Especiales  »

| 9
Batalla de Las Mercedes del 31 julio al 6 de agosto de 1958 Tras 74 días de combate, la ofensiva enemiga de verano es definitivamente derrotada en el punto por donde se inició.

En la mañana del lunes 4 de agosto continúa el cerco, establecido cinco días antes, al Batallón 17 estacionado en Las Mercedes, así como emboscadas en espera de los refuerzos que en auxilio de la tropa sitiada debía enviar el mando enemigo. Durante esos días permanecí la mayor parte del tiempo en el puesto de mando radicado en un alto al costado del aserrío de Luis González, en Jobal Arriba.

Especiales  »

| 5
la-victoria-estrategica-final16

El mismo día 29 de julio, cuando dispuse el traslado de Daniel a la emboscada de contención de la tropa de Arroyón, y el de Guillermo y Lalo a la emboscada contra el eventual refuerzo enemigo, envié otra fuerza bien equipada hacia Las Mercedes. En esencia, la operación de Las Mercedes estaba concebida según el mismo esquema ya probado con éxito en ocasiones anteriores, es decir, un cerco a la tropa principal, y una fuerte línea de contención y rechazo a cualquier posible refuerzo que pudiera venir en auxilio de la tropa cercada. Capítulo 23 de “La victoria estratégica”, el »

Especiales  »

| +
Combate de Jobal 30 julio de 1958 Intento de captura y destrucción de la tropa enemiga que escapa de Arroyón.

Al anochecer del 29 de julio, al día siguiente del término de las acciones contra el Batallón 11 de Sánchez Mosquera, llegué con 250 hombres a las posiciones de Camilo en la loma de La Llorosa. Nunca antes en toda la guerra se habían reunido tantos combatientes rebeldes. Desde Providencia bajaron conmigo las fuerzas de Guillermo García y Lalo Sardiñas, así como los hombres de Daniel, a quien se había subordinado la tropa que comandaba Paz, y las escuadras al mando de los capitanes Pinares, Calixto García, Huber Matos y Eddy Suñol, y de los tenientes Hugo del Río, William »

Especiales  »

| 1
Combates en las Vegas de Jibacoa del 28 al 30 de julio de 1958 Sitio a las tropas en las Vegas y rechazo a los intentos de refuerzos del enemigo.

En el mensaje ya citado que le envié al Che el 20 de julio, horas antes de la rendición del Batallón 18 en Jigüe, le anunciaba que emprenderíamos las dos operaciones simultáneas contra las fuerzas enemigas en Santo Domingo y las Vegas de Jibacoa, le adelantaba también que él estaría al frente de esta segunda misión. El Che me contestó con una notica en la que me pedía conversar personalmente conmigo porque mis "proyectos dobles" le parecían "demasiado arriesgados". Capítulo 21 de “La victoria estratégica”, el libro de Fidel Castro. Usted encontrará en esta serie fotos, mapas y documentos inéditos »

Especiales  »

| +
La segunda Batalla de Santo Domingo del 25 al 28 de julio de 1958 Rechazo y destrucción de los refuerzos enviados en auxilio del Batallón 11, persecución y derrota de este.

El 20 de julio al mediodía, cuando todavía no se había rendido la tropa de Jigüe, escribí en un mensaje al Che: Ya no nos falta más que soportar los bombardeos de hoy. Manda a la zona de la Plata, donde está el hospital, a los que quieran armarse. Pienso recoger todos los rifles mendoza; armar de springfields, garand y cristóbals a la gente; distribuir automáticas entre los más viejos y cortar de inmediato la retirada a los guardias de Santo Domingo y las Vegas.

Especiales  »

| +
Parte militar firmado por Fidel que informa de los combates en Jigüe, donde preludia una victoria decisiva para el Ejército Rebelde.

El miércoles 16 de julio, víspera del esperado combate contra el refuerzo -sobre el cual teníamos noticias de que vendría desde la playa a tratar de socorrer al batallón sitiado en Jigüe-, ya habían comenzado a ejecutarse las disposiciones relacionadas con el estrechamiento del cerco. Guillermo García ocupó con su pelotón las posiciones indicadas en la falda del firme de Manacas, directamente sobre el campamento enemigo.

Especiales  »

| 6
Páginas del mensaje de Fidel dirigido a los capitanes Andrés Cuevas, Lalo Sardiñas y Ramón Paz, en el que les cursa órdenes y les señala las posiciones y los movimientos para rechazar los refuerzos enemigos, 16 de julio de 1958.

Durante los primeros seis días de la Batalla de Jigüe, mientras se desarrollaban las acciones iniciales en el cerco y los dos combates de Guillermo García en el río La Plata, las fuerzas rebeldes, concentradas en Purialón en espera de los refuerzos que debían venir desde la playa para apoyar a la tropa sitiada, habían permanecido casi todo el tiempo ociosas. Solamente tuvieron ocasión de actuar los días 15 y 16 de julio en la captura de la mayor parte de los guardias escapados de la segunda emboscada de Guillermo el día 14 »

Especiales  »

| 6
fidel-con-ninos-campesinos-sierra-maestra-580x397

"El 13 de julio, al segundo día del comienzo de las acciones en Jigüe, recibí en mi puesto de mando en el alto de Cahuara la información de que fuerzas del Batallón 17 enemigo habían comenzado a avanzar desde San Lorenzo en dirección a Minas de Frío. La noticia era preocupante. Si el enemigo lograba ocupar las Minas se colocaba en posición privilegiada para penetrar en el corazón de nuestro territorio." Capítulo 17 de "La victoria estratégica", el libro de Fidel Castro. Usted encontrará en esta serie fotos, mapas y documentos inéditos de la primera mitad del año 1958 en »

Especiales  »

| 1
Batalla de Jigüe 11 de julio de 1958. Cerco al Batallón 18 al mando del comandante José Quevedo, combate en el río La Plata.

Al amanecer del viernes 11 de julio, el mismo día que un obús de mortero 81 hirió mortalmente a Geonel y a Carlitos en la zona de la Comandancia de La Plata, comenzó a ponerse en práctica el plan elaborado para la captura del batallón enemigo acampado en Jigüe. Alrededor de las 5:30 de la mañana de ese día, 20 fusiles rebeldes abrieron fuego contra la formación de soldados que se preparaban para iniciar el día en el campamento. El tiroteo duró unos 15 minutos, y después, tal como estaba previsto, se hizo silencio desde nuestras posiciones en la falda »

Especiales  »

| +
Los jóvenes rebeldes Alfonso Zayas, Fonso, y Orlando Pupo.

"Resulta obligado dedicar, en este recuento de la gran ofensiva enemiga, un capítulo al funcionamiento del dispositivo de retaguardia de nuestra acción militar, pues su actividad fue, sin duda alguna, una de las razones de nuestra victoria. Ya dije antes que en la labor de retaguardia fue decisivo el papel desempeñado por Celia." »

Especiales  »

| 1
La victoria estratégica: Contención en Santo Domingo (Capítulo 14)

Con el Combate de Pueblo Nuevo y el inicio de lo que llamé entonces la primera Batalla de Santo Domingo, las fuerzas rebeldes dieron el primer paso para arrebatar la iniciativa al enemigo, quien la mantendrá parcialmente todavía en los demás sectores donde se desarrollaba su ofensiva. No será hasta el 5 de julio, fecha en que ocurrió el Combate de El Naranjal, cuando el Ejército perderá su empuje en el sector sur, es decir, en la zona del río de La Plata.

Especiales  »

| 3
Vilma y Fidel en la Sierra Maestra.

"Tal como yo había previsto, al día siguiente de la ocupación de San Lorenzo, mientras las fuerzas del Batallón 17 permanecían en el caserío desierto, las Compañías 91 y 93 del Batallón 19 siguieron su avance en dirección a Meriño. Subieron a El Tabaco buscando la loma de Caraquita y chocaron con una emboscada rebelde de la escuadra del teniente Ciro del Río, de la tropa del Che. Tras un breve encuentro, los guardias rebasaron el firme y bajaron al pequeño caserío de Meriño, donde los pocos bohíos estaban desiertos." »

Destacadas