Imprimir
Inicio » Especiales  »

Diálogo con Juan Almeida Bosque

| 5

Juan Almeida Bosque: ¡Aquí no se rinde nadie!

“A quienes tienen el deber de dar continuidad a nuestro proceso les recuerdo, como eterno combatiente, un pensamiento de Maceo: ‘Quiero tener la gloria de haber contribuido al bien e independencia de Cuba, y llevar, con orgullo, el título de buen ciudadano, que da brillo y grandeza cuando se obtiene sin mancha’.

José Antonio Torres
Diario Granma

Juan Almeida Bosque, Comandante de la Revolución Cubana

Evocar a una de las figuras que trascienden por su dimensión como militar y dirigente político, como intelectual y hombre de sólidos principios, fue todo un reto a 50 años de haber sido ascendido a Comandante y de fundar el III Frente Oriental del Ejército Rebelde, que con posterioridad recibió el nombre de Doctor Mario Muñoz Monroy.

Su estilo lacónico y categórico; conciso, mordaz y a veces hasta inquisitivo, rebasó la más mínima intención previa.

Medio siglo después, Almeida continúa siendo uno de los principales protagonistas de la épica resistencia y la epopeya victoriosa de la Patria. Un defensor de la unidad como raíz de la libertad y la independencia.

Al simbolismo de la fecha se sumó otro acontecimiento que estremeció al país: el mensaje de Fidel donde comunica que no aspiraría ni aceptaría el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe, y en consecuencia con ello, la elección de Raúl para ese cargo, por la nueva Asamblea Nacional constituida el 24 de febrero.

El testimonio de Almeida es de alto valor histórico, una disertación de conocimientos asidos a la historia, expresión de conceptos recurrentes en la sociedad cubana contemporánea.

En él emergió una vez más el Almeida discutidor y polemista culto, el artífice del optimismo y la cordialidad, el portador de una fidelidad inaudita, el Comandante de alma y raíz rebelde que espolea el entusiasmo de vivir, convivir y superarnos.

El Combatiente que no ha perdido el arraigo a la tierra donde creció y le inspiró el respeto, la lealdad, el amor, al que todavía se le ve por la Sierra con el fusil al brazo, tocando -como siempre- cada corazón.

Comandante, este es un año de importantes aniversarios, ¿qué es lo primero que le viene a la mente?

“Expresar mi más sentido reconocimiento a los fundadores del III Frente, a los combatientes que encontramos luchando en ese territorio y a los que se nos unieron después, hasta llegar al triunfo revolucionario del primero de Enero de 1959.

“Muy en particular, rendir tributo a los que cayeron combatiendo en aquella etapa y en acciones posteriores, como en la lucha contra bandidos, en la defensa de nuestra soberanía derrotando a los invasores de Playa Girón, y los que escribieron las hermosas páginas del internacionalismo.

“A 50 años de aquel hecho glorioso, nuestro compromiso es continuar la obra de la Revolución junto a las nuevas generaciones, fortalecidas en sus sentimientos patrios, con la historia viva que les dejamos como herencia.”

¿Cuáles fueron los antecedentes y cómo seleccionó a los combatientes que operaron en el extremo Este de la Sierra Maestra y las inmediaciones de Santiago de Cuba?

“El 27 de febrero de 1958, cuando Fidel nos entrega el ascenso a Comandante a Raúl y a mí, nos asigna la jefatura de dos nuevas columnas guerrilleras y el territorio donde operaríamos; se concretan ideas y planes, de los cuales ya habíamos conversado con anterioridad. “No es un hecho casual ni una idea inesperada. Ocurre en el momento y lugar que Fidel -con su visión de futuro- lo consideró oportuno, de acuerdo con el desarrollo de la lucha, la preparación de los combatientes, nuestra formación para dirigir hombres y la necesidad de extender el teatro de operaciones de la guerrilla. “En aquellos momentos, por el tiempo que llevaba sin realizar acciones directas con hombres bajo mi mando debido a mi recuperación por las heridas en el combate de Uvero, me resulta difícil buscar y seleccionar el personal. “Algunos me los asigna Fidel. Selecciono a Israel Pardo y a Eduardo Lavaut por ser conocedores de la zona. Llevo a Andrés y a Calixto García, que participaron en el asalto al cuartel de Bayamo cuando las acciones del 26 de Julio; más tarde Calixto compartió el exilio con nosotros, vino en la expedición del Granma y luego -ascendido a capitán- se haría cargo del pelotón de la vanguardia.

“El otro pelotón, de la retaguardia, estuvo bajo el mando de Guillermo García, también ascendido a capitán.

“Guillermo es un campesino de la Sierra que luchó mucho por nosotros a partir de su incorporación a la guerrilla después que desembarcamos el 2 de diciembre por Las Coloradas. Se convirtió en un recio luchador, valiente, afectuoso, reconocido combatiente que llegó a ser el segundo al mando de la columna, la cual integraban también dos mujeres -Oniria y Mercedita- que se desempeñaron como enfermeras, maestras, auditoras y hasta como combatientes cuando fue necesario.”

¿Qué representó para usted ser, junto a Raúl, los dos primeros oficiales que tras el Che fueron ascendidos a Comandante y se les encomendó la misión de abrir nuevos frentes de combate?

“Una gran emoción por las nuevas responsabilidades que Fidel depositó en nosotros, mezclada con los sentimientos por separarnos de él y los demás compañeros que llevábamos juntos más de un año en aquellas montañas.

“A ello se unía la impresión patriótica de que íbamos a operar en el territorio donde vivió y murió en combate el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, cuyas ideas y ejemplo viven en el corazón y alimentan nuestros sentimientos.

“Mucho representó también la responsabilidad de volver a dirigir hombres, saber cuidarlos, ocuparme de las necesidades de ropa, comida y armas; dirigirlos en acciones, velar por los heridos.

“En esas nuevas relaciones con el hombre -en las que el principal vínculo de unión es el ideal revolucionario y la hermandad combatiente en la lucha- el mando es respeto, disciplina y obediencia a la orden del jefe, cualidades que se desarrollan al fragor del combate.”

¿Cuáles fueron los principales aportes del III Frente durante la etapa insurreccional?

“Como en los demás Frentes, y en cuantas misiones y acciones hemos participado, los aportes se mantienen: confianza y lealtad al mando de Fidel. Unidad de las fuerzas y esfuerzos en aras de un mismo objetivo: el bienestar del pueblo, la permanencia de la Revolución, la defensa de la Patria. “Estas han sido las divisas de la inmensa mayoría de los revolucionarios cubanos. Al cabo de 50 años de la creación del Frente y del triunfo revolucionario del 1 de Enero de 1959, podemos afirmar que son y seguirán siendo nuestras principales enseñanzas, razones y experiencias para continuar la Revolución.”

De lo que usted expresa emana que la historia puede ser ejemplar, consecuente, honesta, que la unidad salva y fragmentarnos no sirve de nada.

“La historia siempre será aleccionadora. Una gran virtud es la honestidad, en nuestra actuación y también en juzgar a partir de las enseñanzas que nos brinda la propia historia. Y no solo la nuestra sino la que emana de los fenómenos de este mundo del que formamos parte y al cual no somos ajenos. “La unidad de nuestro pueblo en torno a sus líderes y a la Revolución es uno de los escudos más poderosos contra nuestros enemigos. “La historia muestra ejemplos de fracasos y retrocesos cuando ha faltado unidad. La unidad nos hace fuertes; la división, nos hace débiles.”

¿Por qué tanto arraigo por la Sierra Maestra, por Santiago de Cuba?

“La Sierra Maestra fue el escenario natural escogido para iniciar la lucha guerrillera, nos brindó abrigo y protección. “El hombre de la Sierra, primero desconfiado, receloso; después noble, desinteresado, generoso, fue colaborador de una causa que luego hizo suya. Con él aprendimos a identificar los ruidos, la vegetación, los animales. Adquirimos de él su instinto para olfatear el peligro y habilidad para defendernos; recibimos su hermandad, cariño y respeto. “El campesino de la Sierra compartió nuestro dolor por la pérdida de un compañero y nuestras alegrías por el triunfo en los combates. Fue guía, mensajero admirado, se hizo combatiente. “Todo eso nos lo proporcionó la Sierra Maestra, a la que volveremos nosotros y otros, para defender la Patria si el enemigo imperialista osa invadirnos.

“Santiago de Cuba es la tierra querida donde estuve dispuesto y expuesto a dar la vida. Por los santiagueros y los orientales siento, además, cariño, respeto y admiración. Tan es así que en 1976 le hice una canción: ‘A Santiago’.

“Y no solo por las páginas de heroísmo escritas en la historia más reciente de esta ciudad, también porque Oriente ha sido cuna de héroes y escenario de dignidad Patria. Es el pueblo de los Maceo, Moncada, Quintín Banderas, Flor Crombet, los Castillo Duany.

“De acuerdo con sus tradiciones, aquí recibimos ayuda desde los primeros momentos del ataque al Cuartel Moncada, y surgieron hombres que se destacaron en la lucha reiniciada en Las Coloradas y nuestros más recientes combates.

“Para representarlos en uno de los hijos más genuinos de Santiago, tomo como ejemplo a Frank País, de quien dijera Fidel al conocer su asesinato: ‘¡Que monstruos! No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado’.”

-¿Qué tienen que hacer los campesinos de la Sierra Maestra para estar a la altura de su tiempo y de su historia?

“Lo mismo que todo nuestro pueblo: TRABAJAR, TRABAJAR, TRABAJAR, y hacerlo con eficiencia, con calidad, con amor.

“Solo del trabajo pueden surgir las riquezas que necesitamos para estar a la altura de nuestro tiempo y de la historia. El mayor y más sincero compromiso es hacerlo con seriedad, cada cual en su puesto, dando lo que estamos obligados a entregar para recibir lo que nos corresponde.”

-¿Qué opina de la fidelidad y la modestia, la traición y el sometimiento, la fuerza del buen ejemplo?

“Fidelidad y modestia: virtudes y valores a cultivar y practicar para ser felices.

“Traición y sometimiento: manchas en la vida de todo hombre. Defectos repudiables.

“La fuerza del buen ejemplo: una de nuestras principales banderas a seguir.”

Su grito de “Aquí no se rinde nadie”, que se escuchó en el combate de Alegría de Pío marcó la capacidad de resistencia y el sentido del deber de los cubanos. ¿Cinco décadas después sigue pensando igual, fiel a ese principio?

“Sí, pero con mucha más fuerza. Considero que las generaciones de estas cinco décadas han actuado con fidelidad a ese principio bajo la guía de Fidel, que es nuestro mejor ejemplo de que con los cubanos no hay rendición posible.”

¿Usted que vio derrumbar el muro de Berlín y asistió a la simbólica caída del Socialismo en Europa del Este, qué le dice a los que vendieron su soberanía y ahora son más pobres y dependientes?

“A esos que actuaron así nada se les puede añadir con palabras a sus penalidades y sufrimientos. En cambio, a los que han luchado y luchan por un mundo justo y pacífico, a los que defienden la soberanía de su Patria, trabajan para salir de la pobreza y romper con la dependencia de quienes los explotan, para esos, el aliento solidario.”

Hay quienes consideran que lo vivido a partir de 1990 dejó a los cubanos vacíos de sueños y que la Revolución es solo un mito. ¿Qué opina usted?

“No hay mito. La Revolución es un hecho irreversible, tangente, que se concreta y materializa con nuestros planes de educación, servicios de salud, nuestra cultura, el desarrollo científico-técnico, mejoras en las condiciones de vida. “A partir de Enero de 1959 renació nuestra esencia humana y nada ha detenido su desarrollo. Entonces florecieron sueños que hoy vamos alcanzando. Sobran muestras de que trabajamos por un mundo mejor y de que no hemos dejado de soñar.”

¿Qué criterio le merece la resistencia del pueblo cubano?

“Nuestro pueblo es el principal artífice de la Revolución. Su estoicismo y heroica resistencia dejan marcada nuestra historia. Hay que añadir que sin la conducción de Fidel no hubiera sido igual.”

¿Qué ha significado luchar toda una vida al lado de Fidel y Raúl?

“Un gran privilegio y un extraordinario honor. “Fidel ha hecho una entrega total de su vida a la obra revolucionaria. Fiel a los principios, leal, digno hasta con los enemigos. Estimulado y solo retribuido con la satisfacción del deber cumplido, con el respeto, cariño y confianza del pueblo. “Siempre lo hemos visto, y estado a su lado, como un líder indiscutible. El jefe que nos ha guiado y conducido por el camino del esfuerzo y el sacrificio. El que nos ha preparado y enseñado para que la Revolución no se detenga. “He sido testigo de su incondicional entrega en todos estos años. “Lo he visto rebasar los límites de la Patria y adquirir estatura mundial. “Su trascendental mensaje del 18 de febrero al pueblo de Cuba -siempre conmovedor- expresa su sentido del deber, el respeto y confianza en su pueblo, explicándole sus razones, firmeza, responsabilidad política y ciudadana. “Es pauta moral, arraigo a la historia, prolongación de los principios ancestrales de nuestra soberanía e independencia. Es previsión para salvaguardar el porvenir de la Patria y deja una huella indeleble dentro de la Revolución cubana y para el mundo. La grandeza de su obra le reserva su permanencia en la historia. “Raúl ha sido como un hermano menor, pero de avanzadas dotes. Nos conocimos en los preparativos de la universidad para atacar el Moncada. Juntos sufrimos prisión en Isla de Pinos y estuvimos exiliados en México. “Con Smith Comas, fuimos los tres capitanes de la expedición del Granma. Nos ascendieron el mismo día a Comandante y nos dieron la misión de abrir nuevos frentes guerrilleros. “Después del Primero de Enero de 1959, compartimos tareas y misiones con plena identificación en principios y objetivos, mantenemos una relación de respeto, afecto y colaboración recíproca. Más allá de la disciplina y el acatamiento a su autoridad y mando, somos compañeros de lucha, hermanos de sentimiento, amigos de corazón. “Su reciente elección como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, es un reconocimiento a sus méritos revolucionarios, a su autoridad y experiencias para continuar la labor de dirección que ejercía Fidel.” Desde el privilegio de vivir y hacer la historia, ¿qué sugiere a las futuras generaciones?

“Cada generación tiene y vive momentos diferentes. La actual no es igual a la anterior ni será similar a la que le sigue. Cada una en su momento ha luchado por los intereses de la Patria.

“Nuestra juventud tiene talento, capacidad creadora, ideas renovadoras, esperanzas, sueños. Con esas virtudes, movidos por los sentimientos patrios y educados en las enseñanzas de las generaciones que los precedieron, sabrán asumir la responsabilidad del momento que les toca vivir.

“Ese es su papel y sabrán encontrar el camino para que futuras generaciones los recuerden, quieran y respeten, como nosotros recordamos, queremos y respetamos a los próceres y héroes de la historia de Cuba.

“Ellos fueron motivo de inspiración para nuestra lucha, nos proporcionaron fuerza y vocación para llevar adelante la Revolución, que no es una obra perfecta, pero es nuestra, la hemos desarrollado con amor y a favor de nuestro pueblo.

“A quienes tienen el deber de dar continuidad a nuestro proceso les recuerdo, como eterno combatiente, un pensamiento de Maceo: ‘Quiero tener la gloria de haber contribuido al bien e independencia de Cuba, y llevar, con orgullo, el título de buen ciudadano, que da brillo y grandeza cuando se obtiene sin mancha’.

Galería: Juan Almeida, “Aquí no se rinde nadie”

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • julioca dijo:

    La vida de Juan Almeida Bosque nunca cambió. Siempre fué heroico, defensor de los intereses de nuestro pueblo en cualquier circunstancia, fiel a nuestro comandante en jefe y sobre todo ejemplo de modestia, sencillez, espontáneo, similar a Celia en su preocupación por la estética ciudadana y social sin presunción de ningún tipo.
    El concepto de Revolución de Fidel está definido en él.

  • Raisa Guevara dijo:

    Con frecuencia, cuando pensamos en un combatiente, en un héroe, lo concebimos como alguien rudo, de firme carácter, parco en sonrisas y frases amorosas, a veces hasta incapaz de ternuras, pero cuando leemos que Almeida escribió más de treinta canciones, y las escuchamos, todas llenas de amor: a la patria, a la mujer, a la vida; unas que hablan de la distancia temporal entre la juventud y la experiencia, mientras otras solicitan “un traguito ahora que están bailando”, se entiende que un héroe es una persona llena de coraje y también de sensibilidad.

    Por muchos años se nos enseñó en la escuela que Camilo había pronunciado aquella valiente frase, en medio de la lluvia de metralla, cuando todo podía concluir para los expedicionarios recién desembarcados del Granma, aquel hombre gritó “Aquí no se rinde nadie …” y una palabrota que valía la pena en tales circunstancias; supimos más tarde que era Almeida quien se negó a deponer las armas y exhortó a sus compañeros con tal muestra de valor y patriotismo, porque sabía que su fin era la libertad para Cuba y que combatir por ella era la única alternativa.

    No nos asombró que él y no El Héroe de Yaguajay la dijera, tanto coraje mostró uno como el otro, tanto patriotismo podía venir de cualquiera de ellos, devenidos en comandantes guerrilleros, comandantes de la Revolución, por sus méritos en los sucesivos combates que vinieron tras la negativa a rendirse.

    Luego vino el resto, cincuenta años de incondicionalidad a Fidel, de entrega a las tareas que fuera preciso, era cotidiano para nosotros escuchar una canción de Almeida y verlo en ese mismo instante recibir a los embajadores acreditados por diferentes países o compartir la presidencia de los más importantes eventos con Fidel o Raúl.

    Sé que no habrá olvido para Almeida, lo imaginaba desde antes, pero lo comprobé al ver tanto pueblo desfilar espontáneamente para expresar sus condolencias, siempre que se haga un gesto por la Patria, el brazo y la mente del mulato risueño y profundo, estarán con el cubano que lo aporte.

  • Zulia Pertuz Cuza dijo:

    !Por supuesto que no se rindió nadie!
    !Gloria eterna al Comandante Almeida

  • Danae Ladouceur dijo:

    I appreciate your work , appreciate it for all the useful content .

  • ammeenzli dijo:

    MbQsXBhsRQSAMGYr michael kors TBpOVdrlA
    HvslCsQYH michael kore tote vpAhxpIAsRBkaUCbeib
    UyOcGFhTNEOTcukEzL michael kors bag kbrwLTdBmXuAyGql

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también