Imprimir
Inicio » Noticias  »

A propósito del centenario del natalicio de Santiago Álvarez

Por: Víctor Eugenio Alvarez Marco
En este artículo: Cine, Cuba, Cultura, Santiago Álvarez
| 2

Santiago Álvarez. Foto: Archivo de Cubadebate.

Este 8 de marzo de 2019 Santiago Álvarez Román, nuestro insigne cineasta, artífice de la crónica cinematográfica de la Revolución Cubana, hubiera cumplido 100 años.

Desde marzo de 2018 se han venido realizando actividades conmemorativas por este aniversario, y es de señalar que nos encontramos en años de importantes celebraciones; el 40 aniversario del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, en el 2018, el 60 del ICAIC, y por supuesto el 60 del triunfo de nuestra Revolución.

De la obra cinematográfica de Santiago, de sus aportes al cine cubano, al cine documental y en general a la historia del cine se ha escrito mucho y muy merecidamente, pero también hay un aniversario que creo que debemos recordar por la importancia que tiene para la vida política del Maestro.

Hace 80 años, en 1939, ingresó Santiago al Partido Comunista de Cuba.
Apenas con 20 años de vida, se consagró a lo que sería hasta el último de sus días, la filosofía que rubricó su accionar, y que determinó finalmente la esencia de su obra.

Y pudiera verse este hecho como cotidiano para las nuevas generaciones que han nacido y se han desarrollado en nuestra sociedad que construye el socialismo con las miras puestas en el futuro. Pero sucede que en la seudo República ser comunista era un estigma que podía costarte hasta la muerte.

Cuando las milicias del Movimiento 26 de julio tomaron las oficinas del BRAC (Buró de Represión Anti Comunista), pudimos recuperar el expediente que allí tenia abierto Santiago. Era el número 4, de una larga lista y no precisamente por orden alfabético.

Y sigo diciendo que veo a Santiago en estos días de definiciones, cuando nuestro pueblo cubano ha refrendado la continuidad histórica en las urnas de manera contundente. Santiago en su vida, en su obra y hasta en cualquier diálogo ocasional recomendaba sencillamente que la solución a los problemas del mundo podían resolverse construyendo el socialismo. De ello estaba convencido.

Veo a Santiago en la lucha frontal con el imperialismo, centrada ahora en el conflicto venezolano, porque en su obra estuvo siempre presente el antimperialismo: todos los movimientos de liberación de su época aparecen en sus documentales y en las emisiones semanales de los noticieros ICAIC de una manera u otra.

Y cuando los azotes de la naturaleza nos hacen estragos, y nuestros artistas (de todas las manifestaciones del arte), y todo nuestro pueblo se moviliza solidariamente para ayudar a los damnificados del tornado, también veo a Santiago, que en 1963, después de haber filmado las dramáticas escenas que luego plasmó en su documental Ciclón (por cierto el más premiado de toda su vasta obra), organizó inmediatamente, con su compañera de esos años, que era la secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas del ICAIC (en esa época la organización femenina estaba organizada por centros de trabajo), un movimiento multitudinario en el vestíbulo del cine Chaplin para recoger ropas y alimentos que serían enviados a la entonces provincia de Oriente, necesitada por el paso del ciclón Flora.

Foto: Archivo de Cubadebate.

En el noticiero ICAIC de esa semana se conservan las imágenes de esta fantástica movilización que logró enviar a ese destino muchas decenas de toneladas de ayuda.

Como buen comunista Santiago era desinteresado y muy altruista. Todos los premios en metálico que recibió, y conste que fueron muchos, los donó a distintos destinos.

Entre las primeras mesas de animación y trucaje que se pudieron utilizar en el ICAIC, se encuentran las compradas con el dinero donado por él a estos fines. Quiero recalcar que eran tiempos difíciles para cualquier cubano, pero la ausencia de recursos para adquirir estos equipos, y su lógica necesidad en la industria cinematográfica naciente, obligaban a tomar esas decisiones, olvidando necesidades personales.

También donó a la causa de Vietnam otras sumas de dinero recibidas por este concepto.

Asimismo, se sabe poco del accionar de Santiago en el devenir de las luchas en la última etapa de nuestra emancipación.

Desde su anónima trinchera, tuvo alguna influencia ideológica, y de esto que no quepa ninguna duda, en la Generación del Centenario.

Sucede que en 1946, trabajando en la tipográfica P. Fernández y Cia., conoció a Jesús Montané Oropesa, iniciando a este compañero en las ideas revolucionarias y organizando posteriormente con él una huelga obrera en ese centro laboral, lo cual dio como resultado el despido de ambos y su fichaje policial. Ya eran los tiempos del anticomunismo de la postguerra y los Gobiernos de turno y sus órganos represivos trabajaban hombro con hombro con la patronal para evitar revueltas de ese tipo.

El compañero Montané fue íntimo amigo de Santiago hasta su muerte, testigo de su primer matrimonio y, como es conocido, importante figura en la que se apoyara nuestro Comandante en Jefe, desde la organización del asalto al Cuartel Moncada, y hasta su fallecimiento en 1999.

Cuando Montané visitaba a Santiago en su casa, o se encontraban en el ICAIC, siempre decía que quien lo había iniciado en las luchas había sido su entrañable amigo.

Fue Santiago un notable activista en la incorporación del Partido a la lucha armada, y también de los primeros en comenzar a accionar directamente con las brigadas de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio en La Habana. De hecho la célula de la entonces emisora CMQ Televisión, donde trabajaba Santiago en 1958, era de las más activas.

En julio de 1958, junto al compañero Manuel Duchesne Cuzán ,organizó un atentado al vocero de Fulgencio Batista, Otto Meruelo, en el estudio de televisión donde este tenía a diario un espacio para exaltar al tirano, que no dio resultado, pero que al ser descubierto por los órganos represivos de la tiranía, provocó que Santiago tuviera que exiliarse en El Salvador porque corría peligro su vida.

He querido reseñar algunos pasajes poco conocidos de la vida de Santiago Álvarez Román a propósito de su centenario, que no son los que siempre se manejan por los medios, y que lo colocan en un espacio que trasciende su vida más conocida como cineasta y cronista de la Revolución.

Quisiera agregar que le agradezco a Santiago todo lo que aportó a mi formación personal, política y de valores, porque como padre también fue un ejemplo a seguir. Viviré el resto de mi vida muy orgulloso de haber sido su hijo, y al mismo tiempo desplegare todas mis energías para que su obra y su persona no mueran jamás.

Foto: Oficina Santiago Álvarez.

Foto: Oficina Santiago Álvarez.

Foto: Archivo Cubarte.

Foto: Archivo de Cubadebate.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Heem Gondes dijo:

    Cuando iba al cine en aquellos años de los reportajes del inolvidable y querido Santiago Alvarez y junto a la movie no ponian el noticiero icaic me sentia estafado…. tal fue su labor informativa y didactica…..

    Cubano y Fidelista por excelencias….. en gloria siempe vivirá y recordado por todos los cubanos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Francisco Rivero dijo:

    Nadie mejor que el Sr. Víctor Eugenio Alvarez Marco para recordar en nuestro presnte la obra y vida de Santiago Alvarez en la fecha del centenario de su nacimiento, el 8 de marzo 1919.

    Por cierto tambien ha sido publicado recientemente un texto, ” El camino de Santiago ” en referencia a su labor creativa en el ICAIC, gracias a la Sra. Rebeca Chavéz que compartio junto a otros colegas del equipo.
    Recomiendo fervosamente la lectura de los propositos e ideas de esta autora, que bien anima a la reflexión.

    Adjunto el enlace :
    http://www.granma.cu/cultura/2019-03-07/el-camino-de-santiago-07-03-2019-21-03-51

    Saludos fraternos.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también