Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Washington encabeza ciberguerra contra instalaciones nucleares iraníes, asegura canciller persa

| 1 |

El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif. Foto: Archivo.

El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, acusó a Estados Unidos de emprender una guerra cibernética contra instalaciones nucleares de la República islámica que ponen en peligro la vida de millones de personas.

Zarif condenó esa acción durante una entrevista concedida a la cadena estadounidense de noticias NBC, retransmitida este domingo.

En ese ataque, explicó el canciller, se utilizó el gusano informático Stuxnet o Zero Day (Día Cero) para infectar sistemas de control remoto y documentos asociados al programa nuclear iraní con fines pacíficos.

En noviembre pasado, los técnicos de la República islámica neutralizaron ataques de la compañía israelí Golden Line, con sede en Tel Aviv y especializada en telefonía fija y móvil.

Se dice que el gusano cibernético Stuxnet fue creado en Estados Unidos e Israel. Los iraníes lo detectaron por primera vez en 2010 en un ataque contra la instalación de enriquecimiento de uranio en el sitio de Natanz.

(Con información de PL)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Adelante dijo:

    Creo EEUU está jugando una guerra sipcologica muy peligrosa con irán.
    Ellos tienen muy buenos informáticos capaces de cualquier cosa.
    Gringos firmen la paz mundial, o los van a desaparecer.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también