Imprimir
Inicio » Noticias  »

The New York Times: Gobierno de facto en Honduras contrata a lobbistas

| 1

Por Ginger Thompson y Ron Nixon
The New York Times
Traducción: Cubadebate

honduras-obama_i-have-a-dreamWASHINGTON.  Primero, derrocas al Presidente.  Después, contratas a un lobbista.

En los meses desde que los soldados derrocaron al presidente de Honduras, Manuel Zelaya, el gobierno de facto y sus partidarios han resistido las demandas de los Estados Unidos que él sea restaurado al poder. Argumentando que el izquierdista Zelaya presenta una amenaza a la frágil democracia de su país por haber tratado de extender su mandato de manera ilegal, le han planteado su posición a Washington de la manera habitual: con una campaña de cabildeo de alto perfil.

Consecuentemente, han obligado a la Administración Obama a enviar señales contradictorias sobre su posición en relación al gobierno de facto, quien las interpreta como una señal de aliento. También han retrasado dos importantes nombramientos del Departamento de Estado para la región.

La campaña ha costado más de  400 000 dólares hasta la ahora, según los registros de los grupos de cabildea.  Están involucrados bufetes de abogados y agencias de relaciones públicas con estrechos vínculos a la Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton y al senador John McCain, un importante líder republicano en asuntos de relaciones exteriores.

La campaña también tiene el apoyo de varios ex altos funcionarios que fueron responsables de la política de estadounidense en Centroamérica en la década de 1980 y 90, cuando la región luchaba para romper con las dictaduras militares y la insurgencia guerrillera de la guerra fría. Dos décadas más tarde, esos ex funcionarios – incluyendo a Otto Reich, Roger Noriega y Daniel W. Fisk – ven a Honduras como el principal campo de batalla en una lucha de poder contra Cuba y Venezuela. Países que ellos caracterizan como amenazas a la estabilidad de la región, usando términos similares a los que se utilizaban anteriormente para referirse a las intenciones de la Unión Soviética.

“Esta batalla por el control político de Honduras no tiene que ver sólo con esa pequeña nación,” declaró el Sr. Reich en julio ante el Congreso. “Lo que ocurre en Honduras, puede un día ser interpretado como la culminación de las intenciones de Hugo Chávez para socavar la democracia en este hemisferio, o como una luz verde a la propagación del autoritarismo chavista”, dijo, refiriéndose al presidente venezolano.

El Sr. Noriega, que fue co-autor de la Ley Helms-Burton, que reforzó el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, y que recientemente se ha convertido en un lobbista para un grupo empresarial hondureño, declinó hacer comentarios para este artículo.

El Sr. Otto Reich, quien tuvo puestos clave en América Latina a nombre del presidente Ronald Reagan y del presidente George W. Bush, dijo que no había hecho cabildeo oficialmente para algún grupo de Honduras. Sin embargo, dijo que había usado sus contactos para impulsar la agenda del gobierno de facto, dirigido por Roberto Micheletti, porque piensa que la administración de Obama había cometido un error.

Y el Sr. Fisk, cuya carrera política ha incluido puestos en el Consejo de Seguridad Nacional y como asistente secretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, bajo Bush, ha estado promoviendo el caso del gobierno, Micheletti, como ayudante del ahora jubilado Senador Mel Martinez de Florida.

Además del apoyo de estos veteranos de la guerra fría – y en parte debido a ello – el gobierno de facto ha recibido el apoyo de un grupo de legisladores republicanos, encabezados por el Senador Jim DeMint de Carolina del Sur. Están entorpeciendo dos nombramientos al Departamento de Estado como una forma de presionar a la administración de Obama para que levante las sanciones al país.

“Ha habido un vacío de liderazgo en la Administración Obama sobre Honduras, dijo Chris Sabatini editor de Americas Quarterly, “y estas son las personas que la han llenado”, dijo de los partidarios del gobierno de Micheletti. “Ellos no tienen mucho apoyo, pero tienen lo suficiente para mantener como rehén la política del gobierno de Estados Unidos por ahora.”

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • donsimon dijo:

    Es muy claro el papel de Estados Unidos en el golpe de estado en Honduras. El presidente Obama no es mas que un espectador de los sucesos que ocurren alli.La senora Clinton no ha podido dar una explicacion sensata de la posicion de estados Unidos en este asunto.Claramente la ultraderecha neoconservadora continua con el poder de determinar el curso de la politica exterior de esa nacion.

    Obama ya tiene mucha cola que le pisen sus seguidores. En su mayoria estan desencantados de sus primeros meses de gobierno, parece que no existe un lider en el. Toda la aureola de la campana se ha disipado, y que tenemos al final? Un presidente contra la pared en asuntos internos y sin ninguna politica exterior coherente.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también