Imprimir
Inicio » Noticias  »

Condenados a la bancarrota

En este artículo: Economía, Europa, Grecia, Unión Europea
| +

Por Iñigo Sáenz de Ugarte
Guerra Eterna

bancarrota-irlandaEntre rumores, desmentidos y reuniones de emergencia, Grecia vuelve a primera línea de fuego porque la UE se niega a admitir la realidad. Grecia no podrá devolver el dinero que ha recibido para salir del hundimiento financiero ni podrá hacer frente a la devolución de su deuda. No hay más salida que una suspensión de pagos y una quita de parte de esa deuda.

Como cuando una empresa entra en bancarrota, Grecia necesita negociar con sus acreedores y éstos deben admitir que una parte de la deuda debe evaporarse. Es lo que ocurre cuando prestas dinero a alguien que no lo puede devolver.

Y en el caso de un Estado, no cabe la liquidación de los activos y el cierre de su actividad. Ya les gustaría a algunos.

Al igual que en el caso de Irlanda, la UE no puede permitirlo. Su prioridad es proteger a los bancos alemanes, franceses y norteamericanos. Ante la tesitura de salvar a los bancos o salvar a un país, no ha habido ninguna duda desde el inicio de esta crisis.

El economista irlandés Morgan Kelly, que ya alertó sobre el terrible error que se estaba cometiendo, vuelve a incidir en lo mismo.

Las finanzas del Gobierno irlandés son como un cubo con un agujero grande con forma de sistema bancario. Mientras cuualquier rescate medio en serio se ha centrado en tapar este agujero, el plan de rescate acordado ostentosamente ha ignorado los bancos, salvo de reiterar la opinión del Gobernador del Banco Central de Irlanda, Honohan, quien afirmó que las pérdidas serían sufragadas por los contribuyentes irlandeses. (…)

En cambio, el único propósito del rescate de Irlanda fue asustar a los españoles para que hicieran fila a favor de una clara demostración de que los rescates de la UE no son para los pusilánimes. Y el plan del Banco Central de Irlanda, de todos modos, ha funcionado. Entre la opción de ser colgado como Irlanda -objeto de ridículo internacional, pagando precios exorbitantes de los fondos de rescate, con ministros de gobierno que responden a un maestro universitario de Hungría – o modificar el camino a seguir, los españoles han elegido esto último. Es comprensible.

A este nivel, todas las soluciones son un desastre y no hay ninguna salida que no suponga increíbles sacrificios. Kelly propone que Irlanda devuelva de inmediato el dinero prestado por la UE, se desentienda de sus bancos y proceda a equilibrar de inmediato su presupuesto. ¿Puede hacer lo segundo? En la práctica, ya lo ha hecho. Es el dinero de la UE el que sostiene con vida a esos bancos zombis. Kelly viene a decir que ya son un problema de la responsabilidad de la UE. ¿No querían salvarlos como fuera? Pues quédense con ellos.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también