Inicio » Especiales, Política  »

El retorno a la Patria

En este artículo: Argentina, Cuba, Fidel Castro Ruz, Terrorismo
2 noviembre 2012 | 8

identificados-los-restos-de-crescencio-galanena-diplomatico-cubano-asesinado-durante-el-plan-condorPor Manuel Hevia Frasquieri y José Luis Méndez Méndez

Hace ya 36 años nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro pronunciaba las palabras de despedida de duelo de las 73 víctimas del avión de Cubana destruido en pleno vuelo por un brutal acto terrorista en Barbados, el 6 de octubre de 1976. En ese vibrante discurso que todo nuestro pueblo recuerda, Fidel denunciaba a los autores de aquel acto salvaje y realizaba un recuento de las actividades terroristas ejecutadas contra Cuba en aquellas semanas. En sus palabras explicaba al pueblo que el “… 9 de agosto, dos funcionarios de la Embajada cubana en Argentina son secuestrados sin que se haya vuelto a tener noticias de ellos… “. (1)

Cuando solo habían transcurrido unas pocas semanas de la desaparición de los jóvenes funcionarios, ya nuestro Comandante en Jefe calificaba aquel suceso como un acto de terrorismo, que se sumaba a la cadena de agresiones a que era sometido nuestro pueblo en los días que antecedieron al atentado al avión comercial cubano en Barbados.

Los funcionarios diplomáticos eran los jóvenes Crescencio Galañena Hernández y Jesús Cejas Arias, quienes en la tarde del 9 de agosto de 1976 se retiraban de la Embajada cubana en Buenos Aires después de cumplir su tarea diaria, cuando fueron emboscados a pocas cuadras del lugar en la esquina de las calles Arribeños y La Pampa, en el barrio de Barrancas de Belgrano, por un grupo de hombres vestidos de civil y armados, que se movilizaban en varios autos y una ambulancia, a los que, según un testigo presencial, sometieron violentamente, a pesar de la férrea resistencia de ambos, y los introdujeron por la fuerza en los vehículos. Escenas como esta se habían convertido en algo cotidiano en aquel país durante la dictadura militar que imperaba entonces, causante de miles de desaparecidos. Tan solo entre agosto de 1976 y marzo de 1978 fueron secuestrados y desaparecidos 11 ciudadanos argentinos y algunos de sus familiares, que laboraban o mantenían algún vínculo con la Embajada y la Oficina Comercial de Cuba en Buenos Aires.

Algunos autores aseguran que en los interrogatorios y torturas de los cubanos participaron el terrorista de origen cubano Guillermo Novo Sampol y el agente de la CIA y la DINA chilena el norteamericano Michael Townley, involucrados semanas después en el asesinato del exministro de la Unidad Popular de Chile, Orlando Letelier, en la ciudad de Washington. El terrorista Orlando Bosch y la Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), se adjudicaron también el crimen. Esta última organización terrorista señaló su cooperación con bandas paramilitares argentinas en la realización de aquella operación criminal.

Después del secuestro, que constituía un acto violatorio sin precedentes del derecho internacional, con el propósito de sembrar la duda y el descrédito de nuestros funcionarios, los represores intentaron negar la desaparición mediante un falso documento, supuestamente escrito por los secuestrados, donde expresaban la decisión de traicionar y “pasar al mundo occidental”, lo que expresaba la crueldad y los bajos instintos de aquellos mercenarios de la CIA. No obstante las gestiones y protestas de nuestras autoridades ante la junta militar en el poder, un manto de silencio y complicidad se tornó sobre aquel terrible caso.

Años después, una investigación histórica, paciente y prolongada, reveló que los compañeros Galañena y Cejas fueron torturados, asesinados y desaparecidos sus cuerpos, después de permanecer en un centro clandestino de tortura y muerte denominado “automotores Orletti”, situado en la calle Venancio Flores, esquina a Emilio Lamarca, en el barrio porteño de Floresta, que funcionó durante la dictadura militar entre los meses de mayo y noviembre de 1976. Este pequeño edificio simulaba un modesto taller de mecánica de autos, con un portón metálico al frente. Constaba de dos plantas. En los bajos, un gran salón de 7 por 30 metros con una escalera de concreto con peldaños de madera que comunicaba con los altos. El piso era de hormigón muy sucio, de tierra y grasa, el que regaban con sal gruesa. En la planta alta funcionaban una sala de interrogatorios y otra de torturas.

Testimonios de algunos sobrevivientes que transitaron por este centro clandestino, coinciden en la ferocidad de las torturas que aplicaban aquellas bandas paramilitares. Uno de aquellos testigos declaró: “Me subieron por una escalera al primer piso, y al cabo de unos instantes me obligaron a desvestir y tirado en el piso me colocaron unos amarres en el tobillo, y con un aparejo de cadenas me subieron colgado de los pies, para meterme a continuación de cabeza en un tambor grande lleno de agua salada, sumergiéndome más o menos hasta la cintura… Posteriormente me colocaron amarres en las muñecas sujetas por la espalda y en esa posición me levantaron con el aparejo, hasta que las puntas de los pies apenas rozaban el suelo… Inmediatamente me aplicaron descargas eléctricas… “. (2)

Se estima que a este lugar fueron llevadas en 1976 más de 120 personas, de las cuales 67 fueron asesinadas y desaparecidos sus cuerpos sin vida. Se registran además ciudadanos de Argentina, Chile, y Uruguay, interrogados por represores policiales de estos países, que realizaban sus acciones operativas coordinadamente, como parte de la Operación Cóndor, que agrupaba las agencias represivas de otras dictaduras militares del continente, en contubernio con la CIA y grupos terroristas anticubanos que operaban desde Miami como asesinos a sueldo de este proyecto de muerte, encargados de secuestros, asesinatos y colocación de bombas en diferentes países.

En mayo del 2004 el caso de los diplomáticos cubanos desaparecidos fue incorporado en la causa judicial abierta en febrero de ese año por las autoridades argentinas, contra los principales represores exmilitares, involucrados en los crímenes de “Automotores Orletti”.
Años más tarde, la terrible verdad quedaría al desnudo ante el mundo. El secuestro, la tortura y el asesinato de un ser humano no fue suficiente para aquellos criminales. Consideraron necesario borrar todo vestigio de aquel crimen. Transcurridos casi 36 años después de los hechos, el 11 de junio del 2012, en un predio baldío de la localidad de San Fernando en la provincia de Buenos Aires, fueron encontrados tres viejos tanques metálicos semienterrados. Aquellos envases sellados tenían en su interior restos humanos pertenecientes a dos hombres y una mujer.

Aquellos monstruos ocultaron en tanques vacíos de lubricantes el cadáver de Galañena, y el de dos jóvenes argentinos, una mujer y un hombre, también desaparecidos en aquellos días, mezclando sus cuerpos con cal y cemento y arrojándolos a un ignoto paraje, para que nunca fueran hallados ni identificados.

Crescencio Galañena Hernández había nacido el 14 de septiembre de 1949, en Yaguajay, en medio de una familia trabajadora y honesta, integrada por Victoria Hernández y Ricardo Galañena, militante comunista de profundos ideales patrióticos. Personas humildes y de principios morales.

Creció como todos los niños de su época, rodeado de hermanos en una tierra humilde y espoleada por gobiernos corruptos que habían sumido este país en la miseria y el desconsuelo. Pero le tocó vivir en una tierra de lucha y tradiciones revolucionarias. Fue testigo a muy corta edad de la épica Batalla de Yaguajay y la hazaña del inolvidable Comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán.

Al triunfo de la Revolución se incorporó a una escuela de barrio donde alcanzó el quinto grado. Niño disciplinado, respetuoso, de gran nobleza y con un alto sentido de honestidad y justicia. Pionero desde la fundación de esta organización. Impetuoso y participativo en cualquier tarea. Disciplinado y afectuoso hacia sus familiares, maestros y compañeros de estudio. Siendo solo un adolescente, en 1964, se incorpora a los CDR, ocupando distintas responsabilidades en su pueblo natal de Yaguajay. Conjugaba todas estas actividades con las desplegadas como miembro de las brigadas juveniles campesinas. Integró las filas de los maestros populares para la superación de los campesinos ya alfabetizados. Colaborador activo de la vigilancia popular y más tarde, militante y un destacado dirigente juvenil en la Unión de Jóvenes Comunistas.

Siguiendo el ejemplo de sus hermanos mayores y su sentido de lealtad a la Patria, y como otros muchos jóvenes en aquellos primeros años de Revolución, Galañena se preparó para defenderlas desde su temprano ingreso en 1967 en el Servicio Militar Obligatorio. Desde entonces desarrolló una importante etapa de su vida en la consolidación de su carácter, su preparación política e ideológica, su lealtad y defensa de la Patria. Profundizó su superación cultural y su pasión por los libros y el deporte. Por sus avales políticos y humanos, fue merecedor de la confianza de sus compañeros.

Atendiendo a su destacada labor y resultados de trabajo fue designado el 19 de agosto de 1975 por nuestro gobierno para incorporarse al servicio exterior en la Embajada de Cuba en Argentina, en medio de una compleja situación interna en aquel país. Pocos días antes de su llegada, un grupo terrorista anticubano había intentado asesinar al Embajador cubano en aquel país. Galañena no dudó un instante en asumir la nueva tarea. Un año después enfrentaría valientemente la tortura y la muerte.

Los restos mortales de Crescencio Galañena retornaron definitivamente después de muchos años a su entrañable y querida Patria a las 13:49 horas del 27 de octubre del 2012, junto a su familia y su pueblo. Yaguajay rindió tributo también a los jóvenes argentinos desaparecidos y asesinados junto a nuestros dos compatriotas y se unió al dolor de ese pueblo hermano.

Nuestra Revolución cumple una vez más el deber insoslayable de retornar a su tierra los restos de sus hijos muertos en la lucha. El pueblo cubano continuará trabajando para que un día regresen también los restos de Jesús Cejas Arias.

El ejemplo de valentía, humildad, sacrificio y lealtad de estos dos jóvenes inspirará por siempre a los jóvenes cubanos, en su lucha por la independencia y soberanía de su Patria, por el regreso de Los Cinco valerosos cubanos que cumplen prisión injusta por luchar contra el terrorismo, contra criminales como los que asesinaron a Galañena y Cejas, muchos de los cuales continúan impunes.

Nuestro Héroe Nacional José Martí escribió: “El que muere, si muere donde debe, sirve”. Galañena murió sirviendo a la Patria.

1 Discurso pronunciado el 15 de octubre de 1976 por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en el acto de despedida de duelo de las víctimas del avión de Cubana destruido en pleno vuelo, el 6 de octubre de 1976. Versiones taquigráficas- Consejo de Estado, 1976.
2 J. L. Bertazzo. Sobreviviente de “Automotores Orletti”. Denuncia formulada en la Causa Primer Cuerpo, N° 14216/03, por parte de organizaciones sociales.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • mario antonio dijo:

    Es conmovedor leer este articulo Gloria eterna a los heroes de la patria

  • LuzdelAlba5 dijo:

    Desgraciadamente, la sociedad capitalista degrada en tal grado al ser humano, que lo transforma en un robot del mal, le rediseña su esencia convirtiéndolo en una “máquina de matar”: le ordenan, le pagan y ejecuta! Desgraciadamente, la naturaleza intrínseca de la Sociedad Socialista, la Sociedad de los HUMILDES, “…levanta contra ella y lanza a la batalla las pasiones más violentas, mezquinas y odiosas que anidan en el pecho humano, las furias del interés privado”. Interés privado que se contrapone al interés social, al bien común! Este hombre-transformado en “máquina de matar”, forjado por la sociedad capitalista, deshumanizadora por esencia, se contrapone al hombre del socialismo, que ascencionalmente va elevándose cada vez más, a lo HUMANO EN SÍ, a la verticalidad de lo JUSTO, de lo HONESTO, emanándo de sí mismo cada vez más, la SOLIDARIDAD, la MANCOMUNIDAD, la HERMANDAD, el AMOR desbordado en la entrega de sí mismo, en la JUSTA DEFENSA de la VERDAD HISTÓRICA; la SAGRADA DEFENSA DEL BIENCOMÚN! Cómo se justifica históricamente la HEROICIDAD DE LOS CINCO! CRESCENCIO GALAÑENA, DIGNO HIJO DE LA SIN IGUAL REVOLUCION CUBANA!

    Scarlett.

  • Silvio dijo:

    En memoria y honra de todos nuestros héroes y mártires, debemos seguir la lucha, contra la pobreza, el hambre, el subdesarrollo y contra los enemigos internos (oligarquía) y externos (imperialismo yanqui y sus aliados) en cada una de nustros paises de nuestra patria grande. Esa sangre NO SE DERRAMO EN BALDE.

  • ana dijo:

    NINGUNA MUERTE POR UNA CAUSA JUSTA ES EN VANO, ESOS COMPAÑEROS ASESINADOS SE MULTIPLICARON EN NUESTRO PUEBLO QUE AHORA LOS RECIBEN CON TODO EL HONOR Y RESPETO QUE MERECEN, LOS CUBANOS SABEMOS HONRAR A NUESTROS HÉROES Y DARLE LA VIDA ETERNA EN EL RECUERDO DEL PUEBLO

  • Libertad dijo:

    Es terrible leer este artículo y ver como personas desalmadas se apoderan de la vida de jóvenes con torturas y crueldades, tronchandole el poder dsfrutar con su familia y el hecho de que sea cumpliendo con su deber los hace más grandes, es muy triste, pero estamos seguros que no ha sido en vano, “gloria eterna a nuestros heroes” que no han sido pocos los que han sufrido suertes como estas.

  • ARTURO dijo:

    Infelizmente muchas de esas bestias aun caminan impunes sin pagar por las violaciones cometidas y algunos ya han muerto. Los cubanos debemos luchar con uñas y dientes porque estas realidades no se repitan jamas, debemos luchar porque el capitalismo salvaje no se apodere nunca de este pais sino muchos de nuestros hijos pasaran por estas mismas situaciones una y otra vez sin que podamos evitarlo. Este sistema social con mas virtudes que defectos hay que defenderlo y mantenerlo a toda costa, el imperialismo todos los dias sueña con esa realidad de los años 60 para actualizarla y aplicarala con toda crueldad contra nuestro pueblo comunista o no, revolucionario o no. Estos valerosos jovenes no podran ser olvidados, y tendran que estar presentes en nuestra historia por siempre para que las generaciones futuras sepan de que son capaces la fauna salvaje del capitalismo. Gloria Eterna para Crescencio Galañena Hernández y Jesús Cejas Arias. Viva Cuba Libre.

  • Abel Sosa dijo:

    La muerte de estos dos humildes custodios de nuestra embajada en Argentina, es un sencillo ejemplo de lo que significó la Operación Condor en América Latina, que contó con el conocimiento, la asesoria y la complicidad de los servicios especiales de los Estados Unidos, muchos de los represores aún andan sueltos y los autores intelectuales gozan de total impunidad. Mal anda este mundo cuando el Tribunal Penal Internacional de La Haya, solo juzga, a africanos y antiguos yugoslavos.
    Enaltece saber y confirmar que Cuba, por muchas que sean las dificultades, no deja abandonado a ninguno de sus nobles hijos, y hace todo lo posible porque retornen a suelo patrio.

  • Henry dijo:

    Todo terrorismo por parte del gobierno de E.U es parte de su sucia pilítica, que apoyan a todas las organizaciones que viven del terrorismo y eso les da mas vida y dinero, pues para ellos es un trabajo más y una forma de buscarse el billete. ¿no habrá otra forma que no sea seguir matando seres humanos?

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también