Imprimir
Movida en Facebook Inicio » Especiales, Política  »

Testimonio de una madre venezolana: “A mi hijo lo quemaron vivo por ser chavista”

Por: Jairo Vargas
| 21 |

Inés Esparragoza, madre de Orlando Figuera, el joven apuñalado y quemado vivo en Caracas durante las protestas opositoras de 2017. Foto: Jairo Vargas.

A Inés Esparragoza le duele cerrar los ojos. “No es fácil porque lo primero que veo al cerrarlos es a mi hijo así”, se desahoga. Le gustaría recordarlo de otra forma, y lo consigue casi siempre, pero hay dos escenas agarradas con fuerza a su retina. La primera es la de su hijo en la unidad de cuidados intensivos del hospital. “Cuando abrí la puerta… Trágame tierra, pensé. Estaba allí, desnudo. Me dijo: Bendiciones, mami. Puso la boca para que lo besara pero yo no encontraba por dónde. Estaba todo golpeado, con un ojo morado, la cara hinchada y el cuerpo lleno de quemaduras”, describe la mujer entre largos silencios durante los que aguanta el llanto pero no las lágrimas. La segunda imagen que muerde sus ojos cerrados la vio por televisión, justo después del funeral, después de “aquellos 15 días de pura agonía”, los peores que ha pasado en sus 44 años de vida. “Muere Orlando Figuera”, rotulaba el noticiario del 4 de junio de 2017 mientras mostraba un cuerpo envuelto en llamas que corría sin rumbo ni esperanza, buscando ayuda a tientas entre la multitud que le había prendido fuego. “Fue la única vez que vi esas imágenes. Me avisó mi nieta. Mira, el tío Orlando está en la televisión, me dijo”. Otra vez silencio y lágrimas.

Seguramente el nombre de Orlando Figuera no signifique nada fuera de Venezuela. Seguramente ocurra lo propio con el de Víctor Salazar. Sin embargo, la imagen del segundo, también cubierto de fuego durante una protesta antichavista, fue la portada con la que los medios de comunicación internacionales cerraron filas (aún más) en su condena a la «represión» del Gobierno de Nicolás Maduro contra la movilización opositora de 2017. La fotografía de Salazar, captada por el fotógrafo venezolano residente en México Ronaldo Schemidt, fue distribuida en todo el mundo por la agencia AFP. Le valió el prestigioso galardón World Press Photo en 2018 y ha sido un potente símbolo de la inestabilidad política y social que atraviesa el país, aunque el joven estudiante Salazar no fue víctima de la violencia gubernamental. Acabó con quemaduras en el 70% de su cuerpo después de que ardiera la moto de un guardia nacional venezolano que los manifestantes habían afanado durante su protesta y zarandeaban —Salazar incluido— como si fuera un trofeo.

A Figuera, en cambio, sólo se le recuerda en Venezuela. Su atroz historia apenas cruzó el Atlántico. Tenía 22 años cuando falleció en el Hospital Domingo Luciani, en El Llanito, Caracas. En el mismo hospital por el que pocas semanas después pasaría Salazar antes de ser trasladado a la clínica privada que le salvó la vida. Figuera no pudo salir de allí, “no somos pobres pero sí gente de bajos recursos”, lamenta su madre en la puerta de su casa, un pequeño bajo de uno de los bloques de viviendas en medio de ninguna parte, cerca de la ciudad de Cúa, en Los Valles del Tui, estado de Miranda. Esparragoza no entiende por qué el calvario de su hijo no dio la vuelta al mundo cuando Venezuela era el centro del foco mediático. Quizás sea —piensa la mujer— porque a Figuera lo mató la misma oposición que llama asesino a Maduro.

Los tiempos de las ‘guarimbas’ antichavistas

El joven Orlando Figuera envuelto en llamas. Foto: AFP.

Todo ocurrió el 20 de mayo de 2017 en la Plaza de Altamira —en el municipio de Chacao, al este de Caracas—, punto neurálgico de las protestas opositoras más violentas que se recuerdan. Abarcaron desde abril hasta principios de agosto, más de 130 días de guarimbas, de jóvenes encapuchados, de barricadas en las calles y de cócteles molotov. Auténtica guerrilla urbana cada vez más organizada contra una crisis económica que había dado al traste con el más mínimo nivel de bienestar social. También fue el momento en el que chavismo perdió su mayoría en el Parlamento, cuando fabricó uno nuevo convocando unas cuestionadas elecciones constituyentes a las que la oposición ni siquiera quiso presentarse.

La hegemonía bolivariana estaba más en entredicho que nunca, y los sectores más radicales de la oposición decidieron tensar en las calles en vez de en las urnas una cuerda que todavía hoy —más de dos años y más de cien muertos después— no ha sido capaz de romper. La represión fue brutal. Parecía que los venezolanos sacaban la peor versión de sí mismos a medida que la polarización social, alimentada desde uno y otro bando, llegaba a un punto de no retorno.

Aquel día, como todos, Figuera había salido de su casa de madrugada para ganarse la vida ayudando a encontrar aparcamiento y cargando bolsas de la compra de los clientes de un mercado de Las Mercedes, en Caracas. Se le hizo tarde y avisó a su madre de que no volvería a casa. Eran casi dos horas de viaje en tren desde la capital y prefirió pasar la noche en casa de un tío suyo, en el barrio de Petare. Pero nunca llegó hasta allí. Dice su madre que por el camino se cruzó con el odio antichavista. El joven vestía camiseta color vino tinto y llevaba una mochila, recuerda la mujer. A la altura de Altamira, Figuera se topó con la turba.

“Lo apuñalaron, lo lincharon, le echaron gasolina y le dieron candela. Lo quemaron vivo porque era negro y porque era chavista”, sentencia Esparragoza. Así se lo explicó su hijo con el hilo de voz que le quedaba cuando lo localizó en el hospital, al día siguiente de que la turba de encapuchados que pedía democracia se cebara con él de esta forma. “¿Tú eres chavista sí o no?”, le preguntó uno de los manifestantes. “Mami, respondiera lo que respondiera me iban a matar. Dije que sí. Soy chavista, qué pasa”, dice el hijo por la boca de la madre. Antes de eso, el joven ya había recibido varias puñaladas en el abdomen y las piernas. “Primero alguien le acusó de ser un ladrón y varios le empezaron a pegar. Echó a correr cuando sintió la primera puñalada, en la nalga. Después lo metieron en un corro de gente y uno de los que estaban allí le preguntó si era chavista. Lo quemaron y él corrió pidiendo ayuda pero decía que sólo le insultaban, que le golpeaban con los escudos que llevaban y que se burlaban de él. Le decían que era un maldito negro”, rememora Esparragoza.

Pero Figuera nunca había militado en ningún partido político. “Era un muchacho que trabajaba en lo que podía, como yo he hecho toda mi vida para salir adelante”, deja claro su madre. “Estamos agradecidos al chavismo. Hizo mucho por la gente que menos tenía. Yo, por ejemplo, pude graduarme gracias a la misión educativa para adultos y gracias a eso pude encontrar trabajo ayudando a las personas de bajos recursos como yo a hacer sus solicitudes para vivienda y otros trámites”, defiende la mujer.

Otros crímenes de odio

El de Figuera fue el caso más sonado en Venezuela, pero no el único en el que el odio desbocado al otro bando acabó en linchamientos por parte de grupos opositores a personas que pasaban por el lugar equivocado en el peor clima de confrontación política y social de la historia reciente del país. La Fiscalía y el Gobierno recuerdan hasta cinco crímenes similares documentados, además de 23 agresiones de grupos de opositores en las que las víctimas resultaron heridas, algunas también quemadas, al ser tachadas de chavistas. El Ejecutivo siempre ha acusado a los dirigentes opositores de instigar a la violencia y ha legislado específicamente contra los crímenes de odio tras estos episodios, pero a Esparragoza todavía le falta justicia y no tiene mucha fe en conseguirla algún día.

“Hubo investigaciones pero creo que no fueron suficientes. No hay nadie condenado por lo que le hicieron a mi hijo”, se lamenta. Según la Fiscalía, el caso sigue bajo investigación. “Se logró identificar a uno de sus agresores, a quien se le dictó orden de aprehensión por los delitos de instigación pública, homicidio intencional calificado y terrorismo, pero se encuentra evadido en Colombia”, confirma a Público la oficina del Ministerio Fiscal.

No obstante, Esparragoza apunta más alto. “En la guarimba que atacó a mi hijo había varios dirigentes de la oposición, creo sinceramente que ellos son los responsables políticos de las muertes como la de Orlando, por eso no quise ir cuando me invitaron recientemente a un acto de homenaje a los muertos de las protestas”, argumenta mientras levanta un dedo por cada nombre de los políticos opositores que pasaron por Altamira aquel doloroso 20 de mayo: María Corina Machado, Julio Borges, Lilian Tintori, Miguel Pizarro.

Desde entonces, Esparragoza está en tratamiento psiquiátrico, su estado depresivo la ha alejado de la pareja con la que había compartido 15 años y ha intentado acabar con su vida en varias ocasiones, confiesa. Sabe que ya se han cruzado demasiadas líneas rojas por parte de todos los actores y pide diálogo entre el chavismo y la oposición porque, a pesar de todo, quiere paz. “Creo que el país ha aprendido la lección después de tantas muertes. Creo que puede haber reconciliación entre las dos Venezuelas”, asegura. Aunque es difícil saber si sus palabras son realidad o sólo deseo, por eso tiene claro que no va a volver a pasar por Altamira. “Tengo mucha rabia dentro y, a veces, se me meten ideas malas en la cabeza y me entran ganas de tomarme la justicia por mi mano”, advierte. Prefiere quedarse en su piso, ese que le dio el Gobierno después de enterrar a su hijo. “Orlando siempre decía que iba a sacarme del ranchito en el campo en el que vivíamos, porque allí no teníamos agua corriente y el suelo era pura tierra”, recuerda. No pensó que tuviera que dar su vida para cumplir su promesa, lamenta.

(Tomado de Público)

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raimundo Torres dijo:

    Esta realidad tan brutal y cruel ocurrida en las calles de venezuela organizada y preparada
    por el imperio y sus lacayos dentro de la venzuela de hoy ,es lo mismo que quisieran hacer en Cuba hoy.
    Tener licencia para matar y masacrar a todo aquel que no piense como el imperio yanqui y sus lacayos.
    En Cuba se encontraran con un pueblo mayoritarimente revolucionario ,organizado y unido
    pero tambien con un brazo armado que con plomo y fuego de revolucion sabran responder a estas y otras acciones que pretendan o aspiren a provocar dentro de Cuba.

    • Luis Pitre dijo:

      La gran suerte de Cuba, la digna, la ejemplar, ha sido la de contar con esos inmensos cuadros revolucionarios, dirigidos por más de 4 décadas, con sabiduría y mano firme, por ese ser humano extraordinario llamado Fidel, nosotros en cambio, en Venezuela, perdimos al nuestro muy temprano, pero aún y así hemos logrado avanzar en la creación de nuestro socialismo, y estamos seguros que sabremos resistir y Venceremos. Chávez vive !!!

  • Eduardo Torne dijo:

    Increible!!!, el mismo salvajismo en todas la epocas, no hay diferencia, asi actuaban cuando el infame Neron, cuando los inquisidores, los colonizadores, los nazi fascistas, asi asesinaban a los critianos, a los cientificos, a los pasificos indigenas de nuestra America, a los judios inocentes, a los revolucionarios de nuestros tiempos … barbaros genocidas!!!!

  • Enrique Almaguer dijo:

    Estas son las cosas que indignan de la gentuza inescrupulosa y salvaje capaz de quemar vivo a un ser humano inocente, pero a nada de esto los medios opositores al chavismo le dan la connotación que merece y se llenan sus diarios de que el gobierno de Maduro tortura y asesina a personas. Por eso el mundo debe conocer de lo que son capaces la derecha venezolana y sus lacayos representantes del gobierno de los estados unidos. Los causantes de estas guarimbas y de la quema de este joven deben sentir todo el peso de la ley.

  • マジンガーZ dijo:

    Quien tiene dudas de las verdaderas intenciones de la derecha venezolana?

  • Irl dijo:

    Así jamás podrán vencer al Chaviano no a madura ni a los que vengan después. Es nuestra la vivimos en Cuba y no estamos exentos de ellos si no se defiende lo que tenemos

  • amado dijo:

    Esos son los salvajes métodos de «lucha» que enseñan los que crean y pagan a los opositores ARTIFICIALES, los mismo que enseñaron a Pinochet en la «escuela de las américas»; porque los que van contra los pueblos que defienden su libertad tiene un ombligo común:MADE USA, esos son los verdadesros criminales y sembradores de tantas desgracias en nuestros pueblos de AMÉRICA desde siempre, algún día los hermanos venezolanos le ajustaran las cuentas y le aplicaran todo el peso de la justicia a esos y otros guarimberos, juntos con sus amos.

  • Frankm dijo:

    La p… madre de los que lo cometieron y de los que los apoyaron, sería bueno saber su reacción si fueran hijos de alguno de ellos.

  • lj87 dijo:

    Qué barbarismo! Que tantas personas conscientemente formaran parte de lago tan cruel me quita toda esperanza de un mundo mejor. Cuando se realiza un recorrido por la historia de la humanidad son muchos los hechos que ponen al descubierto la mezquindad de nuestra raza. Contradictorio lo que consigue hacer cuando se une en busca de objetivos comunes, se han conquistado los cielos y la tierra, se exploran los océnos y sus profundidades, se apuesta por emprender viajes al espacio pero como dijese alguien, si algo es infinito, es la estupidez humana.

  • trd dijo:

    !Qué moustros engendra el imperio!. Es la misma historia a lo largo de la evolución de la humanidad. Las ancias de poder y dominar, les lleva a todo.

  • vilma dijo:

    El indio Hatuey y Juana de Arco, tambien murieron quemados, como muchas mas personas q quemaban vivos en la hoguera. Estos actos criminales y asesinos siguen pasando hoy en la actualidad, hay muchos asesinos q disfrutan esta maldad. Dios les rendira cuentas a los asesinos, no escaparan al juicio de Dios

  • as12 dijo:

    que se haga justicia!!!!, asesinos!!!!!!.

  • The Best dijo:

    ESTO NO SE DA A CONOCER EN CNN, ESTE MUNDO POLARISADO NOS VA A LLEVAR AL ABISMO.

  • Lissette Ftes dijo:

    Soy madre, no quiero ni pensar qué haría si eso le sucediera a mi único hijo.
    Que gente más bestia por Dios.

  • Lazaro Fernandez Vila dijo:

    Esa es el verdadero rostro de la derecha reaccionaria y traidora!
    Asi actuaron en España cuando la Republica,en Chile cuando pinochet,ahora en Venezuela y en cuantos lugares el Imperio les permita hacerlo,por eso la tremenda importancia de mantenernos » unidos en apretados cuadros,como la plata en las raices de lis Andes»,para impedir que pase » el gigante de las siete leguas»,con su carga de muerte,terror y miseria.

  • Lissette Ftes dijo:

    Esa bestialidad parece moda. En internet a cada rato circulan videos de hechos similares porque además los suben para que todos lo vean.

  • Lissette Ftes dijo:

    No sé que está pasando con nuestro mundo, la violencia salvaje se está generalizando y hay algunos que disfrutan de ver ese tipo de video sangriento.

  • Alexander Vargas Ricardo dijo:

    Que tristeza ver esas impactantes imagenes ,esa es la democracia que le quieren imponer a venezuela y el Mundo la derecha fascista de America que no ha perdido sus deseos de borrar todo lo que implica libertad y soberania de los pueblos ,pobre madre que vio una y otra vez arder a su hijo y ver como los fascistas no hacian ni el mas minimo alarde por prestarle auxilio , que monstruos.Que peligro para los pueblos el resurgir de los metodos fascistas.

  • elvis dijo:

    Para este tipo de gente, el odio es más fuerte y son capaces de cualquier cosa. Cualquiera puede ser víctima de ellos. Situaciones como estas llevan un escarmiento severo. No se puede permitir cosas así.

  • Rafael sanchez mendoza dijo:

    El imperio del mal hace todo por invadir a los pueblos soberanos del mundos . Porque no obedecen a sus intereses . Ellos son los terroristas más peligrosos del mundo que se sienten dueños y tienen licencia para matar bajo el lema de una democracia . Solo Dios sabe el destino de este mail porque creo que todo tiene una recompensa por los tantos daños que a hacho al mundo

  • Hernando walteros dijo:

    Es la primera vez que tengo la oportunidad de leer un artículo a través de este medio me gustó, quiero continuar en cotacto, tener la posibilida de hablar sobre un tema muy importante que está pasando en el municipio donde vivo con respecto al cuerpo de bomberos voluntarios de Moniquira en el deparatamento de Boyacá. Mis contactos son 3108123062 y 3138174320 _ mi correo es hernandowc@hotmail.com Gracias feliz día. Si no es este el medio les ruego me digan la forma y posibilidad para hacerlo gracias

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también