Inicio » Opinión, Economía  »

La crisis capitalista y sus repercusiones políticas (I)

26 abril 2012 | 5

crisis_europa_2010_01La honda crisis de la economía capitalista mundial no da tregua y amenaza con adentrarse en la temida depresión, aunque hay autores que ya la ven  en esa fase. En todo caso, estamos ante mucho más que una crisis estructural del capitalismo. Se trata de una crisis civilizatoria que exige transformar raigalmente los patrones culturales y el sistema de producción y consumo como única forma de preservar la vida de nuestra especie. Ya el capitalismo amenazó arrasar con la civilización en los terribles años de guerra general entre 1914 y 1945, agravados por la Gran Depresión de 1929 y culminados con el genocidio de Hiroshima y Nagasaky. Quién sabe en qué tragedia mayor habría concluido aquel drama si no es por la derrota infligida  al nazismo por el Ejército Rojo.

El trastorno actual se inició en 1973, cuando el presidente Richard Nixon atajó el deslizamiento de la economía estadunidense hacia el abismo, provocado por los gastos de la guerra de Vietnam, el aumento de los precios del petróleo y el declive en la tasa de ganancia. Unilateral y dictatorialmente  desligó el dólar -moneda de cambio internacional- del patrón oro y lo puso a “flotar”. Vulneraba así, en provecho de los capitales yanquis y en detrimento de los demás países -sobre todo los pobres-, los acuerdos de Bretton Woods, que pautaron las reglas de la economía internacional bajo la batuta de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

A partir de entonces, Washington emprendió una demencial vorágine de impresión de dólares e instrumentos de deuda sin respaldo productivo, con los que inundó los circuitos financieros globales de moneda devaluada y ha llevado a cabo la estafa más grande de la historia de la humanidad.  La especulación financiera pasó a ocupar un lugar mucho más relevante que la producción y el comercio en la circulación monetaria y  reforzó las políticas neoliberales, experimentadas en Chile bajo la dictadura de Pinochet(1973-1990), elevadas a la categoría de dogma de fe mundial por los gobiernos de Ronald Reagan y Margaret Thatcher(1979-1990).

Son esas políticas generalizadas de achicamiento del Estado, contención salarial, desmantelamiento de las conquistas de los trabajadores, circulación libre de de capitales pero no de fuerza de trabajo, privatización del patrimonio público, socialización de las pérdidas de las corporaciones, especulación hasta con los alimentos, inclemente degradación ambiental e inicio de un nuevo ciclo de guerras coloniales(Afganistán, Irak, Libia),  las que han conducido a la debacle económica manifestada abiertamente a partir del estallido de la burbuja inmobiliaria en Wall Street(2008).

Citada por pocos autores, otra causa fundamental, en el orden geopolítico, de la descomunal ofensiva internacional del capital contra los trabajadores y pueblos oprimidos, fue el derrumbe de la Unión Soviética y demás países del experimento socialista del este de Europa, empujado sí, por gravísimos errores  y desviaciones de sus partidos dirigentes, pero portador de valiosas experiencias en la liberación humana y factor de equilibrio hasta ese momento en la balanza internacional de poder. La arremetida capitalista fue favorecida por los traumas subjetivos que provocó la inesperada catástrofe, ahondados por una vulgar campaña antisocialista que dura hasta hoy y la deserción hacia las filas del liberalismo económico  -apenas sin excepción- de las cúpulas socialdemócratas europeas y partidos asociados en otras latitudes, así como de muchos intelectuales. Mientras, un número considerable de los partidos y grupos de orientación marxista y socialista han tardado en sobreponerse a la conmoción y dar una correcta lectura a la nueva realidad.

En 2010 irrumpió en Europa la llamada crisis de la deuda soberana con graves consecuencias sociales, acentuadas por el ultraliberalismo de la señora  Merkel. España ha entrado de nuevo en recesión y se vaticina la rápida caída de la importancia, el tamaño de su economía y su quiebra no lejana dadas la fragilidad de sus bancos y las extremas medidas de ajuste ordenadas por Berlín, cumplidas al pie de la letra por el hidalgo Rajoy. De ser así  arrastrará consigo a la Unión Europea, le pegará a Estados Unidos, que padece esencialmente los mismos problemas, solapados por la suicida inyección de liquidez, y es, en fin de cuentas, el mayor responsable de la crisis. Pero impactará mundialmente, aunque hay luz al final del túnel.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • MANUEL dijo:

    Estas consecuencias las pagamos los países pobres. Los propietarios de empresas y los banqueros nunca perderán sus INVERSIONES ni sus atributos. Sus errores (gigantescos)los asume el sacrificio de la clase trabajadora y porqué no decirlo, el medio ambiente.

    La economía norteamericana es puro espejismo. La mantiene viva las imprentas de moneda. Sin soporte productivo es únicamente PAPEL.

    LAS LOCAS AVENTURAS DE LOS MAGNATES DE LA GUERRA NORTEAMERICANOS Y SUS AMANTES DE EUROPA, buscan la apropiación de las riquezas para tener respaldo económico para esa economía desgastada. Por eso inventan los motivos para hacerles la guerra a los países que tienen grandes reservas de petróleo, adueñarse y seguir sentados atesorando riquezas mal habidas desde siempre. Historia eterna.

    Piratas del ayer, hoy se conmutan con sus padrastros de europa para repartirse el mundo. Nada les pertenece y todo lo quieren tener, para ello hacen alianzas hasta con terroristas y muchos de ellos tildados y enlistados como tales, pero armados y entrenados por ellos mismos. Únicamente son fichas mal jugadas de un dominó que se revierte cada ves más. Siguen siendo derrotados y sus guerras inventadas fracasos permanentes y deterioro sin límite de sus economías.

    Ésto nos explica porqué en europa la crisis se ha manifestado llevando a países enteros a su propia destrucción económica (Grecia, España, . . . .) No tienen el soporte productivo para mantener los aparatos de guerras inventadas y aventuras sin retornos. Sangre fluye por todos los espacios financieros. Siguen matando inocentes y sus guerras son cada ves más sucias y menos creíbles. No mueren NORTEAMERICANOS o Europeos, no. Ahí mueren LATINOS, NEGROS y toda suerte de inmigrantes que busca la gran patria publicitada. Rotundo error.

    Nuestros países han sido empobrecidos. Nunca han sido pobres. Nos han saqueado las riquezas con engaños, guerras inventadas, golpes de estado, intervenciones etc. YA hay un gigante que despierta. Latinoamérica revertirá cada argumento y está dando los pasos positivos necesarios para unirse y crear la gran patria de Bolívar, Martí, Sandino, el Ché. . . . .

    LAS MALVINAS SON ARGENTINAS!!!!!!

    LIBERTAD PARA LOS CINCO HÉROES CUBANOS !!!!!!

  • Mario dijo:

    AMEN Manuel!!!!

  • Alfredo Antonio Clementi dijo:

    D. Ángel Guerra Cabrera ha encontrado en Manuel un brillante comentarista. Ambos textos resultan sumamente esclarecedores por el poder de síntesis y la claridad meridiana con la que exponen. Así todo ¡cómo cuesta penetrar en tantas mentes colonizadas por el imperio y sus lacayos!

    Tal vez, en sus comienzos, sí los “padres fundadores” de los EE. UU. fueran realmente demócratas, amantes de la libertad y altruistas, pero a poco se hizo carne en esas tierras el concepto mesiánico del “Destino Manifiesto” que Dios le había otorgado a ese país para ser el depositario monopólico de la Verdad, la Justicia, la Libertad, la Democracia, etc., etc. y por ello autorizados a imponer la “pax americana” en todo el orbe (“worldwide”, dirían ellos) a los “impíos” que no lo reconocieran y se doblegaran “per se” a sus imposiciones y sus latrocinios, con las consecuencias expuestas -reitero, brillantemente- por el autor de la nota el comentario precedente.

    Quedamos a la espera del (II)

  • H. LO dijo:

    TOTALMENTE DE ACUERDO CON MANUEL. (Espero por segundo comentario)
    Si. No hay duda alguna sobre la caida de la actual economia capitalista, Creo firmemente en ello y no sera en mucho tiempo mas.

  • gabriel rodriguez dijo:

    Bien lo de manuel. En cuanto al compañero H.LO debe considerar que la economía capitalista es desde el vamos, inviable. Que ya cayó muchas veces, y que se construyó y se sostuvo por medio del despojo y el saqueo. Pero alentará y seguirá siendo una amenaza para el planeta hasta que (como dijo alguien por ahí) los pueblos digan basta y

    hechen a andar

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también