Imprimir
Inicio » Noticias  »

Significativo ahorro en Cuba por sustitución de lámparas

| +

La Habana, 5 may (AIN) Desde 2007, el consumo de energía eléctrica se redujo en Cuba en 141 mil kilowatts hora por año, gracias a la sustitución de lámparas fluorescentes en las empresas, como parte del Programa de Iluminación Eficiente.

Lo dejado de consumir se compara con las necesidades de ese portador energético en los sectores estatales del transporte y la construcción del país en 2006, indican datos de la Oficina Nacional de Estadísticas.

Maikel Hernández, especialista de la dirección de Uso Racional de la Energía, dijo a la AIN que el proyecto consiste en el cambio de los llamados tubos de luz fría de 40 Watts por otros de 32, y de dispositivos para el funcionamiento de la lámpara, del tipo electromagnético por electrónicos.

La introducción de material reflector -el cual se coloca entre la fuente de luz y la luminaria que la soporta- es otra de las modificaciones aplicadas.

Esta permite que la irradiación -antes escapada al techo- ahora se aproveche en la superficie de trabajo, lo cual aumenta la eficiencia luminosa del conjunto.

Hernández agregó que, desde su inicio en el primer trimestre de 2007, el cambio permitió dejar de quemar 31 mil toneladas de combustible, con la correspondiente disminución de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

A partir del pasado mes de marzo, a los beneficios referidos se añade la destrucción controlada de las lámparas suplantadas, lo cual impide que el mercurio contenido en esos dispositivos contamine el medio ambiente.

Hasta la actualidad fueron remplazados en el país 1,3 millones de este tipo de lámparas menos eficientes, de un estimado de siete millones.

Expertos cubanos aseguran que en el sector estatal se concentran actualmente las mayores posibilidades de incremento de la eficiencia energética en la nación.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.