Imprimir
Inicio » Especiales  »

Mensaje de Ban Ki-moon en el setenta aniversario de la Carta de las Naciones Unidas

| 1
adsd

Ban Ki-moon: “somos muy conscientes de que el panorama actual está lacerado por los conflictos, la explotación y la desesperanza”.

El pasado 24 de junio se cumplieron setenta años de la fundación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y, con ello, de la redacción de la Carta de las Naciones Unidas. Este organismo internacional fue fundado por 51 países, en la ciudad estadounidense de San Francisco al concluir la Segunda Guerra Mundial.

Con 193 estados-miembro, se definió como una asociación de gobierno mundial que aspiraba a facilitar la cooperación en asuntos como el derecho, la paz y la seguridad internacionales, el desarrollo económico y social, la lucha contra la pobreza y el cambio climático, y los derechos humanos.

Con motivo de este aniversario, su Secretario General Ban Ki-moon compartió el siguiente mensaje:

La Carta de las Naciones Unidas cumple 70 años: Hacia un futuro más seguro y sostenible para Nosotros los Pueblos

Mucho antes de ser Secretario General, las Naciones Unidas ocupaban ya un lugar especial en mi vida. Cuando estalló la Guerra de Corea yo tenía seis años. Recuerdo mi pueblo envuelto en llamas y a mi familia huyendo a los montes cercanos en busca de refugio. Pero hay otra imagen todavía más persistente, la de la bandera de las Naciones Unidas. El socorro alimentario de las Naciones Unidas nos salvó del hambre; recibimos libros de texto de la UNESCO; y cuando nos preguntábamos si al resto del mundo le importaba nuestro sufrimiento, los soldados de muchos países sacrificaron su vida para restablecer la seguridad y la paz.

Conozco desde niño, y ahora gracias a decenios de servicio público, la inmensa repercusión que pueden tener las Naciones Unidas. Al celebrar el aniversario de la firma de la Carta fundacional de la Organización, que tuvo lugar el 26 de junio de 1945 en San Francisco, abrigo la esperanza de que la familia humana se una con mayor determinación para trabajar en pro de un futuro más seguro y más sostenible para “nosotros, los pueblos”, en cuyo nombre se redactó la Carta.

Al mirar hacia atrás a los 70 años, las Naciones Unidas pueden ver con orgullo un historial de colaboración con muchos asociados para desmantelar el colonialismo, triunfar sobre el apartheid, mantener la paz en lugares plagados de problemas y formular un cuerpo de tratadosy leyes para salvaguardar los derechos humanos. Cada día las Naciones Unidas alimentan al hambriento, dan cobijo a los refugiados y vacunan a niños contra la polio y otras enfermedades mortales. Nuestros trabajadores de socorro afrontan entornos remotos y peligrosos para prestar asistencia humanitaria, y nuestros mediadores se esfuerzan por hallar puntos en común entre partes enfrentadas y soluciones pacíficas a reclamaciones y controversias. Las Naciones Unidas se fundaron para prevenir otra guerra mundial, y han cumplido con éxito esa misión fundamental: pese a los graves reveses, sin duda las siete décadas pasadas habrían sido mucho más sangrientas sin las Naciones Unidas.

Con todo, somos muy conscientes de que el panorama actual está lacerado por los conflictos, la explotación y la desesperanza. Al menos 59,5 millones de personas han huido de sus hogares; hay más refugiados, desplazados y solicitantes de asilo que en ningún otro momento desde que terminó la Segunda Guerra Mundial. La violencia contra las mujeres lacra todas las sociedades. En un tiempo de acuciantes necesidades humanas, se siguen despilfarrando cantidades ingentes de dinero en armas nucleares y otros desestabilizadores arsenales militares. Las consecuencias del cambio climático son cada vez más evidentes, y esto no es más que el principio. Aunque después del Holocausto el mundo dijo “nunca más”, y volvió a decirlo después de los genocidios de Rwanda y Srebrenica, seguimos siendo testigos de los atroces crímenes que cometen los extremistas violentos y otros.

Desde que los representantes de 50 naciones se reunieron para redactar la Carta han surgido nuevas potencias, y los Miembros de la Organización suman ahora 193. La globalización, la urbanización, la migración, los cambios demográficos, los avances tecnológicos y otras novedades revolucionarias siguen reconfigurando nuestras sociedades y transformando las relaciones internacionales. Sin embargo, la visión de un mundo de paz que sustenta la Carta y los valores allí consagrados —dignidad, igualdad de derechos, tolerancia y libertad— siguen siendo referentes clave para las personas de todo el mundo.

El septuagésimo aniversario cae en un año en que pueden adoptarse decisiones trascendentales para nuestro futuro común. Los Estados Miembros están elaborando una nueva agenda de desarrollo sostenible que esperamos sea motivadora, y avanzando hacia un acuerdo efectivo sobre el cambio climático. Nuestra meta es la transformación: somos la primera generación que puede erradicar la pobreza del mundo, y la última que puede actuar para evitar los peores efectos del calentamiento mundial.

En tanto las distinciones entre lo nacional y lo internacional siguen difuminándose, los retos a que se enfrenta uno se convierten en retos para todos, en ocasiones gradualmente pero con frecuencia de repente. Dado que nuestros destinos se entrecruzan cada vez más, nuestro futuro debe caracterizarse por una cooperación más profunda que nunca, entre naciones unidas por un espíritu de ciudadanía mundial que haga realidad la promesa implícita en el nombre de la Organización.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tito23 dijo:

    Ah, pero aún existe la famosa carta de la ONU, pues yo me figuraba que por muchos años ha sido utilizada como papel higiénico por muchos países y personajillos que conocemos.
    Me permito acotar al pie de foto:
    Ban Ki-moon: “somos muy conscientes de que el panorama actual está lacerado por los conflictos, la explotación y la desesperanza”. Pero nada haremos al respecto.

    Te falto eso respetable Sec. Gral de la ONU

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también