Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Hispanos enfrentan cada vez más obstáculos para votar en Estados Unidos

En este artículo: Elecciones, Estados Unidos, Latinos, Política
| 2

latinos-eleccionesEn Estados Unidos hay un creciente número de gobiernos y legislaturas estatales que están promoviendo leyes que imponen mayores condiciones a los ciudadanos antes de que puedan votar y restringen el proceso de registro electoral.

Los que abogan por una mayor participación en el proceso democrático afirman que estas medidas afectan de manera desproporcionada a las minorías y las comunidades golpeadas por la crisis económica, en particular la latina.

Aquellos que apoyan las nuevas leyes dicen querer proteger la integridad de las elecciones contra la posibilidad de fraude.

Según activistas que defienden el derecho al sufragio, millones de votantes podrían quedar excluidos de las próximas elecciones en EE.UU.

Enumeran varios obstáculos como el requerimiento en algunos estados de un carné de identificación con foto para poder votar, la prueba de ciudadanía, la dificultad con el idioma, la reducción de fechas para la votación anticipada, la eliminación de días cruciales de acción comunitaria para ir a votar y hasta las nuevas restricciones y amenazas de multas contra organizaciones y voluntarios que registran votantes.

Identidad con foto

La ley más sobresaliente es la del requisito de mostrar en los puestos de votación un carné de identidad con foto emitido por una autoridad gubernamental. “La mayoría de la gente tiene esta identificación, pero la proporción de latinos que no la poseen es mucho más alta que en otros grupos demográficos”, explicó a BBC Mundo Scott Keyes, Centre for American Progress, una institución de investigación liberal en Washington.

Hasta 20 millones de personas en Estados Unidos no tienen lo que podría considerarse como identificación adecuada, asegura Keyes. “En algunos sitios rurales la gente no la necesita o viven a más de 150 kilómetros de una oficina que las emita y el gobierno no provee facilidades para que la obtengan. La carga recae sobre el ciudadano”.

En algunos casos, añade, para el carné se deben producir certificados de matrimonio que, por divorcio, separación o viudez, ya son no son rastreables. “Hay personas que han votado toda su vida y ya no lo podrán hacer”, indicó el analista.

Muchos en América Latina podrían considerar rutinario tener que presentar una tarjeta de identidad al acercase a una urna.

Scott Keyes asegura que en Estados Unidos eso no se justifica pues son pocos los incidentes en que alguien asume la identidad de otro para votar.

De acuerdo al Centro Brennan, un instituto de política pública y asuntos de democracia y justicia, más de tres millones de personas se verían excluidas por el requisito de identidad con foto mientras que los incidentes de fraude que evitaría se podrían contar con las manos.

En 2009 solo había dos estados que requerían carné de identificación, Indiana y Georgia. Ahora se incluyen Alabama, Carolina del Sur, Kansas, Missouri, Pennsylvania, Tennessee, Texas, Rhode Island y Wisconsin.

Erin Hustings y Rosalind Gold, analistas y altas funcionarias de NALEO, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos, señalan a BBC Mundo que varios de estos estados donde se aplica la ley han experimentado el mayor crecimiento de población hispana en los últimos años.

“Ciertamente ahí hay algún tipo de coincidencia en los estados que han aprobado las leyes de identificación”, dijo Hustings.

Scott Keyes sostiene que mucho se debe a legislaturas y gobernaciones que estaban dominadas por demócratas y ahora son republicanas.

También expresa que las nuevas reglas son el fruto de esfuerzos de parte de grupos conservadores.

“No puedo atribuir motivos pero no es difícil sumar dos y dos para ver que los grupos minoritarios que se van a ver afectados tienden a votar a la izquierda”, subrayó Keyes.

Sin embargo, Rosalind Gold manifiesta que es erróneo pensar que la comunidad hispana vota de forma monolítica. “Los latinos votan por el partido que mejor pueda abordar sus preocupaciones y muchos nuevos votantes, sobre todo los jóvenes, todavía están en el proceso de definir su afiliación política”, comentó.

No obstante, concuerda que la supresión de votos en los estados con grandes poblaciones minoritarias se va a sentir. Para Scott Keyes tendrá “un impacto que no se ha visto en los últimos 50 años desde la abolición de las leyes de segregación”.

Restricción al voto anticipado

Las elecciones en Estados Unidos se realizan los martes, un día laborable. En 2000, una reforma electoral autorizó el voto anticipado para aquellos trabajadores que no podían ausentarse de su trabajo.

Muchos estados han reducido ese período de voto anticipado. En Ohio lo acortaron de 35 a 11 días, en Georgia de 45 a 21 y en Florida de dos semanas a ocho días.

“Florida ha hecho mucho daño” expresó Keyes. El estado eliminó el domingo antes de las elecciones del calendario de voto anticipado. Ese día, en muchas iglesias de congregación latina, se organizaban viajes para que todos fueran a votar.

En ese mismo estado, como en Texas, Wisconsin, Tennessee y Kansas se impuso una prueba de ciudadanía mediante un certificado de nacimiento, de naturalización o un pasaporte para aquellos que se registran para votar.

“Eso crea una barrera muy alta para el proceso de registro”, resaltó el analista del Centre for American Progress. “Muy pocos tienen esos documentos a mano. Esa no es una prioridad muy alta cuando tengo otras cosas que hacer, como trabajar, pagar cuentas, etc”.

Otra barrera que se presenta es el idioma. Según el Acta de Derecho al Voto, ciertas jurisdicciones que tienen un número de minorías, como las latinas, están obligadas a ofrecer asistencia en español.

“Eso incluye notificaciones, papeletas electorales y señalización en español, así como traductores en los puestos de votación”, indica Rosalind Gold de NALEO. “Hay una falta de cumplimiento con estos requisitos que crea otro obstáculo para los latinos”.

Límites al registro de votantes

Pero los impedimentos ya no sólo se presentan en las urnas sino en el proceso de registrar nuevos electores. Ese registro, que básicamente comprende en recabar firmas con direcciones y fechas de nacimiento, también se ha visto limitado por nuevas restricciones y amenazas de multas contra los que procesan los datos.

El registro de votantes suele ser desempeñado por organizaciones sin ánimo de lucro y voluntarios que operan en centros comerciales, festivales y congregaciones multitudinarias. Tras un control, los nombres y datos de los inscritos son enviados a las autoridades para que se les emita una tarjeta de registro electoral.

Pequeños pero importantes cambios en algunos estados con un gran número de nuevos ciudadanos de origen latino han hecho esa labor más difícil.

“En Florida si no se entregan las listas antes de 48 horas de haberlos registrados uno puede ser multado por fraude electoral”, comentó Ulises González, encargado de participación cívica de la Liga de Ciudadanos Latinos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés).

Eso ejerce demasiada presión sobre los voluntarios que deben asegurarse que cada punto y cada coma estén el sitio debido. “Un error puede ser poner la fecha equivocada”, contó González a BBC Mundo. “El 5 de mayo, por ejemplo, registramos a cientos de personas. Algunas firmaron 5 de enero, un error explicable pero que discrepa en tres meses y si el voluntario trata de corregir esa fecha puede ser culpable de fraude”.

(Tomado de BBC Mundo)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Cubana*Ever dijo:

    Estos cuidadanos hispanos están en todo su derecho al reclamar su derecho al voto, puesto que como dice la palabra es un derecho que todo cuidadano posee, claro una vez que se haga cuidadano de un pais en especifico. En Estados Unidos, la situación acarrea muchos problemas, la mayoria de las personas que se encuentran en dicho pais no tienen papeles, y ahi está el problema.

  • Fernando Quevedo dijo:

    El profesor Kerbo de los EEUU dice además que a diferencia de Europa en los EEUU se hacen votaciones en días laborables(tradicionalmente los martes)para que la clase trabajadora no pueda votar porque ya se sabe que son los votantes de opciones críticas o de izquierdas. En España se hacen los Domingos y yo por ejemplo yo que trabajo en un Hotel que no cierra nunca, tengo por ley permiso para poder ir a votar incluso en mi horario laboral. Kerbo dice además que en los EEUU que no tiene un transporte colectivo decente i¡mposibilita a los trabajadores y a los más desvaorecidos el llegar a los colegios electorales. Amigos, recuerden que en los EEUU hay zonas donde no existen las aceras peatonales, ni los carriles para bicicletas y sólo es posible circulan con autos.
    Directamente esta gente está pirada, inventando obstáculos para que no puedan votar los pobres y se quedarán tan anchos.
    ¿Que difíicil no tenerlos asco?

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también