Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Gobierno francés impondrá polémica reforma laboral sin votación en Parlamento

En este artículo: Francia, Polítca, Protestas, Reforma, Sociedad
| + |
Parlamento francés. Foto tomada de notihoy.com

Para iniciar un proceso de censura, los parlamentarios deben reunir 58 firmantes, pero la oposición de derecha ya anunció que no se sumará a ningún proceso. Foto tomada de notihoy.com

El gobierno francés dio a conocer hoy que implantará su controvertido proyecto de reforma laboral sin antes someterlo a una votación en el parlamento. A pesar de la reciente movilización social en el país, se ha decidido recurrir de nuevo al artículo 49-3 de la Constitución para imponer la reforma.

Este mecanismo establece que para oponerse a la adopción de la ley la cámara de diputados debe censurar al gobierno, lo que acarrearía su renuncia.

El diputado comunista del Frente de Izquierda André Chassaigne lanzó un  llamado a los diputados socialistas y ecologistas que están contra el proyecto  a presentar una moción de censura de izquierda contra el gobierno.

Para iniciar un proceso de censura, los parlamentarios deben reunir 58  firmantes, pero la oposición de derecha ya anunció que no se sumará a ningún  proceso.

Si la moción de censura no prospera, el proyecto pasará a una segunda  lectura en el Senado antes de ser adoptada de manera definitiva en la asamblea  el 22 de julio.

El anuncio del gobierno tuvo lugar dos horas antes del inicio de la  duodécima jornada de movilización social en cuatro meses contra el proyecto de  ley laboral.

En París, unas 7.000 personas protestaron contra el proyecto, según las  cifras de la policía, mientras que el sindicato CGT estimó en 45.000 los  participantes.

Miles de personas marcharon también en ciudades como Rennes, en el oeste,  Marsella, en el sur, y Burdeos y Toulouse, en el suroeste.

El ejecutivo, exhausto tras cuatro meses de revuelta social y que bate  récords de impopularidad cuando queda menos de un año para la elección  presidencial, ha tratado sin embargo de satisfacer a los sindicatos con una  serie de enmiendas al proyecto.

El gobierno francés explica que con esta reforma quiere combatir un  desempleo endémico -superior al 10%- facilitando los contratos en un mercado  laboral más flexible. Los detractores, por su parte, creen que solo aumentará  la precariedad laboral.

Además de las manifestaciones, en estos cuatro meses de protesta se  produjeron también huelgas en los sectores del transporte, de la energía y de  la limpieza, haciendo temer perturbaciones durante la Eurocopa de fútbol, que  se desarrolla hasta ahora con normalidad.

Sin embargo, en este contexto, la impopularidad del presidente François  Hollande es tal que muchos se preguntan si puede a volver a ser el candidato de  la izquierda en la elección presidencial de 2017. Hollande aún no ha confirmado  si aspira a un nuevo mandato.

Pero varios observadores consideran inadecuado que Hollande, en su calidad  de jefe de Estado, pueda someterse a tal primaria.

Además, un antiguo candidato de izquierda radical a la presidencia en 2012,  Jean-Luc Mélenchon (obtuvo entonces 11%) ya ha anunciado su candidatura a la  presidencial de 2017, dividiendo aún más a la ya dispersa izquierda francesa.

(Con información de AFP)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también