Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Cuba estudiará el efecto de las ondas radioeléctricas en la salud, el clima y los sismos

En este artículo: Astronomía, Cuba, México, Salud
| 7
Imagen en rayos X de la tormenta solar tomada por el satélite GOES

Imagen en rayos X de la tormenta solar tomada por el satélite GOES.

Científicos cubanos investigarán los efectos de las frecuencias extremadamente bajas, generadas en el espectro radioeléctrico del planeta, llamada Resonancia de Schumann (RS), en trastornos del sistema nervioso, los cambios climáticos y la actividad sismológica, informaron hoy medios locales.

Un proyecto realizado en colaboración con la Universidad Autónoma de México pretende ubicar a Cuba entre los primeros países de América Latina en impulsar este tipo de investigaciones, según Pablo Sierra, responsable técnico de la Estación Radioastronómica del Instituto de Geofísica y Astronomía de la isla.

El especialista dijo al periódico «Juventud Rebelde» que se prevé el montaje de una moderna estación en La Habana para el registro de la RS, cuyas mediciones permitirán describir la influencia de la actividad solar y geomagnética.

La proyectada estación también permitirá utilizar los datos del monitoreo para estudiar en distintos períodos de tiempo la investigación de episodios de epilepsia, precisó.

Asimismo señaló que la frecuencia principal de la RS coincide con la frecuencia «alfa» del cerebro, descritas como ondas electromagnéticas que representan la actividad de la corteza cerebral en un estado de reposo, uno de los parámetros que se miden en el sistema nervioso central.

Al respecto, Sierra refirió que actualmente en el mundo se han desarrollado varios estudios que indican la posibilidad de una relación entre algunos padecimientos neurológicos y la llegada a la Tierra de un flujo de partículas de alta energía, como resultado de las tormentas del Sol durante los ciclos de su mayor actividad.

«Esta frecuencia se genera entre la tierra y la ionosfera, en una serie de ondas electromagnéticas, influenciadas por la acción exterior, por el clima cósmico, fundamentalmente por la actividad del Sol», añadió.

El investigador cubanos también resaltó que la Resonancia de Schumann es una especie de termómetro, cuyos parámetros de frecuencia permiten medir la temperatura global del planeta, así como las variaciones del clima, e incluso, la posibilidad de predecir grandes sismos.

Asimismo subrayó que con este proyecto de investigación el Instituto de Geofísica y Astronomía tiene como objetivo obtener datos de utilidad a la hora de estudiar los efectos de determinados fenómenos del Sol, y contribuir a la posible predicción de cambios climáticos globales, entre otras aplicaciones.

(Con información de EFE)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alejandro dijo:

    Yo les puedo garantizar ke los Sísmos nada tienen ke ver con las actividades del Sol,Ondas Radioeléctricas,Cambio climático,etc…Los eventos Sísmico han existido siempre,desde el nacimiento de nuestro planeta,así como los cambios Climaticos también han cambiado muchas veces la georafía de nuestro planeta tierra.
    La Ciencia y sus científicos se han kedados estancado en un circulo vicioso repetitivo hasta el cansancio,cada día estoy más convencido ke el conocimiento ke se tiene de la Metereología,Sismología y Vulcanología se tendrá ke volver a reescribir enfocandose en otra dirección de las investigaciones,en la vieja dirección lo ke se ha hecho es imponer criterios fuera de las realidades actuales(Realmente todo no está escrito).,El Famoso Calentamiento Global siempre ha existido ciclicamente,incluso en épocas donde no existía actividad industrial,Realmente sabrán de lo ke están hablando?ya no saben ni ke hablar y mucho menos pronósticar Huracanes,Míren al Caríbe y se darán cuenta ke son unos babosos prediciendo y hablando de Huracanes,ke por cierto realmente ni se imaginan ke es lo ke los provocan,nunca han podido pronósticar eventos Sísmico,Volcánicos etc… y así todavía kieren enfriar el planeta tierra artificialmente,el ego los tiene dekisiados ,en sus manos podría estar la destrucción de nuestro hermozo planeta.facebook/ventura.perera.#5

  • Alejandro dijo:

    ñoooo.

  • md. dijo:

    y porque no se estudia como incrementar el ganado ovino, caprino, etc, etc etc

  • Yleón dijo:

    Alejandro, creo que tu comentario es un poco fuerte teniendo en cuenta el tema del artículo, creo que para poder entender todos los fenómenos que ocurren en nuestro planeta primero hay que estudiarlo, para qué queremos chivos y carneros si no tenemos planeta, además creo que no son los científicos cubanos los que más atentan contra la salud del planeta, por otra parte creo que para realizar estas afirmaciones se debe tener un conocimiento pleno de lo que hablamos.

  • Hakirot dijo:

    md: Porque lo práctico requiere lo teórico. Una sociedad que no avanza equitativamente en ambas entidades, es una sociedad que se queda atascada y se pudre progresivamente(como está sucediendo gracias a este jodido sistema capitalista).

    Honestamente, este es un tema muy interesante, porque no sólo servirá en la práctica; abrirá nuevas interrogantes que investigar. Se puede o no joder con la validez de la ciencia así como de otros medios de procesar información, pero sigo pensando que el método científico será el único que le permita a la humanidad lidiar con sus problemas concretos, pero no será posible tras haber resuelto (o al menos procesado) lo moral y ético. El peligro de los hallazgos de este tipo es casi como el de Einstein y la física nuclear. Como científico aficionado por la filosofía, espero poder aportar con proyectos como este algún día, puesto que lo considero clave para evitar la autoaniquilación de una especie que pareciera diverger en sus propios conceptos, y olvidar el beneficio de la sinergia.

  • Torresánchez dijo:

    Caballero Alejandro. Se dice que los niños aprenden a habrar y los adultos deben aprender a callar, y fundamentalmente, cuando lo que se dice no está soportado por el conocimiento, sino por la opinió vacua. Tamién algunos piensan con el estómago, como es el caso de md.
    Los científicos en todo el mundo, con excepciones por supuesto, trabajan para entender cómo funciona el Universo, para al final mejorar la existencia humana. Quien no entienda eso, resérvese de opinar, solo escuche.
    Sí existe conección entre el Sol y los procesos que ocurren el la Tierra, no como lo aseguran los astrólogos, pero existe. Determinar el cómo y los efectos, es una labor loable. Y por último, recuerde que el camino hacia la verdad, pasa por el error, no por la mentira.

  • G. Bruno dijo:

    Es bien interesante y no se debe descartar dicho efecto. Una teoria es tan buena como sus predicciones confirmables. Mientras mas esta sobreviva a los intentos de probarla eronea mayor es la probabilidad de ser correcta.

    La Resonancia Schumann es conocida por un conjunto de picos en la banda de frecuencia extremadamente baja del espectro electromagnetico de la Tierra. Es debida al espacio que existe entre la superficie terrestre y la capa atmosferica llamada ionosfera, que actua como una guia de ondas resonante. Cuando la ondas entran en resonancia su amplitud puede decrecer o incrementarse considerablemente.

    Un conocido efecto de la resonancia mecanica es el que ocasionan los soldados, al machar ritmicamente, mientras cruzan un puente. Si la frecuencia natural de resonncia del puente coincide con la producida por la marcha, el puente puede derrumbarse por fallas en su estructura.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también