Imprimir
Inicio » Noticias  »

Pitcher habanero admite que lanzó el juego de su vida

| +

Santa Clara, Cuba, 5 jun (PL) El pitcher habanero Miguel Alfredo González aseguró hoy que el triunfo aquí ante Villa Clara, en el quinto juego de la gran final del béisbol cubano, fue el mejor partido de su vida.

González se impuso por segunda vez al aguerrido elenco que viste color naranja, ahora por blanqueada de 6-0 en el estadio Augusto César Sandino de esta ciudad y le permitió al equipo Habana alcanzar su primer título en 32 años.

Poco después del choque, el lanzador, de 22 años, declaró en exclusiva a Prensa Latina que nunca antes pudo trabajar en un desafío tan importante, que significara tanto para su novena.

Aseguró que siempre trabajó con tranquilidad, aún en el final del cuarto capítulo, cuando el equipo contrario llenó las bases sin outs.

“Estuve muy concentrado y nunca me fui de juego. Le puse más interés a los bateadores y conseguí un cero importante”, comentó el campeón mundial juvenil de Surcorea-2005.

Durante todo el partido trabajé a los villaclareños con lanzamientos que no se esperaban y eso me dio buenos resultados, sobre todo porque tuve control de mis lanzamientos en todo el choque, manifestó.

Sabía que me estaban esperando la recta, solo que puedo tirarla de varias maneras y sorprendí, sobre todo en los momentos en los cuales tuve problemas, argumentó González, el jugador más valioso de la serie final.

El destacado lanzador cree que este triunfo es el mejor premio del año y ahora sólo piensa en disfrutar la victoria junto al pueblo de La Habana y a su familia.

Sobre si piensa en la Copa Mundial de Europa, en septiembre próximo, respondió: “no es mi prioridad, porque depende de otros, pero sí que me gustaría defender los colores de Cuba”.
Estoy en muy buenas condiciones, pero no esperaba hacerlo tan bien en los play off, sentenció.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también