Imprimir
Inicio » Noticias  »

Cuba en Ginebra: paz, justicia social y salud ante crisis

| +

Ginebra, 19 may (PL) Cuba consideró hoy que las crisis que afectan al mundo en la actualidad requieren de un sistema de paz basado en la justicia social y de la garantía del acceso a la salud como un derecho fundamental para todos.

En su discurso ante el 62 período de sesiones de la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra, el ministro cubano de esta esfera, José Ramón Balaguer, añadió además la relevancia de la solidaridad y la armonía con la madre tierra.

Anotó asimismo la importancia de recuperar la condición humana de las sociedades y pueblos, y no su reducción a simples consumidores o mercancías, el no saqueo de los recursos naturales y el rechazo a las políticas guerreristas.

En la condición de Cuba de presidente de turno del Movimiento de Países No Alineados, el titular indicó que el grupo señala al panorama económico y financiero de hoy como una de las más graves amenazas que afecta al mundo.

De otro lado, Balaguer expresó sus condolencias a quienes lamentaron pérdidas de vidas humanas como consecuencia de la pandemia de Influenza A (H1N1), y particularmente al hermano pueblo mexicano, que en sus inicios fue uno de los más afectados por este virus .

Señaló que desde el 27 de abril, en Cuba se comenzaron a aplicar medidas legítimas y atinadas contempladas en el plan nacional de preparación para el enfrentamiento a la pandemia de influenza, con estricto apego al Reglamento Sanitario Internacional.

Mencionó entre ellas la vigilancia y cumplimiento de pasos sobre control sanitario en fronteras, en aeropuertos, puertos y marinas, así como la supervisión clínico epidemiológico de casos de Infección Respiratoria Aguda e Infección Respiratoria Grave.

Al analizar el tema, el ministro cubano comentó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en especial la doctora Margaret Chan manifestaron varias veces su preocupación por los efectos de la crisis en las poblaciones y sectores más pobres y grupos vulnerables.

Baste sólo decir que 10 millones de niños fallecen cada año por causas prevenibles, y que la diferencia en la esperanza de vida entre los más ricos y los más pobres sobrepasa los 40 años, argumentó.

También la OMS ha expresado que la meta fundamental de la recuperación económica son las personas, por lo que es necesario enfatizar en la justicia y equidad social, agregó.

Balaguer recordó que sobre la crisis, el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, apostilló que además de esta situación cíclica, a nuestro mundo lo amenazan igualmente el desempleo, la ruina y las pérdidas fabulosas de bienes y riquezas.

El máximo representante de la Isla en la Asamblea de Ginebra se refirió a los problemas afrontados por su país durante la década de 1990 cuando se recrudeció el bloqueo económico de Estados Unidos y se desmoronó el campo socialista de Europa del Este.

Ante esta situación, nuestro gobierno adoptó una política orientada a mantener y preservar los indicadores de salud de la población cubana. Fueron priorizados los grupos vulnerables y las acciones para conservar la vida, apuntó.

No se aplicaron recetas neoliberales ni terapias de choque. Se adoptaron medidas para perfeccionar la calidad de la atención médica, que aún conservamos, el desarrollo científico técnico no se detuvo, más bien se fortaleció, precisó.

Además, se crearon nuevos centros de investigación científica que produjeron nuevas vacunas como la anti meningococcica y contra la hepatitis B por ingeniería genética y la vacuna contra el hemophilo influenzae por síntesis química, única en el mundo.

En el 2008, la tasa de mortalidad infantil en Cuba fue de 4.7 por mil nacidos vivos y la esperanza de vida fue de 77,97 años, subrayó Balaguer.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.