Imprimir
Inicio » Noticias  »

Dudas en caso Kelly, Fiscal pide pruebas

| +
Davy Kelly, experto en armas

David Kelly. Foto de archivo

El fiscal general británico Dominic Grieve dejó abierta la posibilidad de reabrir el caso de la muerte del experto en armas David Kelly, que oficialmente se suicidó tras ser indicado en 2003 como fuente para denunciar la presunta exageración del gobierno británico respecto a la existencia jamás comprobada de un arsenal de destrucción masiva en Iraq.

“No recibí ninguna prueba que demuestre una causa alternativa de la muerte. Si me llegasen tales pruebas, elevaría un pedido a la Corte Suprema para iniciar una nueva investigación”, indicó Grieve.

Diversos especialistas, medios de prensa y políticos reavivaron durante las últimas semanas el debate sobre las circunstancias del deceso de Kelly, el 17 de julio de 2003.

El especialista se quitó la vida, luego de ser citado por la BBC en respaldo de presuntas falsas justificaciones del gobierno de Tony Blair para apoyar a la coalición que ocupó Iraq, bajo mando estadounidense, en marzo de ese año, según la versión oficial.

En una entrevista con el Daily Telegraph, Grieve dijo que quiere despejar cualquier duda sobre el caso Kelly, pero aclaró que para lanzar nuevas investigaciones, harán falta pruebas convincentes de que no se trató de un suicidio.

La investigación de la muerte fue conducida por una comisión gubernamental encabezada por el juez Lord Hutton, que decidió que los resultados de la autopsia deberían permanecer secretos por 70 años. La conclusión fue que Kelly se suicidó hiriéndose con un cuchillo, a la vez que ingirió una sobredosis de medicamentos.

“Aquellos que manifestaron dudas sobre los motivos que llevaron a Hutton a no aclarar todos los aspectos oscuros del caso, podrían tener un argumento válido”, dijo Grieve al Daily Telegraph, abriendo la posibilidad de involucrar en nuevas indagaciones a personalidades influyentes, incluido Blair.

La muerte del científico se produjo luego de un informe de la BBC que reveló, citando fuentes confidenciales, que un reporte sobre las presuntas armas de destrucción masiva atribuidas al gobierno de Saddam Hussein fue “inflado” para sostener la decisión de Gran Bretaña de entrar en guerra.

El cuerpo de Kelly fue hallado sin vida a poca distancia de su casa de Oxfordshire.

El hecho volvió a las primeras planas de la prensa británica recientemente luego de que un grupo de médicos expresó dudas sobre las explicaciones oficiales. Lo que más les costó creer fue la causa del deceso, una hemorragia, considerando que Graham Coe, un detective que estuvo entre los primeros en llegar a la escena de la muerte, declaró que allí no había
mucha sangre.

A los médicos se sumaron políticos de todos los partidos en el pedido de esclarecimiento.

(Con información de ANSA)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también