Imprimir
Inicio » Especiales  »

Carta abierta a Montaner de un internacionalista cubano en Etiopia

| 13

He leído todo el intercambio entre Silvio Rodríguez y Carlos Alberto Montaner y como me siento aludido y calificado de asesino por el terrorista Montaner, me veo obligado a escribir mis opiniones.

Julián Gutiérrez Alonso
Red de Universidades en Solidaridad con los CINCO
Publicado originalmente en Kaos en la Red


He leído todo el intercambio entre Silvio Rodríguez y Carlos Alberto Montaner y como me siento aludido y calificado de asesino por el terrorista Montaner, me veo obligado a escribir mis opiniones.
Ante todo creo que nuestro excelso poeta Silvio le ha respondido como se debe y ya es hora de que no malgaste más su precioso tiempo con tan execrable personaje y que nos deleite con sus maravillosas composiciones.
Ahora bien Montaner, el terrorista confeso y condenado, ha acusado a un grupo de cubanos, entre los que me encuentro, de asesinos de miles de somalíes y, como es lógico en este tipo de personajes, acude a la mentira.
Recordemos algo de historia, mejor contada que lo que puedo hacer yo en muchos escritos anteriores.
En los finales de la década de los 70 Cuba le brindaba asesoría militar a Somalia y para esos fines se encontraban en ese país un grupo de asesores militares cubanos cuando decidieron invadir a Etiopía para satisfacer sus deseos geófagos de la Gran Somalia.
Cuba hizo muchas gestiones desde el punto de vista diplomático, político y militar para que los dirigentes de ese país comprendieran el error que estaban cometiendo y para que no emprendieran la aventura sin ningún resultado. Esa infausta decisión hizo que los asesores cubanos se retiraran de Somalia.
Con posterioridad Etiopía, invadido por Somalia, pidió la colaboración de Cuba en el área militar la que le fue ofrecida y llevó a un contingente, entre los cuales me encontraba yo, a participar en esa guerra que solo duró unos días hasta que se logró la retirada de los somalos hasta su país.
No se de donde saca Montaner la cifra de miles de somalos muertos por las tropas cubanas pero ya su decisión de ocultar los motivos de esta guerra demuestran su insidia contra Cuba ocultando la verdad.
Para mi es un insulto de su parte y puedo asegurarle que tanto yo como la gran mayoría de los que participamos en esa contienda, y que nos reunimos frecuentemente para recordar aquellos días, nos sentimos orgullosos de haber peleado junto al valeroso pueblo de Etiopía que nos mostró en todo momento su estirpe Abisinia y el por qué ese pueblo nunca pudo ser colonizado.
Para finalizar les voy a copiar unas historias que escribí para estos encuentros de compañeros que estuvimos en la misión “Protesta de Baragua” y que demuestran lo que sentimos los que participaron y el insulto que representa para nosotros lo dicho por el terrorista Montaner.
Misión Protesta de Baragua
A principios del año 1978 las tropas cubanas acudieron al llamado del pueblo Etiope para defender su soberanía ante las apetencias invasoras de Somalia. Yo tuve el honor de ser incluido en ese grupo.
Durante los 25 meses que permanecí en Etiopía, más los 39 días de preparación en Cuba, pude vivir momentos heroicos de dos pueblos hermanos que marcaron mi vida futura.
Muchas veces he pensado que las generaciones por venir no deberían perderse esas vivencias que tanto marcaron mi vida. Siempre me digo, tengo que escribir estas experiencias para que no se pierdan pero, ¿cómo voy a hacerlo si yo no soy escritor?
Hoy me decido a escribir algunos de estos testimonios y solo les pido que me perdonen mi desconocimiento como escritor, pueden estar seguros que lo que escriba lo haré con el corazón, seguro de la importancia que tendrán para las generaciones futuras estos testimonios.
En este escrito quisiera hacer unos pocos relatos de tres hechos que considero fundamentales. Estos relatos no contienen la historia completa de mis experiencias en esta gesta que aún quedaría por escribirse.
La Convicción Internacionalista del Pueblo Cubano
A mediados de la década de los 70 se crea en el Municipio Plaza de la Revolución el “Batallón de la Guardia Plaza de la Revolución” también conocido por el Batallón de los militantes.
Para crear este Batallón fuimos convocados los militantes del PCC y de la UJC en edad militar y residentes en el municipio Plaza, a la Escuela José Luis Arruñada. Al llegar al lugar nos preguntaban si estábamos dispuestos a cumplir misión Internacionalista y a los que respondían afirmativamente (no vi ninguno negarse aunque es probable que lo hubiera) los medían, ya que teníamos que tener una talla mínima, para poder aceptarnos. Si vi a muchos montar un tremendo berrinche porque no fueron aceptados por no tener la talla mínima. De ahí nos tomaban los datos y nos emplantillaban.
Este batallón realizó varias actividades como la participación en el apoyo de seguridad del Comandante en Jefe durante una visita que realizó a Jamaica y otras.
Por razones de mi trabajo cuando se realizaron estas actividades yo no pude participar en ellas ya que me encontraba en el extranjero. En enero de 1978 (unos dicen que fue el 5 otros que fue el 6 ya no lo recuerdo bien pero no creo que sea importante un día u otro) me citan al Comité Militar y me dicen que vaya preparado para salir en una misión. Al fin podría cumplir el sueño de muchos cubanos de pagar la deuda de internacionalismo que tenemos con la humanidad.
Esa noche la pasamos en el Husillo formando el batallón. Allí comenzó lo que pudiéramos llamar un Vía Crucis pero que en realidad fue la primera huella que me marcó en esta etapa de mi vida “La convicción internacionalista del pueblo cubano”.
Debido a mi no participación en las actividades anteriores parecía que no cabía en ninguna de las estructuras ya creadas con anterioridad. De esa manera, junto con otro grupo de compañeros, lo mismo nos ponían en una compañía que cuando llegaban los titulares nos sacaban y quedábamos sin ubicación. En ese pon y quita estuvimos hasta el amanecer en que nos ubicaron en una compañía y partimos para Jejenes.
Ya en este lugar volvió a comenzar mi Vía Crucis y el de un grupo bastante grande de compañeros. Lo mismo nos incluían por la mañana en un pelotón que por la noche nos sacaban y pasábamos a estar de nuevo sin ubicación.
En esta preparación había dos batallones, uno de reservistas y otro de reclutas del servicio militar y lo mismo te ubicaban en uno que en otro.
De esa forma nos pasamos, un buen grupo de compañeros, los 39 días de preparación. En mi caso el mayor tiempo que estuve ubicado fue en el pelotón de zapadores del batallón de reclutas donde permanecí alrededor de una semana pero, en un momento se decidió que no irían zapadores y de nuevo pasé a ser desubicado. Solo dos días antes de terminar la preparación fue que fui ubicado como fusilero en el tercer pelotón de la tercera compañía y pude participar en la maniobra final y partir para Etiopía tres días después.
Nunca olvidaré aquel grupo de cubanos que tuvo momentos en que no se tenía sobre ellos ningún control disciplinario, o sea que el que quisiera se podía marchar sin ningún problema. También hubo momentos en que incluso la comida no alcanzaba para todos y a nosotros nos daban lo que sobraba, pero aquel grupo permaneció firme buscando tener un puesto en esta misión.
Nunca olvidaré a un muchacho de unos veintipico de años que siempre estuvo preocupado ya que en el ejercito el había tenido problemas disciplinarios por desobedecer ordenes que el consideraba injustas y que siempre pensó que por eso lo podrían excluir, lo cual sucedió ciertamente casi al final. La tristeza de la cara de ese joven cuando se marchaba por no tener la oportunidad de ocupar su puesto en la línea de combate nunca la olvidaré.
La valentía del pueblo etiope – Mi primer contacto con los etíopes a través de sus soldados.
A los pocos días de llegar a Etiopía y pasar por el punto de concentración de Arba partimos para el frente de batalla.
Ya en Arba habíamos oído historias del primer combate en Arabí donde se decía que Etíopes con solo cuchillos habían capturado tanques del enemigo. Esto realmente en esos momentos lo vimos como exageraciones aunque después pudimos comprobar que podía ser verdad aunque se exagerara un poco.
En Arba nos habían dicho también que los somalos usaban los uniformes del ejército soviético que nosotros conocíamos de Cuba. Por esa razón nos cambiaron la ropa por unos uniformes verde olivo que nos dijeron eran los que usaban los etíopes.
El primer combate de Arabí fue una derrota para nuestras tropas y por esa razón, a los dos días de este primer combate se incorporan a las tropas que ya estaban allí un batallón cubano de tanques y el nuestro de infantería, con vista a desarrollar otro ataque.
En medio del combate nos encontrábamos en una posición defensiva, aún dentro del BTR y vemos venir un soldado del lugar, primero que veíamos, y que venía paralelo a nosotros por el lado izquierdo a unos 10 metros del BTR. Tratamos de analizar si era somalo o etiope basándonos en las informaciones que habíamos recibido. ¿Qué estábamos viendo? un negro africano armado con un AK pero que por ropa traía un short todo raído lleno de parches de distintos colores y una camisa que no se podía determinar su color. O sea que podía ser cualquier cosa.
Todos los que estábamos en las cuatro aspilleras que tiene el BTR en su lado izquierdo rastrillamos nuestros AK y ese africano que oyó el ruido que esto ocasiona se agacho en cuclillas, nos miró con cierto desprecio o tranquilidad, se volvió a levantar y siguió caminando. A ninguno nos dio por disparar, todos dijimos debe ser etiope.
Por suerte después pudimos comprobar que los etíopes no tenían ningún uniforme y andaban en harapos, o sea que indiscutiblemente era etíope.
Después de bajar del BTR y ocupar una posición en la segunda línea de combate volvimos a tener nuestra segunda experiencia. En ese lugar estuvimos desde las 2 hasta las 6 de la tarde en que cayó la noche y terminó el combate. En ese tiempo el tiroteo que se sentía, y que llegaba a nosotros en ocasiones, era realmente intenso. En medio de ese tiroteo empiezan a venir del frente soldados etíopes. Que pensamos de inmediato, que la cosa estaba tan caliente que estaban huyendo y empezamos a azuzarlos para que volvieran al frente.
Sorpresa, al llegar hasta nosotros, nos enseñan por señas el único cargador que tenían vacío y nos piden que les demos balas. Cuando nos damos cuenta de lo que nos pedían les dimos algunas balas que cogían y volvían para el frente. Como lo que le dimos en esa primera vez fueron unas pocas balas al poco rato volvieron pidiendo mas balas. Ya en esa ocasión les dimos una mayor cantidad de balas e incluso tratamos de darles cargadores completos que no aceptaban. Hubo algunos de estos soldados que en su ir y venir cayeron heridos pero siguieron viniendo.
Ese día pudimos comprobar el heroísmo del pueblo etiope y ya nadie dudo de que pudieran haber capturado tanques solo con cuchillos
Después del combate de Arabí parte de las tropas cubanas que participaron en esta batalla y una división etiope avanzaron por la Meseta del Ogaden después de pasar por el famoso paso de Golocha y Legüenaje y avanzaron en 10 días alrededor de 700 kms. Esa división etiope solo uno de esos días pudo montar en camiones, el resto del tiempo fue a pie. Mientras tanto nosotros íbamos en nuestros BTR y los tanques.
En varias ocasiones nuestra columna paraba para esperar a los etíopes y cuando estos nos pasaban por el lado caminando y muchas veces casi corriendo, nos pedían agua que rápidamente tratábamos de darle a riesgo de quedarnos sin ella. ¿Sería posible para un cubano negarles el agua a esos soldados por no quedarse sin ella?
Agradecimiento de los etíopes hacia los cubanos
Durante los 25 meses que pasé en Etiopía, la mayoría después de la guerra, tuve la oportunidad de vivir muchas muestras de agradecimiento a los cubanos por parte del pueblo etiope, pero hubo dos que me marcaron y que son las que hoy voy a contarles.
En Etiopía todo el que estudia aprende el inglés por lo que una parte de la población domina este idioma. Por mi conocimiento del inglés, después de la guerra, el jefe de Retaguardia de mi batallón me pidió que lo ayudara como traductor para ir a los pueblos a comprar los suministros que necesitaba la tropa.
Encontrándome un día en una tienda de la ciudad de Dire Dawa, que visitábamos frecuentemente, y donde trabajaba un muchacho de menos de 20 años y que dominaba bien el inglés, se encontraba una señora mayor que no dominaba el inglés y que a través de este muchacho nos preguntó de donde éramos, donde estábamos y muchas cosas mas y nos mostró su agradecimiento por todo lo que estábamos haciendo.
El jefe de Retaguardia me pidió que le dijera al muchacho que lo íbamos a llevar para Jijiga, que era donde nosotros estábamos en la frontera con Somalia y la respuesta de este muchacho fue contundente. “Si Uds. están allá defendiendo mi país, por qué no voy a ir yo, con el mayor gusto iría”. Que lección.
Durante los meses de septiembre a diciembre del 78 estuve trabajando en una casa de visita en Amaresa y al regreso a Jijiga pasé a trabajar como comprador en la Brigada. Este trabajo me dio la oportunidad de relacionarme con el pueblo y aquí tuve la segunda experiencia.
En mis viajes de compra yo visitaba una o dos veces a la semana la fábrica de refrescos Coca Cola de Dire Dawa. Aquí conocí e hice una buena amistad con el sanitario de la fábrica que hablaba muy buen inglés. En este intercambio yo fui dominando poco a poco el amareña que era el idioma principal del país.
En febrero del 79 durante una visita a la fábrica de Coca Cola iba con un catarro muy fuerte y mi amigo sanitario me llevó a su enfermería y me dio un pomo de jarabe y me pidió que lo escondiera ya que el no podía darme ningún medicamento de la fábrica.
Saliendo de allí le di las gracias y este amigo se agachó cogió un poco de tierra en sus manos y me dijo algo en amareña. Yo no lo entendí y le pedí que me lo repitiera en inglés y me dijo. Mira, hace un año por estos días los somalos tenían rodeada Dire Dawa y amenazaban con tomarla. Muchos de los que vivían aquí decidieron abandonar la ciudad y solo unos pocos, entre ellos yo, decidimos quedarnos aquí y morir si era necesario en nuestra tierra. En ese momento llegaron Uds. los cubanos y detuvieron a los somalos y los llevaron hasta sus fronteras. Hoy Uds. están aquí y cuando se vayan no se van a llevar ni este poco de tierra que tengo aquí en mi mano. Eso no lo olvidarán ni mis hijos ni mis nietos. Por tanto que gracias tú me das.
Cada vez que cuento este hecho me erizo completo. Como este sencillo hombre de ese pueblo podía en ese momento predecir lo que iba a suceder.
Hechos como estos y muchos más que podría contarles cualquier día, pagan con creces cualquier sufrimiento, hambre, sed, falta de baño y muchas dificultades más que podíamos haber pasado.
Cada día crecerá mas en nuestro pueblo y en todo el mundo los sentimientos internacionalistas y de solidaridad que ayudarán a lograr un mundo mejor que es posible.

Julián Gutiérrez Alonso
Red de Universidades en Solidaridad con los CINCO “La Casa de los CINCO”
http://5heroes.cujae.edu.cu/

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • miguel Maldonado dijo:

    Gutierrez, su testimonio es sumamente fuerte. Esta escrito con mucha pasion. El es que usted acaba de comprometerse ha escrito toda esa experiencia en un libro. felicitaciones por tan bonito articulo.
    Abril, 16, 10
    New York City

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Hermano mayor Julián, muy interesante la historia que nos cuentas.
    Muchos hemos vivido la historia de Africa y sabemos del sufrimiento de esos pueblos.
    Mandela dejo muy clara la posicion de Cuba y es un tema que no se debe olvidar como tampoco podemos olvidar la historia de la primera y segunda guerra mundial y nuestra propia historia desde 1492 hasta nuestros dias.
    Este lunes a las cuatro de la tarde tendremos en la contraloria una actividad a la cual hemos sido invitados por Teresita Medell con Jorgito para un intercambio sobre los CINCO.
    Te adelanto que hemos sabido de Gerardo a traves de Alina y esperamos recibir mas informacion antes del lunes.
    Las comunicaciones siguen con problemas y apenas llega informacion o llega a medias pues se eliminan anexos, pero ahi vamos.
    La grandeza de Silvio nadie en el mundo la duda y Montaner deberia enfocar su “discurso” hacia otro lugar, porque no son tiempos de Napoleon ni tampoco de Pancho Villa para hacer carabana con sombrero ajeno

  • Juan Castro dijo:

    Carta a un criminal:

    Considero que ya es suficiente el tiempo dedicado a este perverso criminal,IGNORARLO sería la mejor arma.
    Ahhhhh Gracias a Julián Gutiérrez con tan valientes y emocionantes episodios de una historia contada.

    Con saludos.
    Juan Castro.

  • Isauro Ismael Montesino Bernal dijo:

    Mayor Julian.

    Como Internacionalista que soy ya que permaneci por espacio de 2 años
    en la Republica Popular de angola como jefe de Armamento de batallon
    de tanque en los territorios de Matala y Yamba, entre los años 1981
    a 1983 respaldo totalmente sus palabras de rechazo y repudio a las
    declaraciones tan mentirosas y descaradas de ese enemigo de nuestra
    revolución, como lo es Montaner.

    Nosotros si conocemos la verdad sobre el Internacionalismo Proletario
    estaremos siempre dispuestos a dar nuestra sangre si fuera necesario
    por los pueblos hermanos que luchan por su independencia nacional.

    En nombre de mis compañeros caidos en tierras Angolanos, le agradesco
    sus palabras de respuesta al traidor Ricardo Montaner.

    Saludos Revolucionarios.

    Lic. Ismael Montesino Bernal.
    Diputado ANPP – 2008 – 2013.

  • Jose Perez dijo:

    Muy conmovedor el relato e importante, creo que debieran publicar integramente el intercambio epistolar de Silvio Rodriguez y Carlos Alberto Montaner, para que la gente se haga su propio juicio , sobre todo.

  • Agustín Navarro dijo:

    Julian gracias por tú testimonio plasmalo en un libro y escribilo con esa pasión,y Silvio si les esto ya deja ese IMBECIL TRAIDOR DE montaner y sigue deleitandonos con tus canciones.

  • Arturo Ramos Perez dijo:

    GLORIA ETERNA A LOS HÉROES INTERNACIONALISTAS CUBANOS.

  • Heros dijo:

    Gracias, Julián, por su testimonio. Me hace recordar a dos hermanos míos, el mayor y el tercero, de cuatro que somos, yo el menor. Esos dos que le digo estuvieron en Angola. El tercero, con 20 años de edad, fue en 1975 a cumplir la misión en Cabinda. Allí, como tantos, arriesgó la vida y a cambio no trajo dinero ni ningún bien material, solo la satisfacción y el orgullo de haber hecho algo grande, justo y noble, en la circunastancia más retadora y terrible para un ser humano, la guerra. Hoy es un humilde cubano más, trabajador y revolucionario sin pelos en la lengua cuando tiene que decir lo que cree está bien o mal. El otro no participó en misiones de combate, pero cumplió bien su misión en el Sur, tiempo antes de Cuito Cuanavale. De los dos, como de todos mis hermanos cubanos que cumplieron misiones militares y civiles en Angola, Etiopía y otros países, me siento y me sentiré siempre muy orgulloso. No importa lo que diga una cucaracha como Montaner.

  • esgar dijo:

    no ofendan a las cucarachas,estos criminales como montaner no tienen comparacion alguna.

  • Ramoncito de Cemento dijo:

    No creo que ese personaje tenga el valor necesario para leer el Libro “Reto a La Soledad” del Coronel Orlando Cardoso Villavicensio, pero al resto de los que acuden a este sitio si los invito a que lo hagan…cuando terminen de leerlo, sentirán el orgullo de ser cubano o amigos de esta Revolución y comprenderán con cuanta humildad y altruismo estuvieron nuestros combatientes en el África

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    HERMANO JULIAN:
    EN LA CONTRALORIA INVITADOS POR TERESITA MEDELL ESTUVIMOS HOY JORGITO Y YO CON TODOS LOS TRABAJADORES.
    JORGITO HIZO UN ANALISIS HISTORICO DEL ENFRENTAMIENTO CUBA EEUU DESDE LA GUERRA HISPANO CUBANO NORTEAMERICANA Y DE LA GENESIS DEL TERRORISMO.
    HABLAMOS DE LA RED Y NOS PRESENTARON COMO MIEMBROS DE ELLA.
    HABLAMOS DE LOS CINCO Y HUBO UN INTERCAMBIO MUY INTERESANTE SALIDO DEL CORAZON DE LOS PRESENTES.
    LES HABLE DE ESTE ESCRITO TUYO A LOS QUE NO TIENEN POSIBILIDADES DE ENTRAR A LEERLO. SE LOS HARE LLEGAR.
    LUEGO INTENTARE CIRCULAR POR LA RED LO PLATICADO ALLI.
    JORGITO AUN NO TIENE CORREO. ES UN JOVEN INTELIGENTE Y BUENO COMO LOS QUERIA MARTI

  • Julián Gutiérrez Alonso dijo:

    Estimados amigos

    Muchas gracias por sus palabras. En nombre mio y de todos los internacionalistas cubanos que estuvimos en Etiopía y en toda Africa me sentí ofendido por la acusación de asesinos que nos hizo este criminal terrorista. Ciertamente el, ni ninguno de los de su calaña, merecen que perdamos tiempo con ellos y mucho menos Silvio que debe dedicar su tiempo a deleitarnos con sus hermosas composiciones. El problema es que todo esto forma parte de la campaña mediatica y todos tenemos que empezar a contestarles para que el mundo sepa de verdad lo que piensan los cubanos, que no es lo que publican El País, El Nuevo Herald y todos esos libelos.

    Las nuevas generaciones merecen que nosotros les dejemos por escrito todo lo que se ha vivido en estos 50 años intensos de Revolución. Estoy convencido que se peca mucho de no tomar en cuenta esa historia y las razones de las actuaciones de esos años. Nuestras futuras generaciones merecen que se hagan muchos estudios sobre esta época.

    Por mi parte solo les aseguro que seguiré trabajando por esto y ojala pudiera tener la ayuda de un escritor de verdad para poder plasmar todo lo vivido en esa gesta en Etiopía y muchas cosas mas.

    Con saludos revolucionarios, Hasta la Victoria Siempre.

  • Carlo dijo:

    El pueblo de Ogaden fueron independientes y poderosas potencias coloniales hasta del extranjero llegaron a África y empezó a armar a los jefes de Abisinia, en el norte, la actual Etiopía. Uso de los brazos y los conocimientos técnicos proporcionados por los colonialistas, los abisinios Harar capturado en 1884 y empezaron a atacar las aldeas somalíes de Ogaden en esa zona, matando a hombres, mujeres y niños. Los somalíes de Ogaden resistido con vehemencia la invasión de Abisinia y los expansionistas logró detener su avance. A pesar de que la campaña militar para conquistar Abisinia el resto del territorio somalí no, las potencias coloniales reconocido su derecho sobre el Ogaden somalíes-tierra y los tratados firmados con ellos.
    De 1896 a Presente Abisinia (Etiopía se cambio de nombre) libró una guerra constante de conquista contra el pueblo de Ogaden. A partir de entonces, los sucesivos regímenes etíopes despiadadamente reprimida el pueblo de Ogaden y siempre que los movimientos de liberación y amenazó seriamente debilitado colonialismo etíope, una potencia extranjera directa intervino para restablecer el dominio colonial sobre el Ogaden. Cupan fueron sólo uno de ellos.
    Esta es una historia que no te enseñan y es un hecho.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también