Imprimir
Inicio » Especiales  »

“La victoria estratégica”: Presión desde Minas de Bueycito (Capítulo 4)

| 8

Descargar este capítulo en PDF (394 Kb)

El Batallón 11 del Ejército de la tiranía, al mando del teniente coronel Ángel Sánchez Mosquera, ocupaba el poblado de Minas de Bueycito, en el sector nororiental del territorio rebelde, desde mucho antes del 25 de mayo, fecha del inicio efectivo de la primera fase de la ofensiva enemiga. En ese lugar, el jefe del batallón había acumulado una sangrienta hoja de servicios en su feroz represión contra la población de la zona.

En las semanas inmediatamente anteriores al comienzo de la gran operación, el enemigo realizó incursiones al interior de la montaña, de las que resultaron diversas escaramuzas y encuentros con las fuerzas rebeldes que operaban en la zona, compuestas, fundamentalmente, por el personal a las órdenes del capitán Guillermo García, con el refuerzo solicitado a la Columna 3 de Juan Almeida, y por personal de la Columna 4, ya en ese momento bajo las órdenes del comandante Ramiro Valdés después del traslado del Che hacia Minas de Frío.

Las dos últimas acciones, previas al comienzo oficial de la ofensiva, ocurrieron precisamente el viernes 23 y el sábado 24 de mayo, los dos días anteriores al inicio de la misma, y no tuvieron mayores consecuencias. En la primera de ellas, rebeldes y guardias intercambiaron disparos en Montero, y en la segunda, en los alrededores de San Miguel, localidades ambas muy cercanas a Minas de Bueycito. En los dos casos, Ramiro informó de varias bajas enemigas, entre ellas un guardia muerto.

Ramiro Valdés y Camilo Cienfuegos en la Sierra Maestra

Ramiro Valdés y Camilo Cienfuegos en la Sierra Maestra

El 28, ya comenzada realmente la ofensiva con el avance hacia Las Mercedes y su ocupación, me llegaron a La Plata noticias de Ramiro sobre otros dos encuentros, esta vez en Los Doctores y de nuevo en Montero.

Teniendo en cuenta el disloque de las principales unidades enemigas en preparación de la ofensiva, no nos cabía duda alguna de que al Batallón 11 le correspondía desempeñar un papel importante. La posición que ocupaba era, junto con el poblado de Estrada Palma, uno de los puntos de partida más lógicos para cualquier movimiento hacia el interior de nuestro territorio por el Norte. Desde Minas de Bueycito, lo más probable era que el enemigo lanzara su intento de penetración en dirección al curso superior del río Buey, y ocupara sucesivamente los barrios de La Otilia, San Miguel, El Macío y La Estrella.

A la altura de este último lugar, cabía esperar tres variantes tácticas: una de ellas sería la continuación de su avance en la misma dirección general hacia el Sur, con la intención de rebasar los barrios de Platanito, Caña Brava y La Habanera, y alcanzar el firme de la Maestra en la zona de Santana de Buey; la segunda sería desviar el rumbo hacia el suroeste, en busca del firme de El Descanso, dejando atrás los barrios de Banco Abajo y Banco Arriba; la tercera sería continuar hasta Caña Brava y desviar, entonces, el rumbo hacia el suroeste en dirección a las cabezadas del arroyo de California. En cualquiera de estas tres opciones, el enemigo, en caso de lograr su objetivo, quedaría en posición favorable para proseguir su penetración por los firmes, en dirección a las zonas de La Jeringa o San Francisco, en el curso superior del río Yara. Teniendo en cuenta que las dos últimas variantes acercarían al Batallón 11 más hacia el Oeste a su objetivo final, Radio Rebelde y la Comandancia del Primer Frente; nuestra apreciación antes del inicio de las operaciones era que el enemigo trataría de seguir alguna de estas rutas.

Radio Rebelde desde la Sierra Maestra

Radio Rebelde desde la Sierra Maestra

La primera acción de importancia en este sector ocurrió el jueves 29 de mayo. Ese día, el Batallón 11 comenzó su avance definitivo hacia el interior del territorio rebelde desde su base de operaciones en Minas de Bueycito. Cerca del mediodía, después de pasar por La Otilia, la fuerte y bastante experimentada tropa enemiga chocó con la emboscada de Guillermo García, a la altura de El Macío, y se entabló un furioso combate. La columna principal de los guardias fue obligada a detener su avance, y nuestros combatientes lograron repeler los varios intentos del jefe enemigo de flanquear las posiciones rebeldes para salir a su retaguardia. Durante el intenso bombardeo de morteros que ordenó desatar Sánchez Mosquera para tratar de desalojar a los hombres de Guillermo, resultó herido de cierta gravedad el combatiente Manuel Díaz.

En El Macío se siguió combatiendo intermitentemente a lo largo de los tres días siguientes. A pesar de la presión constante de Sánchez Mosquera, quien contaba con más de 300 hombres bien armados y equipados, y sus hábiles intentos de infiltrar los flancos de nuestras fuerzas, la rápida movilidad de las escuadras rebeldes, la tenaz determinación de sus integrantes de cumplir las instrucciones de no ceder hasta el último esfuerzo y la capacidad demostrada por Guillermo para situar una emboscada tras otra con el máximo aprovechamiento del terreno, permitieron lograr el propósito de ir desgastando y retardando el avance enemigo.

En una de estas innumerables acciones, el mensajero rebelde Misaíl Machado fue sorprendido el 2 de junio y cayó combatiendo contra una patrulla de guardias. Él fue la primera baja mortal de nuestras fuerzas durante el desarrollo de la ofensiva enemiga.

No fue sino hasta el 8 de junio cuando Sánchez Mosquera, reabastecido de balas y municiones, logró avanzar hasta las cercanías de La Estrella. En 10 jornadas, el poderoso Batallón 11, que contaba con los soldados más veteranos de los que lucharon contra nosotros en las montañas, no había logrado penetrar ni siquiera otros tantos kilómetros en el territorio rebelde, lo cual dice mucho de la tenacidad y eficacia de la resistencia opuesta por nuestros combatientes en ese sector y las adecuadas medidas de protección. Ya para entonces, sin embargo, Ramiro me había informado que solo contaba con la mitad de las reservas del parque que yo le había enviado en previsión de estas acciones.

Nuestros hombres combatieron de nuevo con coraje y eficacia en La Estrella desde el día 8 hasta el siguiente, pero no pudieron impedir, en definitiva, que el enemigo se apoderara del caserío. Allí, Sánchez Mosquera estableció campamento, tal vez para reponer fuerzas después de las agotadoras jornadas de desgaste vividas por sus guardias desde la salida de Minas de Bueycito, o quizás para reevaluar sus planes inmediatos. Esta posibilidad no deja de tener peso a la luz de lo que ocurrió en los días subsiguientes.

La llegada de la fuerza enemiga a La Estrella era parte de nuestras previsiones. Hasta el momento, el Batallón 11 estaba siguiendo la ruta del río Buey en una de sus direcciones previstas, la que lo llevaría al firme de la Maestra por la zona de Santana. El único problema inmediato planteado en este sector, por tanto, era el excesivo gasto de balas de nuestros combatientes, que podría provocar el debilitamiento de la resistencia rebelde ante el ulterior avance de los guardias.

Ramiro me insistió en el tema nuevamente en un mensaje que recibí por teléfono el día 11. De inmediato le contesté en términos muy duros:

No piensen recibir una sola bala. Tienen q arreglárselas con lo que tengan o pagar bien caro la falta de cabeza y sentido común. La gente debe disparar sobre los guardias a matar y a boca de jarro, no para asustarlos con el ruido. No pueden gastar en dos horas las balas q deben durar un mes. Los tipos q […] tiran 500 balas con una ametralladora en unos minutos y luego se jactan de ello, son dignos de ser fusilados. No estoy dispuesto a permitir q la Rev [Revolución] sea desbaratada por culpa de cretinos.

Enviaré facultades excepcionales a Comt [comandantes] y Capt [capitanes] para proceder drásticamente contra todo acto [de] cobardía y estupidez. Te enviaré instrucciones detalladas a medida q se desarrollen [los] acontecimientos. Mucha inteligencia, q es la q más falta hace en estos momentos.

[…] Nosotros supimos sostener la Rev [Revolución] y hacerla resurgir con 20 balas por fusil, en Palma Mocha matamos 5 soldados sin gastar más de 280 balas y éramos unos novatos.

A mi juicio, era necesario una vez más el tono de esta respuesta para que nuestros combatientes tuvieran plena conciencia de la necesidad de ahorrar al máximo nuestros bien escasos recursos. Pero, por otra parte, había que reconocer que los defensores de ese sector estaban haciendo un esfuerzo sobrehumano frente a la presión posiblemente más intensa, de que era capaz el enemigo en los distintos frentes de su ofensiva. Por esa razón, al día siguiente, en mensaje que le envié al Che, donde le daba cuenta de los acontecimientos por el sector nordeste, le agregué:

Mándame también 500 balas 30.06 que tengo que enviarle a Ramirito, aunque se las voy a retardar lo más posible, porque es la única forma [de] que no nos quedemos sin una sola bala. Ayer le respondí que no pensaran recibir una sola más. Sigo pensando que ese [es] el punto más débil de nuestra estrategia.

Hay que ver lo que significa que, a estas alturas de la batalla, la respuesta concreta que puedo darle a la petición de parque de Ramiro para sostener la resistencia en todo un sector es una negativa tajante, mientras hago la silenciosa gestión de la irrisoria cantidad de 500 balas. Así estábamos resistiendo, contra todos los pronósticos, y, lo que es más importante, así estábamos convencidos de vencer.

En definitiva llegué a enviarle a Ramiro, el día 13, un pequeño refuerzo de 400 balas para fusiles 30.06. En el mensaje que le cursé con el parque le insistía de nuevo en este crítico tema, y le trasladaba también esa confianza en la victoria:

Tengo que ahorrarlas [las balas] como cuestión de vida o muerte. Estoy esperando gran ayuda desde fuera este mismo mes. Estoy seguro de que podremos resistir si llevamos adelante el plan correcto de lucha. Necesitamos tres meses para recibir los refuerzos suficientes con que lanzarnos a la ofensiva cuando el enemigo esté virtualmente agotado.

Mensaje de Fidel a Ramiro Valdés, Ramirito, sobre el envío de 400 balas 30.06, 13 de junio de 1958.

Mensaje de Fidel a Ramiro Valdés, Ramirito, sobre el envío de 400 balas 30.06, 13 de junio de 1958.

Ciertamente, yo confiaba aún en las posibilidades de recibir suministros desde el exterior, pero estaba convencido de que, incluso, en el caso de que no fuese así -y no fue así-, los planes de defensa que habíamos elaborado nos permitirían resistir con nuestros propios medios y con los que fuéramos arrancando al enemigo, hasta que llegara el momento en que la ofensiva se desgastara y detuviera. Entonces sería cuando la iniciativa pasaría a nuestras manos.

Camilo Cienfuegos

Camilo Cienfuegos

Esta confianza absoluta se refleja en la orden que curso al mediodía del 11 de junio al comandante Camilo Cienfuegos, quien, como se recordará, estaba operando hacía más o menos dos meses en los llanos del Cauto para que se desplazara urgentemente con lo mejor de su columna a reforzar la Sierra atacada. Dice así el texto completo de este mensaje:

Después de estudiar detenidamente la situación y analizar los planes nuestros y del enemigo he decidido enviarte con carácter urgente este mensaje.

Te necesito aquí con todas las armas buenas [de] que puedas disponer. Se va a librar en la Sierra una batalla de la mayor trascendencia. Ellos van a concentrar contra esto el grueso de sus fuerzas tratando de dar un golpe decisivo. El número que ellos puedan concentrar aquí no importa a los resultados finales, lo que importa es que nosotros dispongamos el mínimo necesario para aprovechar al máximo las extraordinarias ventajas de este escenario donde sabemos se va a librar la lucha. Ese mínimo se completa contigo.

El desplazamiento tuyo de allí hacia acá, aparte del valor que implica en este instante, tiene la ventaja de que en cuestión de días puedes de nuevo situarte en esa zona cuando las razones de estrategia general así lo requieran. El enemigo además ha trazado ya sus planes contando contigo ahí, vamos a hacer que tengan que librar su batalla contigo aquí. Al objeto de aprovechar además las ventajas de tu estancia en esa, debes dejar una patrulla de escopeteros operando por la zona que despiste al enemigo y llevar a cabo tú el traslado hacia acá sin que nadie sepa ni adivine tu rumbo.

Dirígete hacia la zona de Santo Domingo. Este mensaje lo pienso enviar también por otra vía para asegurar su llegada. Estoy completamente seguro del éxito de nuestros planes.

Un fuerte abrazo.

Orden de Fidel a Camilo para que se trasladara de los llanos del Cauto a la zona del Primer Frente en la Sierra Maestra, con vistas a reforzar la defensa del territorio rebelde contra la ofensiva enemiga, 11 de junio de 1958.

Orden de Fidel a Camilo para que se trasladara de los llanos del Cauto a la zona del Primer Frente en la Sierra Maestra, con vistas a reforzar la defensa del territorio rebelde contra la ofensiva enemiga, 11 de junio de 1958.

Orden de Fidel a Camilo para que se trasladara de los llanos del Cauto a la zona del Primer Frente en la Sierra Maestra, con vistas a reforzar la defensa del territorio rebelde contra la ofensiva enemiga, 11 de junio de 1958.

Orden de Fidel a Camilo para que se trasladara de los llanos del Cauto a la zona del Primer Frente en la Sierra Maestra, con vistas a reforzar la defensa del territorio rebelde contra la ofensiva enemiga, 11 de junio de 1958. Página 2.

En realidad, los aguerridos hombres que le pedía eran alrededor de 40. En un mensaje adicional anexo al anterior, le comentaba a Camilo:

El indicio de que la lucha fuerte va a comenzar de un momento a otro me lo da el hecho de que después de concentrar grandes núcleos al frente de la Sierra, de donde no han podido avanzar, hayan producido ayer el primer desembarco por la costa, en Las Cuevas, según noticias e informes que aunque no confirmados con exactitud parecen absolutamente ciertos. De un momento a otro tienen que chocar con nuestros hombres.

Y en un segundo adicional, para no alarmar indebidamente a Camilo, iba esta información sobre nuestros planes y condiciones, también confirmación contundente de nuestra confianza:

Este movimiento que te comunico está relacionado con todo un plan y una serie de circunstancias: aseguramientos de puntos por donde deben llegar armas (algunas de las cuales ya están aquí), plan minucioso de resistencia a la ofensiva y contraofensiva inmediatamente posterior. Hemos convertido [a] la Sierra en una verdadera fortaleza llena de túneles y trincheras. La planta de radio está convertida en un baluarte de la brecha revolucionaria. Tenemos instalada una red telefónica y muchas cosas han mejorado extraordinariamente. Te hago estas aclaraciones para que no vayas a recibir la falsa impresión de que estamos en situación difícil. Creo cerca la Victoria.

Hasta ese momento, salvo las fuerzas propias de las Columnas 1, 4 y la tropa de Crescencio, esta última con muy pocas armas de guerra -las tres que integraban lo que hoy es llamado Primer Frente de la Sierra Maestra-, el único refuerzo recabado de otros frentes rebeldes para resistir la ofensiva contra ese núcleo central había sido, como ya se ha dicho, el grupo de combatientes llegados con Almeida desde la zona del Tercer Frente. La incorporación de Camilo y sus hombres obedecía a dos consideraciones principales. En primer lugar, contar con la inyección que aportaría este valiente y competente jefe y su muy pequeña, aguerrida y combativa tropa, lo cual se hacía necesario a la luz de los acontecimientos más recientes: enfrentar la doble ofensiva enemiga desde el Norte y la apertura de un nuevo sector en el Sur, tras el desembarco del Batallón 18, el 10 de junio, en Las Cuevas, al que nos referiremos en un capítulo siguiente. Nuestras fuerzas con armas de guerra apenas rebasaban los 200 hombres. En segundo lugar, pero de gran significación, era contar con Camilo y el Che para la defensa de los tres sectores en los que, evidentemente, se dividiría la acción a juzgar por los movimientos realizados por las tropas de la tiranía.

Fidel y Almeida en la Sierra Maestra

Fidel y Almeida en la Sierra Maestra

No era de ninguna manera fácil la misión planteada a Camilo. Se trataba nada menos que de atravesar el cerco enemigo de la Sierra y, una vez dentro de la montaña, eludir a las diversas agrupaciones de guardias que ya estaban operando en ella para llegar al mismo corazón rebelde, y hacerlo en el menor tiempo posible. Pero yo no tenía duda alguna de que lo lograría. Al día siguiente, en un nuevo mensaje en que le ratificaba la orden como una prevención adicional, en caso de que los dos mensajeros anteriores hubiesen sido interceptados, le encarecía una vez más que realizara el movimiento en el mayor secreto posible para que nadie conociera su rumbo, y que tomara todas las precauciones necesarias a la hora de cruzar las líneas enemigas. Camilo, como era de esperar, cumplió con todo éxito la misión, y apenas dos semanas después de cursado el primer mensaje ya estaba con 40 de sus mejores combatientes en la zona de La Plata.

26-de-julio_jpg1

Mientras todos estos acontecimientos ocurrían en la zona del río Buey, en los primeros días de junio comencé a recibir algunas confusas informaciones acerca de presuntos movimientos de tropas enemigas desde Estrada Palma y el Cerro, en dirección al río Naguas y, eventualmente, a Santo Domingo. La primera comunicación en ese sentido fue de Horacio Rodríguez, el día 2, quien me lo ratifica tres días después, a partir de comentarios escuchados entre los vecinos del Cerro.

Obviamente, la confiabilidad de estas informaciones no era muy grande, pero se trataba, no obstante, de una posibilidad que no podía dejar de tenerse en cuenta. En nuestra evaluación -previa al inicio de la ofensiva- de las vías de acceso al corazón de nuestro territorio, factibles al enemigo, figuraba entre las que debían ser tenidas en cuenta, la penetración hasta Santo Domingo desde el Norte o el noroeste. En el caso de la primera dirección mencionada, por la vía de Canabacoa a Los Lirios u otro punto sobre el río Naguas, y de allí, atravesar el firme de El Cacao, hacia el barrio de ese nombre, al que solo separaba de Santo Domingo el firme de La Manteca. En el caso de la segunda de estas direcciones, las variantes eran más numerosas: desde Estrada Palma al río Naguas, y por el curso de este al punto decidido para atravesar el firme de El Cacao; desde Estrada Palma a Providencia, y por el curso del río Providencia hasta Palma Criolla y el propio barrio de El Cacao; o desde Cerro Pelado a Providencia, atravesando Los Corrales para seguir el mismo recorrido anterior. Por supuesto, una fuerza enemiga posicionada en Providencia, podría utilizar también la vía del río Yara, que era la ruta más previsible.

La ubicación de la escuadra de Eddy Suñol en Providencia y el pelotón de Lalo Sardiñas en Los Lirios respondía precisamente a estos posibles cursos de acción del enemigo. En el caso de Lalo, de producirse una penetración enemiga en la zona de Naguas por un punto situado a su retaguardia, su deber sería dar media vuelta a su posición y partir si fuera necesario para emboscar esa tropa. Las noticias no fueron confirmadas.

En primer plano, de derecha a izquierda, el teniente Eddy Suñol y el combatiente Fidel Vargas, entre otros rebeldes.

En primer plano, de derecha a izquierda, el teniente Eddy Suñol y el combatiente Fidel Vargas, entre otros rebeldes.

En definitiva, todos estos rumores resultaron infundados. Una segunda tropa siguió después los pasos del Batallón 11, pero lo hizo en la misma dirección que llevaba este. El 12 de junio, la posibilidad de un intento de penetración por Providencia a lo largo del río Yara hacia Casa de Piedra y Santo Domingo, o en cualquiera de las otras direcciones posteriores previstas, me indujo a considerar el envío de instrucciones a Suñol a fin de que se replegara hacia el camino de Gamboa para proteger el acceso por esa vía a El Naranjo y a Santo Domingo. El propio Suñol, por otra parte, me había hecho saber su criterio de que esa tropa tal vez no llegara a Providencia, ya que el río estaba hondo y no daba fácil paso a los transportes, sino que intentara flanquear esa posición y penetrar directamente al Salto, detrás de la línea rebelde, a través del firme de La Llorosa hacia La Plata.

26-de-julio_jpg1

El parte militar, elaborado para Radio Rebelde el 12 de junio, decía lo siguiente con relación a la situación en el sector nordeste de la batalla:

Mientras tanto, en el otro lado de la Sierra al norte de la misma por la zona de Bueycito, el enemigo lanzó sus fuerzas a la ofensiva intentando avanzar hacia la Sierra. Después de dos días de intensos combates fue paralizado el avance de las fuerzas enemigas que sólo logró penetrar tres kilómetros en territorio rebelde a un alto precio de vidas.

En ese mismo parte se reiteraba lo que ya se había convertido casi en un motivo constante en las informaciones que ofrecía nuestra emisora:

El Ejército Rebelde está combatiendo gallardamente contra fuerzas innumerablemente superiores en número y armas, pero que no podrán vencer la tenaz y heroica resistencia que en todas las formas y tácticas de lucha imaginables le están ofreciendo y le ofrecerán cada vez más intensamente nuestras fuerzas.

No había realmente nada nuevo que informar.

Después de unas horas de relativa inactividad en La Estrella, el jefe del Batallón 11 había ordenado el día 10, al grueso de sus fuerzas, reiniciar el avance en la misma dirección anterior del curso superior del río Buey. Durante las dos jornadas siguientes, los guardias habían logrado alcanzar los barrios de Caña Brava y Platanito -donde había estado funcionando uno de nuestros hospitales de campaña a cargo del doctor Sergio del Valle, ya evacuado-. Esos eran los tres kilómetros a que se refería el parte de Radio Rebelde, ganados a sangre y fuego frente a la constante resistencia de los combatientes de Guillermo García y las escuadras de la Columna 4. Hasta ese momento, por tanto, parecía que el plan enemigo se mantenía según la variante prevista de alcanzar el firme de la Maestra en la zona de Santana.

Sin embargo, al parecer desde el propio día 10, Sánchez Mosquera había iniciado exploraciones a lo largo del río Palmarito, afluente del Buey a la altura de La Estrella, con la intención de probar una vía alternativa en dirección a los barrios de Banco Abajo y Banco Arriba y, eventualmente, del firme de El Descanso. De la misma forma, el día 12, tras haber ocupado Caña Brava, envió una parte de su fuerza por el río California, también afluente del Buey a la altura de ese barrio, con la intención de probar esta otra ruta alternativa que lo conduciría al firme de California.

Todavía el 12 de junio, nuestros capitanes en la zona seguían considerando que el golpe principal del enemigo proseguiría por el río Buey, en dirección a La Habanera y el firme de la Maestra en Santana. Las informaciones que recibí ese día de Ramiro daban cuenta de la ocupación de Caña Brava, y ratificaban que esa seguía siendo la dirección del avance principal. Lalo Sardiñas, sin embargo, me informó ese mismo día desde su posición en Los Lirios de Naguas que los guardias estaban entrando a Banco Abajo, pero no tenían aún elementos para poder determinar que se había producido un cambio en la dirección principal.

No fue sino hasta el día siguiente cuando la nueva situación comenzó a esclarecerse.

En la tarde del 13 de junio, una avanzada de la fuerza de Sánchez Mosquera llegó a El Descanso y acampó esa noche en los alrededores de la casa de Hipólito Vázquez, colaborador campesino de nuestra columna. En ese momento, la fuerza rebelde más cercana era el pelotón de Lalo Sardiñas, quien seguía emboscado en Los Lirios, a unas tres horas de camino de El Descanso. Fue el propio Lalo quien me envió la primera noticia de este movimiento, al día siguiente por la mañana.

La llegada de esta tropa enemiga a ese lugar introdujo un elemento nuevo en la situación táctica. En un primer momento no fue posible determinar si se trataba de un movimiento diversionista o del envío por parte del jefe del Batallón 11 de una pequeña fuerza en busca de suministros a Estrada Palma por vía del río Naguas, o si, por el contrario, se trataba de un cambio en la dirección del golpe principal en el intento de penetración por el nordeste. El hecho es que el movimiento planteó una serie de variantes nuevas a las que teníamos que dar respuesta con las escasas fuerzas de que disponíamos en ese momento.

Las dos entradas principales que podían conducir directamente a la zona de Santo Domingo habían estado cubiertas desde principios de mayo, cuando se ejecutaron las primeras disposiciones de defensa ante la inminencia de la ofensiva. Eddy Suñol había mantenido ocupadas las posiciones en Providencia desde las cuales se dominaba visualmente todo el llano hasta Estrada Palma, y se podía hacer una primera resistencia efectiva en caso de que el enemigo intentara penetrar por el camino que subía por todo el río Yara desde Cerro Pelado. La otra entrada había estado vigilada desde Los Lirios por el personal de Lalo Sardiñas, poco numeroso y mal armado. Entre Providencia y Santo Domingo, cuidando un acceso vital al firme de la Maestra por El Cristo, El Toro y Gamboa, estaba situada la pequeña tropa al mando de Félix Duque. En el propio Santo Domingo, en los alrededores de la casa del colaborador campesino Lucas Castillo, llevaba algún tiempo acampada la escuadra al mando de Paco Cabrera Pupo, quien actuaría como refuerzo en cualquier dirección en que la amenaza se hiciera más patente. Este era todo el personal -apenas 50 hombres en total, muchos de ellos insuficientemente armados y con parque escaso-, de que disponíamos para enfrentar la amenaza que se cernía tan de cerca sobre el corazón de nuestro territorio.

lalo-sardinas-en-la-sierra-maestra

El capitán rebelde Eduardo Sardiñas, Lalo.

Suponiendo que la tropa que había llegado a El Descanso el 13 de junio llevara una misión combativa, podía continuar avanzando hacia Los Lirios o tomar el camino de Loma Azul para caer eventualmente en La Jeringa. Una vez allí podía bajar por el río Yara hacia Pueblo Nuevo y Santo Domingo, o escalar directamente el firme de la Maestra y salir por la retaguardia de las líneas rebeldes a la altura de Agualrevés. Una tercera ruta de esta fuerza podía ser la de proseguir la marcha atravesando La Sierrita hasta El Cacao, y subir luego al alto, lo cual le permitiría después dejarse caer directamente sobre Santo Domingo. A todas estas alarmantes posibilidades habría que añadir el hecho de que los movimientos de la tropa de El Descanso pudieran estar en combinación con los del resto de las fuerzas del Batallón 11, que hasta el momento parecían seguir la dirección original de su golpe principal.

Desde la posición que ocupaba en Los Lirios, lo único que Lalo Sardiñas podía hacer era tratar de impedir el paso del enemigo por la primera de las rutas mencionadas. Al amanecer del día 14, Lalo envió un informe urgente a Paco Cabrera Pupo para que me lo trasmitiera a mí, al tiempo que, con aguda percepción de la situación táctica, le recomendaba que se trasladara a El Cacao para interceptar al enemigo en caso de que intentara la tercera variante. Paco me trasladó el informe de Lalo, pero como tenía instrucciones precisas de permanecer en Santo Domingo, no se movió hasta no recibir una orden mía.

Mi respuesta no se hizo esperar. Previendo la posibilidad de que la tropa enemiga tomara el camino de Loma Azul hacia La Jeringa, que era de una de las variantes analizadas en su momento por mí, ordené a Lalo que se mantuviera en Los Lirios y que, en caso de que el enemigo siguiera el camino de Loma Azul, le tratara de tomar la delantera y lo interceptara antes de que pudiera llegar al alto de La Jeringa. Una vez más nuestros planes de contingencia tenían que estar basados en la superior movilidad de las fuerzas rebeldes, ya que no había hombres suficientes para cubrir todos los posibles accesos. “Nos resentimos de la falta de una reserva mínima”, le escribí al Che en un mensaje que le cursé a las 2:00 de la tarde del día 14, en el que le informé de esta nueva situación.

No me llevó mucho tiempo evaluar las implicaciones de este movimiento enemigo y precisar todos los posibles cursos de acción que se abrían. En cuanto a la defensa de la vía de El Cacao, el peligro era menos inmediato y ya habría tiempo -unas horas más- para tomar las medidas necesarias. En la situación táctica en que se desarrollaba la defensa de La Plata, lo que importaba era lo más inmediato. Resulta revelador de nuestro enfoque pragmático lo que le dije al Che en ese mismo mensaje, refiriéndome al peligro planteado por la tropa llegada a El Descanso: “Veré qué hago si avanzan por ahí”. Pero de lo que sí podía estar seguro cualquiera era de que, aun en esa difícil coyuntura, no habíamos perdido ni el optimismo ni la confianza. “La situación se ha ido haciendo un poco complicada”. Eso era todo cuanto admitía en lo referido a ese sector.

El Che y Fidel en la Sierra Maestra

El Che y Fidel en la Sierra Maestra

En definitiva, el movimiento enemigo no me tomó por sorpresa. El propio día 14, antes de recibir las noticias que me enviaba Lalo, le había escrito a Orlando Lara que cabía esperar del Ejército que buscara alguna forma de flanquear las entradas previsibles al reducto rebelde de la Maestra por el Norte, que eran las Vegas de Jibacoa y Santo Domingo. Ese mismo día le había ordenado a Suñol que cubriera con algunos de sus hombres, reforzados por otros de Lara, el camino que subía de Arroyón al alto de La Llorosa, para evitar que por esa vía el enemigo pudiera llegar a El Toro.

26-de-julio_jpg1

Como parte de las medidas de replanteamiento estratégico y táctico tomadas después del desembarco del Batallón 18 en Las Cuevas -al que nos referiremos en el capítulo siguiente- envié el 14 de junio unas instrucciones al comandante Ramiro Valdés, jefe de la Columna 4 desde el traslado del Che a Minas de Frío. A las 7:00 de la mañana de ese día, cuando me senté a redactar el extenso documento de 18 páginas para Ramiro en la casa del Santaclarero en La Plata, todavía no había recibido la noticia de que la columna de Sánchez Mosquera, que presionaba desde finales de mayo, precisamente por el sector de Ramiro, había variado la dirección de su penetración y, al parecer, replegándose hacia La Estrella había llegado a El Descanso. El supuesto táctico de que partía en estas instrucciones, por tanto, era que la fuerza enemiga seguiría procurando avanzar en la misma dirección que traía, con la intención de coronar el firme de la Maestra por la zona de Santana.

Partiendo de este supuesto, orienté a Ramiro que situara una escuadra por el camino que subía a El Hombrito, otra en el alto de Escudero y dos en la entrada del río La Mula -tres posibles accesos desde el Norte y el Sur a la Maestra, al este de Santana y del pico Turquino-, y que concentrara el resto del personal, es decir, el grueso, en la defensa del camino que subía de Minas de Bueycito a Santana, que parecía ser la ruta principal que intentaba seguir Sánchez Mosquera. La idea de maniobra era retardar el avance del enemigo y “[…] hacerle pagar lo más caro posible la penetración”. En otras palabras, lo que estaba previendo era la probabilidad de que no pudiera contenerse, en definitiva, el avance del Batallón 11 hasta el firme de la Maestra, teniendo en cuenta la intensidad del golpe, así como las fuerzas relativamente escasas que podíamos oponer. El propósito de la defensa, por tanto, seguía siendo el desgaste del enemigo para buscar su agotamiento y, en consecuencia, la pérdida de su impulso ofensivo.

Campamento rebelde. Aparecen en la imagen el comandante Ramiro Valdés, Nené López y otros combatientes.

Campamento rebelde. Aparecen en la imagen el comandante Ramiro Valdés, Nené López y otros combatientes.

Le reproché a Ramiro -en mi mensaje- haber permitido que se cometieran dos de los pecados cardinales de nuestro decálogo guerrillero: la falta de preparación de defensas adecuadas y el gasto excesivo de parque.

Considero que a pesar de mi insistencia ustedes descuidaron el problema de las trincheras y defensas, y no tendría nada de extraño, porque yo he tenido que batallar mucho para que la gente abriera verdaderos huecos y preparara trincheras efectivas protegidas contra todo y no hoyitos ridículos, que es la tendencia de la inmensa mayoría.

Por ese camino de las Minas a Santana, bien fortificado, ni Mosquera ni nadie puede avanzar sin desangrar su tropa hasta el máximo.

Y con relación al parque:

Me luce que la gente nuestra no está combatiendo ahí al enemigo con inteligencia. A juzgar por las balas que se gastan, debiera haber cien guardias muertos, ya que estando nosotros a la defensiva y teniendo ellos que avanzar, se les podía hacer muchas bajas, desde posiciones bien preparadas y combinadas.

Te parecerá tal vez que te escatimo el parque. Comprenderás que no puedo agotar nuestras ya escasas reservas por ese solo punto cuando estoy consciente del tiempo mínimo que debemos resistir organizadamente y de cada una de las etapas sucesivas que se van a presentar. Realmente tengo la impresión [de] que aunque con valor, nuestros hombres no están combatiendo en ese punto con pericia.

Este último asunto, como siempre, era crucial, pues no existían reservas de parque no ya inagotables, sino siquiera adecuadas, como tampoco refuerzos de hombres.

En ese mismo documento expuse ampliamente muchas de las concepciones estratégicas que pensaba aplicar ante la ofensiva enemiga, que se estaba acercando ya a su momento más crítico:

[…] en este momento, estoy pensando cuidadosamente en las semanas y meses venideros. Esta ofensiva será la más larga de todas, porque es la última de todas. Después del fracaso de este esfuerzo, Batista estará perdido irremisiblemente y él lo sabe, por tanto echará el resto. Esta es, pues, una batalla decisiva, que se está librando precisamente en el territorio más conocido por nosotros.

Y seguidamente preciso:

Yo estoy dirigiendo todo mi esfuerzo a convertir esta ofensiva en un desastre para la Dictadura, tomando una serie de medidas destinadas a garantizar: primero, la resistencia organizada un tiempo largo, segundo, desangrar y agotar al ejército y tercero, la conjunción de elementos y armas suficientes para lanzarnos a la ofensiva apenas ellos comiencen a flaquear. Estoy preparando una por una las áreas de sucesivas defensas. Estoy seguro de que haremos pagar al enemigo un precio altísimo. A estas horas, es evidente, que están muy retrasados en sus planes y aunque presumo que hay mucho que luchar, dados los esfuerzos que deben hacer para ir ganando terreno no sé hasta cuándo les dure el entusiasmo.

La cuestión es hacer cada vez más fuerte la resistencia y ello será así, a medida que sus líneas se alarguen y nosotros vayamos replegándonos hacia los sitios más estratégicos.

La idea estratégica era organizar una defensa escalonada, cada vez más firme en la medida en que se concentraran las líneas defensivas, y cada vez más costosa al enemigo, que tenían en su contra tres factores: la extensión progresiva de sus líneas de abastecimiento en un terreno plenamente desfavorable para él, ya que no estaba en condiciones de garantizar la seguridad de su retaguardia, y quedaba expuesto al ataque constante de sus convoyes de suministro; la necesidad de desarrollar sus operaciones más importantes en un territorio familiar a los rebeldes, que conocíamos palmo a palmo y en el que habíamos preparado nuestras defensas más elaboradas, y finalmente, la imposibilidad moral y material que presuponía al enemigo -y los hechos me dieron la razón- para sostener por un tiempo relativamente prolongado una campaña que le costaba tanto esfuerzo y desgaste.

Como parte de la estrategia de concentración de fuerzas y previendo la posibilidad de que el enemigo alcanzara la Maestra, le ordené, en consecuencia, a Ramiro trasladar el campamento principal de la Columna 4 de La Mesa hacia Agualrevés, al oeste de Santana en la propia Maestra. El traslado incluiría todas las instalaciones, talleres, víveres y reses. De tal suerte, aun en el caso de que el enemigo alcanzara la Maestra por Santana, las fuerzas y los recursos de ese sector rebelde no quedarían aisladas de las de la Columna 1 en los accesos a La Plata, sino integradas en un sistema único y orgánico de defensa que abarcaría, todavía en ese momento, territorios importantes al este del Turquino.

Fidel en la Sierra Maestra

Fidel ante el imponente paisaje de la Sierra.

Con lujo de detalles, instruí a Ramiro acerca de las posiciones en que debía desplegar sus fuerzas en el caso de que los guardias franquearan la Maestra. Cabe apuntar aquí que yo no le concedía posibilidad alguna de avance al enemigo más allá de Santana:

Una vez situadas en Agualrevés y así dispuestas las fuerzas, se acabó el retroceso. Con el Turquino en un flanco, la Maestra en otro, nosotros protegiéndoles este lado, es de todo punto imposible que ningún Ejército avance por ahí.

De esta forma, quedaría plenamente asegurado en el sector oriental el objetivo estratégico fundamental en toda esta etapa, desglosado en el mensaje a Ramiro en los puntos siguientes:

1o Proteger y mantener territorio básico para abastecernos en él de armas y municiones por aire, cosa que está muy adelantada.

2o Mantener la planta trasmisora que se ha convertido en factor de primera importancia.

3o Resistir organizadamente los tres meses que considero indispensables para poder lanzarnos a la ofensiva con abundantes hombres y equipos.

4o Ofrecer una resistencia cada vez mayor al enemigo a medida que nos concentremos y ocupemos los puntos más estratégicos.

5o Disponer de un territorio básico donde funcione la Organización, los hospitales, los talleres, etcétera.

Esta defensa organizada y cada vez más concentrada del “territorio básico” en torno a La Plata, en espera del momento de pasar a la contraofensiva, prevista desde el principio como eje de nuestra planificación estratégica frente a la ofensiva enemiga, adquiría ahora mucha mayor significación a partir del desarrollo hasta ese momento de los hechos. En realidad, el 14 de junio, fecha en que redacté este largo mensaje, faltaban menos de 15 días para el agotamiento del impulso ofensivo del Ejército de la tiranía y el inicio de una segunda etapa que se caracterizaría por la contención de esa ofensiva y la preparación de condiciones para la contraofensiva rebelde.

Arma mencionada en este capítulo

fusil-belga

Nacionalidad: Bélgica

Calibre: 30.06

Longitud:  1335mm

Longitud del cañón:  735 mm

Peso:  4,1 kg

Capacidad del cargador: 5 cartuchos

Alcance máximo (absoluta precisión): 1000m

Alcance máximo (relativa precisión): 2000m

Alcance máximo con variantes: hasta 5 000 m (dependiendo del tipo de proyectil y de blanco; ambiente, distancia y tirador, entre otros factores).

Velocidad inicial del proyectil: aproximadamente 1 500 m/seg

Cadencia de fuego: (con proyectil ligero tipo militar) 5 disparos/minuto (dependiendo de la habilidad y comodidad del tirador).

Mira telescópica: Montada lo más bajo posible sobre el fusil, para facilitar su aprovechamiento. Con una potencia o capacidad de cuatro diámetros y una visión de 60 (luminosidad).  Especial para zonas tropicales, boscosas.

“Llamador de pelo” o gatillo doble: Se requiere cierta práctica para usarlo, lo que el Comandante aceptó, reconoció y aprovechó, al igual que la mira.

Otras características: Correa especial que también podía utilizarse para un tiro apoyado sobre los codos.

Otros textos publicados en Cubadebate de “La victoria estratégica”, de Fidel Castro

Usted puede descargar todas las imágenes del libro en nuestro sitio en Picasa.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Guzmaro. dijo:

    Considero este libro un clasico sobre la guerra revolucionaria en Cuba.Es un privilegio tener entre las manos un libro escrito por uno de los protagonistas principales de aquellos acontecimientos que cambiaron el curso de la historia de Cuba.
    Sin duda esclarece,si alguien los duda,el porqué el pueblo de Cuba aun continua resistiendo y venciendo frente a la politica de sometimiento por parte del imperialismo norteamericano.Es una enseñanza de lo que se puede hacer y lograr con muy pocos recursos y con fé en lo que se cree,aun cuando el enemigo sea muy fuerte y superior.
    Este libro debia ser publicado en los principales idiomas para que el mundo entero sepa que las proezas del pueblo cubano no son artificiales,sino que tienen base y antecedentes a los que es imposible renunciar.
    Saludos…Guzmaro.

  • Yoel dijo:

    Quiero darle las Gracias a Cubadebate por darnos la posibilidad a todos los Cubanos que nos encontramos cumpliendo misión internacionalista tener acceso a Libro del Comandante en Jefe.

    Y pedirle a nuestro querido Fidel que nos siga iluminando el camino, que se cuide mucho para que nos dure mucho años, …que la Patria os contempla orgullosa…

    Desde Angola
    YPR

  • Norman dijo:

    Gracias comandante ,

    Gracias pueblo cubano

  • José M. Calero Gross dijo:

    Estimados compañeros ;

    Estoy tratando de obtener todos los capítulos del libro de nuestro Comandante en Jefe ( pudiera no conseguir los ejemplares de la prensa los días que se publiquen estos capítulos ). Pero encuentro dificultades para poder archivarlos ( igual me sucede con Granma y Juventud ) Pueden sugerirme algún ” atajo ” para evitarme estas dificultades. ?

    Saludos / José

  • Anicer Corrales Rodríguez dijo:

    Este es un libro que no es común, por ser contado por el protagonista y creador principal de una filosofía de lucha que si bien salió de un pensamiento jóven, logró imponerse y obtener la victoria final, la victoria estratégica.
    Nuestro comandante nos da el privilegio de conocer cada una de sus acciones en la sierra y su valoración actual del desenvolvimiento de los hechos. Sin dudas un joya para los jovenes y todas las generaciones de estos tiempos.

    Anicer Corrales Rodríguez
    Maestro de 6to grado
    Semiinternado “Alfredo Marrero Núñez”

  • Yoleidis Ríos Estrada dijo:

    Estoy muy contenta que los hechos y acciones de mi municipio nuestro Comandante lo haya expresado con tanta claridad, también este libro va a contribuir a la historia local.

    Muchas Gracias.

  • oaxaquita dijo:

    Le agradezco mucho por la informacion y todo lo que le ha enzeñado a sus hijos nuestro querido viejo ya que en la vida hay mucho que aprender, siempre unidos venceremos…

    saludos desde Mex.

  • alejandro cervantes abat dijo:

    yo opere con el comandante lalo sardiña columna 12 simon bolivar en los llanos del cauto jobabo holguin combati en el segundo combate de bueicito , veguita las mercedes me siento cada dia de mi vida feliz en haber sido un miembro del ejercito rebelde que a mi corta edad en aquella tenia solamente 14 años en la toma del cuartel de jobabo sufri dos impacto de bala dias antes del triunfo del derrocamiento de la dictadura fui llevado para la habana junto a otros heridos. hoy memorizo y me da alegria en recordar a tantos de la gran familia guerrillera hombres de las mil batallas. gracias por dejarme este espacio

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fidel Castro Ruz

Fidel Castro Ruz

Líder histórico de la Revolución Cubana. Nació en Birán el 13 de agosto de 1926 y murió en La Habana, el 25 de noviembre de 2016. Ha escrito numerosos artículos, reflexiones y libros sobre la situación mundial, la historia de Cuba y su actualidad.

Vea también