Imprimir
Inicio » Noticias  »

Mineros dicen que comían casi cada 48 horas antes de ser encontrados

En este artículo: Alimentación, Chile, mineros
| 5

Foto de archivo / EFE

Foto de archivo / EFE

Los 33 mineros atrapados en un socavón durante 69 días sobrevivieron dos semanas y media con sólo unas pocas conservas y agua, mientras sufrían la incertidumbre de ver si los rescatistas hallarían la pequeña caverna en la que se refugiaban.

El menú del que dispusieron los primeros 17 días tras el derrumbe que los sepultó al fondo de la mina San José, 850 kilómetros al norte de Santiago, se lo contó Darío Segovia a su hermano Alberto.

También le contó otros detalles de la vida 700 metros bajo tierra.

Darío y sus 32 compañeros escaparon del infierno de 40 grados Celcius y 90% de humedad en la víspera dentro de una jaula de acero izada cual ascensor por un estrecho túnel de 622 metros de largo, durante una jornada que se prolongó por menos de 24 horas.

"Me contó que sólo tenían 10 latas de atún para todos y agua, pero no es verdad lo de la leche porque estaba dañada, vencida", dijo Alberto Segovia, que hace pocas horas habló con Darío mientras éste descansa con sus compañeros y son revisados en el Hospital Regional de Copiapó, a 50 kilómetros al oeste de esta mina.

Luis Urzúa, el último que fue rescatado por ser el jefe de turno y líder respetado del grupo, apenas llegado a la superficie contó al presidente Sebastián Piñera que esperó a que todos llegaran a la superficie,

Relató que racionaron a tal punto el alimento, que al final comían un poco de pescado y bebían agua cada dos días.

"Teníamos poquita comida, pero la supimos administrar, al ultimo estábamos comiendo casi cada 48 horas para poder dejar algo", dijo Urzúa, un topógrafo de 54 años, casado, dos hijos.

Darío Segovia contó a su hermano que subirse a la jaula para ser izado a la superficie, fue "como si fuera un ascensor en un edificio alto...siempre con la esperanza de llegar luego".

Según Alberto, el minero recuerda como uno de los momentos más duros de su cautiverio obligado cuando "sintieron el sondaje que les pasó por atrás, y salieron a buscar y no encontraron (nada). Fue de los primeros que falló".

Un grupo de expertos socorristas dirigidos por el ingeniero André Sougarret inició las faenas de rescate trabajando sobre la hipótesis de que si los mineros habían sobrevivido al derrumbe del 5 de agosto, debían estar en el refugio que deben tener todas las minas subterráneas, en este caso una cueva de rocas de unos 50 metros cuadrados, que se suponía debía tener suficiente comida y agua para sobrevivir algunos días.

El grupo de Sougarret inició nueve perforaciones de unos 15 centímetros de diámetro intentando llegar al lugar donde estaba el refugio, según los planos que tenían los dueños del yacimiento.

Varias de las barras de las perforadoras se desviaron y pasaron de largo y los expertos dijeron que los mapas no estaban actualizados.

La barra salvadora llegó finalmente cerca del refugio el 22 de agosto, y luego de varias horas usadas para retirarlas, se envío un tubo por el estrecho túnel para establecer comunicación y saber si había mineros y cuántos.

Pero los mineros se adelantaron y usaron la barra para amarrar varios mensajes, pero sólo llegaron dos. Uno de ellos, el principal y ya famoso, decía "estamos bien en el refugio los 33", en letras rojas.

Darío también relató a su hermano que "había muchos compañeros que no desmostraban los nervios, pero dormían mucho y cuando les tocaba el turno, los dejaban seguir durmiendo". Especuló que quizás les mandaban pastillas tranquilizantes.

Rodolfo Alfaro, hermanastro de Carlos Bugueño, 26 años, dijo que junto a su familia vieron a Carlos "mejor que nunca, estábamos nosotros mas afectados. Quizá estaba mas blanco" de color de piel.

Pese a la pesadilla de 69, Rodolfo dijo que su hermanastro "quiere trabajar, en la mina quizá, no en ésta, quizá en otra, pero pienso que ahora se va a agarrar sus buenas vacaciones".

Uno de los seis rescatistas que participó en el rescate, Manuel González, 46 años, fue el primero en llegar al fondo de la mina y la suya fue la primera cara de la superficie que los mineros vieron.

Cuando llegó al fondo, contó González, "ellos me abrazaron al tiro (de inmediato), corrieron, había uno esperándome, me abrazaron, me felicitaron por haber sido el primero, pero más que nada yo estaba muy feliz de verlos".

"La primera impresión fue muy fuerte porque ellos andaban con short (pantalón corto), porque la temperatura de allá abajo es de 40 grados (Celcius), para nosotros fue muy fuerte... yo dije 'uyy estoy 24 horas, 25 horas acá, mucho calor y ellos aguantaron 70 días'. Entonces es gente muy preparada, había una muy buena organización abajo", agregó.

González tiene 20 años de experiencia en minería subterránea, y 12 de brigadista experto de rescate en mina.

Fue el último hombre en salir del fondo de la mina donde los 33 convivieron más de dos meses y volvieron a la superficie en un estado de salud bastante bueno. Sólo uno tenía una neumonía por una lesión antigua en un pulmón, y otro tiene una lesión en una córnea y hay varios con infecciones bucales.

(Con información de AP)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yolanda dijo:

    Por fin!. Gracias a dios todo pasó ya para estas personas. Tanto tiempo bajo la superficie debe ser tormentoso. Todo gracias a la labor de los rescatistas. Por suerte ya todo terminó.

  • Damian dijo:

    No me imagino las necesidades que pasaron los mineros que ya gracias a mucha gente se encuentran rescatados, las condiciones de vida de sus ultimos 69 días fueron sin duda las mas duras me atrevo a apostar de toda su vida. Pero bueno el gobierno se movilizó rápido y en un par de semanas logró el rescate que todos queríamos y ellos necesitaban.

  • María de los Ángeles Rodríguez Velázquez (Calixto García. Holguín) dijo:

    Al Fin ya están de vuelta y terminó esa larga odisea. Gracias a los rescatistas y al Gobierno que se movilizó rápidamente.

  • Max el emigrado dijo:

    Qué alegría saber que los 33 están de vuelta en la superficie y que pueden vivir normalmente. Esta fue una desgracia laboral que no debió ocurrir nunca si se hubiesen respetado las leyes y las normativas pertinentes. Ojalá se haya sacado una lección de esta amarga y cara experiencia.

  • Yosleivy González Pérez dijo:

    Sentí mucha alegría al saber que pudieron rescatar con vida a estos mineros. Menos mal que hubo voluntad política para salvarles la vida,Ojalá esto nunca vuelva a suceder.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también