Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Pinareños en las Series del Caribe

| 6 |

Por Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

 

Rafael Cabrera  (Villa).

Rafael Cabrera (Villa).

Para los muchachos de Alfonso

Se viven días de vibrar o sufrir por la presentación de los VEGUEROS DE PINAR DEL RÍO. No lobos, no tsunami ni pativerdes, simplemente una representación viva de las tierras del mejor tabaco del mundo, merecido homenaje a quienes desde hace muchos años pasan por sus manos las verdes hojas predilectas de media humanidad.

Cuba animó como ningún otro país las primeras doce Series del Caribe, imponiéndose en siete, y ahora, medio siglo más un lustro después, volvemos a sentirnos con posibilidades reales de hacer un digno papel, envueltos en la tela verde y amarilla. Confieso que me gustaría ver saltar a la grama a las figuras del plantel más occidental de la Isla, aunque presumo que no será, por la necesidad (llamémosle así), de lograr una destacada actuación con una Selección Nacional que llevará el nombre de la provincia.

La Dirección del Béisbol ha jugado sus cartas y apostó por ganar a cualquier precio. Así las cosas, si se obtiene la victoria, a la larga puede tener matices pírricos y de perder sería un duelo nacional, que metamorfosearía la actuación de los VEGUEROS, cuyos integrantes originales quizás no se vean en acción, salvo los lanzadores que presumo serán decisivos. Ahora bien, como minero de Matahambre, pinareño y cubano, quiero ganar. Jamás desearé que pierda un Seleccionado nuestro en ninguno de los confines de este mundo.

Este 28 de enero, en el Parque Martí de la capital vueltabajera, en una fecha sagrada para los cubanos, fue abanderada la selección. A muchos nos llamó la atención que el portador de la enseña fuera Alfredo Despaigne, no por falta de merecerla el gran slugger, sino porque Pinar es el campeón, se viajará con el traje verde amarillo, se efectuó la ceremonia en la capital vueltabajera y, para colmo, un mar de pueblo pinareño asistió a la investidura. Nos hubiera gustado que Donal Duarte recibiera el banderón, porque ha dejado sangre sudor y lágrimas en Capitán San Luis. De todas formas, sigo admirando al granmense, quien pareció sorprendido, como todos los presentes.

Allí regresaron a la mente aquellos siete hijos de la cola del caimán, que engrosaron filas en las primeras ediciones de estos clásicos. No es secreto que Pinar del Río era la Cenicienta del país; también en el deporte, especialmente la pelota. Tenía que ser la menos representada en las Series del Caribe, otros eventos internacionales y en la mismísima Liga Profesional Cubana, porque de la economía, la cultura y la sociedad toda, brotan los deportes y las artes.

Solo cuatro pinareños jugaron en las Grandes Ligas antes de 1962: el defensor del cuadro en los tiempos de Martín Dihigo, Manuel Patato Cueto (Guanajay); los lanzadores Pedro Ramos y Dagoberto Concepción, del Corojo sanluiseño, así como Rogelio Borrego Álvarez (Santa Lucía, Minas de Matahambre). Poco después llegaría el inigualable Tony Oliva (Consolación del Sur).

En la historia de las Series del Caribe, solo siete representaron a la provincia donde termina Cuba, ¿o comienza? A continuación les ofrecemos una reseña de cada uno:

El primero fue el jardinero Rafael Cabrera, conocido por Villa, quien nació en Guane, el 13 de noviembre de 1924. Se inició en 1939 en la pelota popular de aficionados y llegó a desempeñarse en varias provincias, incluido el equipo Cuba en las Series Mundiales de 1941 y 1942. Después pasó al semiprofesionalismo, hasta que debutó con el HABANA de 1942-1943; también se desempeñaría con el ALMENDARES y el MARIANAO. En ese circuito estuvo hasta la campaña 1951-1952.

Compitió en las Ligas Negras norteamericanas, como lanzador y jardinero. Se inició con el CINCINNATI-INDIANÁPOLIS CLOWNS de 1944, en 1949 pasó a los NEW YORK CUBANS, de Alejandro Pompez, y en 1950 a los BLACK BARONS. Se destacó en las Ligas Menores de los Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico y México.

Villa Integraría el ALMENDARES que representó a Cuba en la II Serie del Caribe, celebrada en San Juan de Puerto Rico 1950, donde conectó para .286, producto de 4 hits en 14 veces al bate, con 3 dobles; no se proclamó campeón.

Roberto Fernández Tápanes.

Roberto Fernández Tápanes.

Con Roberto Fernández Tápanes, el descubridor de Tony Oliva, sucede algo curioso. Su primera incursión en las Series del Caribe fue en 1953 con el CHESTERFIELD de Panamá, tres años después vencería con el CIENFUEGOS. Su labor fue débil en ambas demostraciones.

Pinareño por adopción, había nacido en Campo Florido, La Habana, el 22 de octubre de 1927, pero su familia se trasladó a Los Palacios, en Pinar del Río, cuando era apenas un niño, allí desarrolló toda su carrera deportiva. Como aficionado se desempeñó con el CLUB ATLÉTICO DE CUBA, de la Liga Nacional Amateur.

Entre 1949 y 1956, este defensor derecho de los jardines, participó en siete temporadas de la Liga Profesional Cubana, siempre con el CIENFUEGOS, donde promediaría para .252.

Su mayor celebridad la alcanzaría en 1948, cuando se convirtió en el primer cubano en conectar más de 200 hits en su primer año en el Béisbol Organizado, con el BIG SPRING de la Longhorn League, de Ligas Menores, circuito donde estuvo doce años con varios equipos. También lo hizo en Panamá y Nicaragua. No jugó en las Grandes Ligas.

Roque Contreras.

Roque Contreras.

El tercer pinareño en las Series del Caribe fue el lanzador Roque Contreras, quien nació en Consolación del Sur, el 16 de agosto de 1927. Como amateur había asistido a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Guatemala 1950. Después actuaría durante cuatro campañas en la Liga Profesional Cubana, entre los años 1952 y 1956, alternando con ALMENDARES y MARIANAO.

En la Serie del Caribe de 1950, con el ALMENDARES, obtuvo una victoria y no perdió; su equipo no pudo coronarse en esa ocasión.

Lanzó por diez años en las Ligas Menores, desde 1951 hasta 1961 y en la Liga Mexicana, de 1955 a 1961.

Ningún vueltabajero brilló más, antes del béisbol revolucionario, que Pedro Ramos Guerra, conocido por Pedrito. Nació en el término de El Corojo, una zona eminentemente tabacalera del municipio San Luis, el 28 de abril de 1935. En aquella zona comenzaría a jugar a inicios de la década del cincuenta. También lo haría con equipos de la capital provincial.

Con apenas diecisiete años, fue firmado para las Ligas Menores, donde se desempeñó con varios equipos por siete campañas, incluidos periplos por México y Canadá.

Debutaría en la Liga Profesional Cubana en 1954-1955, con el CIENFUEGOS, donde permaneció hasta el fin de dicho circuito, en 1961; lanzó el último desafío y lo ganó ante el ALMENDARES. Su actividad en el profesionalismo cubano fue de una alta estima, al extremo de integrar junto a su compañero Camilo Pascual, el dúo de pitchers más formidable de las últimas temporadas.

Participó y se coronó en tres Series del Caribe: 1956, con el CIENFUEGOS (2-0), 1958, como refuerzo del MARIANAO (2-1) y 1960, con el CIENFUEGOS (1-0). Total: en 8 desafíos, 2 de ellos completos, obtuvo balance de 5-1 (.833), con 38 ponches, 10 bases por bolas concedidas y efectividad de 3,19. Junto a Camilo Pascual (6-0) arrolló a los rivales en las Series del Caribe, pues entre ambos obtuvieron un balance de 11-1. Con solo diecisiete años, en edad juvenil, fue invitado por Miguel Ángel González, manager del HABANA, a la serie de 1951.

Ha sido uno de los cubanos con más estancia en las Grandes Ligas. Debutó el 11 de abril de 1955 y su último partido fue el 25 de abril de 1970. Excelente bateador, muy veloz en las bases, es el pitcher cubano con más jonrones en las Mayores (15). Fue un artífice de la bola de saliva.

Su labor deportiva lleva mucho más espacio. Solo diremos que recibió una buena cantidad de votos para el refundado Salón de la Fama del Béisbol Cubano. Por su excelente trayectoria, más temprano que tarde será electo.

El receptor René Friol, oriundo de Candelaria, fue un destacado defensor. Nació el 28 de octubre de 1934 (en otras fuentes aparece el 28 de mayo de 1933). Jugó por dos décadas en diferentes circuitos, incluidas la Liga Mexicana, la venezolana, de Nicaragua y sobre todo en las Menores de Estados Unidos, entre ellas la Triple A, durante quince campañas.

Jugó seis años con el MARIANAO, de la Liga Profesional Cubana, entre 1955 y 1961. Participó con los CUBAN SUGAR KINGS en 1956. Resultó campeón dos veces con los TIGRES DE MARIANAO.

Integró el MARIANAO campeón de 1957-1958 y asistió a la X Serie del Caribe, desarrollada en San Juan de Puerto Rico, del 8 al 13 de febrero de 1958, donde resultaron campeones.

Rogelio Borrego Álvarez se consolidó como inicialista, jardinero y lanzador, derecho. Nació en el pueblo costero de Santa Lucía, perteneciente al municipio Minas de Matahambre, el 18 de abril de 1938 y falleció en Miami, La Florida, el 30 de noviembre de 2012. Ha sido uno de los bateadores cubanos con mayor poder. Comenzó como lanzador en equipos de su localidad, pero bien temprano Joe Cambria lo contrató, por su capacidad al bate, para el Béisbol Organizado.

Tuvo la difícil función de sustituir a Francisco Panchón Herrera en la inicial del CIENFUEGOS de la Liga Profesional Cubana, y allí permaneció hasta 1961. En solo tres campañas conectó 26 cuadrangulares, incluidos tres en un juego y average de .257. En su segunda incursión se apuntó un batazo por el center field, que algunos consideran el más largo en el Gran Stadium de La Habana, hoy Latinoamericano, junto a otro de Orestes Miñoso.

En 1960 asistió a la XII Serie del Caribe, celebrada en Caracas, Venezuela, donde el CIENFUEGOS se proclamó campeón, la última a la que había asistido Cuba. Allí conectó de 24-8 (.333) en 6 juegos, con 2 dobles, 2 jonrones y 10 carreras empujadas.

Participó en las Ligas Menores de Estados Unidos, con los CUBAN SUGAR KINGS, entre 1958 y 1960, sobresaliendo en la producción de jonrones (64), récord para el club, al igual que sus 225 impulsadas y cuarto en dobles (62). En 1958 conectó 25 cuadrangulares, líder para la Liga Internacional AAA, y en 1959, cuando los CUBANS ganaron la Pequeña Serie Mundial en la Habana, Borrego fue uno de los integrantes de la selección dirigida por Preston Gómez. También jugó en las ligas de México, Nicaragua y Venezuela.

Dagoberto Concepción.

Dagoberto Concepción.

Tuvo un modesto desempeño en las Grandes Ligas, solo dos temporadas con los ROJOS DE CINCINNATI (1960 y 1962), organización que lo había firmado en 1956.

Su hermano, Raúl Polo Álvarez, fue un lanzador de PINAR DEL RÍO en Series Nacionales, que propinó un juego sin hits ni carreras al CAMAGÜEYANOS de la VIII Serie (1968-1969), campaña donde obtuvo 15 éxitos.

Y el séptimo representante fue Dagoberto Bert Concepción Cueto, un espigado lanzador derecho de 6 pies y 4 pulgadas de estatura. Coterráneo de Pedro Ramos, nació en El Corojo, el 14 de agosto de 1937 y falleció en Charlotte, Carolina del Norte, Estados Unidos.

De velocidad supersónica, tuvo en el descontrol su principal problema. Comenzó con equipos locales de amateurs, pero bien pronto fue captado al béisbol rentado. Estuvo en la Liga Profesional Cubana con el CIENFUEGOS, desde 1957-1958 hasta 1960-1961, por lo que participó en las dos últimas campañas ganadas por ese club, bajo la dirección de Tony Castaño.

En 1960 asistió a la Serie del Caribe celebrada en Panamá, en la que los ELEFANTES se coronaron.

Había sido firmado por el WASHINGTON SENATORS en 1956, con apenas dieciocho años de edad, y terminó con los MINNESOTA TWINS en 1961, debutando el 18 de junio; solo lanzó siete veces, sin resultados. Allí se convirtió en el primer pitcher cubano con ese equipo, junto a Pedro Ramos y Camilo Pascual, así como otros cuatro jugadores de posición: Julio Bécquer, Zoilo Versalles, Hilario Valdespino y José Valdivieso.

Participó en nueve temporadas de Ligas Menores, alternando como abridor y relevista, con récord de 46-46 (.500) y 85 salvados. Si Dagoberto no lanzó más tiempo, fue por una lesión que lo sacó del béisbol activo con solo veintiséis años de edad. También estuvo dos años en México, en la Liga de Verano, con los BRONCOS DE REYNOSA.

Pertenece a una familia de peloteros, donde se incluye su primo hermano Remberto Concepción Barrios, quien lanzó en las Ligas Menores. En algunos trabajos está fichado como Cueto Concepción, así aparece en la Enciclopedia del Béisbol de las Grandes Ligas, pero en realidad su nombre es Dagoberto Concepción Cueto, según su inscripción de nacimiento, y declaraciones de los familiares.

George Altman (izq), Pedro Ramos y Borrego Álvarez.

George Altman (izq), Pedro Ramos y Borrego Álvarez.

Esta es, en síntesis, la historia de los pinareños que se desempeñaron en las Series del Caribe, antes de 1962.

Ahora, a partir del 2 de febrero de 2015, el VEGUEROS DE PINAR DEL RÍO, saldrá a la grama del Hiram Bithorn de San Juan de Puerto Rico, a defender el pabellón nacional con una reestructuración apreciable, pues solo diez de su plantilla integrarán el roster del Seleccionado. A ellos se agregan dos zurdos: el veterano guantanamero Giorvis Duvergel y el inigualable granmense Roel Santos, quienes mucho les ayudaron a conquistar la cima en la serie 53.

Los restantes dieciséis fueron escogidos del resto del país.

A partir de ahora serán diecisiete vueltabajeros, pues la siguiente decena se incorpora a los ya expuestos:

-Yosbany Torres (lanzador).

-Vladimir Gutiérrez (lanzador).

-Liván Moinelo (lanzador, zurdo).

-Erlys Casanova (lanzador).

-Yosvany Peraza (receptor).

-William Saavedra (inicialista).

-David Castillo (camarero).

-Donal Duarte (antesalista).

-Luis Alberto Valdés (torpedero).

-Osniel Madera (jardinero).

Y por primera ocasión, el manager será pinareño: Alfonso Urquiola, con todo su cuerpo de dirección.

René Friol.

René Friol.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Loco dijo:

    Excelente trabajo Osaba, pero lo que sucede es, que a diferencia de resto de los Clubes, en Cuba, el equipo lo decide la CNB y ellos decidieron que Despaigne, era la estrella del equipo, – milagro que no fue el Yuly – Ejemplo; al manager mexicano, Benji Gil o al gerente general de los Tomateros de Culiacán, Sr. Juan Manuel Ley López, nadie le puede imponer un refuerzo o un simple abanderado, son autónomos y tienen la fuerza legal y jurídica para tomar decisiones, Urquiola no, y le pregunto, quien es el gerente de los Vegueros de Pinar?

  • pacheco dijo:

    No tengo ninguna duda que hay que tratar de diseminar nuestros peloteros en los diferentes equipos de ligas Mayores, menores, etc. que nos contraten, en cualquier cantidad, como lo hacen otros, incluyendo Venezuela. Porque la pelota es nuestro deporte nacional y hay que dedicarle mas recursos y tomar decisiones, pero no para dentro de dos años, sino ahora. Ya. A veces somos demasiado lentos en adoptar medidas, viéndole la 45ta. Pata del gato. No pasa nada.
    Esos 16 equipos durante toda una temporada es una locura, con distintos argumentos: como que cada provincia quiere su equipo. Aquí lo que importa es Cuba, o sea que haga un buen papel allá afuera, y en los últimos años ha sido decepcionante. Por aquí por Cubadebate se han hechos decenas de propuestas, al respecto por favor definan ya.
    Óigame y no hablen más que antes si ganábamos, que si Lourdes, Kindelan, etc. Que fueron buenos, pero eran tiempos de la pelota amateur, equipos de universidades, no profesionales, etc. El Inder tiene que hacer propuestas al Estado y que todo el mundo en Cuba, las oiga, las sepa.
    La realidad es otra, son los topes nuestros, la pelota la jugamos aquí adentro. Yo iba escuchando la trayectoria de cada pelotero y todos han jugado en grandes ligas, o en menores, organizaciones, etc, o sea tienen una experiencia, un fogueo, un oficio, un habito. Que no lo tienen nuestros peloteros.
    Y con ellos podemos ganar o perder. Miren esta serie no tiene nada que ver los equipos que jugamos en los recientes panamericano. Quizás no perdamos mas y le caigamos a batazos a cuanto pícher nos pongan. pero la esencia es la esencia. Aquí nos revolcamos en la misma salsa y se logran elevados promedios en bateo o muy bajos promedios de los lanzadores….. Pacheco

  • fernando lopez dijo:

    Interesante trabajo del profesor Martinez Osaba. Creo que algun dia, seria bueno ya que ud. se confirma como especialista, que apareciecen en esta relacion otros pinarenos que in participar en las Series del Caribe, formaron parte de las ligas profesionales de beisbol.

    Creo como ud. que fue una falta de respeto que el abanderado del equipo fuese el sluger Alfredo Despaigne. Anado que me parecio poco etico y racional de parte de quien quiera que haya sido la decision. Porque l exito de los pinarenos fue como resultado del trabajo conjunto de todo un equipo que hizo trizas cualquier pronostico; y los resultados no solo de Donald, de Yosvany, o de Saavedra, y tambien de quien fuera novato del ano. De David Castillo, tan uril entonces, del propio Peraza, en fin.

    Quizas el argumento (interesante seria conocer) hay sido que las palabras las leyo Yosvany.

    Creo que esta experiencia deja un sabor amargo para los equipos de se proyecten como campeanes en alguna de nuestras series, aunque despues haya una consolacion, como el caso del equipo integro llevarle al Challenger. en fin que sabemos cuanto de censura ha habido de parte de los comentaristas a las decisiones que se tomaron.

  • juliop dijo:

    Con todo respeto para el sabio de Osaba, creo que no es Pedro Ramos el que tiraba bola de saliba, sino Raúl Salibita Sánchez. Creo que este pelotero conformaba la trilogía famosa de Camilo Pascual, Pedro Ramos y él en el Cienfuegos. Fue la mejor triada que recuerdo del béisbol profesional cubano.

  • yoslan dijo:

    que bueno está este trabajo, que falta hace que el actual director del INDER señor Heriberto Suares lo lea e interiorise ademas porque está en el lugar que esta por los resultados alcanzados de sus deportistas pinareños que al parecer no tomó ninguna decisión seria en cuanto a la selección o mejor determinación del equipo campeón para la serie del caribe. gracias Osaba mil mil gracias.

  • Roberto Chaple dijo:

    Por favor, dirigentes del beisbol en nuestro país: tomen una decisión valiente y hagan algo para mejorar nuestro deporte nacional si no quieren que el futbol nos elimine

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también