Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Acusado de crimen contra Facundo Cabral comparece hoy frente a tribunal guatemalteco

| 1
El "Palidejo", en el centro también es acusado en Costa Rica de Lavado de Dinero

El "Palidejo", en el centro también es acusado en Costa Rica de Lavado de Dinero

El costarricente Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo" acusado de haber planificado y ordenado el atentado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral, se convirtió en el preso número 143 de la cárcel Fraijanes 1, en Guatemala, donde es sometido a vigilancia constante para resguardar su seguridad.

Alejandro Jiménez, de 38 años, fue recluido en una celda unipersonal de esa cárcel de máxima seguridad, situada en la periferia de la capital guatemalteca, en la que es vigilado las 24 horas del día.

La jueza Carolina Gonzáles, titular del Tribunal Quinto de Primera Instancia Penal, fijó para este jueves, la audiencia en la que Jiménez deberá ofrecer su primera declaración como imputado, para dar tiempo a que se defina si es auxiliado por un abogado de la Defensa Pública o uno privado.

Se estima que un equipo de abogados costarricenses se harán cargo de la defensa de Jiménez, quien de ser hallado culpable por la Justicia guatemalteca podría ser condenado a 50 años de prisión.

Francisco Campo, abogado costarricense de "El Palidejo", dijo el jueves a una emisora guatemalteca por teléfono que las pruebas de la Fiscalía en contra de su patrocinado "son débiles", por lo que se mostró seguro de que "será fácil" demostrar su inocencia.

Jiménez es acusado por la Fiscalía guatemalteca de los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa, asociaciones ilícitas y conspiración, por supuestamente haber ordenado el ataque armado en el que falleció Cabral el 9 de julio de 2011.

El jefe de la Fiscalía de Delitos contra la Vida, Ricardo Guzmán, explicó que tendrán un plazo para recolectar más evidencias y documentar el móvil del ataque que supuestamente encargó Jiménez González contra Henry Fariñas a Elgin Enrique Vargas, capturado en julio último.

"Falta requerir documentos a los países vecinos para acreditar el móvil de este hecho, además debemos buscar el perfil de la víctima y el victimario para fortalecer la investigación preliminar que se tiene hasta este momento", afirmó el fiscal.

Según la declaración que presentó Fariñas al MP, él únicamente conoció a Jiménez González con el nombre de José Fernando Tremino, supuesto nicaragüense, con quien negociaba la compra de dos clubes nocturnos de la cadena Élite en Costa Rica y Nicaragua.

En el testimonio afirma que el conflicto entre ambos derivó de que el propietario de la cadena de centros nocturnos no quiso aceptar la forma de pago de el Palidejo porque este pretendía hacerlo en efectivo.

Fariñas, en su declaración anticipada, señaló a Jiménez González de ser quien ordenó matarlo.

Sin embargo, un colaborador eficaz, cuyo nombre se mantiene en reserva, afirmó que Jiménez ordenó el ataque cuatro meses antes, debido a una deuda por drogas y lavado de dinero.

(con información de Telesur)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yamila dijo:

    Corresponde a los tribunales de latinoamérica cumplir la importante misión de barrer de nuestro continente los atentados cometidos por hombres inescrupulosos como este, que son capaces de cegar una vida a cambio de dinero y que merecen la pena máxima por los delitos cometidos, caiga sobre ellos todo el peso de la Ley, el carácter represivo de la pena y el reproche de los familiares y la sociedad ante actos barbáricos que aún hoy subsisten en nuestra realidad.Que la justicia sea implacable y ciega al dictar sentencia.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también