamblea General, que en noviembre de 1947 dividió la Palestina histórica en dos estados, establecía la creación de un estado árabe, Palestina; y otro judío, Israel. Aunque la Resolución fue aprobada por mayoría1, el delegado de Cuba, que votó en contra de la partición, la denunció como ilegal, pues se estaba decidiendo el destino de un territorio habitado por un pueblo a quien no se había consultado: “…se esta disponiendo de la suerte de una nación, privándola de su suelo nacional, del suelo que ha tenido durante muchos siglos, sin que se le haya consultado para conocer su opinión.” Pero en todo caso, esta resolución ha quedado como antecedente, con plena vigencia, de un pronunciamiento de la ONU estableciendo el Estado palestino.

Los sionistas, proclamaron su Estado independiente el 14 de mayo de 1948, un día antes de que expirara el mandato británico, cuando ya ocupaban mediante acciones terroristas, mucho más territorio que el otorgado por la Resolución 181. Los palestinos no llegaron a crear el suyo como reacción a la injusticia de que habían sido objeto. Israel sería admitido como miembro de la ONU en mayo de 1949, mediante la Resolución 273, que en uno de sus acápites dice: ” La Asamblea General decide que Israel es un Estado amante de la paz que acepta las obligaciones consignadas en la Carta, está capacitado para cumplir dichas obligaciones y se halla dispuesto a hacerlo”.

Israel, el único Estado creado por una resolución de la ONU, contrariamente a lo dispuesto en el precepto anterior, se ha convertido en el Estado más violador de sus resoluciones y disposiciones, ha ocupado y continúa haciéndolo, la mayor parte del territorio correspondiente al Estado palestino y rechaza por todos los medios la posibilidad de que este pueblo constituya su propio Estado independiente. Ocupa también por la fuerza, territorios de otros dos Estados: Líbano y Siria. Israel, se ha negado hasta el presente, a definir sus fronteras. En unas treinta ocasiones los Estados Unidos, mediante el ejercicio del veto, ha debido protegerlo de ser sancionado o condenado por el Consejo de Seguridad. La opinión pública internacional lo ha acusado reiteradamente de practicar el terrorismo de estado.

La Liga Árabe, la Unión Africana y el Movimiento de Países No Alineados, han hecho declaraciones apoyando la justa aspiración palestina a ingresar como Estado miembro de la ONU y es muy probable que logre alcanzar el requerido apoyo de los dos tercios de la Asamblea General (128 de 192), si esto llega a someterse a votación en septiembre próximo. Sin embargo, el procedimiento establecido en la Carta de Naciones Unidas, exige la previa aprobación del Consejo de Seguridad, donde ya Estados Unidos ha anunciado que vetará la demanda. Es muy posible que como ya es común, los miembros de la Unión Europea, se subordinen y actúen en común con la posición estadounidense.

Ante esto, se ha mencionado que los palestinos tienen la opción de apelar a la votación de una resolución en la Asamblea General, mediante el precedente establecido por una fórmula llamada “Unión para la Paz”, que podría otorgarle un reconocimiento como estado, aunque no un asiento como miembro pleno del Organismo. Hasta el momento, los dirigentes de la Autoridad Nacional Palestina parece que persistirán en esta vía, aunque ya el Dpto. de Estado de EEUU ha amenazado incluso con suprimir su apoyo económico si esto se produce. Israel, también formula amenazas de todo tipo y se mueve intensamente en el campo diplomático para tratar de restar apoyo a la intención de la Autoridad Nacional Palestina.

A los palestinos les queda la alternativa de iniciar una nueva Intifada o “sublevación de los indignados”, como ahora se le llama, movilizando a los casi cinco millones que componen su población en Gaza, Cisjordania y el propio territorio israelí. Éstos, apoyados por movilizaciones de los millones que viven como refugiados en los países fronterizos con Israel: Jordania, Egipto, Líbano y Siria, podría constituir un formidable elemento de presión sobre Israel y sobre la Comunidad Internacional, mucho más importante que la aprobación de una resolución de la Asamblea General de la ONU.

Para llevar adelante con éxito tal movimiento, sus dirigentes deben acabar de convencerse de que la unidad palestina es imprescindible y está por encima de compromisos e intereses personales y sectarios.

Nota:

1 De los 57 miembros que contaban entonces las NNUU, 33 votaron a favor; 13 votaron en contra; y 10 se abstuvieron.

(Tomado de Rebelión)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Raimund dijo:

    Se debe elevar a análisis en la ONU la posibilidad que Palestina, sea reconocida como un país miembro mas, es irónica la situación creada, allí donde se lucho por el espacio del pueblo judío, hoy se lucha por excluir a quienes ya estaban allí en aquel momento, en fin este mundo va quedando aceleradamente para los pocos vitales en absoluto detrimento de los muchos tribales. Pero es interesante ver como Ban Ki moon, es reelegido por unanimidad, la presidenta del Banco Mundial, sale por unanimidad, la resolución contra Libia, sale sin ninguna oposición, la Corte Internacional de Justicia, declara reo a Kadafi por unanimidad, los pocos vitales definen quienes somos terroristas, quienes traficamos con seres humanos, quienes propiciamos el comercio de la droga, a quienes nos invaden, a quien dan dinero, a quienes matan y los mas, la mayoría de los pueblos del mundo, no obstante sus premios Nóbel, sus científicos, sus políticos, sus organizaciones políticas, sindicales, sociales, movimientos de masa, asumen, aceptan, cumplen. Es que no habrá otra forma de organizarnos, defendernos, en fin de vivir. Esta situación podrá justificarse con cambio climático, mas o menos riquezas etc., pero, y las personas terminaran enajenadas como zombis, esclavos, sin futuro.

  • roberto dante dijo:

    roberto dante
    Lánús, Argentina – 30 06 2011 –

    La “ceguera” de Barak Obama condicionada por el fundamentalismo de Netanyahu es tal, que le impide ver la salida (¿?) que le están ofreciendo Mahmoud Abbas y la Liga Árabe. ¿A quiénes representan…?

    Recapitulemos: ¿La Liga Árabe no es la misma que pedía la intervención de la ONU en Egipto y Libia? Entonces, ¿De qué tipo de estado Palestino nos estarán hablando?
    Creo que buscan un “Sello” de goma que certifique un estado de límites tan comprimidos que solo sea ocupado por la “Nueva Burguesía de Palestina”, que negocia con Israel. ¿Por qué Negocio y Traición son siempre amantes inseparables?
    Porque están en las bases de la reproducción capitalista. Se necesitan.

    La mal llamada “cuestión palestina” no es tal. Los Palestinos no fueron consultados sobre la división de su territorio, son los agredidos enfrentados con la “cómplice” diplomacia de la ONU. Se debería decir la “cuestión sionista”; porque son los agresores que impusieron su proyecto colonialista bajo el ala protectora de Inglaterra.

    Desde el otro ángulo: Para el sionismo la actualidad de Oriente Próximo le es tan adversa que los asusta; por lo cual se comprende el artículo publicado en “elPeriódico.com” firmado por ALON LIEL (Ex Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel). En él, Liel, expresa su desacuerdo con Netanyahu, y pide por un estado palestino (concuerda con Abbas y La Liga Árabe), y sostiene que la política actual de Israel los “deja sin proceso de paz,…, sin visión de futuro y sin esperanzas”. Es miedo, que está resquebrajando la solidez que siempre manifestó el sionismo.

    Un dato para aumentar su depresión: Por lo leído en innumerables medios europeos, estadounidenses, árabes e israelíes; “una inmensa mayoría de los Palestinos no aceptarían un estado con fronteras de 1967”. Mal que le pese a Alon Liel.

    Si en Oriente Próximo no borran lo hecho por los sionistas desde mayo de 1948, no tienen futuro de paz. Es vivir en convivencia, aceptando las diferencias culturales o es morir por los fundamentalismos que se enfrentan alentados por los Grandes Poderes Internacionales.
    Para ellos “la guerra” siempre fue un gran negocio.
    Lamento la dureza del pronóstico, pero todo lo que se difunde fuera de este encuadre, puede ser sólo “carne podrida”.

  • OBSERVADOR dijo:

    YA LO DECIA, LO UNICO QUE FALTABA A LA ONU APROBAR LA POLITICA DE EXTERMINIO CONTRA LOS PALESTINOS, MENOS MAL QUE CUBA SIGUE DICIENDO LO QUE QUIERE CON DIGNIDAD Y EN LA CARA DE LOS RESPONSABLES DE ESTO

  • Vicente Brunetti dijo:

    Me parece que el aporte del lector Roberto Dante es crucial. La sola mención “cuestión Palestina” disfraza al agresor (Israel) y criminaliza a la víctima (Palestina).
    En Comunicación, a esta operación típica en las intervenciones de la “inteligentcia militar” de los matones del barrio (Israel y EE.UU), se denomina “re-semantización”.
    Con un título tramposo, una operación ataca y modifica dos aspectos: el Estado fundamentalista de Israel aparece “enfrentando” la “cuestión Palestina”. Y Palestina aparece -tal como lo desea el interés del Imperialismo- como la cargosa, la insistente, la latosa, la insatisfecha…
    Como lo señala el artículo de Gómez Abascal, la Res. 181 de la Asamblea General de la ONU, en noviembre-1947 dividió la Palestina histórica para crear 2 estados, 1 árabe, Palestina; y otro judío, Israel. Nunca se cumplió el mandato de crear el Estado Palestino. Entre tanto, el Estado teocrático (fundamentalista) de Israel, posee un arsenal de 200 bombas atómicas, servicios secretos como “grupos de tareas” (de horroroso recuerdo en las tiranías cívico-militares del Cono Sur), un ejército genocida y una política de terrorismo de estado.
    Las lectoras atentas y los lectores más avispados deben estar pensando… que, salvo lo de teocrático, que podría ser substituído por la cantidad de organizaciones fascistas como la Asociación del Rifle, el Ku Klux Klan, las logias al estilo de las masónicas, no es más que el reflejo, a escala, de los EE.UU…
    Y si piensan así, tienen razón.
    Pero el Estado Libre de Palestina debe pasar a ser un Estado soberano. Como Estado. Como Libre. Como Palestina.

  • 1-27 dijo:

    No obvio los crímenes que comete israel contra los palestinos, pero porqué no se dice que Hamas es una organziación terrorista que envía misiles hacia el centro de Israel con el objetivo también de matar civiles inocentes, nada que los pueblos siguen pagando las guerras de los jefes.

    Por otro lado siempre se publican las fotos – cosa que se debe seguir haciendo – de los palestinos muertos a manos de los israelíes pero porqué no equilibran la información y ponen fotos de los israelíes – niños incluídos – asesinados por Palestinos?

    Por qué no se dice por ejemplo que en Palestina en los libros de textos de los escolares se les enseña a los niños que los judíos son puercos y que cvomo tal deben ser tratados y aniquilados.

    Basta de odios.

  • un ciudadano dijo:

    Que pensar de esos seres que invaden y hjacen lo que desean en nombre de su ´superiridad?´´
    Creo ser de interes de la justicia discutir esa superioridad en favor de la dignidad y las leyes mas eticas posibles. sino,temo que esa creencia sea aplastada porotra ´superior, La ley de igualdad nos falta señores.

  • ijab akilah dijo:

    me cago en los estados unidos y en isfael con su politica descfiminatoria conta palestinis
    pregu tense por que somos una amenaza a esa dos podridas naciones?
    Muy simple si nos dan nuesrtos derechos de seres humanos gidss las naciones expulsara a israel de los territorios palesrinis osea los hijos de davis de nuevo seran expulssdos por tida la tierra pero estz ves ya no tendran su sistema dd economia saludabke como antes
    todo lo que sube cae ojala yo este vivo para vef el asqueroso estado de israel estampado en una acarantilla hediendo a judio upps perdon a mierda

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también